ErevánEreván

Inicio Volver Buscador Av. Google Maps Otras WEBS

.

Nombre:

Bagdad

Otro:

Localización:
Ver mapa más grande

Tipo: Urbanismo

Categoría:

Foto:

Voto:

Ratio 1.5/5 (2 Votos)

Continente: Asia

País: Irak

Localización:

Año: 761

Estado: Terminado

Descripción:Aunque viajar a Bagdad es hoy poco atractivo como consecuencia de la devastación de la guerra, esta ciudad iraquí, que es también su capital ha sido durante siglos un importante lugar de Oriente algo de lo que todavía conserva algunos aspectos a pesar de su situación actual.

Visitar Bagdad

La capital de Irak es las ciudades más importantes del país, por lo que la mayor parte de los viajes que se hacían llegaban a la ciudad de Bagdad. A pesar de que la guerra ha disminuido hasta casi desaparecer los viajes Bagdad para los turistas, la lenta recuperación de Irak permite prever que pronto será posible viajar hasta aquí.

El origen de su nombre, iraní, deja ver la relación que existe entre estas tierras, aunque su etimología no está del todo cerrada y todavía se discuten varias hipótesis. La más aceptada es la que estable su nacimiento en el persa medio, estando compuesto por las palabras dios, bag y dad, que significa donado, es decir, que Bagdad vendría a significar literalmente donado por Dios o regalo de Dios. Otros en cambio indican que vendría a significar el Jardín donado.

Esta etimología ha perdido parte de su fuerza si se tiene en cuenta que en los viajes a Bagdad se puede ver de cerca la devastación que ha sufrido esta ciudad iraquí durante la guerra y que ha hecho que muchos de sus lugares de interés se encuentren o bien destruidos o bien en peligro.

Una de las grandes fuentes de información, los tells, pequeñas colinas que se están diseminadas por todo el país y que se construyeron durante siglos por los pueblos iraquíes para guardar algunas piezas de sus culturas, han sido destruidas en su mayor parte. Los expertos y arqueólogos, han comparado la pérdida de estos legados con la destrucción de la biblioteca de Alejandría, aunque lo cierto es que el tráfico y la pérdida de los principales valores arqueológicos de este país y de todo aquello que fue el área de Mesopotamia ha sido bastante común ya desde el siglo XIX, cuando el contrabando de obras de arte estaban a la orden del día.

De hecho muchas de las mejores piezas se encuentran en la actualidad en museos tan conocidos como el Museo Britáico o el Louvre, mientras que otras muchas se encuentran en colecciones privadas desconocidas.

Con la primera guerra del golfo, el despojo de tesoros aumentó, especialmente cuando los ejércitos de Estados Unidos entraron en la ciudad e iniciaron los saqueos sistemáticos de museos, palacios y centros de cultura. Durante los años siguientes las obras fueron apareciendo en los mercados negros de antigüedades de Estados Unidos y Europa, y hoy se sabe que alrededor de 200.000 objetos se perdieron definitivamente.

En los viajes Bagdad se puede disfrutar de las vistas de su emplazamiento ya que se encuentra en una llanura vasta que está surcada por el río Tigris, una tierra fértil gracias a este caudal de agua y que divide la ciudad en dos, la mitad este llamada Rusaza y la oeste en la Karkh.

Dispone de un clima caluroso y árido, de manera que es una de las ciudades más calurosas que existen en el mundo, algo que se te tiene que tener en cuenta al viajar Bagdad. En los meses de verano, se pueden llegar a alcanzar los 44 ºC, especialmente entre los meses de junio y agosto, durante los cuales la lluvia es poco menos que una rareza.

Aún así, las tormentas de arena son bastante comunes en el desierto, por lo que hay que tener mucho cuidado de no adentrarse en los terrenos desérticos y exponerse a este tipo de precipitaciones.

En el invierno, desde diciembre hasta febrero, las temperaturas bajan y se suavizan notablemente al situarse entre los 15 y 16 ºC pudiendo darse mínimas de 4 ºC. A pesar de eso es el mejor momento para un viaje Bagdad, ya que el clima es algo más agradable que en verano.

Las lluvias se dan en el período que va desde noviembre hasta marzo, siendo muy raras otro tipo de precipitaciones como las nevadas, siendo la última la del 11 de enero de 2008, la primera en 100 años.

Lugares de interés en Bagdad

Museos: Los museos de Bagdad han sido uno de los grandes afectados por la guerra. En sus salas del se podía realizar un recorrido muy interesante por la Historia del Próximo Oriente Asiático gracias a sus obras de arte pertenecientes a culturas como la sumeria, asiria y babilónica.

