Ciudad de MéxicoCiudad de México

Inicio Volver Buscador Av. Google Maps Otras WEBS

.

Nombre:

Bari

Otro:

Localización:

Tipo: Urbanismo

Categoría:

Foto:

Voto:

No hay votos

Continente: Europa

País: Italia

Localización: Città metropolitana di Bari

Año:

Estado: Terminado

Descripción:Bari, capital de la región de Apulia, se sitúa en una fértil llanura costera , con vistas a las aguas del Adriático e importante puerto turístico y comercial.

Detrás de Bari se encuentra el paisaje de la meseta de Murge, donde parece que se haya parado el tiempo. Paisajes sin límites muestran una zona árida con rocas, parajes cenagosos y barrancos que interrumpen la continuidad.

Amplios espacios que el hombre, durante siglos, ha adaptado a sus necesidades, aprovechando para los cultivos las pedregosas orillas de los ríos ahora secos. Olivos, almendros y viñedos dan color a las vastas extensiones de la meseta donde se encuentras viejas granjas, a menudo fortificadas, signo del doble papel de hacienda agrícola y pequeña estructura defensiva.

Son también numerosos los fenómenos cársticos: un paisaje único, esculpido por el agua y el paso del tiempo. En la provincia de Bari se encuentra uno de los ambientes más característicos de toda la región, el Valle de Itria, tierra de los famosos trulli, donde sus techos grises en forma de cono destacan entre los cultivos geométricos que cubren todo el valle. Zonas rocosas se alternan con playas de arena blanca y aguas cristalinas para completar la belleza.

Estamos en la costa de Bari que comienza en Molfetta, al norte, y termina al sur con Monopoli. Una ruta donde el encanto de la naturaleza se funde con pueblos pintorescos, embellecida con sus imponentes castillos y hermosas catedrales. Testimonio que podemos encontrar también en el interior, lleno de pueblos de gran encanto, capítulos del mismo libro de historia.

Fiestas y ferias, sabores auténticos y gustosos vinos son el alma de las tradiciones antiguas pero nunca olvidadas que la gente de esta tierra guarda con respeto y amor.

http://www.italia.it/es/descubre-italia/apulia/bari.html

Un viaje por catedrales y castillos, que con su grandeza dominan muchos de los pueblos antiguos, es también una oportunidad para explorar la hermosa naturaleza de la provincia. Se parte desde Bari, un cruce de culturas desde tiempos antiguos. Una ciudad con dos almas: la del barrio antiguo, rodeado por una imponente muralla y atravesado por estrechas calles que hacen descubrir su rico patrimonio cultural, y la moderna, creada a principios del siglo XIX y transformada, con el tiempo, en la ciudad de hoy.

Dentro del perímetro de la muralla, en la parte vieja de la ciudad, encontramos el majestuoso castillo construido por el suevo Federico II, con un gran patio, hoy lugar para manifestaciones y eventos. Espléndido ejemplo de la arquitectura románica de Apulia es la gran Basílica de San Nicolás, que guarda los restos del Santo. La sencilla y luminosa fachada, con sus dos torres de diferente forma y altura, tiene tres puertas desde las que se accede a las naves interiores, donde se encuentran importantes obras.

La segunda iglesia más importante de Bari es la Catedral, con una alta torre campanaria construida sobre edificios antiguos. Un rosetón finamente decorado y tres portales dan vida al diseño de la fachada principal. Un encantador ambiente interno es creado por el juego de volúmenes y de la luz que entra a través de los grandes orificios y que se refleja sobre los muros de piedra.

La nueva ciudad, encargada por Joaquín Murat, está atravesada por las principales calles comerciales como Corso Cavour, donde se encuentra el famoso Teatro Petruzzelli, el templo de la ópera de Bari.

En la parte sur de la provincia luce un hermoso rincón del Valle de Itria, la tierra de los trulli. Alberobello es sin duda la patria de las características construcciones cónicas, símbolo de Apulia, daclaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. En los alrededores se encuentra Locorotondo, pueblo blanco sobre un promontorio rocoso desde el que se puede admirar una maravillosa vista del valle que, en primavera, se transforma en una explosión de colores y perfumes. Un mosaico de viñedos, olivares, bosques y cultivos, delineados por pequeños muros blancos e intercalados por pequeños grupos de trulli.

