NumeaNumea

Inicio Volver Buscador Av. Google Maps Otras WEBS

.

Nombre:

Konya

Otro:

Localización:

Tipo: Urbanismo

Categoría:

Foto:

Voto:

No hay votos

Continente: Asia

País: Turquía

Localización:

Año:

Estado: Terminado

Descripción:Konya en Turquía

Por dfraga, el 13 - 11 - 2012

Konya o Iconio fue visitada por Pablo de Tarso, según el libro de los Hechos del Nuevo Testamento. Según la tradición católica, también es el lugar de nacimiento de santa Tecla.

De 1097 a 1243, Konya fue la capital del sultanato selyúcida de Rüm, a donde llegaron presionados por los cruzados. Durante este periodo, la ciudad fue ocupada temporalmente por los cruzados Godofredo de Bouillón (agosto de 1097) y Federico Barbarroja (mayo de 1190).

Konya alcanzó su máximo nivel de desarrollo e influencia entre 1205 y 1239, cuando los sultanes controlaban todo Anatolia, Armenia, Crimea y parte del Medio Oriente. En 1219, la ciudad recibió a los refugiados que huían de persia ante el avance del imperio Mongol, quienes habían derrotado al Sah Mohamed II. Los mongoles capturaron Konya en 1243, y designaron a Möngke como el jefe del gobierno títere basado en la ciudad.

Tras la caída del sultanato de Rüm, Konya fue transformado en emirato en 1307, hasta que fue capturada por los Karamanides en 1322. Karamanid cayó en 1420 a manos del Imperio otomano, y en 1453, Konya fue designada la capital de la provincia otomana de Karamanid.

Tanto Saladino como el sultán otomano Selim II construyeron mezquitas en Konya. En esta ciudad falleció y fue sepultado Yalal ad-Din Muhammad Rumi en 1273, poeta místico y fundador de los derviches giróvagos de la orden sufí Mevleví.

Tiene la reputación de ser uno de los centros urbanos de más conservadores en materia religiosa de Turquía, donde llegó a ser conocida como “La Ciudadela del Islam”.

http://mividaesviajar.com/konya/

Guía turístico de Konya - Lugares de interés

Es una de las ciudades más antiguas del planeta. Lo que uno puede hacer aquí es visitar los monumentos muy bien cuidados y preservados, pasar por bazares orientales, ver templos y mezquitas.

Desde los tiempos remotos los habitantes de estas tierras honran la memoria de los antecesores y es por esta razón que la ciudad se distingue por su atmósfera suave que envuelve a los huéspedes de su confort y su cordialidad. Según una leyenda Konya era la primera ciudad, cuya construcción empezó directamente después del diluvio universal en el siglo VIII A.C. El nombre está conectado con una historia en la que el guerrero audaz Persey mató a un dragón que vivía aquí y despejó el camino para los primeros habitantes. En prueba de su agradecimiento, la gente construyó likonoy, un obelisco con la imagen del héroe. El nombre antiguo de la ciudad era “Ikoniy”, más tarde el sonido se alteró y el resultado fue como suena hoy.

Esta ciudad siempre se consideraba el centro de cultura y religión, aquí vivían los famosos maestros de tallado en madera y piedra, se fabricaban las mejores alfombras turcas a mano. Cada año se organiza una exposición de alfombras, lo que es una prueba de que siguen existiendo aquí las tradiciones antiguas. Konya fue elegida para el festival anual de derviches, dedicado a la memoria de la antigua orden religiosa. A lo largo de unos días está sonando una música encantadora y los ciudadanos bailan y cantan. Este evento espectacular atrae a más y más viajeros de año en año.

Los alrededores son no menos curiosos. Ud. puede ir de excursión a un asentamiento antiguo llamado Chatal Hüük, que se considera un lugar donde se concentra la fuerza espiritual. Hay aquí muchos vedados, pasear por los cuales es un gran deleite. Las grutas pintorescas, cascadas ruidosas y canto de aves – es un verdadero paraíso.

http://www.orangesmile.com/guia-turistica/konya/

Mevlana y Konya

Konya

Fundada por los romanos en el siglo II a.C., la antigua ICONA es la segunda ciudad más importante de Anatolia Central después de Ankara y su amplio patrimonio histórico es uno de los mejores ejemplos de arquitectura primitiva turco−islámica. Fue la capital de Selyuqui.

