ErevánEreván

Inicio Volver Buscador Av. Google Maps Otras WEBS

.

Nombre:

Albuquerque

Otro:

Localización:
View Larger Map

Tipo: Urbanismo

Categoría:

Foto:

Voto:

No hay votos

Continente: América

País: Estados Unidos

Localización: Estado de Nueva México

Año: 1706

Estado: Terminado

Descripción:Albuquerque

Cruce de caminos y destinos indígenas

La antigua ruta 66 llegó hasta la ciudad de Alburquerque en 1926, y con ella los primeros viajeros que se asombraron con esta bella urbe del Estado de Nuevo México.

Por Eduardo Juárez Cortés

If you ever plan to motor west take the highway that's the best" decía Bobby Troup en su famosa y emblemática canción Route 66, dedicada a la autopista más legendaria de los Estados Unidos, la antigua 66. Esta ruta, llegó hasta la ciudad de Alburquerque en 1926, y con ella los primeros viajeros que se asombraron con esta bella urbe del Estado de Nuevo México.

Albuquerque fue fundada en 1706 por el Gobernador de esas provincias dependientes de la Nueva España, Francisco Cuervo y Valdez, que le puso el nombre con el fin de honrar al que fuera virrey entre 1702 y 1710, el Duque de Alburquerque, aunque la primera "r" se perdió con el idioma inglés, más sigue usándose en el buen español.

La ciudad, es una de las más antiguas de los Estados Unidos y su viejo pueblo fue construido en la forma clásica de aquella época, dejando una plaza al centro, rodeada de caseríos, edificios gubernamentales y por supuesto una iglesia, en este caso la de San Felipe de Neri, impresionante construcción que se alza en esta zona otrora olvidada y actualmente recuperada para orgullo de los locales y fortuna de los visitantes.

Alburquerque.- Estación Central

A más de 5,000 pies de altura, es la ciudad más alta; también la más grande del estado; y no sólo ostenta ese récord, sino el del teleférico más largo de EUA y ¡sorpresa! el contar con los mejores chiles verdes que se pueden encontrar.

Esta población ha tenido a través de la historia de la Unión Americana una destacada participación, siendo ocupada durante la guerra de secesión por las fuerzas confederadas, que defendieron la ciudad al mando del general Henry Sibley en 1862.

El llamado Nuevo Alburquerque nació con el establecimiento de la estación del ferrocarril de la línea Atchinson-Topeka-Santa Fé, que con el fin de evitar atravesar el pueblo, se situó al lado este de la plaza, a unos cuantos kilómetros, creándose así esta división de "pueblo nuevo y pueblo viejo". Lo que es cierto es que el nuevo lado tuvo un marcado desarrollo hacia el este, próspero y notable, que hasta la fecha se nota, sin que eso le reste al lado antiguo en absoluto la belleza histórica que su estilo colonial ha plasmado en sus calles y que le dan un toque nostálgico.

Con dicho crecimiento, las dos partes de la ciudad se unieron por tranvía y parecieron una. Pero todo ello es historia y Alburquerque hoy tiene mucho más. Actualmente, la ciudad es cruzada -en el sentido más estricto de la palabra- por dos grandes autopistas: la ruta 25 de Norte a Sur -desde Colorado hasta Texas- y la 40 de Este a Oeste, desde el límite con Texas hasta Arizona, siguiendo un trayecto muy similar al de la vieja ruta 66, que puede recorrerse en un tramo al visitar Alburquerque.

Parte del folklore de visitar esta urbe está en el atractivo decorado de la intersección de estas dos vías, ya que los puentes y las paredes y empalmes de los mismos, que hacen la distribución vial en el centro de la ciudad, a sólo unas cuadras del "pueblo viejo", lucen colores pastel como el rosa, turquesa y arena, además de motivos indígenas, que es otro de los valores de esta metrópoli americana, especialmente notable en el suroeste de la misma, que al fin y al cabo con su estirpe primigénea, le ha heredado a su entorno conurbado parte de su sabor y tradición.

Mencionamos ya los valores que la cultura indígena ostenta en esta ciudad, y esto queda asentado, sobre todo, en el Centro Cultural del Pueblo Indígena, al norte de la zona antigua, conteniendo toda la historia de los indios pueblo, con presentaciones de sus principales manifestaciones culturales, además de información acerca de otras tribus autóctonas de la zona. De hecho, en abril se lleva a cabo anualmente, por parte de la Universidad de Nuevo México la "Reunión de las Naciones", que se conoce como el powwow Indígena Nativo Americano más grande de Norteamérica.

Y si es por cultura, la ciudad no para; atracciones como el jardín Botánico Río Grande, el Museo de Historia Natural y de Ciencias de Alburquerque, el Acuario -que muestra la riqueza biótica acuática desde Las montañas Rocallosas hasta el golfo de México- y otros mucho más especializados como el Museo de la serpiente de cascabel, el Museo de la turquesa, el del petroglifo, al oeste de la ciudad, y el Museo Nacional Atómico, demuestran que Alburquerque tiene mucho qué ver y aprender.

Pero algo es cierto, Alburquerque es diversión de altura, y si lo dudan, no deben faltar en la primera semana de octubre a la Fiesta Internacional de los Globos Aerostáticos, el evento más impor­tante del mundo dedicado a este tipo de objetos voladores, mismo que atrae pilotos de los confines más recónditos del mundo, que aprovechando la posición geográfica y las ventajas atmosféricas de la ciudad, surcan sus cielos en una exhibición que pinta de abigarradas formas el azul del cielo y es una experiencia difícil de platicar si no se vive. El festival trae consigo eventos como el concurso de globos inflados de gas y los globos de resplandor, ambos sumamente atractivos y diferentes.

Otra muestra de que la ciudad se disfruta a todo lo alto es el Teleférico de Pico Sandía, que en un trayecto de 4 y medio kilómetros, te lleva hasta la cumbre de ésta, una de las montañas circundantes a la población.

Alburquerque, se encuentra asentada sobre una meseta y rodeada hacia el este de las ya mencionadas montañas Sandía; por el oeste está el Río Grande, atravesando su canal que da lugar a barrancas que dominan toda la ciudad.

¿Algo más? A poco más de una hora se encuentra Acoma, un sitio de verdad interesante, conocido también como el "Pueblo del cielo", una villa indígena que lleva mil años de continua habitación, a la que hay recorridos guiados.

Santa Fé, a similar distancia pero hacia el norte, es otra opción y casi una obligación para el buen viajero, ya que es la capital del estado y su arquitectura con base de adobe y las ricas artesanías que mezclan la vertiente indígena con el arte plástico español, en verdad la hacen un atractivo.

Además, la ciudad ofrece un centro de esquí del mayor nivel mundial, frecuentado por quienes gustan de los deportes de invierno, aunque hay que decir que Alburquerque en general, a lo largo del año tiene un clima templado, comúnmente de cielos azules, aunque la poca nieve que cae durante el invierno y la altura de la zona, logran este ambivalente entorno.

Para llegar a Alburquerque por aire, está el Aeropuerto Internacional Sunport Alburquerque, al sur del centro de la ciudad; también hay autobuses y existe el Amtrak, que son trenes de pasajeros que va, emulando a la Route 66 "from Chicago to L.A."

Hay muchas posibilidades para hospedarse, desde accesibles posadas sobre la 25 y la 40, hasta hoteles de clase, cerca de la intersección de los puentes en el centro y la no muy extensa zona de rascacielos.