Los trulli de hoy, respetando la antigua tradición, han sido equipados con modernas comodidades y son una alternativa original a las clásicas habitaciones de hotel para pasar las vaciones. Vale la pena visitar el antiguo burgo de Locorotondo, protegido por muros y dibujado por estrechas callejuelas que serpentean entre bonitas casas totalmente blancas, con el único color de las flores que adornan los balcones.

Podemos continuar el viaje con una visita a Conversano, una pequeña ciudad que ha sabido defender su identidad histórica y cultural, sin renunciar a las ventajas de la modernidad. Imponente es el Castillo que domina la ciudad, con cuatro enormes torres en la dirección de los puntos cardinales para marcar los vértices de la planta trapezoidal. Creado como una estructura de defensa, se convierte en una residencia señorial por voluntad de los aragoneses que suavizan sus líneas y formas con unas obras estructurales en el exterior y en el interior.

Son interesantes las obras expuestas en la Galería Municipal, ubicada en el castillo. Son también numerosos los edificios religiosos, como la catedral de estilo románico de Apulia. Es también interesante la arquitectura del centro histórico de Putignano, famosa por su renombrado Carnaval, y de Castellana Grotte, conocida por sus encantadoras cavidades subterráneas.

En la costa, se encuentra el antiguo pueblo de Polignano, sobre un acantilado con vistas al mar, lleno de cuevas y cavidades naturales, y Monopoli, con uno de los mares más hermosos de la provincia, antiguas granjas, villas y restos rupestres. Al norte de Bari encontramos Ruvo de Apulia con una de las catedrales más famosas de la región, conocida por sus peculiares líneas arquitectónicas, resultado de muchas modificaciones y restauraciones. No se debe perder una visita al Museo Arqueológico Nacional Jatta que expone una valiosa y antigua colección de cerámicas y pinturas.

En Murgia de los pastores, donde el paisaje pierde los colores cálidos del Mediterráneo y adopta los tonos oscuros de una tierra árida, está Altamura, conocida por su pan DOP (Denominación de Origen Protegida). Se encuentra encaramada sobre una meseta y las torres de su catedral, que parecen tocar el cielo, llaman la atención del visitante. Construida por Federico II de Suabia, la iglesia tuvo grandes cambios, como la construcción de dos torres a ambos lados de la fachada en lugar de dos campanarios que normalmente complementan la estructura de edificios religiosos.

Última etapa, pero no menos interesante, es Gravina in Puglia, tierra de canales, cuevas y depresiones rocosas erosionadas por las aguas y, en el pasado, utilizados por el hombre como refugios.

http://www.italia.it/es/descubre-italia/apulia/bari.html

Bari y sus hermosos templos

Eleazar Sulbaran

Bari, es la capital de la región de Apulia (Puglia en idioma italiano), considerada como la segunda ciudad más importante de la zona meridional de Italia, después de Nápoles. Está localizada en la costa del mar Adriático y abarcando su área metropolitana, la población que la habita es de aproximadamente 1.200.000 personas. Sus fundadores fueron los peucetios, y cobró mucha importancia en tiempos del Imperio Romano, por su extraordinaria posición para el intercambio comercial con el Oriente.

Durante la época medieval, el control de esta ciudad fue disputado entre lombardos, bizantinos y sarracenos. En el siglo IX, Bari fue conquistada por los musulmanes, con el propósito de establecer ahí un emirato que estuvo vigente entre los años 847 al 871, recuperado el control de esta ciudad, en el marco de la reconquista del sur de Italia que realizó Basilio I, por parte del emperador franco Luis II y el almirante bizantino Nicetas, con la ayuda de muchos contingentes eslavos y una flota de las ciudades dálmatas. Pero cuando se rompió la alianza entre Luis II y los bizantinos, fueron estos los que tomaron la ciudad en 876.