Museo de Mevlana:

Museo de Mevlana situado junto a la Mezquita del Sultán Selim II en el siglo XVI, permite conocer la obra de uno de los grandes arquitectos otomanos, Sinan. El Museo está situado en el Convento de Mevlana, fundado por Sinan para los `derviches giróvagos´. El museo recoge varias tumbas, instrumentos de música sacra y alfombras de gran valor artístico. En el convento se pueden visitar las celdas de los monjes y la sección dedicada a la etnografía.

Konya cuenta, además, con tres medersas: Karatay, İnce Minare y Sırçalı. Cada una de ellas es hoy un museo. En ellos se expone la historia de los selyuquíes. Entre sus joyas están los bellísimos adornos de azulejos y piedra tallada. Por último, hay que hacer una parada en el Museo Arqueológico, en el antiguo Mercado de Cereales y en la Mezquita de Alaeddin construida por el sultán selyuquí Aladín Keykubat.

EL MAESTRO RUMI

FUNDADOR DE LA ORDEN DE LOS DERVICHES

Su filosofía se expresa a través de una forma de vida, de la música y del baile, en el que los danzantes están en continuo movimiento, como todo en el Universo, y giran frenéticamente sobre sí mismos, como los planetas en el cielo.

En el transcurso de la Historia, observamos que las filosofías sagradas dividen sus mensajes en esotéricos y exotéricos. Estas dos partes son como la fruta y su semilla. Todas las ideas y conocimientos se transforman con el tiempo en otras formas e ideas, perdiendo parte de su sentido original. El esoterismo evita esta corrupción y cambio. Los iniciados saben de esos cambios y utilizan un lenguaje simbólico para transmitir sus conocimientos, valiéndose muchas veces de las formas de los cuentos, los mitos, etc. Por esta razón, en el estudio de estos contenidos filosóficos necesitamos analizar tanto lo que no se ve (esotérico) como lo que se ve (exotérico).

En el Islam también encontramos esoterismo y exoterismo. A lo largo de su historia han aparecido doctrinas esotéricas, entre ellas: Muhamine, Huremiye, Fidaviye, Hassasiye (Asasin), Ismailiye (ismaelitas).

Existen puntos comunes en la mayoría de estas doctrinas. También vemos la influencia del Neoplatonismo en muchas de ellas.

La creencia en la Unidad consiste básicamente en ver, saber y sentir que todo es Uno. Entender que existe una Fuerza activa y pasiva en todo. El bien y el mal son relativos y nacen de la comparación. El amor, en las doctrinas esotéricas, se ve de la misma manera que en el Neoplatonismo: como la primera manifestación; y se distingue entre el amor temporal (ask-i mecazi) y el amor verdadero (ask-i hakiyki).

Rumi, al referirse al Corán, observó la existencia de puntos semejantes a otras enseñanzas esotéricas; por ejemplo, el Panteísmo (todo es Dios), la sabiduría divina, la evolución de la conciencia y la confraternidad universal.

Otro punto en común con las diferentes enseñanzas esotéricas son los grados del discipulado y después de entrar en una Fraternidad u Orden: condiscípulo-discípulo (Mürid-Salik), Maestro (Seyk), Califa (Halife), Pir (Patrón de los Maestros).

El esoterismo islámico se expresa así sobre la formación del Universo: existe una facultad activa y otra pasiva del Cielo. La facultad activa es la inteligencia, el elemento masculino, Adam; la facultad pasiva es el neftis (espíritu), el elemento femenino, Eva. De la unión de los elementos masculino y femenino se generan los nueve planos y las siete estrellas de los Cielos. El movimiento de los cielos lo forman cuatro naturalezas: sequedad, vejez, frialdad y aridez, que se corresponden con los cuatro elementos: tierra, agua, aire y fuego. De la unión de los nueve Cielos y los cuatro elementos, se generaron los minerales, las plantas y los animales.

La Resurrección (kiyamet) es la muerte del hombre. Cuando comparamos el Día del Juicio Final (Kiyamet) en el que, según el hombre, con el “peso del corazón” que aparece representado en innumerables papiros egipcios, observamos también una cierta semejanza.

