KingstonKingston

Inicio Volver Buscador Av. Google Maps Otras WEBS

.

Nombre:

Canal Mar Blanco-Báltico

Otro: Belomorsko-Baltíyskiy Kanal

Localización:
Ver mapa más grande

Récord: 227 km.

Tipo: Canales

Categoría:

Foto:

Voto:

No hay votos

Continente: Europa

País: Rusia

Localización:

Año: 1933

Estado: Terminado

Descripción:El canal del fin del mundo

Por Fernando Díaz Villanueva

En 1926 se publicó en Londres un revelador libro sobre las condiciones inhumanas de vida que imperaban en los campos soviéticos de trabajo esclavo. Su autor era un antiguo oficial del ejército blanco llamado Soserko Malsagov que había conseguido escapar del campo de las Solovki. El libro, que llevaba por título An island hell, era un sobrecogedor relato sobre los excesos penitenciarios del bolchevismo que acababa de instalarse en el poder.

El testimonio de Malsagov caló hondo entre buena parte de la opinión pública. A los industriales británicos, sin embargo, no les conmovía tanto la infamia de los campos como el hecho de que Stalin los estuviese utilizando para ganar una ventaja competitiva en el mercado mundial. La URSS, que acababa de salir de dos devastadoras guerras, estaba necesitada de divisas, sobre las que pudiese asentarse y prosperar su despótico Gobierno. A falta de mejores productos, vendían lo que tenían a mano, básicamente madera, muy abundante en Rusia, casi tanto como la mano de obra forzada con la que los planificadores contaban para talar los interminables bosques de Siberia.

Se extendió entonces por Europa y Estados Unidos la idea de promover un boicot a los productos rusos por razones humanitarias. En América la iniciativa pronto se vio bendecida por el éxito. En 1930 el Congreso aprobó una ley que impedía la importación de mercaderías provenientes de la Unión Soviética que hubiesen sido producidas por presos condenados a trabajos forzados. Estados Unidos era el primer importador de madera del mundo, por lo que aquel incordioso boicot suponía un importante perjuicio económico para las arcas del Kremlin.

Stalin, muy sensible a las campañas de propaganda adversa, ordenó que todos los presos políticos abandonasen de inmediato las explotaciones forestales. Para demostrar al mundo su buena voluntad, organizó una expedición de periodistas occidentales para que lo comprobasen in situ. Y era cierto, los presos –al menos los políticos– ya no estaban allí. Habían desaparecido por completo. ¿Acaso al ogro georgiano se le había reblandecido el corazón y los había liberado?

No, nada de eso. Una vez recuperado el crédito internacional, el Padrecito de los Pueblos concibió un proyecto colosal, digno de un faraón egipcio, que le devolviese la buena prensa de la que disfrutaba sólo unos años antes. El pueblo soviético, es decir, él mismo, iba a hacer realidad un sueño centenario: unir el mar Báltico a la altura de Leningrado con el mar Blanco, un apéndice del océano Ártico donde se encontraba el activo puerto de Arjangelsk.

Era una obra realmente titánica. Entre los dos mares había más de 200 kilómetros de puro granito en varios niveles, lo que obligaría a construir multitud de esclusas. A los inconvenientes geológicos se sumaban los climáticos: la región donde habría de excavarse el canal, la Carelia rusa, es uno de los lugares más fríos y desapacibles del globo. Para colmo de males, no había ciudades en la zona. Todo se tendría que llevar desde fuera, empezando por los trabajadores.

Y hasta allí fueron a parar los esclavos de los bosques y los llamados "desterrados especiales", una categoría de presos políticos cuyo inevitable final era morir trabajando para la revolución.

En total, unos 170.000 hombres fueron trasladados hasta la taiga de Carelia. Una vez allí tuvieron que levantar con sus propias manos casas de madera para guarecerse y construir los caminos por donde transitarían las carretas con el material de la obra. Porque el canal del Mar Blanco, que poco después de ser anunciado ya llenaba las páginas de los periódicos de todo el mundo, habría de hacerse de un modo casi artesanal, sin recurrir a los avances de la ingeniería moderna. Esto era así porque la flamante Rusia soviética, envidia y referente de la izquierda mundial, estaba en bancarrota. En cambio, disponía de una reserva de mano de obra prácticamente inagotable. Pero eso en Occidente no se sabía... o no se quería saber.