Algunos monumentos de Bari

La Basílica de San Nicolás, es el símbolo de la ciudad y el corazón de la religiosidad de Bari. Está entre las cuatro plazas conocidas como Corti del Catapano, nombre del gobernador bizantino del que se dice que tenía en ese sitio su palacio. Consagrada como basílica en 1197, es una de las obras maestras del estilo arquitectónico románico pugliese, con una imponente fachada flanqueada por dos campanarios, acabada en piedra calcárea blanca. En su lado norte, tenemos la monumental Puerta de los Leones (Porta dei Leoni), decorada con bajorrelieves que representan una serie de escenas caballerescas. En su interior de tres naves, observarás un techo de madera dorada y altos arcos apoyados sobre los capiteles esculpidos con figuras de flores y animales. La plaza frente la basílica es cercada por el Portico dei Pellegrini, que posee cinco arcadas, así como por la iglesia de San Gregorio, que tiene al frente a la estatua de bronce de San Nicolás obra del artista moscovita Zurab Tsereteli.

En el centro antiguo de la ciudad, se alza la Catedral de Bari, una construcción de estilo románico pugliese erigida durante la época bizantina, en la primera mitad del siglo XI, sobre un antiguo lugar de culto y reedificada por el arzobispo Rainaldo a mediados del XII. La Catedral de Bari, está dedicada a San Sabino, y tiene una fachada de estilo gótico con portales hechos en el siglo XI, y un rosetón abarrotado de criaturas fantásticas y monstruosas. En su lado derecho, el Palazzo Arcivescovile alberga el Museo Diocesano, donde se cuenta la historia de la catedral a través de cuadros y objetos litúrgicos. Su pieza más preciosa es el Exultet, un rollo de pergamino de 5 metros, sobre el cual escribió el Monasterio de San Benedetto, dejando la escritura y los diseños en sentido inverso, para que mientras el sacerdote recitaba los himnos, los que no sabían leer podían reconocer las figuras.

Entre su oferta hotelera, tenemos al Palace Hotel, situado en la céntrica Via Lombardi de Bari, cerca del paseo marítimo. Las habitaciones presentan una decoración exclusiva y elegante y combinan mobiliario de época con arte contemporáneo. Su fantástico restaurante , Terrazza Murat, sirve exquisita comida internacional y lo encontrarás en el jardín de la azotea que se ubica en el séptimo piso, con maravillosas vistas al centro histórico de Bari. Asimismo, el Hotel Palace incluye varias salas de reuniones, centro de negocios y gimnasio bien equipado, al igual que conexión Wi-Fi gratuita en las habitaciones y las zonas comunes.

El Grande Albergo Delle Nazioni, situado en el paseo marítimo, cuenta con piscina climatizada al aire libre, restaurante gourmet y una amplia terraza, con agradables vistas al mar. También ofrece conexión WiFi gratuita y habitaciones modernas, amplias y elegantes con aire acondicionado, decoración de inspiración marinera en tonos azul claro, suelo de parquet y baño privado. Todas las mañanas sirven un desayuno con productos de sabores dulces y salados en el comedor. El restaurante Polvere di Stelle, brinda a los comensales vistas panorámicas y un menú de cocina internacional y mediterránea.

El Villa Romanazzi Carducci, situado a 10 minutos a pie de la estación de Bari Centrale y a 15 minutos del centro de la ciudad, es un establecimiento de categoría 4 estrellas, que alberga un centro de bienestar de uso gratuito, con sauna, baño turco y bañera de hidromasaje. El amplio jardín incluye una piscina. Brinda conexión Wi-Fi gratis en todo el recinto. En las habitaciones, disfrutarás de amplitud y elegancia, con muebles de diseño, aire acondicionado, minibar, TV vía satélite y baño privado de mármol. En el restaurante Carducci, posee un menú especializado en cocina italiana e internacional, así como un abundante desayuno buffet americano, que incluye pasteles caseros, quesos, embutidos y productos tradicionales de la región de Apulia

http://www.metahoteles.com/bari-y-sus-hermosos-templos/

Guía turístico de Bari - Lugares de interés

A pesar de que Bari es una ciudad moderna bastante grande, consiguió conservar el ambiente indescriptible del conforte de una casa, que tienen habitualmente las ciudades pequeñas . Al lado de las construcciones antiguas y castillos góticos austeros Vd. verá unos modernos centros comerciales y restaurantes, que dan a la ciudad aun más refinamiento.