Alburquerque tiene más de lo que muchos imaginan; es un lugar enclavado en el corazón de Norteamérica -y de los norteamericanos- y no podía dejar de ser una meca para el turismo.

http://www.revistabuenviaje.com/usateofrece/nuevo_mexico/albuquerque/albuquerque.php

ALBURQUERQUE

Alburquerque fundada por los españoles con el nombre de “La Villa de San Francisco de Alburquerque” es la ciudad más grande de Nuevo México y es una de las ciudades de más rápido crecimiento del país, casi la mitad de los habitantes del estado viven es esta área.

Old Town (Pueblo Viejo) es la zona histórica de Alburquerque, su estilo español donde hay una plaza central con la iglesia de San Felipe de Neri, que es el edificio más antiguo de la ciudad, alrededor de las cuales se construyeron las demás edificaciones hechas de adobe como casas, almacenes y oficinas de gobierno, muchas de las cuales se han convertido hoy en día en restaurantes, galerías de arte, almacenes. Es un viaje al pasado pues se ve como cuando fue construido hace 300 años con sus caminos adoquinados, patios escondidos, hermosos balcones. En Noche Buena es especialmente bello cuando tiene lugar una de las tradiciones Hispanas, la plaza y sus calles se llena de farolitos (luminarias), que son bolsas de papel a las que se agrega arena donde se coloca una vela, seguida de una misa a la media noche (misa de gallo) en la iglesia San Felipe de Neri. Todos los miércoles y sábados en la noche hay festivales culturales y festejos. En esta famosa atracción turística se ofrece diferentes tours entre los cuales hay algunos de fantasmas y el de las Luminarias (Noche Buena), en toursofoldtown.com encuentra la descripción, precios, duración y demás de cada uno de los tours.

El Parque Biológico Alburquerque se puede considerar un museo del medio ambiente, allí se aprende acerca de la conservación, de los animales y su hábitat, reúne el Acuario de Alburquerque, el Jardín Botánico Rio Grande, el Zoológico Rio Grande y el Parque Acuático Tingley (Tingley Beach), hay un tren que conecta estas atracciones, donde se paga únicamente una tarifa que cubre la entrada a las tres primeras, la entrada a la ultima es gratis. Tingley Beach tiene áreas para pescar, un sendero para disfrutar de la naturaleza, hay lugar de comidas, tienda de regalos, en el verano rentan botes de pedal, botes de remos. En el parque rentan sillas de ruedas, cochecitos para conveniencia de los visitantes. En este parque siempre hay conciertos, exhibiciones y actividades. Está cerrado únicamente en Año Nuevo, Acción de Gracias y Navidad, justo para esta época tiene el evento “Rio de Luces” que consiste en esculturas y decoraciones navideñas iluminadas, entretenimiento en vivo, comidas y bebidas calientes, etc. Todo lo relacionado con este parque lo encuentra en cabq.gov/biopark.

El Museo Nacional de Ciencia Nuclear e Historia, anteriormente conocido como Museo Nacional Atómico, está afiliado a Smithsonian, en él se puede explorar como la ciencia nuclear continua influenciando nuestro mundo, las diversas aplicaciones de la energía nuclear en el pasado, presente y futuro, exhibiciones permanentes que incluyen misiles nucleares y grandes artefactos. Nuclearmuseum.org.

Otros museos son: Museo del Holocausto y la Intolerancia de Nuevo México cuya misión es combatir el odio y la intolerancia través de la educación. Centro Cultural Pueblo Indio (indianpueblo.org) con presentaciones de bailes de Nativos Americanos los fines de semana, demostraciones de arte y artesanías, además desde este lugar salen excursiones de un día para los pueblos indios.

Cada Junio se celebra el Festival Flamenco Internacional de Alburquerque en la Universidad de Nuevo México, es el evento de este tipo más grande de Norte América, es organizado por el Instituto Nacional de Flamenco que está dedicado a preservar la historia, cultura y el arte del flamenco. Se organizan alrededor de 20 talleres de baile, guitarra, percusión, canto flamenco para todas las edades, además de presentaciones y competencias. Expertos en flamenco de España reconocen este festival como el evento de flamenco más importante de esta parte del mundo.

En http://itsatrip.org/spanish.aspx encuentra información en español acerca de Alburquerque.

http://viajeroslatinos.blogspot.com.es/2011/04/nuevo-mexico-el-estado-de-nuevo-mexico.html

Albuquerque, Nuevo Méjico

Albuquerque es la ciudad más grande del estado de Nuevo Méjico. Está ubicada sobre el Río Grande, cerca del centro del estado. Hay dos autopistas importantes que dividen a Nuevo Méjico en cuadrantes. La ruta 25 pasa por su límite norte desde Colorado, sigue por las montañas centrales del norte y luego hacia el sur por el Valle del Río Grande hasta El Paso, en el límite entre Texas y Méjico. La Ruta 40 corta al estado aproximadamente por donde pasaba la vieja ruta 66, desde el límite con Texas en el este, hasta el límite con Arizona en el oeste. Estas dos principales arterias de tráfico se cruzan en Albuquerque.

En la intersección de estas dos autopistas, cerca del centro de Albuquerque, las rampas y los puentes de las mismas están pintados en colores pasteles de rosa, arena y turquesa . Los empalmes de los puentes y las paredes de retención también están decoradas artísticamente con diseños indígenas. Las mismas rutas y construcciones civiles de esta ciudad están embebidas con la esencia de la cultura del sudoeste.

Ubicada en una alta meseta

La ciudad se extiende por todo el ancho del valle poco profundo del Río Grande, a casi 5.000 pies (1.524 m) por encima del nivel del mar. Hacia el este, las Montañas Sandía forman una imponente pared que se eleva muy alto, como buscando alcanzar al cielo turquesa de la zona. En el horizonte, mirando en cualquier dirección, hay lejanas colinas y montículos que definen y marcan esta elevada meseta. En el extremo oeste de la ciudad, el Río Grande está casi escondido en su canal al pie de unas barrancas con vista a la ciudad.

El clima de Albuquerque es sorprendentemente templado durante todo el año. Aunque está cerca de una zona desértica, se salva de los intensos calores de verano gracias a su alta elevación y de los duros fríos de invierno debido a su latitud sur. Recibe algo de lluvia en el verano y un poco de nieve en el invierno, pero normalmente tiene cielos azules la mayor parte del año.

El centro de Albuquerque, con su pequeño agrupamiento de rascacielos, está cerca de la intersección de las dos autopistas. A lo largo de estas autopistas, hay una concentración de edificios comerciales, centros de compras y hoteles en todas las direcciones. La sección antigua de Albuquerque está a unas cuadras al oeste del cruce de las autopistas.

El Distrito Viejo ha sido restaurado

Se ha restaurado cuidadosamente una sección de aproximadamente diez cuadras por diez cuadras del viejo distrito, devolviéndola a su atmósfera original de la era Colonial Española. La Plaza central, dominada por la impresionante estructura de la Iglesia de San Felipe de Neri, está rodeada de construcciones bajas hechas con adobe y vigas de madera. Hay pasillos angostos que van hacia patios internos y fuentes escondidas. En esta zona hay unos 100 negocios, restaurantes y galerías, con un mercado al aire libre, abierto todos los días, en el que se venden artesanías Nativo Americanas, bajo el pórtico este de la plaza principal.

También hay varios museos muy particulares en la zona del viejo pueblo, entre ellos un museo sobre la serpiente cascabel, el museo sobre la turquesa y el museo nacional atómico. Si quiere comprar joyas de turquesa, le conviene visitar primero el museo sobre la turquesa, ya que allí aprenderá sobre la obtención, fabricación y calidad de las piedras turquesas. Albuquerque también tiene un zoológico, un jardín botánico, un centro de ciencias y un museo de historia nacional.