La magnitud del proyecto, lo inadecuado del lugar y la precariedad de medios indicaban que el canal del mar Blanco o Belomorkanal tardaría una década en concluirse. No era esa la idea de Stalin, que pretendía dar una lección sobre lo que era capaz de conseguir el denostado bolchevismo. En un discurso anunció al mundo que se concluiría en sólo 21 meses. Menos de dos años en los que una taiga granítica salteada por lagos y pantanos se convertiría en el canal más moderno del mundo. Eso implicaba asumir muertes, muchas más de lo que era habitual en los campos de trabajo ordinarios.

Al final terminó siendo una auténtica matanza: aproximadamente 100.000 obreros perecieron durante su construcción. La mayor parte, de frío y hambre; otros, de agotamiento, por accidentes laborales o por enfermedades como el escorbuto, que arrasó buena parte de los campamentos durante el invierno de 1932. No importaba demasiado. Los cadáveres se enterraban y pronto había un sustituto recién llegado que se hacía cargo de un trabajo que trituraba a cualquiera. Debido a la falta de medios, la excavación se hacía a pico y pala, los escombros se retiraban en carretillas de madera y los bosques se talaban con simples serruchos de mala calidad.

Los ingenieros no pasaban hambre ni privaciones, pero vivían con el miedo metido en el cuerpo. Tenían orden de que el canal estuviese operativo y abierto al tráfico en el verano de 1933. Si no lo terminaban para esa fecha su vida pasaría a no valer nada. Impelidos por la necesidad, introdujeron elementos del odiado capitalismo para aumentar la productividad. El que más trabajase comería más y mejor. En los comedores se colocaron carteles encima de las mesas de los más productivos que decían: "Para los mejores trabajadores, la mejor comida". Los que no llegaban a las cuotas marcadas se sentaban en mesas sobre las que pendía un amenazador cartel: "Aquí comen la peor comida: los refractarios, los haraganes y los vagos".

Muchos, por una simple cuestión de edad, iban desde la mesa de los vagos directos al hoyo, porque el trabajo era tan exigente que la supervivencia dependía en gran medida de las calorías que se ingiriesen a diario. Muchos morían desnutridos en la misma obra o sucumbían ante la más leve enfermedad por tener el sistema inmunológico devastado, por la suciedad en los barracones o por los malos tratos de los capataces. Pero el individuo no era importante, sino la inquebrantable voluntad del líder.

Conforme avanzaban las obras, la campaña propagandística se intensificó. Una vez terminado, el canal iba a llevar el nombre del mismo Stalin. Los intelectuales del régimen, dirigidos todavía por Maxim Gorki, se volcaron con el proyecto sin escatimar alabanzas y parabienes poéticos que abundaban en la dicha del socialismo y la redención mediante el trabajo. Para que todos los rusos recordasen nítidamente esta obra fundacional del espíritu soviético se lanzó una marca de cigarrillos llamada Belomorkanal, que emponzoñó los pulmones de varias generaciones de rusos... y que aún hoy sigue existiendo.

El canal del mar Blanco fue terminado en el plazo impuesto por Stalin, que lo inauguró con gran pompa en agosto de 1933. Se había hecho deprisa y mal, pero eso era lo de menos. El imperio soviético podía sacar pecho ante el mundo, mostrar los poderes de una revolución para la que no había desafíos imposibles. Pocos sabían que, debido a la tecnología empleada, el canal sólo calaba tres metros y medio, lo que imposibilitaba que buques de gran tonelaje lo transitasen. Por su latitud extrema, de octubre a mayo permanecería cerrado a causa del congelamiento de sus aguas. Los acorazados de la flota del Báltico y los grandes mercantes no podrían internarse en él, por lo que tendrían que seguir circunnavegando Escandinavia para ir de Leningrado al Ártico.

La propaganda soviética y los siempre solícitos repetidores de consignas con los que contaba en Occidente lo vendieron como uno de los grandes logros de la humanidad, pero lo cierto es que el canal servía de bien poco. Durante mucho tiempo se pensó que sus defectos técnicos se debían a errores de planificación y a la premura con la que se construyó, pero no, el desdichado canal del fin del mundo nunca se hizo para ser navegado. La lógica soviética no era esa, sino la del trabajo esclavo y la propaganda como genuinos pilares de la sociedad. Pocas veces se vio tan claro como en ese inmenso cementerio travestido de canal del que ya nadie se acuerda.

http://historia.libertaddigital.com/el-canal-del-fin-del-mundo-1276239941.html

Canales. Extrañezas geográficas, cortes sobre la geografía y la topología. Esto es una de las tantas cosas que siempre han captado mi atención. A continuación, les voy a contar un poquito del canal Mar Blanco-Báltico, que es mucho menos conocido que los dos más famosos (léase, el de Panamá y el de Suez). Como siempre, tendrán cosas raras, muchas fotos, historias mínimas y links por doquier.