Durante la Guerra del Golfo del año 1991 los principales tesoros fueron embalados y se ocultados en depósitos del desierto iraquí, de manera que se mantuvieron a salvo de los bombardeos. Hoy el edificio está muy dañado, adquiriendo un aspecto espectral que deja al descubierto la virulencia de la guerra, y a pesar de haber sido escondidas muchas de sus obras, no se han podido evitar los saqueos que han hecho que tanto este como otros muchos museos iraquíes hayan padecido la misma suerte, con la pérdida de sus obras.

Durante la guerra del 2001 se recrudeció aún más esa devastación de obras de arte, de manera que mientras algunas se perdieron, otras muchas han pasado a formar parte de colecciones privadas ilegales o de las listas del mercado negro de antigüedades.

Monumentos: Como en el caso de los museos, los monumentos también se han visto muy seriamente dañados por los bombardeos y la entrada de los ejércitos norteamericanos en Bagdad. Tanto el el Museo de Tikrit y el Museo de Mosul donde se encuentran los tesoros de la familia real en el Palacio Al Zohur de la capital de Iraq, han sido prácticamente destruidos.

Algunas de las grandes obras de la humanidad se han perdido o se encuentran en vías de desaparición por esta causa de de manera que se ha proclamado la alerta sobre lugares como la ciudadela de Irbil o los palacios asirios de Nínive y Nemrod, más cerca de Mosul que de Bagdad.

Moverse en Bagdad

Uno de los pocos aeropuertos operativos del país que encotrará en su viaje es el de Bagdad, que reabrió al tráfico aéreo en el año 2005 tras un contrato que se firmó con la agencia de seguridad británica por la que los vuelos comerciales se le destinaban a este gobierno.

A partir de ese momento volvieron a darse los vuelos comerciales entre Bagdad y algunas de las más importantes ciudades de Europa aunque la mayor parte de dichos viajes todavía no se han abierto totalmente a turistas puesto que aun hay muchas reticencias a la hora de viajar hasta aquí.

Fiestas de Bagdad

Las celebraciones de Bagdad estaban muy unidas al régimen del dictador Sadam Husein, aunque tras la guerra y su ejecución, la mayor parte de esas celebraciones se han perdido. Sí se mantienen en cambio las celebraciones mas vinculadas con las confesiones religiosas como es el caso de la Ashura, una fiesta muy típica en los Chiís y con la que se conmemora el martirio de Iman Husein, que fue nieto de Mahoma.

Comida en Bagdad

Como en el resto de Irak, la comida se parece mucho al resto del Medio Oriente siendo algunos de los platos más comunes los de doner Kebap y la ensalada conocida como tabbouli, aunque se dispone de pocos medios efectivos para disfrutar de la gastronomía típica sobre todo porque en la actualidad la capital vive un periodo de turbulencia política que dificulta seriamente negocios como los restaurantes.

http://www.viajes.net/asia/irak/bagdad

Irak no ha alcanzado la paz, 10 años después de la guerra

Faltos de cultura política, embrutecidos por tres décadas de tiranía y guerras, los iraquíes no tienen rivales políticos sino enemigos

Las tensiones sectarias reaparecen en Irak diez años después de la guerra

Ángeles Espinosa Bagdad (Enviada especial) 18 MAR 2013 - 19:43 CET

El parque de atracciones Al Zawra se llena los viernes por la noche de familias en busca de diversión para los pequeños y distracción para los mayores. Las luces de la noria cambian de color. Los tiovivos dan vueltas. Los gritos y risas de los niños han sustituido al tableteo de ametralladora que se había convertido en la banda sonora de Bagdad. De nuevo, es posible salir a la calle sin (mucho) miedo. Y los iraquíes no pierden un minuto para disfrutar esa sensación de recuperada normalidad que transmite la feria en el barrio de Mansur.

“Es cierto que la seguridad personal ha mejorado bastante, se han reducido los secuestros y ya casi no se oyen explosiones y tiroteos”, admite Karim A., mientras su hijo Hamudi insiste en montarse otra vez en el balancín y su mujer, Ruquiya, cuida de que la pequeña Amal no se aleje demasiado.

Hace dos o tres años la escena hubiera sido inimaginable en esta ciudad a la que la invasión estadounidense de 2003 transformó hasta dejarla irreconocible a base de alambradas, muros de hormigón, calles cortadas y comunidades segregadas según el origen étnico o la confesión religiosa. La pareja celebró entonces la caída de Saddam Husein y a pesar de la violencia que les confinó a sus casas durante buena parte de la década, nunca perdieron la esperanza como lo prueba que se casaran en 2009 y se animaran a tener los dos críos. Sin embargo, ahora hablan de irse de Irak.

“Con los niños las cosas se ven de otra manera. Nos preguntamos si este país tiene futuro. La situación política es preocupante”, confía Karim mientras su mujer asiente con la cabeza. Ambos temen el regreso del sectarismo que entre 2006 y 2008 puso al país al borde de la guerra civil. Son profesionales con un alto nivel de inglés, quieren una buena educación para sus hijos y sospechan que las cosas no van a mejorar en el futuro inmediato. Como muchos iraquíes, están empezando a perder la paciencia.