La playa más popular del balneario lleva el nombre de Pane e Pomodoro. Paseando por el malecón a lo largo de la costa, uno puede llegar al centro de la ciudad, donde están situados los principales monumentos históricos y arquitectónicos de Bari. Uno de los lugares de interés más importantes es el Castillo Normanno Svevo, que fue erigido en 1132 según la orden del rey Ruggiero II y durante mucho tiempo era el principal punto de control de la ciudad. Durante un par de siglos el castillo cambió más de una vez su estatus: fue la base militar, la fortaleza y hasta la cárcel. Hoy en día alberga el museo más conocido de la ciudad, donde son exhibidas las colecciones de los artefactos naturales, históricos, arquitectónicos y artísticos. Ya que en el territorio de la ciudad moderna se efectúan las excavaciones arqueológicas, la visita al Museo de la Arqueología será un evento interesante.

La Catedral y la Basílica de San Nicolás, fundadas casi hace mil años, son las construcciones arquitectónicas más famosas del estilo barroco.

Si de día el principal entretenimiento para los turistas serán las excursiones y paseos lentos por las avenidas umbrosas y las tiendas, con el anochecer Bari se convierte en una grande discoteca ruidosa. Decenas de bares, pubs y restaurantes nocturnos están preparados para divertir a los visitantes toda la noche hasta la madrugada.

http://www.orangesmile.com/guia-turistica/bari/

Bari, un viaje a la Italia 'auténtica' a orillas del Adriático

La historia parece haberse detenido en la capital de la Puglia, una ciudad que conserva la esencia de su pasado medieval

Viajes | 28/06/2011 - 08:47h

Magda Bigas

Italia conserva rincones en los que el tiempo parece haberse detenido, algo que hoy se ha convertido en un auténtico tesoro. Lejos de la masificación que podríamos esperar de algunos destinos costeros, Bari, la capital de la región de la Puglia, mantiene el encanto de las ciudades que han sabido conjugar el pasado y el presente.

Situada a orillas del Adriático, en el tacón de la bota de Italia, Bari es la segunda localidad del sur del país en número de habitantes, después de Nápoles. Ciudad de contrastes donde las haya, se ha convertido en la capital de una de las regiones italianas más desconocidas por foráneos y a la vez más auténticas, con un pasado romano, bizantino y sarraceno.

'Città Vecchia'

La Città Vecchia (ciudad vieja), el auténtico centro histórico, preserva la mayor parte de los tesoros de Bari, entre los que destaca un antiguo dialecto derivado de la jerga comercial que se utilizaba entre pescadores italianos y griegos y que todavía hoy es comprendido en Grecia. Convertido en uno de los centros medievales mejor conservados de Italia, sus calles y callejuelas laberínticas nos conducen a los principales monumentos arquitectónicos de la ciudad. Sobresalen por encima de todo, la iglesia románica de San Nicola, la catedral, y el impresionante castillo del siglo XIII.

La basílica de San Nicola, el templo más famoso de Bari, es un ejemplo de la arquitectura típica de la Puglia. Construida a entre los siglos XI y XII, cuenta con una sencilla fachada con dos torres de distinta forma y altura. Está dedicada a San Nicolás, que fuera obispo y protector de niños, pescadores e inocentes y patrón de la ciudad, y del que todavía hoy se conservan sus reliquias en una cripta subterránea. Los bareses sienten por él auténtica devoción y celebran en su honor cada mes de mayo las fiestas más importantes del municipio.

La catedral de San Sabino, que también guarda las reliquias del santo que le da nombre, es una construcción arquitectónica bizantina levantada en el siglo XII, pero que con posterioridad ha sufrido numerosas modificaciones. Cuenta con una torre de campanario y una fachada con tres portales y un bonito rosetón que contribuyen a crear un juego de luces y volúmenes en el interior muy interesante.