Centro Cultural del Pueblo Indígena

El Centro Cultural del Pueblo Indígena está ubicado unas pocas cuadras al norte del distrito del viejo pueblo. Le brinda a los visitantes, información sobre la historia y la cultura de los Indios Pueblo y de otras tribus Nativo Americanas oriundas de esta parte de EE.UU. Podrá aprender sobre 19 antiguos Pueblos Indígenas de la zona de Nuevo Méjico que aún hoy están habitados por sus residentes nativos y obtendrá información para visitarlos. El centro ofrece muchos programas de interpretación, incluyendo uno con danzas nativas demostradas por los miembros de varias tribus, que se realiza los fines de semana durante la temporada del verano. El centro tiene un negocio con artesanías Nativo Americanas producidas en las villas locales y un mercado al aire libre donde productores locales venden comidas y artesanías.

20% Off Best Available Rate

Cada mes de Abril, la Universidad de Nuevo Méjico en Albuquerque auspicia la "Reunión de las Naciones", el powwow Indígena Nativo Americano más grande de América del Norte. Este festival de fin de semana llega a atraer hasta 2.000 bailarines, músicos y cantantes Nativo Americanos de numerosas tribus distintas. También atrae a docenas de miles de espectadores Nativo Americanos, pero cualquier persona puede asistir.

En Octubre se realiza en Albuquerque la Fiesta Internacional de los Globos Aerostáticos. Este colorido evento de nueve días de duración atrae a cientos de globos y se destaca por sus espectaculares ascensiones en masa. Las características geológicas de los alrededores de la ciudad crean las condiciones perfectas para andar en globo aerostático, con vientos que cambian radicalmente de dirección en altitudes elevadas.

Atracciones de la zona

Otras atracciones vecinas incluyen el Museo Nacional del Petroglifo, al oeste de la ciudad. Tiene miles de piezas Nativo Americanas pintadas o talladas en piedra, algunas antiguas y otras no tan antiguas. A unas pocas millas al norte del centro de la ciudad, el Teleférico Pico Sandía lo lleva por un ascenso de 2.7 millas (4.5 km) hasta la cima del pico de esta montaña de 10.378 pies (2.343 m) de alto. Si le gusta pasear en coche, hay varios recorridos bellos que lo llevan por las montañas del este y por el hermoso Recorrido Turquesa, que pasa por praderas alpinas, bosques de pinos y algunos pueblos fantasma.

Saliendo de Albuquerque hacia el este podrá ver la histórica vieja ruta 66 que corre paralela a la autopista principal. Hasta puede bajarse de la autopista y andar por la vieja ruta 66 por algunas millas. A una hora y media al este está el Pueblo Acoma, también conocido como el "Pueblo Cielo". Esta hermosa villa indígena está ubicada sobre una alta meseta con vistas a una enorme pradera. Ha estado habitada de manera contínua por mil años. Se ofrecen recorridos guiados todos los días. Hay varios otros pueblos que puede visitar a menos de una hora de Albuquerque.

Una hora y media al norte está Santa Fe, la ciudad capital de Nuevo Méjico. Es una hermosa ciudad antigua con arquitectura de adobe y rica cultura colonial española. También tiene un complejo de esquí de alta categoría y una comunidad de artistas con una fabulosa variedad de restaurantes finos, tiendas de artesanías, boutiques y galerías de arte.

Cómo llegar

El Aeropuerto Internacional Sunport Albuquerque está a unas pocas millas al sur del centro de la ciudad, sobre la ruta 25. Hay ómnibus, transportes privados y taxis que lo llevarán a cualquier parte de la ciudad por un modesto precio. Amtrak, el servicio nacional de trenes para pasajeros, opera su Línea Principal Sudoeste desde Los Ángeles hasta Chicago con un parada en Albuquerque.

Dónde Hospedarse

Hay un montón de buenos lugares con precios accesibles para hospedarse en Albuquerque. La mayoría de los hoteles están sobre la ruta 25 y la ruta 40, con una gran concentración de hoteles económicos y de precio moderado cerca del aeropuerto. Hay hoteles en todos los precios cerca del centro y cerca del cruce de las rutas 25 y 40.

Escrito Por: Mike Leco

Traducido por: Anabel Elliott

http://www.usatourist.com/espanol/destinations/newmexico/albuquerque/albuquerque-main.html

NUEVO MEXICO / EE.UU.

Albuquerque, la ciudad del desierto que creció al ritmo de “Breaking Bad”

Fue escenario de la exitosa serie de televisión y ahora le agradece el incremento de la actividad turística. Tours temáticos y fiestas populares.

Albuquerque es uno de los pasos obligados de la Ruta 66, además, el desierto y sus cielos azules lo hacen protagonista de la serie Breaking Bad.

Albuquerque, la ciudad del suroeste de Nuevo Mexico (Estados Unidos) que sirvió como escenario de “Breaking Bad“, se prepara para el final de la serie, ganadora del Emmy, cuyo capítulo final se transmitirá este domingo 29 de septiembre.

Conocida hasta ahora como una parada más en la histórica Ruta 66, por su centro histórico de influencia hispana y, sobre todo, por su fiesta internacional de globos aerostáticos, Albuquerque, una ciudad grande en medio del desértico, vio cómo en los últimos años y, especialmente en este año 2013, los visitantes se han multiplicado.

A medida que se acerca el final de la serie de AMC, la ciudad planea celebrar con fiestas y alfombras rojas, después de todo, su actividad turística se ha beneficiado gracias a la popularidad del programa, informa AP.

A pesar de los temas oscuros de la serie sobre narcotráfico y violencia, las autoridades de turismo dicen que “Breaking Bad” puso a la vista de todos los barrios alrededor de la ciudad e hizo que la gente conociera mejor a Albuquerque.

La serie mostró la famosa Ruta 66 de la ciudad, sus tiendas y sus restaurantes, e incluso llevó al público a sus barrios latinos y a los Pueblos de los Indígenas Americanos, lugares pocas veces vistos en Hollywood.

“Antes del programa, Albuquerque no tenía imagen“, dijo Ann Lerner, de la oficina cinematográfica de la ciudad. “Cuando comencé a trabajar aquí en 2003 y mencionaba Nuevo México la gente decía ‘¡Oh!, me encanta Santa Fe’. Nadie pensaba en Albuquerque“.

Pero esto ha cambiado con las cinco temporadas de “Breaking Bad”, y con el aumento de su impacto. Ahora hay paseos con guías (el “Breaking Albuquerque”) en camiones y limosinas privadas, por los lugares donde se filmó el programa, que van totalmente llenos e incluso tienen listas de espera que se extienden por semanas.

Los tours empiezan por la que fuera la casa de Jesse Pinkman y terminan en la de Walter White, parando en Twisters Grill, el local de comida rápida mexicana que sirvió como localización para los famosos Pollos Hermanos de Gus Fring. El paseo, que hay que reservar previamente, cuesta 65 dólares por persona.

Para descansar de los tours, lo tienen todo pensado en Albuquerque: un Blue Sky donut de vainilla espolvoreado de grajea azul en Rebel Donuts, los mismos que encargó e hizo famoso el protagonista Aaron Paul, o un tiempo de relax en el Marble Brewery, un bar que aparece varias veces en la serie y (según ellos) era punto de reunión del equipo de filmación.

Un sitio de internet manejado por la ciudad, que detalla las locaciones del programa que van de moteles de mala muerte a las propiedades de un narcotraficante fallecido, ya recibió miles de visitas.

Los negocios de Albuquerque también se han beneficiado, al vender productos basados en la serie como dulces de “metanfetamina azul” y ropa relacionada a los personajes. La tienda de arte “Masks y Mas” vende figuras de la Santa Muerte mexicana. La santa con forma de esqueleto apareció en uno de los capítulos de la serie y era la protectora los personajes asesinos Leonel y Marco, quienes eran primos.