La seguridad personal ha mejorado bastante, se han reducido los secuestros y ya casi no se oyen explosiones

Karim A., ciudadano de Bagdad

Diez años y 122.000 muertos después, el nuevo Irak tiene poco que ver con aquel “modelo de democracia para la región” que les prometiera George W. Bush. Esa cifra es la que facilita el contador del Iraqi Body Count, una organización sin ánimo de lucro que contabiliza las víctimas mortales civiles desde la invasión y que se actualiza a diario con fuentes contrastadas. Pero una tan famosa como polémica proyección de The Lancet elevaba su número a 650.000 hasta 2006, lo que haría que ahora rondaran un millón. La distancia entre las expectativas que se crearon con el derribo de Saddam y la realidad es igualmente enorme.

“Tenemos una paz, una seguridad y un sistema político muy frágiles. A pesar de la nueva Constitución y las dos elecciones, no se han puesto las bases para un sistema democrático sólido”, explica Hanaa Edwar, secretaria general de Al Amal, una ONG que promueve la sociedad civil, activa desde 1992 pero que sólo en 2003 pudo instalarse en Bagdad. “Queda mucho por construir: el respeto de los derechos humanos, la igualdad de género, la justicia social… Está siendo un parto muy complicado”, resume de forma gráfica.

La Constitución de 2005 establece las bases necesarias para ello pero, como recuerda un europeo que ha pasado la mayor parte de la década asesorando al Gobierno iraquí, no se ha desarrollado. “Nadie se atreve a tocar nada por temor a que el precario equilibrio [étnico y sectario] alcanzado salte por los aires”, apunta desde el anonimato porque no está autorizado a hablar con la prensa.

“Se hizo deprisa y corriendo. Con actores que ya no están en el poder (a excepción del presidente Yalal Talabani, en la actualidad de baja) y los nuevos no entienden aquel texto constitucional, o se opusieron directamente a él, como es el caso de Múqtada al Sadr o Nuri al Maliki [dos actores clave en la actualidad]”, explica el interlocutor. Desde posturas políticas distintas, ambos dirigentes chiíes se opusieron al federalismo y el estado centralizado que ha mantenido y reforzado el segundo como primer ministro es la clave

El problema arranca del Consejo de Gobierno nombrado por los ocupantes en el verano de 2003. Se distribuyeron los 25 sitios de acuerdo con cuotas sectarias que dieron carta de naturaleza a unas diferencias que hasta entonces se mantenían en segundo plano. Los iraquíes empezaron a verse (y a actuar) de acuerdo con ese estereotipo. Y los nuevos dirigentes políticos lo han explotado desde entonces. El voto sectario es una consecuencia de la inexistencia de verdaderos partidos, con programas concretos que superen esas categorías tan reales como alentadas.

Faltos de cultura política y embrutecidos por tres décadas de tiranía y guerras, los iraquíes no tienen rivales políticos sino enemigos

El empate virtual en las últimas elecciones entre la Alianza Nacional del primer ministro, Nuri al Maliki, y el bloque Iraquiya de Ayad Alaui, forzó un Gabinete de unidad nacional en el que están representados la mayoría árabe chií y las minorías árabe suní y kurda, pero que ha trasformado el encaje de bolillos sectario en parálisis política absoluta. “Es un Gobierno imposible que tiene dentro al partido del Gobierno y a la oposición”, describe con aptitud un embajador europeo en Bagdad. Así no puede tomar decisiones. Falta por ver si las elecciones del próximo año son capaces de producir un Ejecutivo con un mandato claro. Muchos observadores, lo dudan.

Faltos de cultura política, embrutecidos por tres décadas de tiranía y guerras, los iraquíes no tienen rivales políticos sino enemigos. Se pierde o se gana. No hay posibilidad de compromiso, una palabra que de por sí en árabe suena a derrota. De ahí, la saña del enfrentamiento. Además, se están quedando sin mediadores.

“Antes hacía ese papel Estados Unidos, pero desde la salida de sus tropas ese país ha perdido peso”, confía un observador occidental. Otra figura respetada para esa función era el presidente Talabani, a quien la enfermedad ha sumido en el silencio. Sólo el guía espiritual de los chiíes, el ayatolá Ali Sistaní, parece servir de freno a los excesos autoritarios de Al Maliki, tal vez consciente de que el agravamiento del sectarismo sólo puede terminar dando la razón a quienes profetizaban la fractura de Irak en tres entidades nacionales.