La unidad del Ser y el Panteísmo se hacen presentes en todas las doctrinas esotéricas. Se cree que este pensamiento pasó a las Escuelas de Sufismo. Según este pensamiento, todo es Dios. El Universo no es más que una relativa ausencia del Ser Absoluto o un llenar el vacío con formas de seres. Como las olas de mar no son partes distintas del mar, y la multitud de olas no se oponen a la unidad del mar, y sus subidas y bajadas no menguan ni aumentan el Ser del mar, del mismo modo sucede en el Universo con la Divinidad y las criaturas.

En las escuelas esotéricas islámicas conocían y vivían la jerarquía existente en el Universo. Un sistema piramidal existente por doquier, reflejado asimismo en los grados de los Mevlevíes (derviches danzantes).

Según ellos, existen dos movimientos en el hombre. La unión de estos movimientos constituye un círculo. El comienzo del círculo es el Ser Absoluto. El hombre ha descendido al nivel material desde el Ser Absoluto. Después de este descenso, volverá otra vez al Ser Absoluto a través de un perfeccionamiento de tres fases; las fases del ascenso son: la primera, saber que todos los actos son actos de Dios, y con esa idea mirar y actuar. La segunda, saber que todos los trabajos son el resultado de los atributos, y, los atributos son de Dios; y la tercera, ver que todo está formado de Dios, y que el Universo no es un ser distinto de Dios.

En Mevlana Rumi no encontramos los conceptos y términos eruditos que se ven con frecuencia tanto en Ibn Arabi como en otras doctrinas esotéricas. Rumi en sus obras Mesnevi y Divan habla en un lenguaje perfectamente adaptado a la psicología popular a través de proverbios, ejemplos y cuentos.

Según Rumi, todas las discordancias vienen de la esclavitud al color del mundo sin color. Las divergencias en las religiones proceden de las formas, no del verdadero camino.

Todos los caminos llevan a una casa. Es como la creación de miles de espigas de una misma semilla. Rumi utiliza estos ejemplos para explicar su idea del Panteísmo con un lenguaje sencillo y simbólico.

Según Rumi, la creación es eterna y el mundo es un campo de batalla. Los viejos se estropean y marchan y llegan los nuevos. La creación es continua y también la destrucción. Este mundo es dual y esta dualidad está siempre en guerra. Este universo es un universo de contradicciones. Habla también de los ciclos de la Naturaleza.

Rumi defiende la libertad de pensamiento y la voluntad en el hombre. Si el lamento por no cumplir un trabajo nos enseña muestra debilidad e incapacidad, la vergüenza de cometer un error nos muestra la libertad de elección.

Si no tuviéramos el poder de elegir voluntariamente, ¿podríamos sentir arrepentimiento? ¿Por qué los Maestros enseñan a sus discípulos? Para que puedan elegir lo verdadero. Por lo tanto, tenemos la voluntad para elegir y únicamente nos hace falta educarla.

Las opiniones, creencias y palabras en la vida de Rumi constituyen una completa armonía. Al contrario que muchos otros pensadores, Rumi vive lo que piensa y dice.

Una de las facetas más importantes del pensamiento de Rumi es la universalidad: cada profeta tiene un camino y cada santo su oficio, pero, ¿acaso no es el Uno quien lleva a todos a la perfección? Todas las religiones tienen básicamente el mismo mensaje. El sentimiento de confraternidad universal y la unidad para todos los hombres.

Cuando Rumi distingue al sabio del intelectual utiliza este ejemplo: Es fácil llevar diez panes, pero comer uno es difícil. Los intelectuales se parecen a los que llevan los panes, pero que no saben cómo se come uno.

Rumi también habla de la existencia de dos “yos” en el hombre. El primero es el “yo particular”, que es distinto en cada persona, pues todos tienen un carácter diferente; y el otro es el “yo transcendental”, que es una facultad divina y existe en todos.

Uno de los elementos fundamentales de los Mevlevíes es la “Semah”.

La Semah es un estado de éxtasis en el que el sufí se aleja del mundo para alcanzar a Dios. En la ceremonia de la Semah aparecen elementos simbólicos: la capa del Sek (Maestro director) es roja y simboliza su autoridad.