La influencia también se dio hacia adentro de la ciudad. La transmisión semanal de los capítulos se convirtió en un verdadero acontecimiento social donde residentes y visitantes de Albuquerque publican fotografías y links a las ciudades que han visitado. Para ver el final de la serie ya están preparadas varias fiestas en la ciudad.

Por ejemplo, unos voluntarios jesuitas de la Iglesia de la Inmaculada Concepción realizarán una fiesta en el sótano del templo en el centro de la ciudad. Otros admiradores se reunirán en un hotel de Albuquerque para una fiesta para invitados especiales con cocteles con nombres de los personajes de “Breaking Bad”.

http://turismo.perfil.com/22835-albuquerque-la-ciudad-del-desierto-que-crecio-al-ritmo-de-beaking-bad/

"Breaking Bad", la serie que generó un boom turístico en Albuquerque

La historia que tiene como protagonista a Walter White ha despertado un gran interés por conocer esta ciudad del estado de Nuevo México (EE.UU.), donde se rodó la serie

El funeral tenía todo lo que necesita un sepelio común: una caravana de carros negros, cientos de invitados compungidos, flores, una lápida… Solo faltaba el muerto.

Hace dos meses fue ‘enterrado’ en el cementerio de Albuquerque Walter White, el personaje ficticio protagonista de ‘Breaking Bad’, la serie de televisión que ha puesto en el mapa a una pequeña ciudad.

El éxito de la producción, que acabó en setiembre tras cinco temporadas, ha servido para ensalzar al director y los actores, pero también para que todo el mundo conozca Albuquerque, en el estado de Nuevo México, donde se desarrolla la acción.

Walter White era interpretado por el actor Bryan Cranston, elogiado por todos por su papel de profesor anodino de química devenido en cruento señor de las drogas en cuanto conoce que sufre una enfermedad terminal. La serie es innovadora, emocionante, brutal. Y nada mejor que el desierto de Albuquerque, junto a la frontera con México, como escenario.

UN ÉXITO EN VISITAS

“Sí, ‘Breaking Bad’ nos ha dado un notable impulso turístico. Viene gente de todo el mundo para visitar los lugares de la grabación”, dice Megan Mayo Ryan, empleada del Ayuntamiento de una ciudad que recibe al año 5,6 millones de visitantes, la mayoría de Estados Unidos.

“Nuestros socios turísticos nos cuentan que cada vez más gente de todo el mundo viene por la serie. Por supuesto que además quieren ver otras cosas que ofrecemos, pero el motivo principal es por ‘Breaking Bad’”.

Entre los lugares de peregrinación está la casa de Walter White, diferentes bares, el puesto de comida rápida y el cuartel general del rey de las drogas. “Cada día vienen decenas de personas y en fin de semana, más de cien”, cuenta Melissa, que vive en la misma calle en la que lo hacía el personaje de White. “Me parecía divertido. Cada año el equipo de grabación hacía una gran fiesta con los habitantes, como una disculpa por los inconvenientes”, recuerda.

Melissa es médico en el hospital University of New Mexico, donde está tratando a una mujer que lleva una camiseta con la imagen de “Heisenberg”, el seudónimo de White. “La serie nos ha hecho famosos, por eso es divertido, pero no todos opinan igual. La mujer que vivía junto a la casa la ha vendido porque no podía más”, revela.

‘LLUVIA’ DE DIRECTORES

A otros les molesta que la serie presente Albuquerque como una ciudad provinciana dominada por el crimen. Dale Lockett, director de la oficina de turismo, lo ve, sin embargo, de otra forma. “La gente sabe que es una historia inventada y no compara nuestra ciudad con esa imagen. Si así fuera, no vendrían aquí a pasar las vacaciones”.

Precisamente los paisajes en torno a la ciudad han sido la mejor promoción para la llegada de un tipo de turistas muy especial. “Directores de cine de todo el mundo nos han descubierto”, afirma Lockett.

LA LÁPIDA, UN OBJETO DE DESEO

Michael Baird fue el hombre que organizó el entierro de Walter White cuando concluyó la serie. “Mi portero es un gran fan de la serie”, cuenta el propietario de restaurante. “Me dijo que había que aprovechar la popularidad de algún modo para una buena causa”, agregó. Y por ello decidió encargar una lápida y organizar un sepelio en el cementerio de Albuqerque, para lo que no ahorró en utilería.

La iniciativa sirvió para que Baird recaudara 30.000 dólares para los “sin techo” de la ciudad, tal y como le recomendó el sheriff. La lápida de White está ahora en su oficina tras ver en Internet que había gente que pretendía robarla.

“Ahora todo el mundo está enfadado. Unos no me perdonan que pusiera una lápida falsa en un cementerio real. Los otros no toleran que la haya desenterrado. ¡Y lo peor de todo es que nunca he visto ‘Breaking Bad’!”.

http://elcomercio.pe/vamos/mundo/breaking-bad-serie-que-genero-boom-turistico-albuquerque-noticia-1680519

Costa a costa (37) – En ruta por Nuevo México con visita de Alburquerque

Written by Salvador Samaranch on July 19th, 2011

Nuestra próxima etapa en el viaje costa a costa por Estados Unidos nos lleva Gallup, a casi 500 kilómetros desde Amarillo.

Ya nos estamos adentrando en el mítico Oeste americano, que nuestro inconsciente nos recuerda a las tribus indias. Son paisajes amplios, hermosos, generosos y aún salvaje. Las carreteras son interminables, de largas rectas hasta el horizonte, y seguidas por otra recta igual hasta el siguiente horizonte.

Todo el recorrido es siguiendo la histórica Ruta 66, la cual a veces se convierte en la autopista interestatal.

El paisaje es semidesértico, bonito, llano, con montículos y colinas de color rojo, en una primera aproximación a los paisajes del Gran Cañon del Colorado.

Durante muchas millas encontramos pocas áreas de servicio, si bien he salido en muchas de ellas, en concreto en Flying P. Ranch, Clines Corners y en Indian Village.

Son establecimientos gestionados por indios nativos, la mayoría navajos, pero también de otras etnias (apaches, comanches y algunos más), quienes comercializan multitud de objetos de su artesanía, de la que destaca la orfebrería con piedras turquesas.

Este paisaje semidesértico se muestra además muy poco poblado, con escasas aldeas a la vista. Lo que se puede divisar es de carácter muy sencillo.

Estas áreas de servicio de la autopista interestatal parecen centros de homenaje a los indios nativos de Norteamérica (además de su carácter comercial…) que fueron apartados a la fuerza de sus tierras ancestrales, muy diezmados y que han perdido la esencia de su vida. Resulta triste.

Hemos parado unas cinco horas en Alburquerque, ciudad que toma el nombre de homónima de Extremadura. Es la ciudad más grande del estado de Nuevo México, pero no su capital, que es la ciudad de Santa Fe.

Alburquerque en Nuevo Mexico

Alburquerque tiene una población de más de medio millón de habitantes, y fue fundada en 1706 por colonizadores españoles, y todavía retiene algunos aspectos de esa herencia cultural e histórica española. En Albuquerque , durante el mes de octubre, se celebra la Fiesta Internacional de Globos de Albuquerque, la concentración de globos más grande del mundo.

Hemos recorrido la ciudad, primero en coche y luego a pie. Inicialmente, la zona moderna de la ciudad, donde comimos en una pizzería muy agradable. La comida que se servía tipo buffet estaba muy buena, bien preparada y la pizza muy crujiente.

Visitamos también el Palacio de Congresos y Exposiciones, que tenía mucha actividad y diversas exposiciones.

Luego en coche nos dirigimos a la Ciudad Antigua de Alburquerque, con fuertes reminiscencias mexicanas y españolas, tanto en aspectos estéticos, como en el tipo de comida y de artesanía (cerámicas, galerías,…). Ahí estuvimos paseando un par de horas y en la Plaza Mayor vimos una ermita muy antigua dedicada a San Felipe Neri.