Más grave aún para el día a día inmediato de los iraquíes, en vez de “un país económicamente próspero que iba a arrastrar a los vecinos” como auguraba EEUU, Irak se ha convertido en el octavo más corrupto del mundo, según el índice que elabora anualmente Transparency International. Así que los enormes ingresos del petróleo, que el año pasado alcanzaron los 73.000 millones de euros, no se han traducido en una mejora generalizada y equitativa del nivel de vida de los iraquíes.

Los concesionarios de coches de lujo o la recién inaugurada tienda de Rolex en la mejor esquina de Mansur, son sólo un espejismo para la mayoría de la población. Aunque los salarios de los empleados públicos van de los 400 euros de un maestro a los 800 euros de un policía, frente a apenas un euro que oficialmente cobraban en los últimos años del régimen de Saddam, la mayoría aún sobrevive haciendo chapuzas o trabajos informales, sin seguro médico ni posibilidad de cobrar una jubilación.

“Carecemos de Estado, las instituciones no funcionan y no se respeta la ley”

Hanaa Edwar, secretaria general de la ONG iraquí Al Amaal

“Carecemos de Estado, las instituciones no funcionan, no se respeta la ley”, insiste Edwar. “Resulta amargo hablar de ello, pero sigue habiendo presos sin acusaciones claras, gente a la que se destituye sin compensación, jóvenes sin trabajo, corrupción y un absoluto colapso de los servicios públicos”, añade.

Ni siquiera en los barrios típicamente chiíes, como Al Kadhimiya o Ciudad Sadr, supuestamente los más beneficiados por un Gobierno afín, se han asfaltado las calles o hay un sistema de recogida de basuras que evite la sensación de pasear por un vertedero al aire libre. Durante la semana pasada en Bagdad, a principios de marzo, esta corresponsal vio en varias zonas de la ciudad algunos barrenderos, jardineros y obreros que pintaban los bordillos de las aceras. Los decepcionados vecinos atribuían su presencia a las elecciones locales que van a celebrarse en abril.

A pesar de los 60.000 millones de dólares que EEUU invirtió en la reconstrucción, la única influencia visible que ha dejado el país es el look macarra-militar, que los soldados iraquíes reproducen sin complejo. Soldados con gafas Rayban que mascan chicle, enormes muros de hormigón y miles de puestos de control para intentar frenar los atentados que todavía sobresaltan de vez en cuando a la población. Unas medidas de seguridad que hacen que desplazarse por la capital se convierta en un ejercicio de paciencia agotador y enervante. Sus habitantes pierden varias horas diarias en desplazamientos.

El tráfico y la penuria de los servicios públicos son sin duda lo que más irritación causa entre los iraquíes. El sistema educativo está destrozado. El transporte público es una quimera. Gran parte de la población sigue sin agua potable. Y aunque el abastecimiento de electricidad se ha duplicado entre 2004 y 2012, no ha conseguido acabar con el desquiciante runrún de los generadores y el olor a gasoil que inunda la ciudad.

“Tenemos tres conexiones: a la red nacional, al generador del barrio y al nuestro familiar para cuando falla lo demás”, explica Saleh H., padre de dos chavales de 16 y 12 años, residentes en la calle Palestina. “Sale carísimo”, se queja. Saleh tiene dificultades para llegar a fin de mes con las chapuzas que va empalmando desde que en 2003 cerró la fábrica de munición en la que trabajaba. Tampoco sabe cómo explicar la situación a sus hijos fascinados con las últimas consolas y móviles, que no les puede comprar.

El sistema educativo está destrozado y gran parte de la población sigue sin agua potable

“Se está agrandando la brecha entre ricos y pobres”, constata Edwar que también recuerda que tres décadas de guerras han dejado 1,5 millones de viudas sin fuente de ingresos. Además, todavía hay 1,3 millones de desplazados que no han podido volver a sus casas, bien porque están destruidas o porque han sido ocupadas por familias de otra secta tras la limpieza que ha uniformado zonas que hasta hace unos años eran mixtas. Así que en algunos barrios, como en Ciudad Sadr, dos y tres familias se hacinan en espacios que no llegan a los cien metros cuadrados. En otros casos, han encontrado refugio en edificios a medio construir como el de la plaza del Teatro, sin servicios sanitarios.

“Se necesitan dos millones de viviendas en todo el país, al menos una cuarta parte de ellas en Bagdad”, señala Ghada al Siliq, una arquitecta que trabaja como consultora para el Ayuntamiento de la capital. “Las disputas políticas han frenado los proyectos, pero poco a poco los nuevos responsables están aprendiendo y empiezan a darse cuenta de que tienen que ir adelante con la parte técnica”, añade intentando mantener la esperanza.