El rojo es el color de la formación y el ánimo. En el espacio ceremonial hay también una línea que representa el camino más corto que lleva a la Verdad; no se pisa en esta línea, se la saluda simplemente. El baile se realiza en un área circular, y en el centro del círculo (cihan-nüma) está colgado un globo de cristal que representa al Sol. Alrededor del globo están colgados los candiles que representan a los planetas. Los tocados de la cabeza (kulah) que llevan los Semazen (danzantes) simbolizan la piedra de la tumba. El jersey de lana es la tumba misma, y la capa blanca la mortaja. La parte derecha de la Semah simboliza el mundo que se ve, lo que conocemos, y la parte izquierda representa el mundo que no vemos, el de los significados. Cuando los semazen bailan con la mano izquierda vuelta hacia abajo, significa que lo que se toma del cosmos se devuelve, pues ellos nunca retienen nada para sí.

Los “Semazen”, como todo en el Universo, están en continuo movimiento. Así circulan, tanto sobre sí mismos como alrededor del espacio ceremonial o Cielo, semejante al movimiento de los planetas.

Mevlana Rumi, al igual que las otras Escuelas y corrientes esotéricas islámicas, trata de transmitir a los hombres lo oculto, lo que no se ve, con una forma de vida, de conocimiento y de esfuerzo a través de lo que se puede ver.

Muchos de estos grupos nos dejaron conocimientos y experiencias que habría que investigar y valorar a nivel simbólico.

Que estos mensajes del 1200 d.C. todavía se conservan sin cambios es una muestra de su esencia esotérica.

http://www.todaturquia.com/mevlanaykonya_1_38.htm

Información sobre Konya

Como llegar

En autobús desde la misma parada de Göreme, salida hacia las 12.00h, llegada entre las 16.00 y las 17.00h, 15TRY. Al llegar a al otogar de Konya, no hagáis caso de la Lonely Planet y preguntad por el tranvía. La parada se encuentra en el otro extremo de dónde os ha dejado el bus. Debéis bajar en el centro, que es Mevlana Caddesi, donde se encuentran los principales monumentos.

Cosas a ver

Esta enorme ciudad moderna, de herencia seljúcida y cuna de los mevlevis –la secta sufí de los derviches- muestra al viajero su cara más amable. El centro de la ciudad nos descubre multitud de sorpresas en forma de mezquitas seljúcidas y otomanas, mercados y bazares.

En Konya es habitual encontrar personas que por el mero hecho de practicar su ingles o por hospitalidad se ofrezcan a enseñaros la ciudad. No lo dudéis y aceptad el ofrecimiento, vale la pena compartir una parte de nuestro tiempo con estas personas. A nosotros nos mostró la ciudad un jubilado por la mañana y un profesor de universidad por la tarde. No hace falta decir que los recordamos con cariño y que descubrimos parte de la ciudad que de otro modo quizás no hubiéramos visto.

- Museo Mevlana; esta mezquita y sus dependencias, ahora convertidas en museo, fue el hogar de los derviches y ahora es considerado un lugar sagrado: más de un millón y medio de personas lo visitan cada año para rezar ante el sarcófago de Rumi, el maestro que introdujo el misticismo en el ámbito de la música y la poesía, en la búsqueda del camino hacia la iluminación. El edificio es visible desde la distancia por su preciosa cúpula estriada con mosaicos color turquesa. Entrada 10TRY.

- Selimiye Camii; situada antes de la entrada del Mevlana Musezi, su construcción transmitía una sensación de poder que no había conseguido transmitir todavía ninguna mezquita anatólica anterior.

- Museo Karatay (1252); es una de las madrazas más bien conservadas. Impresionante cúpula central e interesante colección de cerámica. Fijaos en la gran puerta de entrada, flanqueada por columnas espirales de estilo clásico, moldura que enmarca el arco de mármol blanco y gris de estilo de Alepo y paneles con motivos geométricos de esvásticas simétricas. Entrada 2TRY.

- Mezquita de Alaettin Camii (1221); situada en un cerro en uno de los extremos del Mevlana Caddesi. Construida por el sultán seljúcida Aladí Keykubad I, es un intrincado edificio de estilo árabe que incorpora elementos decorativos reciclados de edificios bizantinos y romanos. En el interior es un bosque de columnas de varios estilos.

- Sahib-y-Ata Camii (1258); presidida por la gran entrada de estilo seljúcida con minarete y figuras geométricas enmarcando el arco. El mihrab es también ejemplo de cerámica seljúcida con tonos azules. Para encontrarla quizás tendréis de preguntar, pero vale mucho la pena.