Ubicación

El canal atraviesa la zona noroeste de Rusia, siendo uno de sus extremos la ciudad de San Petersburgo. A continuación, un mapa con la ubicación:

En la figura se aprecia el recorrido del agua desde el Onega al Báltico en color blanco y flechas(?) amarillas. Se ve que la altura superior es de 32 metros, para ir descendiendo hasta el nivel del mar. Del Onega al Vygozero (89msnm) hay un desnivel de aproximadamente 57 metros que se tuvo que salvar a través de una serie de 10 exclusas.

La geografía del área, llena de lagos, se debe al último período de glaciación. Éste provocó el patrón de “lagos salpicados por doquier”, lo que en parte facilitó la contrucción del canal al hacer tramos cortos entre lagos.

En la anterior imágen, se aprecia la zona de mayor altura (101msnm) entre los lagos Onega y Vygozero. El segundo juego de exclusas (otras 9) están ubicadas entre los 89msnm del lago Vygozero y los 58msnm del lago Voitskoye y de allí derechito al mar.

Miscelaneas

El lago no sirve de gran utilización. Tiene una profundidad promedio de 4 metros. Se puede transitar en embarcaciones con calado no mayor a 3.5 metros, por lo que lo deja inutilizable para trasladar grandes cargas. Otro de los problemas es que por estar tan al norte (aproximadamente 64ºN de latitud), en invierno se congelas las aguas y se tiene que cerrar. El período de “operabilidad” va del 2o de mayo al 30 de octubre, o sea solo 160 días de los 365 que tiene el año.

La construción tardó sólo 2o meses (1931-1933) y la mano de obra que se empleó fueron 100.000 prisioneros políticos del régimen stalinista. no se si alguna vez oyeron hablar de los gulags, pero a lo largo del canal se construyeron muchos de ellos para mantener a los convictos cerca de la zona de trabajo. Por supuesto que las condiciones laborales eran pésimas a paupérrimas, en invierno no se detenía la construcción y los -30ºC a -40ºC que tenían que soportar los constructores llevó a la muerte a 8700 de ellos. El trabajo era durísimo, se hizo todo a “pico y pala”, no habiendo ni una máquinaria disponible para aliviar la labor. La siguiente foto ejemplifica muy bien lo que quiero decir:

Por último, y para cambiar un poco la triste historia de su construcción, el canal “corta” la península escandinava, por lo que deberíamos empezar a llamarla isla escandinava o subcontinente escandinavo. ¿O acaso gracias a este canal no podemos ahora circunnavegarla? Ajá, los agarré! Nadie había pensado en eso!

Para despedirme, les dejo el link a la San Wiki en inglés, porque el link en español da verguenza de la poca info que suministra. Esto fue todo. Como siempre decimos, en la web está todo, la idea es dar a conocer las historias y si a alguien le interesa que profundice en ella.

http://animalderuta.wordpress.com/2011/01/21/el-canal-mar-blanco-baltico/

CAMPOS DE CONCENTRACIÓN SOVIÉTICOS

En Rusia, en 1918 los bolcheviques utilizaron los antiguos campos de concentración (o de trabajo) zaristas para internar a quienes consideraban contrarrevolucionarios. Durante la década de 1920 los ‘enemigos de clase’ y los criminales fueron confinados en los campos especiales del norte del país en las islas Solovetskiye en el mar Blanco y cerca de Arjanguelsk. En las décadas de 1930 y 1940 una red de campos de trabajo, que cubría buena parte de Siberia, recibía a los millones de prisioneros que iban llegando en oleadas sucesivas procedentes de arrestos masivos. Entre los prisioneros se encontraban granjeros que rechazaban el programa de colectivizaciones, víctimas de las grandes purgas políticas llevadas a cabo por Stalin, deportados de los territorios polacos y bálticos anexionados en 1939, germanos de la zona del Volga (considerados como supuestamente desleales durante la II Guerra Mundial), prisioneros de guerra y rusos que volvían de las prisiones alemanas. A partir de la muerte de Iósiv Stalin en 1953 se produjo la liberación de gran número de prisioneros, aunque los campos de concentración siguieron existiendo a menor escala.