Para ello nada mejor que acudir la facultad de idiomas de la Universidad de Bagdad en Bab al Moadam. Allí, tras superar un control policial y un estricto registro de acceso, se respira un optimismo sin parangón en el resto de la ciudad. Shatha Kareem, la jefa del departamento de español, muestra con orgullo las aulas recién pintadas, la biblioteca y la televisión donde los 529 matriculados en esta lengua pueden ver el Canal 24 horas. Con más entusiasmo que medios, 18 profesores intentan que los estudiantes se enamoren de un idioma que en muchos casos no fue su primera elección.

“¿Cómo podemos conseguir una beca para viajar a España?”, es la pregunta que formulan los alumnos antes de acabar el primer curso. Sin duda el principal atractivo de aprender una lengua extranjera es la posibilidad de salir de un país en el que apenas un 40% de los adultos tiene trabajo (el 65% de ellos en el sector público).

“Están en una edad en la que creen que todo lo de fuera es perfecto, que si salen de aquí van a realizar todos sus sueños”, reconoce la decana de la facultad y jefa del departamento de inglés, Sausen Faisal el Samir. Ella siempre intenta que no se vayan antes de acabar los estudios. “¿A qué van a dedicarse si no? ¿A servir hamburguesas en un McDonald’s? Eso también pueden hacerlo aquí”, apunta.

Pero es difícil. Muchos tienen familia o amigos fuera que les cuentan lo que se están perdiendo. Dos millones de iraquíes viven en el extranjero e incluso quienes han vuelto en los últimos años han dejado una puerta abierta en el país de acogida. Aunque a largo plazo todos aseguran que Irak va a salir adelante, el interregno puede ser muy largo. “Así que entre la élite cultural e intelectual, la cuestión ya no es si me iré sino cuándo se presentara la oportunidad”, advierte Al Siliq, la arquitecta.

“Los iraquíes estamos cansados de la guerra. Queremos vivir una vida normal como el resto del mundo”, concluye El Samir, la decana. Es lo mismo que desean Karim y Ruquiya para sus hijos. Fin

http://internacional.elpais.com/internacional/2013/03/18/actualidad/1363632222_644180.html

Bagdad2 (en árabe: بغداد, Baġdād) es la capital de Irak, siendo también la ciudad más grande del país, con 6.431.839 habitantes (est. 2008),3 y una de las más pobladas de Oriente Medio después de El Cairo y Teherán. Está ubicada junto al río Tigris.

Origen etimológico del nombre

Aunque no se discute su origen persa, hay varias propuestas en cuanto a su etimología. La más fiable y más aceptada entre ellas es que el nombre procede del persa Medio, y está compuesto de Bag "dios" dād "donado", traduciéndose como "donado por Dios" o "el regalo de Dios", en el persa moderno Baɣdād. Otra propuesta es que el nombre provenga del persa Medio Bāgh-dād "El Jardín Donado". El nombre es pre-islámico y los orígenes no son claros, pero se relaciona con asentamientos anteriores, que no tenían ninguna importancia política o comercial, por lo que es, en la práctica, una fundación en tiempos del Califato Abasí. Mansur llama la ciudad "Madinah al-Salam", o "Ciudad de la Paz", como una referencia al paraíso. Este fue el nombre oficial en las monedas, pesos y otras cosas.

Historia

Fundación y Califato Abasí

En el año 761 de nuestra era, el califa Al-Mansur (el Victorioso) fundó Bagdad,4 cerca de las ruinas de la antigua Babilonia y la convirtió en la capital del islam. Mansur creía que Bagdad era la ciudad perfecta para ser capital del imperio islámico bajo el Califato Abasí. Mansur estaba tan encantado con el sitio que dijo: "Esta es realmente la ciudad que estoy fundando, donde estoy viviendo, y donde mis descendientes reinarán después". Desarrolló una política económica y de capital, sobre todo porque su situación le dio el control de estratégicas rutas comerciales. También constituía una excelente ubicación debido a la abundancia de agua, que era muy poco común durante ese tiempo y su saludable clima.

El país hacía ya 1299 años (desde el 528 a. C.) que había sido invadido por persas, griegos y romanos y tenía como centro a Damasco (capital de Siria). Con su fundación, Bagdad eclipsó a Ctesifonte, la capital del Imperio persa, situada a unos 30 km al sureste, que había estado bajo la dominación musulmana desde el año 637, y que fue rápidamente abandonada después de la fundación de Bagdad. Heredera de Babilonia (que había sido abandonada desde el siglo II a. C., y cuya ubicación estaba a unos 90 kilómetros al sur) y de Seleucia del Tigris.

