TopekaTopeka

Inicio Volver Buscador Av. Google Maps Otras WEBS

.

Nombre:

Monumento a la Virgen del Rosario de Chiquinquirá

Otro: Monumento a la Virgen de La Chinita

Localización:

Récord: 18 m.

Tipo: Estatuas

Categoría:

Foto:

Voto:

No hay votos

Continente: América

País: Venezuela

Localización: Maracaibo

Año: 2004

Estado: Terminado

Descripción:MONUMENTO A LA VIRGEN CHIQUINQUIRÁ

Monumento a la "Chinita" en Maracaibo una obra del arte religioso del arquitecto Alí Namazi.

Todos los 18 de noviembre Maracaibo y el Estado Zulia, han venido celebrando la fiesta de la Chinita, como cariñosamente se le denomina en el país, fecha que se ha convertido a partir de ese entonces, en ocasión de fiestas para los fieles del pueblo zuliano y sus alrededores. Con el alumbrado de la avenida Bella Vista, al son de la gaita (música originada en la época colonial y que hoy en día está dedicada en gran medida a la celebración de las fiestas de la Virgen y protestas del pueblo zuliano), fuegos artificiales que alumbran el cielo marabino, chimbangueles (música de tambores) que retumban, bandas orquestales hay un marco de fiesta, acompañando a la Virgen en su recorrido por las calles donde se dice ocurrió el milagro de la renovación, tal como también sucedió en Chiquinquirá, Colombia.

La devoción a la Virgen del Rosario de Chiquinquirá es muy grande en la ciudad de Maracaibo y a la misma se le atribuyen multiplicidad de favores, algunos de los más sorprendentes se han exaltado en hermosos vitrales en la misma Basilica.

PLAZA DEL ROSARIO DE LA VIRGEN DE CHIQUINQUIRÁ

Fue un 21 de marzo de 2004 cuando los marabinos y turistas disfrutaron por primera vez de la Plaza del Rosario de la Virgen de Chiquinquirá y de la magnífica escultura de La Chinita de ocho metros de altura, sobre una base de siete metros. El monumento se levantó donde estaba la casa de María de Cárdenas, la mujer que presenció el milagro de la aparición de la Virgen de Chiquinquirá.

Ubaldo Santana, arzobispo de Maracaibo y Eleuterio Cuevas, párroco de la Basílica, tenían la inquietud de crear un lugar acorde con la rica historia de la zona y que sirviera como punto de atracción para los fieles, que junto a la Basílica, contribuyera al fortalecimiento del circuito religioso Catedral-Basílica.

Cuevas encargó el proyecto al arquitecto Alí Namazi, quien participó en el diseño y ejecución del Hospital Madre Raffols, la iglesia de San Tarcisio, La plaza de Santa Lucía y el Museo de Dios. Una vez listo el bosquejo, la Arquidiócesis de Maracaibo y el Centro Rafael Urdaneta (CRU), organismo responsable de las obras que se realizan en el casco central, le dieron el visto bueno para iniciar la construcción a finales de 2002. La Gobernación del Zulia, para entonces encabezada por Manuel Rosales y la empresa privada, dieron apoyo financiero a la obra que fue inaugurada dos años más tarde con una celebración con fuegos artificiales, grupos de gaitas, orquesta sinfónica y una gran masa del pueblo zuliano movido por su fe a su patrona.

La misa de tan especial ocasión la ofició monseñor Roberto Lückert, arzobispo de Coro y, Eleuterio Cuevas, leyó una carta enviada por El Vaticano en la que el Papa Juan Pablo II sugirió que el monumento estuviera acompañado de una arcada y columnatas que contemplaran los misterios del Santo Rosario. El deseo del Santo Padre se cumplió.

http://venezuelaguiguetours.blogspot.com.es/2015/07/17-Venezuela-Conoce-Los-Sitios-de-Interes-y-Atractivos-en-Maracaibo.html

Monumento a la Chinita en Maracaibo

La vida espiritual de los marabinos de la época giraba en torno a la devoción de los santos apóstoles Pedro y Juan de San Sebastián y de la Virgen del Rosario de Chiquinquirá, devoción de esta última traída por don Juan Nieves de Andrade a fines del siglo XVII. Este piadoso varón a su llegada a Maracaibo pudo levantar una humilde ermita de bahareque y paja. Allí colocó una tabla con la imagen de la Virgen del Rosario de Chiquinquirá copia de la imagen venerada en la región de Santa Fé de Bogotá, en la Nueva Granada (hoy Colombia).