La sensación que nos ha dejado esta ciudad es que sería muy agradable para vivir, y que alguna vez en alguna de nuestras vidas vendremos a residir aquí alguna temporada larga.

Ahora ya estamos en el mítico Oeste. Gran sensación de amplitud, carreteras largas, tranquilas, pocos vehículos, paz, armonía. La carretera esta viva y la carretera es la vida y estaba viva. Hay caminos y hay desvíos, hay tierra dura y salvaje. Hay alma. Y todo es bello, muy bello !!!

Sol y calor: unos 35º; con lluvia, bajada de temperaturas hasta 19 / 20 º.

http://guias-viajar.com/estados-unidos/costa-a-costa/ruta-alburquerque-nuevo-mexic/

14 Top-Rated Tourist Attractions in Albuquerque

Written by Jim O'Donnell

Located right in the center of the state along the muddy Rio Grande, Albuquerque is framed by the rugged 10,000 ft Sandia Mountains to the east and a wide volcanic escarpment to the west. Summers in Albuquerque tend to be quite hot, although late-summer rainstorms offer a refreshing relief. Winters are quite cold but generally without snow. Nearly a quarter of the total population of the state of New Mexico resides in the metropolitan area making for an ethnically diverse and rather cosmopolitan city.

Initially a Spanish colonial settlement along the Kings Road from Santa Fe to Mexico City, Albuquerque grew from its humble 1706 founding to an important hub by the time it was taken from the Mexicans by American general Stephen Kearny in 1846. With the arrival of the railroad in 1880 Albuquerque swiftly became the most important and later the largest city in the state.

Long an important commercial town, Albuquerque is an important center of research and development, with a wide range of educational institutes and laboratories as well as the University of New Mexico. In recent years Albuquerque has also become an important regional arts hub.

1 Albuquerque International Balloon Fiesta

Albuquerque's high desert environment makes for one of the best spots in the world for hot air ballooning. Every October sees hundreds of balloons and tens of thousands of people coming to the city for the International Balloon Fiesta. For over a week, the cold morning skies fill with hot-air balloons from all over the world. Sunset finds the balloons inflated again for evening "balloon glows", where the burners are fired into the stationary envelopes to make them shine against the dark sky. Balloon rides and scores of other events round out the celebration. The balloons can be seen from almost anywhere in the city.

Official site: http://www.balloonfiesta.com/

2 Albuquerque Museum of Art and History

This impressive institution offers visitors an in-depth look into Albuquerque's past. Located at the edge of Old Town, this museum hosts a spectacular collection of cultural items from the past 400 years. It is a place where the visitor not only gains a better understanding of Albuquerque's history but about European settlement in the entire southwest. Displaying suits of Spanish armor, historic woodcarvings and even art of the likes of Georgia O'Keeffe, the museum also hosts traveling and temporary exhibits.

Hours: Open Tues-Sun 9am-5pm

Admission: Adults $4

Official site: http://www.cabq.gov/culturalservices/albuquerque-museum

3 Old Town

Site of the original Spanish settlement, Old Town was shaped for centuries by both the Spanish and Mexican cultures as well as the Native Americans of the area. Centered on the large plaza, Albuquerque's Old Town retains a relaxing and charming Southwestern feel characterized by giant old cottonwood trees, cobblestone streets and adobe structures. Old Town is full tourist-friendly attractions like art galleries, souvenir shops, little museums and restaurants. It's the perfect place for an afternoon stroll and casual sightseeing.

Official site: http://www.albuquerqueoldtown.com/

4 Albuquerque Biological Park

Not far from Old Town, the new Bio Park is home to the Albuquerque Aquarium, the Rio Grande Botanical Gardens and the Rio Grande Zoo. With its expansion and upgrades of the past decade, the zoo has become a premiere destination hosting hundreds of species (many endangered) and one very awesome playground. The aquarium is perfect for the kids interested in sharks, while the botanical garden is a lush environment to discover butterflies and other insects. This is an excellent place for an all-day family outing.

Admission: Adults $12.50-$20, Children $4-$6

Official site: http://www.cabq.gov/culturalservices/biopark

5 Indian Pueblo Cultural Center

For thousands of years, the numerous cultures of the Pueblo people called this area (now New Mexico) home. While dozens of pueblos disappeared with the coming of the Spanish, many remain vibrant. The Indian Pueblo Cultural Center, located 2 mi north of Old Town, celebrates these living cultures and histories with an outstanding museum as well as cultural events, lectures, workshops and tours. Be sure to make time to attend at least one of the traditional dances.

Hours: Open daily 9am-5pm

Admission: Adults $6, Children $3

Official site: http://www.indianpueblo.org/

6 KiMo Theatre

One of Albuquerque's best-known architectural landmarks, the KiMo Theatre was originally built in 1927. The somewhat gaudy Pueblo-Revival-Art Deco Style incorporates adobe architectural styles with the linear motifs and recessed spandrels more typical of classic Art Deco. Paintings and images of Native American cultures abound. Through the 1970s the theatre fell into neglect and was barely saved from the wrecking ball. A renovation completed in 2000 has allowed the theater to again become one of the city's premier venues. Oh, and it is reputed to be haunted!

Official site: http://www.kimotickets.com/

7 Paseo del Bosque

Albuquerque isn't just a big city. It also hosts one of the most important environmental corridors in the Southwestern United States. Tracing the forested Rio Grande for 16 mi right through the center of town, the Paseo is a perfect walking and biking path. The route offers a break from the city as well as some great wildlife-viewing opportunities. The trail can be accessed via multiple points along the river.

Official site: http://www.cabq.gov/parksandrecreation/open-space/lands/paseo-del-bosque-trail

8 Rio Grande Nature Center State Park

The Rio Grande Nature Center State Park is located on the east bank of the Rio Grande at Candelaria Road in Albuquerque. Exhibits introduce the ecology, geology, and history of the Rio Grande Valley. It also offers a small hiking trail, access to Paseo del Bosque and a blind for great aquatic bird watching.

Official site: http://www.emnrd.state.nm.us/SPD/riograndenaturecenterstatepark.html

9 Church of San Felipe de Neri

One of the anchors of Old Town, this large 300-year-old Catholic church features a rectory, convent, school, museum and some impressive historic religious artifacts. It is simply one of the most beautiful and peaceful buildings in the entire state.

Admission: Free

Official site: http://www.sanfelipedeneri.org/

10 Sandia Peak Tramway

While not as high as the Colorado Rockies, the Sandia Mountains framing the skyline to the east are no shrinking violets. At 10,378 ft the rugged summit of the range offers a superb view of sprawling Albuquerque. The tramway offers a rather stunning ride along a 3 mi suspended cable from the eastern edge of the city to the summit. You can literally see hundreds for miles around. Several restaurants, ski slopes and wilderness hiking trails greet the sightseeing visitor.

Admission: Adults $20

Official site: http://www.sandiapeak.com/

11 New Mexico Museum of Natural History and Science

Likewise located near Old Town as well as near the Albuquerque Museum of Art and History, this institution focuses on the ancient geologic history of the area. Though displaying several life-size dinosaur skeletons and a few other items that will wow children, this museum is not particularly kid-oriented. Still, be sure to check out the IMAX and planetarium schedule for some pretty thrilling showings that the whole family will enjoy.

Hours: Open daily 9am-5pm

Admission: Adults $7, Children $4

Official site: http://nmnaturalhistory.org/

12 Petroglyph National Monument

Albuquerque is full of history, but here is where you'll find the really old stuff. Located on the western edge of the city, this 7,236-acre national monument is home to nearly 25,000 ancient images hewed into the volcanic rock by some of the continent's earliest inhabitants. This is an outdoor museum, and most of the images are accessed via numerous hiking trails. The visitor's center offers excellent interpretive exhibits along with a wide-range of educational programs.