El Califato Abasí fue heredero de los descendientes del tío de Mahoma y fue parte de la tribu Quraysh. Los Abasíes trataron de combinar la hegemonía de las tribus árabes con las ceremonias de la corte imperial y las estructuras administrativas de los persas. Los Abasíes se consideran los herederos de dos tradiciones: la árabe-islámica (portadores del manto de Mahoma) y la persa (sucesores de los monarcas Sasánidas). Estas dos razones de Al-Mansur para construir la capital en un lugar que fuera representativo de la identidad árabe-islámica mediante la construcción de la Casa de la sabiduría, donde los textos antiguos fueran traducidos de su idioma original, fuera griego u otro, al árabe. También está cerca de la antigua capital sasánida de Ctesifonte sobre el río Tigris.

En el año 758 d. C., Mansur reunió ingenieros, agrimensores y artistas de todo el mundo para elaborar planes para la ciudad. Más de 100.000 trabajadores participaron en la construcción, que comenzó el 23 de julio del año 762 d. C.

La ciudad fue diseñada como un círculo alrededor de 2 kilómetros de diámetro, lo que se conocía como la "Ronda de ciudad". El diseño original mostraba un anillo de viviendas y estructuras comerciales a lo largo de la parte interior de los muros de la ciudad, pero la composición final añadió otro anillo, dentro de la primera.5 En el centro de la ciudad se situó la mezquita, así como el cuartel de la guardia. El diseño circular de la ciudad es una idea tradicional persa Sasánida. La antigua ciudad de Sasanian Gur/Firuzabad es casi idéntica en su diseño circular, avenidas radiales y edificios del gobierno y templos en el centro de la ciudad. Se utilizó mármol para hacer los edificios, se construyeron muchos parques, jardines, villas y bellos paseos que daban a la ciudad un elegante acabado.

Las cuatro puertas de la muralla que rodeaba Bagdad fueron llamadas Kufa, Basora, Jurasan, y Siria; los nombres corresponden con las salidas de los caminos a estos lugares. La distancia entre estas puertas era un poco más de dos kilómetros. Cada puerta tiene hojas dobles que se hicieron de hierro, eran tan pesadas que hacían falta varios hombres para abrirlas y cerrarlas. El muro era de aproximadamente 44 m de espesor en la base y unos 12 metros de espesor en la parte superior, y de unos 30 m de altura, incluyendo las almenas. Este muro estaba rodeado por otro impresionante muro de un espesor de 50 m. El segundo muro tenía torres coronadas por almenas redondeadas. Esta pared exterior se encontraba protegida por un sólido terraplén hecho de ladrillos y cal. Más allá de la pared exterior había un foso lleno de agua.

En el centro de Bagdad, en la plaza central estaba el Palacio de la puerta de oro. Fue la residencia del califa y de su familia. En la parte central del edificio había una cúpula verde de 49 m de altura. El palacio estaba cerca de otras mansiones y residencias de funcionarios. Cerca de la Puerta de Siria un edificio servía de cuartel a los guardias. Después de la muerte del califa Al-Mansur el palacio dejó de ser la residencia del califa y su familia, trasladándose al Palacio de la Eternidad, a orillas del Tigris. Bagdad conoció su auge en el reinado del califa Harún al-Rashid, el cual, no obstante, sentía un profundo desagrado por la ciudad, a la que llamaba "la sauna", deplorando su calor sofocante y las polvaredas procedentes del desierto. Debido a ello trasladó su residencia a Raqqa, en el alto Eúfrates, dejando el gobierno del Califato en las hábiles manos de los barmacíes, que instalaron una corte paralela de gran esplendor cultural.

La ciudad se había convertido en un centro político, económico, militar, cultural y artístico de primer orden, de modo que en el siglo IX era una de las mayores urbes de la Tierra, con una población estimada de 700.000 habitantes o incluso más, una población sólo comparable a Constantinopla o Chang'an.6 Era el Bagdad de Las mil y una noches, de los zocos, las mezquitas, los palacios, las bellas princesas árabes, los comerciantes que remontaban el Tigris trayendo todo tipo de productos, de las sederías y las alfombras. Una parte de la población de Bagdad no era árabe, y había pobladores persas, arameos y griegos, pero estas comunidades adoptaron progresivamente la lengua árabe.

En la zona este de la ciudad se fundó una comunidad cristiana por la guarnición bizantina del castillo fronterizo de Samalu, trasladada a Bagdad tras su captura en el curso de una expedición mandada por Harún al-Rashid en el verano de 780. Su iglesia, conocida como Dayr al-Rum ('el monasterio de los griegos'), fue el centro de la vida cristiana en la ciudad hasta la conquista mongol de 1258.7

En 813, debido a la guerra civil entre los hijos de al-Rashid, el califa Al-Amin y su hermano Al-Mamún, Bagdad fue sometida a un largo sitio por parte de las tropas de Tahir ibn Hussein. El asedio fue especialmente largo y cruento, combatiéndose calle por calle. Buena parte de la ciudad resultó destruida, incluido el Palacio de la Eternidad, sede del Califato. Cuando el victorioso al-Mamún se trasladó de Merv a la ciudad de sus antepasados en 819 emprendió un esfuerzo de reconstrucción, construyendo un nuevo palacio y fundando en 827 la célebre Casa de la Sabiduría (Bait al-Hikma), dedicada a la traducción de obras del griego, persa y Medo siríaco, los sabios de todo el imperio se dirigían a Bagdad facilitando la introducción del griego y de la ciencia india en el mundo árabe e islámico. A raíz de unos graves distrubios en 835, el califa decidió abandonar Bagdad e instalarse en una ciudad de nueva planta, Samarra, que sería capital de los abasíes hasta que al-Mutamid se trasladó de vuelta a Bagdad en 892.