Dentro del perímetro de la muralla, en dirección al puerto se encuentra el Corso Trieste, que conduce hasta el majestuoso castillo construido por Federico II de Suabia, en 1233, una edificación con un gran patio convertido hoy en escenario de manifestaciones y eventos. No lejos de allí podemos visitar el Palacio de la Providencia, que alberga obras de importantes pintores italianos.

Pasear por las calles de la ciudad vieja de Bari y contemplar uno tras otros los centenares de arcos que encontramos a nuestro paso es un auténtico placer. Abundan las historias sobre cada uno de ellos, sin embargo, el más famoso es el Arco Bajo, conocido popularmente como el Arco de los enamorados, al que distintas leyendas le atribuyen el papel de protector de los amantes.

La 'otra' ciudad

Bari también cuenta con una parte nueva. La Avenida Vittorio Emanuele marca la frontera entre la Città Vecchia y la ciudad moderna. Encargada por Joaquín Murat en la época napoleónica, está atravesada por las principales calles comerciales, como el Corso Cavour. En esta calle podemos admirar el Teatro Petruzzelli, un auténtico palacio de la opera, recientemente restaurado tras sufrir un incendio.

La ciudad moderna, denominada por algunos La Milán del Sur, por su actividad comercial y marítima, cuenta con elegantes tiendas y cafeterías y barrios residenciales en los que la vida trascurre a un ritmo mucho más trepidante. Vale la pena dejarse llevar y aprovechar la ocasión para realizar alguna compra, especialmente delicatessen gastronómicas o algún artículo de diseño, tratándose de Italia.

El pasado y el presente de Bari se fusionan en las aguas del Adriático. Ciudad costera por excelencia, la ciudad vive abierta al mar, lo que convierte el Lungomare –el paseo marítimo- en un punto muy recomendable, al igual que su playa, larguísima y poco concurrida. La más renombrada, conocida como Pane e Pomodoro (pan y tomate), es frecuentada tanto en verano como en invierno, época esta última en que los bareses aprovechan para pasear por ella. Si queremos desplazarnos algo más, podemos dirigirnos a la fantástica playa de Torre Queta, al suroeste de la ciudad, o bien tomar el coche o transporte público y sumergirnos en las aguas de Monopoli.

No podemos olvidar dónde comer. El centro de la ciudad y su casco antiguo están llenos de cafeterías, restaurantes y pizzerías donde saborear la excelente gastronomía italiana y especialmente la de la Puglia, muy tradicional pero elaborada con productos de primera calidad. La Piazza del Ferrarese y la Piazza Mercantile son puntos neurálgicos para comer y tomar una copa. También existen numerosos establecimientos de comida y ocio en el Corso Vittorio, Via Abate Giacinto y Via Nicolo Putignani.

Provincia de Bari

La provincia de Bari conserva zonas de una belleza increíble. Pretender recogerlas todas aquí resultaría prácticamente imposible, pero sería imperdonable visitar la región y pasar por alto la visita a algunas de ellas. Bastas zonas agrícolas de olivos, viñedos y almendros, costas rocosas y playas de aguas transparentes configuran un escenario espectacular.

Al norte, destacaríamos el Castel del Monte, una edificación visible desde buena parte de la Puglia, al levantarse en un una colina, en medio de la gran meseta. Construida en el siglo XII por orden del emperador Federico II, es un ejemplo de arquitectura medieval basada en la astronomía y el cálculo matemático, con un forma octogonal perfecta.

En la parte sur de la provincia, en pleno valle de Itria, tierra de los trulli, descubrimos Alberobello, cuyas construcciones cónicas han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Vale la pena acercarse también a la vecina Locorotondo, un pueblo blanco desde el cual se disfruta de unas espléndidas vistas del valle. Es aquí donde algunos turistas aprovechan para hospedarse en los trulli, habilitados como pequeños hoteles rurales.