Otras visitas interesantes: el Aziziye Camii (en el bazar), Serafettin Camii y las actuaciones de los derviches en el Centro Cultural (consultad días y horarios puesto que son variables).

Dónde dormir y comer

Sin el menor asomo de dudas Hotel Ulusan, céntrico, confortable y limpio. Parece ser que sólo la mitad de las habitaciones tienen baño propio, pero los baños y las duchas compartidas están impecables. Habitación doble con baño compartido 35TRY, almuerzo e internet free.

Para comer, el Sifa Lokantasi, en el mismo Mevlana Caddesi. Los platos están expuestos en bandejas calientes y está todo delicioso. La especialidad del local y de Konya, ferien kebab, cordero guisado, muy tierno y sabroso.

Como salir

La mejor opción es el tren nocturno directo a Estambul, puesto que en autobús son demasiadas horas. Los billetes de tren sólo se pueden comprar en la estación y en temporada alta puede ser complicado conseguir litera, puesto que el Meram Ekspresi (también denominado Blue) dispone de pocas cabinas. Precio, 95 TRY la cabina. Lo mejor es ir a la estación el día antes o el mismo día a primera hora y comprar los billetes. Podéis llegar en dolmus (minibús, 0,90TRY, preguntad a la gente para saber dónde se cogen). Para ir la estación cargados con la mochila, los taxis salen de Mevlana Caddesi a la altura de Serafettin Camii. Confirmad antes el precio, 7TRY.

http://mesenlla.es/guias-de-viaje/guia-de-viaje-de-turquia/guia-de-viaje-de-capadocia-y-konya/

Konya, el cinturón religioso de Turquía

Konya, es la capital del imperio turco de Rum, ciudad de Mevlana Rumi Jelaleddin y de los mundialmente conocidos Derviches selyúcidas, aunque también según nos comentarios, es la ciudad con más radicales religiosos y extremistas de todo Turquía, y es allí donde os llevo hoy, a una ciudad que tiene numerosos edificios antiguos y entre los que destacaré el Museo de Mevlana, el sitio de la tumba de Rumi, sin duda el atractivo número uno de la ciudad de Konya.

Para los turcos, Konya es el equivalente a una especie de ‘Cinturón de la Biblia’, ya que la ciudad está en una delicada franja, a camino entre su significado histórico como la ciudad natal de las órdenes de los derviches danzantes y un bastión de la cultura selyúcida. La ciudad deriva considerablemente con encanto de esta yuxtaposición de lo viejo y de lo nuevo. Mezquitas antiguas y el laberíntico barrio del mercado rozan a la contemporánea Konya Alaaddin y sus alrededores en Tepesi, en una zona en la que los estudiantes universitarios hablan de religión y política por los jardines mientras toman el famoso té turco.

DERVICHES DANZANTES (MEVLEVI)

El mayor atractivo turístico de Konya son los derviches danzantes Mevlevi, que originalmente eran los seguidores de Mevlana Rumi Jalaleddin. Su culto es fascinante, la orden Mevlevi sema, está compuesta por derviches con largos vestidos blancos que giran en éxtasis durante un cuarto de hora al ritmo de un zumbido de los antiguos himnos islámicos. Se dice que antes de cada actuación, entran en éxtasis gracias a la religión.

La sema (seh-MAH) se deriva de la costumbre de Rumi que de vez en cuando salía por las calles dando vueltas y en éxtasis con una alegría y felicidad, quizás fuese gracias a que Konya es también capital del sultanato (en turco Seljuk), que es un famoso ron, y que además se hacía en la casa de Rumi.

Después de la muerte de Rumi en el año 1273, la orden Mevlevi se extendió por los imperios selyúcidas y otomanos que imperiaban por aquel entonces la actual Turquía. A pesar de que todas las órdenes de derviches se cerraron poco después de la fundación de la República Turca, la Mevlevi fue permitida y legalizada tras una reforma conocida como “organización cultural”, sobretodo porque los Mevlevi no eran abiertamente políticos ni reaccionarios como algunas otras órdenes.

Los Mevlevi han pertenecido siempre en la corriente ecuménica, bajo la creencia de que todas las personas son iguales ante los ojos de Dios independientemente de su religión o condición. La sociedad selyúcida era un lugar igualmente ecuménico: una clase dominante de los turcos y una población de griegos bizantinos, Judios, armenios, kurdos y otros. Sobre ésto hay un escrito muy famoso de Rumi en el museo Mevlâna que resume todo ésto:

“Quien quiera que sea, venga. A pesar de que posiblemente sea un infiel, un pagano o un adorador del fuego, podéis venir. Nuestra hermandad no es de desesperanza. Aunque se hayan roto tus votos de arrepentimiento cien veces, ven.”