Hours: Open daily 8am-5pm

Official site: http://www.nps.gov/petr/index.htm

13 Explora! Science Center and Children's Museum

Described as "part science center, part children's museum, part free-choice school, part grandma's attic, part grandpa's garage, part laboratory, part neighborhood full of interesting people, and part of many people's lives….", Explora is a hands-on science center with many facets. Exhibits are created specifically to get visitors to make their own scientific discoveries. Explora also hosts numerous camps and events designed around science, education and fun.

Hours: Open Mon-Sat 10am-6pm, Sun noon-6pm

Admission: Adults $8, Children $4

Official site: http://www.explora.us/en/

14 University of New Mexico

The sprawling forested campus of the University of New Mexico (UNM) is like one massive park located right in the center of the city. The state's flagship institution, UNM is a public research university founded in 1889. Famed architect John Gaw Meem designed many of the buildings on the central campus, which has a unique southwestern feel. Eight of the buildings are on the National Register of Historic Places.

Here you will find an arboretum encompassing over 300 species, the Maxwell Museum of Anthropology, the Geology and Meteorite Museums, the Southwest Biology Museum and the University Art Museum in the Center for the Arts. UNM is forever hosting art and cultural exhibits and performances and is surrounded by a lively university district.

Official site: http://www.unm.edu/

http://www.planetware.com/tourist-attractions-/albuquerque-us-nm-a.htm

Travel - Destinations

By: Jay Adrianna - at November 14, 2013

Top 15 Things to Do in Albuquerque

Albequerque is in New Mexico and has many fun things to do!

For travel destinations in the American southwest, Albuquerque doesn't come to mind as quickly as Santa Fe or Taos. That's a shame because this laid back, culturally eclectic city in the high desert of New Mexico holds many surprises for the visitor. Albuquerque sounds fairly old by American city standards due to it being founded in 1706 but by local standards that's nothing; the Spanish conquistadores were there first, and the Native American people of the area predate the city by far. Albuquerque soaks up all of these local traditions from the past into its own unique mix of history and heritage, while still developing for the future. If you decide to visit this funky southwestern jewel of a city, here are some things not to miss.

15) Albuquerque Old Town

Albuquerque has expanded over the years from its start as a small rural town into the largest city in the state of New Mexico. The city has grown like a tree does, out from the center, and the center of Albuquerque is still thriving. Albuquerque's Old Town, as the original section of the city is called, is an area that is has adobe architecture, small shops, restaurants, art galleries, quaint small streets and the wide Old Town Plaza. The area is still comprised of historic adobe buildings, roughly ten square blocks, and is still a focus of community life for the city of Albuquerque.

Albuquerque enjoys over 300 days a year of sun and beautiful weather, making it a joy to wander through the streets as well as explore the little shops. If you want to see Native American art or pick up some turquoise jewelry, you'll find it here. There are plenty of restaurants as well as cafes; a number of other Albuquerque attractions either border the Old Town and are a short walk or ride away. If you want a tour of the historic area there're multiple options that are available: a pedi-cab tour, a trolley tour or a walking historical tour. For a few shivers, you can even book a ghost tour of the area!

14) Church of San Felipe de Neri

On the north edge of Old Town Plaza sits the Church of San Felipe de Neri, the first Catholic church in Albuquerque and a local landmark for hundreds of years. The original church was built in 1706 but collapsed in 1792: construction on the current church building was completed a year later. A rectory, convent and school were attached to the parish over the years: various changes as well as additions to the architecture of the main church have also been undertaken too. Restoration work is currently underway to make sure that it and the associated buildings stay in good repair for the years to come.

The church is open to the public and includes a museum of art along with some of the artifacts that have been used in the edifice over the years. It is a beautiful place to get out of the sun for a rest, while soaking in more of the local culture and beautiful architecture of this landmark church. The Church of San Felipe de Neri is still an active church with a thriving congregation, so it may be closed to the public at times for services. At other times it provides a peaceful place for contemplation, for viewing the church's art, gazing at the buildings or simply taking a rest.

13) Paseo del Bosque Trail

Albuquerque takes its outdoor fun seriously and one of the prime examples of this is the Paseo del Bosque Trail. National Geographic featured the trail when it named Albuquerque as one of the best U.S. cities for outdoor activities and Sunset Magazine has named it one of the best trails in the entire western U.S.

The Paseo del Bosque is a 16-mile multi use trail, entirely paved and completely uninterrupted by any roadways. This makes it an ideal place to walk, run, skate or ride bikes through the city for sightseeing. There are numerous points at which you can join or exit the trail, although not all of these provide parking. If you are connecting by car, make sure you locate an area where you can park until you come back from your adventures. Many attractions are within reach of the trail in addition to simply walking, biking, enjoying the beautiful weather and site seeing the city of Albuquerque. Public art displays are located at Central Avenue, Tingley Beach and several other sections of the trail. You can connect to the Rio Grande Valley State Park, the National Hispanic Cultural Center and other attractions from the Paseo del Bosque.

12) Open Space Lands

The Paseo del Bosque is not the only place where you can enjoy the great outdoors in Albuquerque. The city owns over 28,000 acres of land in and around the city that are managed for conservation of natural resources; they also provide opportunities for outdoor recreation as well as education. Albuquerque's Open Space Division manages 25 separate parks and facilities, many of them specialized for educational or recreational use.

If you are interested in the natural geography and habitats of the area then you can explore the Sandia Foothills Open Space or the Rio Grande Valley State Park. The West Mesa Open Space contains the remains of five dormant volcanoes, including lava flows and other volcanic landscape features. The Open Space Farmlands are comprised of five working farms that are managed as part of the Open Space division; they provide a link to agricultural space that gives the residents of Albuquerque the opportunity to experience farming landscapes, take advantage of educational opportunities and enjoy special events without needing to travel miles away from the city. Other Open Space areas offer places to have picnics and some may be reserved for private events, dog parks, golf courses, hiking trails, special areas for off-road vehicles, etc. Whatever your outdoor interests are, the Albuquerque Open Space Division has something to offer you.

11) Albuquerque Museum of Art and History

If you want to explore Albuquerque's rich cultural history, it's well worth the time, then swing through the Albuquerque Museum of Art and History. This museum sits on the edge of Albuquerque's Old Town and it houses a full collection of artifacts that catalog as well as illuminate the city's past. The exhibits include armor used by the Spanish conquistadores, who were the first Europeans to explore and settle in the area, and an actual 19th century chapel. Artwork by renowned local artists are also represented, including works by Georgia O'Keeffe and Peter Hurd.

The museum is open from Tuesday through Sunday, and it includes museum facilities, such as: a café, store and guided tours of the exhibits. In addition to the museum's permanent collection, which focuses on the history and art of Albuquerque, the museum also brings in world class temporary exhibitions. Recent temporary collections have included many exhibits, such as: landscapes by contemporary artists; an exhibit on the history of human settlement and exploration in the Rio Grande valley; a collection of Goya's satirical etchings released in 1799 and other exhibits, which display the cultural heritage of Albuquerque itself or the people who have settled here over the centuries.

10) Albuquerque Flea Market

If you like hunting up a bargain or finding a one of a kind buy then check out the Albuquerque Flea Market because it has something for everyone; it includes 1,300 vendors and covers 25 acres. Both old and new items are on display: antiques, collectibles, handcrafts, traditional Native crafts, jewelry and more. It is a flea market, so you never know what will turn up on a given week. It may take some searching to find the gems but that's the nature of the market. For a better selection, get there early because the serious flea market shoppers are on the hunt at the crack of dawn. There are plenty of food vendors, so even if you don't go to shop then you can try out some of the tastes of New Mexico.