Cerca de allí, en el corazón de las Murge, podemos visitar las Cuevas de Castellana (Castellana Grotte), las grutas de alabastro producidas por ríos subterráneos. Se trata de un complejo espeleológico espectacular, posiblemente el más bonito de Italia. A pocos kilómetros, y a través de una estrecha carretera que transcurre por la meseta, llegamos a Monopoli, cuyo puerto medieval bien vale una visita. Podemos completar el itinerario visitando Altamura, cuyo pan cuenta con denominación de origen protegida, y Noci, con una característica iglesia pre-románica.

http://www.lavanguardia.com/viajes/20110628/54174719718/bari-un-viaje-a-la-italia-autentica-a-orillas-del-adriatico.html

Qué ver en Bari – el otro sur de Italia

Una ciudad por lo general ignorada en los circuitos clásicos del país de la bota. Bari, la capital de la región de Puglia, ofrece una visión diferente del sur de Italia.

Además de contar con un carácter propio, Bari es la puerta de entrada para recorrer una de las zonas más hermosas de la península. Lugares como Alberobello, Polignano a Mare o Matera se encuentran a menos de hora y media en tren de Bari.

A diferencia de las ciudades del norte de Italia, Bari carece de monumentos impresionantes o atracciones imperdibles, sin embargo, las callejuelas de Bari Vecchia y sus múltiples iglesias y plazuelas dan para un recorrido más que agradable. Si bien el contraste entre el Nord y el Sud es más que palpable para los italófilos y conocedores, Bari posee un ambiente muy diferente al de la también sureña y ciudad rival de Nápoles, de la que la mayoría de bareses no tienen nada bueno que decir.

Ce ‘nge n’am’à scí, sciamanínne. Ce non ‘nge n’am’à scí, non ‘nge ne sime scènne

No, no he tenido un ataque epiléptico escribiendo el artículo. Se trata de un ejemplo de dialecto barese que podríamos traducir, no literalmente, como “si hay que ir se va, pero ir para nada es tontería”. Y es que tensiones geográficas aparte, si hay una cosa por la que el resto de italianos conocen Bari es por su dialecto. Crudo, de sonidos fuertes y vocales apostrofadas. Cada pueblo de la provincia tiene una variedad propia y en conjunto forman el denominado dialecto apulo-barese, que es un extraño híbrido entre el italiano, el griego y el suevo con influencias francesas y españolas.

Qué ver en Bari

Bari Vecchia

La ciudad antigua de Bari se encuentra entre la zona delimitada por los puertos antiguo y nuevo y se caracteriza su típico trazado urbano medieval.

Hasta hace no mucho, este distrito de la ciudad era bastante desaconsejable para los visitantes debido principalmente a la alta tasa de delicuencia. En los últimos años, empujado en gran medida por el esfuerzo de las autoridades de renovar la zona (principalmente las áreas de la Piazza Mercantile y Piazza Ferrarese), el casco antiguo se ha ido regenerando y hoy en día posee una importante zona de ocio nocturno y restauración para la ciudad.

En Bari existe el refrán “Se Parigi avesse il mare, sarebbe una piccola Bari” (Si París tuviese mar, sería una pequeña Bari). Este dicho popular dice más sobre el sentido del humor de los locales que sobre Bari en sí misma, sin embargo, es verdad que la cada vez más chic Bari Vecchia tiene un montón de encanto en sus calles de estilo medina.

Basílica de San Nicolás

La Basílica di San Nicola fue fundada en el año 1087 para albergar las reliquias del santo, que fueron traidas de Myra en Licia (actual Turquía) y que ahora descansan en la cripta debajo del altar. Es una de las cuatro iglesias palatinas de Puglia, las otras son las catedrales de Acquaviva delle Fonti y Altamura y la basílica de Monte Sant’Angelo sul Gargano.

Esta iglesia es un importante centro de peregrinaje, tanto para fieles católicos como para ortodoxos. Su fundación está relacionada con el robo de los restos de San Nicolás de su santuario original en Myra.

Cuando Myra pasó a manos de los sarracenos, algunos lo vieron como una oportunidad para trasladar las reliquias a un lugar más hospitalario.

De acuerdo a la leyenda, el santo, de paso por la ciudad en su camino hacia Roma, había elegido Bari como su lugar de enterramiento.