En 1919 la policía secreta rusa, conocida como la Cheka (precursora del KGB) fue facultada para arrestar a los ‘enemigos de clase’. El envío a un campo de concentración normalmente iba precedido de un juicio presidido por miembros de la policía secreta, en el que se utilizaba de forma ambigua el código criminal para condenar a los arrestados que no tenían el derecho ni a estar presentes en el juicio ni a defenderse. Durante la década de 1920, los campos de concentración eran administrados por diferentes organizaciones como el Comisariado de Justicia del Pueblo. En 1930 el control de todos los campos fue asumido por la Administración General de Campos (Glavnoye uptavlenie lagetov o GULAG) dependiente del Comisariado de Interior del Pueblo (Natodny kommissariat vnutrennikh dyel o NKVD).

La población reclusa, estimada en 15 millones de personas, realizaba trabajos forzados en diversos proyectos de interés para la economía soviética. Algunos de estos proyectos, como el canal mar Blanco-mar Báltico y el canal Moscú-Volga, costaron innumerables vidas. En otros proyectos como las minas de carbón y las prospecciones petrolíferas cerca de Vorkuta, o las minas de oro del río Kolima, se explotó la riqueza mineral del océano Ártico a costa de numerosas víctimas. Los cinco principales campos de concentración de esta época fueron el de Yagry cerca de Arjanguelsk, el de Pecora (con Kotlas y Vorkuta), el de Karaganda en el Kazajstán, el de Tayshet-Komsomolsk en la región del lago Baikal y el río Amur, y el de Dalstroy en la región de Magadan-Kolima.

http://usuarios.multimania.es/christianlr/01d51a93a00bc2104/01d51a93a00bf080b.html

EL CANAL DEL BALTICO

Lo bueno de ser un dictador, es que cuando se te va la olla, puedes mandar hacer lo que quieras, aunque no sirva para nada o casi para nada.

El Canal Mar Blanco-Mar Báltico es un canal de navegación para barcos construído también bajo mandato de Stalin y abierto al tráfico el 2 de agosto de 1933.

Con una longitud de 227 km., la idea original era mover a través de él a la marina soviética con rapidez en caso de ser preciso. Trabajaron en su construcción cerca de 250.000 presos políticos, de los cuales murieron alrededor de 11.000 de ellos, un enorme coste humano que no sirvió finalmente para casi nada, ya que dada su poca profundidad (unos cuatro metros), no pueden navegar por sus aguas barcos de gran calado.

http://www.google-earth.es/foros.php?k=37545

Canal

La longitud total del canal es 227 kilómetros, 48 de el cual son porciones artificiales. La dirección actual del canal se fija del lago Onega al mar blanco, y todas las muestras de la navegación se fijan según él.

Ruta del canal

El canal comienza cerca Povenets establecimiento en la bahía de Povenets de Lago Onega. Derecho después de que Povenets allí sea siete cerraduras cerca de uno a, abarcando las “escaleras de Povenets”. Estas cerraduras son la cuesta meridional del canal. La libra de la cumbre del canal de 22 kilómetros de largo está entre las 7mas y 8vas cerraduras. La cuesta norteña tiene 12 cerraduras, 8vo - diecinueveavo. La ruta de la cuesta norteña funciona a lo largo de 5 lagos grandes: Lago Matkozero (entre las 8vas y 9nas cerraduras), Lago Vygozero (entre las 9nas y 10mas cerraduras), lago Palagorka (entre las 10mas y 11mas cerraduras), lago Voitskoye (entre las 11mas y 12mas cerraduras), lago Matkozhnya (entre las décimotercero y 14tas cerraduras). El canal vacia hacia fuera en la bahía de Soroka del mar blanco adentro Belomorsk. Los establecimientos siguientes están situados a lo largo del canal: Povenets, Segezha, Nadvoitsy, Sosnovets, Belomorsk.

Navegación de condiciones

El canal navegable es 4 m de profundo, 36 m de ancho, radio de curvatura es los 500m. Dimensiones de las cerraduras: 135 m desean, 14.3 m de ancho. El límite de velocidad en todas las porciones artificiales es 8 kilómetros por hora. En caso de la visibilidad baja (menos que 1 kilómetro) se para la navegación.

La longitud típica de la estación de la navegación es 165 días.

Uso del canal

El tonelaje del cargo enarboló en 1985 con 7.3 millones de toneladas transiting el canal. Seguía siendo alto durante los cinco años próximos, y después declinó. Temprano en el 21o siglo las cantidades comenzaron a levantarse gradualmente, pero siguen siendo el comparar bajo a los volúmenes máximos, e.g. 283.400 toneladas en 2001, 314.600 toneladas en 2002.