Los selyúcidas eran un clan de los turcos Oghuz de la estepa siberiana que se convirtieron a la rama sunní del islam. En el año 1040 destruyeron el Imperio Gaznavida y en 1055, Toghrül el jefe de los selyúcidas conquistó Bagdad. Los selyúcidas expulsaron a los Buyids, una dinastía chiíta que gobernó durante algún tiempo y tomó el poder y el control de Bagdad. Se auto-proclamaron sultanes en el nombre de los califas abasíes.

Invasiones e Imperio otomano

A partir del siglo X entró en decadencia por la disgregación del Imperio islámico en diversos califatos independientes y en 1258 fue arrasada por los mongoles, liderados por Hulagu, nieto de Gengis Kan. Los mongoles masacraron a la mayoría de los habitantes, entre ellos al califa Al-Musta'sim, y destruyeron gran parte de la ciudad. Los canales y diques que formaban la ciudad, así como el sistema de riego también quedaron destruidos. El saqueo de Bagdad puso fin al Califato Abasí, y como consecuencia la civilización islámica nunca se recuperó plenamente. En esos tiempos Bagdad fue gobernado por un Iljanato, una de las cuatro divisiones del Imperio mongol, que estaba centrada en tierra persa. En 1401, Bagdad fue saqueada de nuevo, por Timur ("Tamerlán").

La ciudad cayó en decadencia y en 1534 es conquistada por los turcos otomanos. En 1921 la ciudad se convirtió en la capital de Irak bajo mandato británico hasta la independencia definitiva del país en 1932. La población de la ciudad creció de una cifra estimada de 145.000 en 1900 a 580.000 en 1950, de los cuales 140.000 eran judíos.[cita requerida]

Independencia de Irak

En 1958 el ejército iraquí depuso al monarca, Faisal II, formando un gobierno del cual surgiría Saddam Husein. Durante la década de 1970 Bagdad vivió un período de prosperidad y crecimiento a causa de un fuerte aumento del precio del petróleo. Se desarrollaron infraestructuras modernas incluyendo agua, alcantarillado y carreteras.

Sin embargo, la Guerra Irán-Irak de 1980 fue un momento difícil para la ciudad, Irán puso en marcha una serie de ataques con misiles contra Bagdad. La ciudad sufrió los bombardeos de la Guerra del Golfo en 1991 y durante la invasión y ocupación de Irak por los Estados Unidos en 2003.

Bajo la propaganda estadounidense de "la deposición del régimen de Saddam Hussein", la ciudad fue ocupada por tropas estadounidenses; la razón real de estos hechos fue poner las reservas de petróleo iraqui en manos de los EEUU antes que cayeran en manos de la Unión Europea, gobiernos emergentes como el de China o que potenciaran más aun su independencia y dieran mayor poder a la OPEP [cita requerida]. La Autoridad Provisional de la Coalición cedió el poder al gobierno provisional a finales de junio de 2004 y, posteriormente fue disuelta.

Geografía y clima

La ciudad está situada en una vasta llanura divida por el río Tigris. Éste divide a Bagdad en dos, la mitad este, conocida también como "Rusafa", y la mitad oeste, la "Karkh". El terreno donde se sitúa la propia ciudad es llano y de baja altura, producto de un aluvión original debido a las largas y periódicas inundaciones provocadas por el río.

Bagdad posee un clima muy caluroso y árido (BWh, según la tabla de Köppen), siendo una de las ciudades más calurosas del mundo.8 Durante la época veraniega, de junio a agosto, la temperatura media es de 34,8 °C, acompañada de un sol abrasador. La lluvia es prácticamente desconocida en la zona en dicha estación. Durante el día, los termómetros pueden dispararse hasta los 50 °C a la sombra y por la noche bajar hasta los 25 °C. La humedad es también muy baja debido a la distancia que separa la ciudad del Golfo Pérsico, lo que ayuda a que se formen frecuentemente tormentas de polvo veraniegas nacidas en el desierto.

Durante el invierno, de diciembre a febrero, las temperaturas se suavizan notablemente. Las máximas oscilan entre los 25 y 26 °C y las mínimas habitualmente por sobre los -6 °C, aunque no es extraño en Bagdad experimentar temperaturas en invierno por debajo de los -10 °C. La presencia del Tigris, atenúa el efecto de continentalidad.