El cuadro por acción del tiempo fue perdiendo su pintura original y finalmente borrada la imagen, hizo cesar el interés religioso y fue desechado como inservible. Del timbo al tambo anduvo la humilde tablita y finalmente fue, a parar al lago.

Fue una mañana de 1749 cuando en las playas blancas del Lago de Maracaibo apareció un pedazo de tabla en pequeñas dimensiones, al tiempo en que una viejecita, metida hasta las rodillas dentro del agua, lavaba ropa a orillas del lago. La sombra de la noche empezaba a disiparse entre las claridades del alba y la viejecita no pudo reconocer la extraña tabla. Debajo del brazo y confundida con la ropa ajena, la llevó a su casa y en su vivienda fue útil como tapa de una tinaja cualquiera.

De cara al agua, la virgen guardaba su secreto escondido en una pintura borrosa. Un día la buena señora, visualizó en la pequeña tabla desgastada, la silueta de una imagen sagrada y de uso doméstico el pedazo de madera se convirtió en motivo de veneración colgado en la pared.. Un 18 de noviembre, raros movimientos conmueven la placidez de la vivienda. Golpes y ruidos se sentían hasta tres veces repetidas. Al acudir la humilde señora al encuentro con lo sucedido, fija su vista en la tablita misteriosa alumbrada de luces que salían destellantes.

Ante tan majestuosa aparición de la Virgen, la ancianita mortificada por aquello, cae de rodillas ante la imagen de un rostro dulce, de piel morena y ojos achinados cargando entre sus brazos a un hermoso niño; era Nuestra Santísima Madre la Virgen de Chiquinquirá, quién había dejado de ser un cuadro borroso para darse a conocer. ¡Milagro!, ¡Milagro! exclama la viejecita, ¡Milagro! exclaman los vecinos que hasta aquel momento admiraban la tablita y después de la aparición de la Virgen adoraban sin cesar. El modesto hogar se convirtió en centro de plegarias y agradecimientos a la madre de Dios.

Todos los 18 de noviembre se han convertido a partir de ese entonces, en fecha de fiesta para los fieles creyentes del pueblo zuliano y sus alrededores, sin que ninguna ley eclesiástica o civil lo haya decretado. Con música al son de la gaita, fuegos artificiales que alumbran el cielo marabino, con chimbangles que retumban sus tambores, bandas orquestales en todo un marco de feria, acompañan a la Virgen en su recorrido por las calles del Milagro, quien sale a saludar y bendecir con su deslumbrante figura.

http://www.maracaibo24.com/es-monumento-chinita.htm

Plaza y Monumento a la Chinita también conocido alternativamente como plaza del Rosario de la Virgen de Chiquinquirá o simplemente paseo de la Chinita es una de la plazas más emblemáticas de la ciudad de Maracaibo, entre las calles 95 y 96 y Avenidas 12 y 8, al norte del Estado Zulia y al oeste del país sudamericano de Venezuela.

https://es.wikipedia.org/wiki/Plaza_y_Monumento_a_la_Chinita

http://elbaulgaitero.blogspot.com.es/2014/10/resenas-historicas-de-la-tablita-de-la.html

Vídeo:

Web recomendada:

Contador: 376

Inserción: 2017-02-28 14:03:42

 

Contenido relacionado:

comments powered by Disqus

Visitas

RSSrss

Más visitados

Incorporaciones

Comentarios

Photos and Texts are copyrighted by their owners

twittermobile phoneenglish versionVídeos

Estadísticas

Estadísticas Puertos/Aeropuertos
Récords Mundiales

MEGACONSTRUCCIONES.NET