La disponibilidad del canal permite para enviar artículos pesados o abultados de los centros industriales de Rusia al mar blanco, y entonces en las embarcaciones marítimas a los puertos norteños de Siberia. Por ejemplo, en el verano de 2007, un pedazo grande de equipo para Rosneft's Siberiano El yacimiento de petróleo de Vankor fue entregado por Amur-1516 de Dzerzhinsk en Río de Oka vía Canal Volga-Báltico y el canal blanco del mar a Arkhangelsk, y allí cerca del de alta mar Kapitan Danilkin a Dudinka en Yenisei.[2]

El canal es también una ruta prometedora de las travesías del río.

Envío del producto de aceite

El canal se puede utilizar para los productos de aceite del envío de refinerías de petróleo en Volga a los consumidores adentro Murmansk Oblast o en ultramar. Rusia Volgotanker, que posee una flota de clasificado convenientemente petroleros del petróleo y portadores del mineral-bulto-aceite, iniciado esta ruta en agosto de 1970, cuando Nefterudovoz-3 entregó un cargo de fuel-oil al puerto de mar blanco de Kandalaksha.[3]

Después de la interrupción de muchos años, Volgotanker reasumió el usar de esta ruta en 2003. Los planes de la compañía eran llevar 800.000 toneladas (métricas) de fuel-oil sobre el canal en 2003, y aumentar el volumen a 1.500.000 toneladas el año próximo. El combustible debía ser transferido de petroleros del río de Volgotanker a Letón los petroleros de alta mar en una transferencia flotante colocan cerca de la isla de Osinki en Bahía de Onega, 36 kilómetros de nordeste del puerto de Onega.

Operaciones de la transferencia comenzadas el 24 de junio de 2003. Pero ya el 1 de septiembre una colisión de poca velocidad entre Volgotanker Nefterudovoz-57M y letón Zoja-I durante tal transferencia causado una grieta Nefterudovoz casco, con un subsecuente derramamiento del aceite. Las varias estimaciones del grado del derramamiento se han hecho, el final que era 45 toneladas, de las cuales se han recogido solamente 9 toneladas. La falta alegada de Volgotanker de contener el derramamiento o a oportuno coopera con las autoridades competentes dio lugar a Arkhangelsk Oblast autoridades que cierran las operaciones de la transferencia del aceite, después de que se hayan exportado solamente 220.000 toneladas. Multaron y no consiguió a la compañía un permiso para las operaciones similares en el año siguiente.[3]

http://www.multilingualarchive.com/ma/enwiki/es/White_Sea-Baltic_Canal

El Canal Mar Blanco-Mar Báltico (en ruso: Belomorsko-Baltíyskiy Kanal (BBK)) es un canal de navegación para barcos que une el mar Blanco con el mar Báltico cerca de San Petersburgo, abierto el 2 de agosto de 1933. Su nombre original era Belomorsko-Baltíyskiy Kanal ímeni Stálina, "Canal Mar Blanco-Mar Báltico en el nombre de Stalin" y se lo conoce por la abreviación Belomorkanal. Construido por prisioneros, su realización costó la vida, según V. N. Zemskov, a 10.933 personas.1 100.000 prisioneros según cálculos más recientes. El canal transcurre a lo largo de varios ríos y dos lagos, el lago Onega y el lago Vygózero. Su longitud total es de 227 km. En la actualidad, su utilidad económica es limitada, debido a su escasa profundidad (unos cuatro metros) que impide que los barcos de gran calado puedan utilizarlo. Aunque tampoco la tuvo en su momento puesto que el bajo calado no permitía el paso de grandes mercantes ni de navíos de guerra por él. Con lo que el gran puerto ruso del Ártico, Arjangelsk, no se podía conectar con el Mar Báltico, como era el objetivo. Además, por su latitud extrema, de octubre a mayo permanecería cerrado a causa del congelamiento de sus aguas.

http://es.wikipedia.org/wiki/Canal_Mar_Blanco-Báltico

http://en.wikipedia.org/wiki/White_Sea_–_Baltic_Canal

https://ru.wikipedia.org/wiki/Беломорско-Балтийский_канал

Pinche para ver las Fuentes seleccionadas

Vídeo:

Web recomendada: http://www.roadplanet.ru/home/reports/495/

Contador: 4574

Inserción:

 

Contenido relacionado:

comments powered by Disqus

Visitas

RSSrss

Más visitados

Incorporaciones

Comentarios

¿Quieres escuchar música?

Photos and Texts are copyrighted by their owners

twittermobile phoneenglish version

Estadísticas

Estadísticas Puertos/Aeropuertos
Récords Mundiales

MEGACONSTRUCCIONES.NET