La iglesia, que combina estilos románicos y bizantinos, tiene un aspecto muy robusto y fortificado y tuvo la función de castillo varias veces durante su historia.

Catedrale

La catedral de Bari, dedicada a San Sabino, inició su construcción en 1034 pero fue destruida un siglo más tarde. Un nuevo edificio se erigió entre 1170 y 1178, inspirado, en parte, por la basílica de San Nicolás. Sólo algunas partes del edificio original son aún visibles.

Esta iglesia es un importante ejemplo de arquitectura románica apuliense. Su sencilla fachada tiene tres portales. El rosetón de la parte alta está decorado con monstruos y figuras apocalípticas. El interior consta de dos pasillos y destacan sus arcadas románicas. La cripta alberga las reliquias de San Sabino y el icono de la Madonna Odigitria. Los ábsides laterales exhiben la reliquia (momia) de Santa Columba.

Teatro Petruzzelli

Es uno de los teatros de ópera más grandes de Italia (tras La Scala de Milán y San Carlo en Nápoles) y ha sido el escenario de numerosos espectáculos de danza del siglo XX hasta su casi total destrucción debido a un incendio en 1991. El Petruzzelli abrió sus puertas de nuevo en 2009.

Castillo Suevo

El castillo Norman-Hohenstaufen, conocido popularmente como Castello Svevo (Castillo Suevo), fue construido por Rogelio II de Sicilia alrededor de 1131. Destruido en 1156, fue reedificado por Federico II de Hohenstaufen. Actualmente el castillo es un espacio dedicado a exhibiciones temporales en la ciudad.

http://xixerone.com/2013/02/que-ver-en-bari-italia.html

Bari (Bare IPA: ['ba:rə] en dialecto barese, Vare IPA: ['bε:rə] en el antiguo dialecto barese), capital de la región de Apulia, Puglia en italiano, es la segunda principal ciudad de la Italia meridional tras Nápoles. Se localiza en la costa del mar Adriático y su provincia es la quinta en extensión del país. Cuenta con 320.146 habitantes (30-04-2011), 700.000 en el área urbana y 1.200.000 en el área metropolitana.

Geografía

Bari, está situada sobre el Mar Adriático al centro de su provincia, entre la Provincia de Brindisi y la Provincia de Foggia. El territorio es sobre todo llano y posee una costa de 42 km.

Historia

Fue fundada por los peucetios y floreció en tiempos de los romanos, que intuyeron su magnífica posición para los tráficos comerciales con el Oriente.

Durante el Medievo se la disputaron los lombardos, bizantinos y sarracenos. En el siglo IX fue conquistada por los musulmanes, quienes establecieron un emirato en la ciudad durante los años 847-871.1 En el marco de la reconquista del sur de Italia llevada a cabo por Basilio I, la ciudad fue recuperada en el año 871 por el emperador franco Luis II y el almirante bizantino Nicetas, con la ayuda de contingentes eslavos y una flota de las ciudades dálmatas. Tras romperse la alianza entre Luis II y los bizantinos,2 estos últimos tomaron la ciudad en 876.3

Tuvo gran desarrollo como centro religioso alrededor del 1100, después de la construcción de la basílica dedicada a san Nicolás. Las Cruzadas y el reinado de Federico II dieron otro impulso económico a la ciudad.

http://es.wikipedia.org/wiki/Bari_(ciudad)

http://it.wikipedia.org/wiki/Bari

http://en.wikipedia.org/wiki/Bari

http://en.wikipedia.org/wiki/Bari

Pinche para ver las Fuentes seleccionadas

Vídeo:

Web recomendada: http://www.comune.bari.it/

Contador: 1617

Inserción: 2015-05-30 19:06:01

 

Contenido relacionado:

comments powered by Disqus

Visitas

RSSrss

Más visitados

Incorporaciones

Comentarios

Photos and Texts are copyrighted by their owners

twittermobile phoneenglish versionVídeos

Estadísticas

Estadísticas Puertos/Aeropuertos
Récords Mundiales

MEGACONSTRUCCIONES.NET