9) ¡Explora! Children's Museum

If you are traveling with children then a must visit attraction is ¡Explora! Children's Museum; even adults may find themselves having fun for hours, playing in the exhibits. ¡Explora!'s mission is to give kids and grownups the opportunity to learn with handson activities, giving kids the chance to play as well as interact with the exhibits centered around science, technology or art. Instead of lectures and spoken tours, kids can look at materials under a microscope, play with light, shadow and color or explore geometry using basic shapes as well as tools. Exhibits are mostly small and totally kid friendly; this is not a museum where "look but don't touch" applies. In the friendly spaces of ¡Explora! Children's Museum, your kids can engage their imaginations to the fullest by delving deep into whatever catches their fancy and you might find yourself spending lots of time playing with some of the exhibits too.

Even if you don't have kids, ¡Explora! offers something for you. The museum hosts Adult Night sessions, where adults get the chance to explore a scientific topic in depth or enjoy live entertainment. The range of activities changes from month to month but there's always something new and exciting to experience. ¡Explora!'s Adult Night events have become popular with many locals, such as: college kids, grandparents, singles groups, couples on dates, professionals, retirees and everyone in between.

In the friendly spaces of ¡Explora! Children's Museum, your kids can engage their imaginations to the fullest by delving deep into whatever catches their fancy and you might find yourself spending lots of time playing with some of the exhibits too.

8) National Museum of Nuclear Science & History

This is a museum for those interested in more recent U.S. and world history. New Mexico was home to one of the Manhattan Project's crucial facilities, the Los Alamos plant where the first nuclear bombs were constructed and tested. The National Museum of Nuclear Science & History seeks to educate visitors about America's nuclear history, from the first weapons tests through all aspects of modern nuclear power plants. Affiliated with the Smithsonian Institute, the museum lays out the history of the Atomic age. Its displays include: the basics of atomic theory; the political and military history of World War II, which led to the creation of the first atomic bombs; the nuclear standoffs of the Cold War; modern uses of nuclear science and technology that includes nuclear medicine. Many of the museum docents are former members of the U.S. military with extensive expertise about their subject areas and a great talent for educating the public about the sometimes murky, rumor-laden corners of our nuclear past. Understanding nuclear science and technology is vital to see us into the future; the National Museum of Nuclear Science & History is helping to educate the next generation about our nuclear history as well as about what the future may hold.

7) Albuquerque Biopark

The Albuquerque Biopark is a unique set of facilities that can keep your family entertained and learning all day. It is a combination of a zoo, aquarium and botanic gardens. The Rio Grande Zoo houses more than 250 species of animals and is set in a lovely area along the Rio Grande River. Different shows and attractions occur throughout the year, such as: feeding sea lions, riding on camels as well as watching a bird show. The Albuquerque Aquarium specializes in showing aquatic animals found in habitats from the neighboring Rio Grande right down to the Gulf of Mexico. The attractions include a 285,000 gallon shark tank, presumably the sharks aren't taken from the Rio Grande. For an unforgettable evening, you can book a sleepover in the aquarium and "sleep with the sharks". The botanic gardens provide over a mile of pathways through gardens of every kind: some are formal, whimsical and exotic. There is a desert conservatory, a dragonfly pond, a seasonal butterfly pavilion and more to enjoy in the Botanic Garden that will delight your senses.

6) Tinkertown Museum

Tinkertown is a one of a kind place that's not like anywhere else; it started as the hobby of a man named Ross Ward, who grew up in the Midwest and was enchanted by the work of amateur carvers who constructed tiny farms as well as villages. Taking up carving and "tinkering" himself, he started carving figurines for his local general store in 1962. He was a self taught artist who also painted, etched, drew and sculpted. For more than 30 years he worked as a painter at carnivals, traveling all over the country.

Tinkertown is the result of Ward's desire to create his own folk art environment; it includes figurines he carved when he was in high school till the end of his life. Ward carved figures and animated them at Tinkertown, constructing extravagant as well as wacky scenes that come to life in front of your eyes. There are tiny western towns, miniature circuses, small carnival shows and collections of odd Americana of every description. Tinkertown is a tiny world of its own that showcases creative spirit and boundless fun through the vision of one man for everyone to enjoy.

5) Indian Pueblo Cultural Center

The area was settled by the Pueblo Indians long before any Europeans arrived in the American southwest and they were given that name by the famous Spanish explorer named Francisco Vasquez de Coronado. The Pueblo Indians were not a single tribe or group but shared the common characteristic of living in settlements the Spanish called pueblos, meaning "towns", and this set them apart from more nomadic natives of the American west.

There are five American Native pueblos located close to Albuquerque and the Indian Pueblo Cultural Center exists to celebrate pueblo history as well as culture. The Center delineates the differences between various pueblo groups and showcases art specialties from different pueblos. The liveliest displays are the demonstrations of ceremonial pueblo dances, which are held in the museum's central courtyard. These dances are otherwise only performed for pueblo ceremonies on feast days or other special occasions and the demonstrations at the Indian Pueblo Cultural Center are one of the few opportunities for visitors to see these beautiful living parts of Pueblo culture. If you want to see a demonstration dance then check ahead with the museum for their schedule because sometimes feast days or other occasions take precedence.

4) The Petroglyph National Monument

Petroglyphs are rock carvings made by chipping away at a rock surface with a stone hammer and chisel to expose lighter rock underneath. Petroglyphs are found in many sites across the southwest but one of the richest sites is located near Albuquerque at The Petroglyph National Monument. It is estimated that there may be 25,000 along 17 miles of rock escarpment inside the monument park and most of them were made by the ancestors of today's Pueblo Indians, who have lived in the area of the Rio Grande for more than a thousand years. Scientists estimate that most of the carvings at Petroglyph National Monument were created between 1300 and 1700 CE but there are a few which may reach back as far as 2000 BCE, others were created by Spanish settlers.

You can start your exploration of the petroglyphs by stopping at the park visitor center, where park staff can direct you to the various trails on which you can see sets of petroglyphs. There are trails with different degrees of difficulty, so you can plan for a rigorous hike or a much gentler exploration.

3) Sandia Peak Tramway

If you don't mind heights then there is no better ride in Albuquerque than the Sandia Peak Tramway. The Tramway is a Swiss built cable car system that lifts visitors from the city up to the top of the Sandia Mountains, a rise in elevation of about 4,000 feet. The ride takes about 15 minutes and travels 2.7 miles, giving stunning views of the Sandia Mountains over the rugged terrain of crags as well as canyons. Take the tram up at sunset and you'll see a whole new level of beauty in the southwest scenery as the sky lights up in glorious sunset color around you.

The Sandia Peak Tramway ride takes about 15 minutes and travels 2.7 miles, giving stunning views of the Sandia Mountains over the rugged terrain of crags as well as canyons.

During ski season, the Tramway provides access to the Sandia Peak Ski Area where you can ski or snowboard. In the summer, you can hike along the peak trails or bring your mountain bike. There is a forest visitor's center a few miles along the trails from the Tramway, where you can have lunch before hiking back for your return trip down the mountain. Be mindful of the altitude though, Albuquerque is at roughly the same height above sea level as "Mile High" Denver and the tram will take you up over 10,000 feet above sea-level. It may be best to give yourself a few days to acclimate to Albuquerque's altitude before you take the trip to Sandia Peak.