La lluvia anual se limita al período que va de noviembre a marzo, siendo los promedios de alrededor de 140 milímetros con registros máximos de 215 y mínimos de 0 mm. El 11 de enero de 2008 se produjo una estampa insólita en Bagdad, ya que la ciudad amaneció cubierta de una fina capa de hielo, la primera en 100 años.9

Lugares de interés turístico y monumentos

Algunos puntos de interés son el Museo Nacional de Irak, cuya valiosa colección de artefactos fue saqueada durante la invasión de 2003, y los arcos denominados Manos de la Victoria. Varios partidos iraquíes Múltiples han debatido acerca de si deben seguir siendo los arcos monumentos históricos o deben ser desmantelados. Miles de manuscritos antiguos ubicados en la Biblioteca Nacional y Archivo de Irak fueron destruidos cuando el edificio se incendió durante la invasión de Irak en 2003. El Santuario Al Kadhimain, en el noroeste de Bagdad (en Kadhimiya), es uno de los más importantes lugares religiosos chiítas en Iraq. Fue terminado en 1515 y el 7 º (Musa ibn Jafar al-Kathim) y 9º imanes (Mohammad al-Jawad) fueron enterrados allí. Uno de los edificios más antiguos es el Palacio Abasí. El palacio forma parte de la área histórica central de la ciudad y se encuentra cerca de otros edificios de importancia histórica como el Edificio Saray y la Escuela Al-Mustansiriyah (del período abasí). Hay otros lugares en Bagdad, cada uno de ellos siendo representantes de una era histórica:

Torre de Bagdad (actualmente la torre del Centro de Telecomunicaciones Ma'amoon) - era el punto más alto de la ciudad, y desde donde se veía toda la ciudad. La construcción de la torre marca el período de la post-guerra del Golfo, de 1991, con los esfuerzos de reconstrucción de la ciudad.

El puente de dos niveles en Jadriyah (Ŷisr Abul Tabqain). Si bien los planes de construcción de este puente eran anteriores al gobierno de Saddam Hussein, el puente no llegó a construirse. Como parte de los recientes esfuerzos de reconstrucción, se ha construido el puente. Conecta la zona de Al-Doura con el resto de Bagdad y completa el Puente 14 de Julio.

Sahat Al Tahrir (Plaza de la Liberación), en el centro de Bagdad.

Museo Bagdadí (museo de cera)

Escuela Mustansiriya, una estructura abasí del siglo 13

Parque Al-Zawra'a en el Área Al-Mansour y casi en el centro de Bagdad.

Plaza de Kahramana y los 40 ladrones.

Hotel Al-Rasheed

Monumento Al Jundi Al Majhool (Monumento al Soldado Desconocido).

Monumento Al Shaheed - Monumento a los soldados iraquíes muertos en la guerra Irán-Iraq, situado en la orilla oriental del Tigris.

Una gran carretera construida bajo el régimen de Saddam como ruta para los desfiles, que transcurre a través de las Manos de la Victoria, un par de enormes espadas cruzadas, construidas en honor a los soldados que murieron en la guerra Irán-Irak durante el gobierno de Saddam.

http://es.wikipedia.org/wiki/Bagdad

http://en.wikipedia.org/wiki/Baghdad

http://ar.wikipedia.org/wiki/بغداد

http://www.fayeandsteve.com/Iraq.html

http://www.en.uobaghdad.edu.iq/PageViewer.aspx?id=89

http://www.trekearth.com/gallery/Middle_East/Iraq/North/Baghdad/Baghdad/page1.htm

http://www.skyscrapercity.com/showthread.php?t=1290799

http://www.skyscrapercity.com/showthread.php?t=1093703

http://tareq.over-blog.com/pages/Photos_from_the_city_of_Baghdad-1301053.html

http://www.flickr.com/photos/23280517@N08/sets/72157605065029965/with/2493750322/

http://tourismiq.com/ensite/index.php?option=com_content&view=article&id=266&Itemid=179&showall=1

http://www.weather-forecast.com/locations/Baghdad/photos

http://baghdadpics.blogspot.com.es

http://www.skyscrapercity.com/showthread.php?t=1372929

Vídeo:

Web recomendada: http://www.baghdad.gov.iq/en1/

Contador: 23180

Inserción: 2013-03-29 14:17:14

 

Contenido relacionado:

comments powered by Disqus

Visitas

RSSrss

Más visitados

Incorporaciones

Comentarios

Photos and Texts are copyrighted by their owners

twittermobile phoneenglish versionVídeos

Estadísticas

Estadísticas Puertos/Aeropuertos
Récords Mundiales

MEGACONSTRUCCIONES.NET