2) ¡Globalquerque! Music Festival

Albuquerque is home to many special events and festivals over the course of the year; if you visit at the right time you can take advantage of great opportunities for art, music, as well as other forms of entertainment. One of the biggest of these festivals is the ¡Globalquerque! Music Festival, where Albuquerque embraces its own cultural pluralism that is made of multiple overlapping cultural influences that have made their home in the southwest. In the spirit of this cultural acceptance and celebration, ¡Globalquerque! is a truly international festival that brings in artists from all over the globe to showcase their own musical styles. The 2013 lineup includes artists from the U.S., Mexico, India, Taiwan, Sierra Leone, Ireland, Argentina, Ethiopia and more.

¡Globalquerque! includes the Global Village, which is an area of booths showcasing food, crafts and culture from around the world. Local cultural groups are also welcome to come and be a part of the Village. It is a marvelous opportunity to see, touch and taste offerings from many cultures, chat with artisans as well as gain a bigger appreciation for the diversity of our planet. Walk the Village, sample foods you've never heard of and pick up a souvenir or two to remind you of expanded horizons.

1) Albuquerque International Balloon Fiesta

More than any other event, Albuquerque is known for the annual International Balloon Fiesta. It takes place every October and it's an outstanding spectacle of color that has over 500 balloons that take to the sky in close company. The two weeks of the festival offer more than just balloon viewing, there is a packed schedule of events happening both on the ground and in the sky. Everyday there is a mass ascension of balloons, morning or evening balloon "glows", fireworks, special event competitions, concerts and other entertainments. There are precision flying events that are beautiful for anyone to watch but especially interesting for those who fly balloons and understand the skill involved. Of course, if you want to go up in a balloon yourself there are many opportunities to take advantage of. Even if you don't, you can still get an idea of what it's like by following one of the webcams taken up in many of the balloons that show views of the festival from the air. Take advantage of the Balloon Discovery Center, an area which explains the science and technology of flying air balloons. Kids will enjoy the opportunity to "fly" a balloon simulator at the Discovery Center then will go back outside and appreciate the balloons in flight after seeing what kind of work goes into hot air ballooning.

Final Words

Albuquerque offers much for visitors of every kind and if you love getting outdoors as well as hiking or exploring then there are opportunities for you in every direction. If you appreciate history then you will love the city because it's bathed in it, from the Old Town, the surrounding pueblos as well as the ancient rock carvings to great museums. If modern entertainment is your scene then check out one of the many festivals that happen throughout the year. Sample the local cuisine, browse quaint or funky little shops, breathe in the desert air and appreciate a million miles of clear blue sky above your head. If you've never visited Albuquerque, a world of adventure awaits you there.

http://www.yurtopic.com/travel/destinations/albuquerque-attractions.html

Albuquerque (pronunciado [alβu'keɾke] en castellano) es una ciudad ubicada en el condado de Bernalillo en el estado estadounidense de Nuevo México. En el Censo de 2010 tenía una población de 545 852 habitantes y una densidad poblacional de 1111,89 personas por km².4

Albuquerque es la ciudad más grande del estado de Nuevo México (pero no su capital, que es la ciudad de Santa Fe). El área metropolitana cuenta con 887 077 habitantes en total.

La ciudad fue fundada en 1706 por los colonizadores españoles, y todavía retiene algunos aspectos de herencia cultural e histórica española. Durante los años 2005-2006 se celebró en la ciudad el tricentenario de Albuquerque.

En Albuquerque se encuentra la Universidad de Nuevo México con el Jardín Botánico de la Universidad del Estado de Nuevo México, los Laboratorios Nacionales de Sandia, y la Base Aérea Kirtland. En la parte oriental de Albuquerque se encuentran la sierra de Sandía, y el río Grande recorre la ciudad de norte a sur. El clima usualmente es seco y soleado, con menos de 300 milímetros de precipitación al año, por regla general.

Durante el mes de octubre se celebra la Fiesta Internacional de Globos de Albuquerque, la concentración de globos más grande del mundo.

Historia

El viejo pueblo español de Arbuque fue fundado en 1706 como comunidad de agricultura y puesto avanzado a lo largo del Camino Real. Albuquerque fue construido a la manera típica de los pueblos coloniales de España, con plaza central rodeada de casas, edificios del gobierno y una iglesia. Este pueblo viejo ha sido preservado y hoy en día sirve como museo, sitio cultural y centro comercial.

Al pueblo el gobernador provincial Don Francisco Cuervo y Valdez le puso el nombre "Alburquerque" en honor del duque de Alburquerque, virrey de Nueva España entre 1702 y 1710. La primera "r" de "Alburquerque" se perdió en inglés durante el Siglo XIX, pero a veces se mantiene la ortografía original.

En febrero de 1862, durante la Guerra de Secesión, la ciudad fue ocupada brevemente por tropas de la Confederación bajo el general Henry Hopkins Sibley. Más tarde, durante su retirada a Texas, Sibley protagonizó una resistencia en Albuquerque el 8 de abril de 1862, seguida por una acción de larga distancia con tropas de la Unión bajo el coronel Edward R.S. Canby, hubo pocas bajas.

Cuando el ferrocarril Atchison-Topeka-Santa Fe llegó en 1880, evitó entrar en el pueblo viejo. En cambio, la estación y la cochera fueron establecidos unos kilómetros al este de la plaza, en un sitio al que se puso el nombre de "Nuevo Albuquerque" o "Pueblo Nuevo". El área cerca de la plaza, "Pueblo Viejo", fue una comunidad independiente hasta 1940.

Nuevo Albuquerque pronto se convirtió en una ciudad próspera que tenía, en el cambio del siglo, una población de 8.000 habitantes y todas las modernidades, incluyendo un sistema de tranvías que unía el Pueblo Viejo, el Pueblo Nuevo y la recién establecida Universidad de Nuevo México. En 1902 el famoso Hotel Alvarado fue construido junto a la nueva estación de ferrocarril. El hotel era un símbolo de la ciudad hasta que fue derribado en 1970 y sustituido por un aparcamiento. En 2002 un nuevo edificio de tránsito, el Centro de Transporte Alvarado, fue construida en el lugar de manera similar al hotel viejo.

La Ruta 66, una carretera importante entre Chicago (Illinois) y Santa Mónica (California), llegó hasta Albuquerque en 1926 y los primeros viajeros aparecieron en la ciudad poco después. Pronto se construyeron muchos moteles, restaurantes y tiendas de regalos a lo largo de la Cuarta Calle, en el curso tramo urbano de la carretera. En 1937 la carretera fue reordenada a lo largo de la Avenida Central. La mayoría de los edificios de la época de la Ruta 66 se encuentran en la Avenida Central, pero hay algunos en la Cuarta Calle.

Después del establecimiento de la base aérea y los laboratorios nacionales, en 1939 y 1949, respectivamente, Albuquerque tenía mucha importancia durante la Época Atómica. Mientras tanto, la ciudad continuaba extendiéndose al este, y logró una población de 200.000 habitantes en 1960.

Geografía

Albuquerque se encuentra ubicada en las coordenadas 35°6′20″N 106°38′51″O. Según la Oficina del Censo de los Estados Unidos, Albuquerque tiene una superficie total de 490,92 km², de la cual 486,22 km² corresponden a tierra firme y 4,7 km² (0,96%) es agua.5

http://es.wikipedia.org/wiki/Albuquerque

http://en.wikipedia.org/wiki/Albuquerque,_New_Mexico

Pinche para ver las Fuentes seleccionadas

Vídeo:

Web recomendada: http://www.cabq.gov/

Contador: 1877

Inserción: 2015-03-07 17:46:15

 

Contenido relacionado:

comments powered by Disqus

Visitas

RSSrss

Más visitados

Incorporaciones

Comentarios

Photos and Texts are copyrighted by their owners

twittermobile phoneenglish versionVídeos

Estadísticas

Estadísticas Puertos/Aeropuertos
Récords Mundiales

MEGACONSTRUCCIONES.NET