Yo asistí a una cena-fiesta donde pude asistir a una Mevlevi sema y me encantó, es algo que recomiendo encarecidamente. Y aunque es posible ir casi a diario a eventos organizados para el turismo donde poder ver a los Derviches danzantes, el evento principal es el festival anual de Conmemoración Mevlana (Mevlana Anma Törenleri, Seb-i Aruz), celebrado en el Centro Cultural de Mevlana en Konya durante la primera quincena de diciembre.

MUSEO MEVLÂNA

En pleno centro de Konya, en uno de los lugares más visitados y concurridos de la ciudad está el Mevlâna Müzesi (Museum Mevlana), antiguamente llamado “tekke” (sala de derviches), que ahora alberga la tumba de Mevlana Jelaleddin Rumi, fundador de la orden de los derviches Mevlevi, llamados y conocidos comúnmente como Derviches.

El Mevlana Müzesi es un lugar de peregrinación para los musulmanes porque Rumi es un santo. Su mensaje poético de la paz, el amor a Dios y a todas las criaturas del mundo, resuena a una audiencia mucho mayor hoy de lo que lo hizo hace más de 700 años, cuando Rumi predicaba y enseñaba sus creencias en Konya, poniéndose en éxtasis a través de sus calles. Peregrinos musulmanes y no musulmanes vienen de todo el mundo a visitar su tumba.

Por lo tanto, a pesar de que es legalmente un museo administrado por el gobierno, es también un lugar sagrado. El museo está abierto todos los días 9am hasta las 17:30, el precio de la entrada es de 5 TL. Cuándo más lleno está es a media mañana y a media tarde, así que el mejor momento para visitar el museo es justo cuando se abre por la mañana o al mediodía. La visita lleva unos 30 ó 45 minutos.

La fotografía está permitida dentro, algo que se agradece bastante …, pero también hay que ser educado y algo discreto limitando o evitando el uso del flash.

Cuando se accede al patio de la “Tekke”, dejando a ambos lados las oficinas administrativas de los Derviches. Se llega hasta el edificio principal, fácilmente identificable con su cúpula cilíndrica de azulejos verdes, a partir de aquí se pide cubrir los zapatos con unas calzas de plástico para mantener limpio el interior. En el interior y a la derecha, están las tumbas de los familiares y descendientes de Rumi que se encuentran al lado de las decenas de tumbas de los jeques Mevlevi (líderes de la orden).

En la esquina, debajo de la cúpula, se encuentra la tumba del mismísimo Rumi, resplandeciente con una decoración de oro y cubierta de pedazos de oro, aunque en realidad ésto es el cenotafio, la tumba real de Rumi se encuentra muy por debajo. Esta es la parte más antigua del edificio, que data de los tiempos de los selyúcidas. El resto del edificio se compone de adiciones posteriores.

En ésta sala es normal ver a muchos peregrinos musulmanes levantando sus manos en oración, ya que se para ellos, estar frente a la tumba de Rumi es algo muy importante y no hay duda de que oran por la intercesión de Rumi.

Más allá de la tumba de Rumi, las dos grandes salas que se utilizaban para la ceremonia de giros de sema Mevlevi están llenas de urnas de cristal en la exposición de objetos históricos de Mevlevi: objetos personales de Rumi, incluyendo sus tapas cónicas y su alfombra de oración, la ropa de su hijo y sucesor, el sultán Veled, y el sombrero de Semsi Tebrizi, compañero espiritual de Rumi… Otros objetos incluyen antiguos instrumentos musicales derviches, como el ney o Mevlevi, que es una flauta de bambú. Lo increíble de todo es lo bien conservados que están los objetos, aún teniendo más de siete siglos de antigüedad.

En la sala de al lado está la antigua sala de oración con alfombras de la seda con más de cuatro millones de nudos y conteniendo frases y comentarios del profeta Muhammed bordados, así como sus granos de rezo. La vitrina central de la sala mantiene las reliquias del Profeta Muhammed.

En el exterior, está la exposición que ilustra la vida cotidiana de los derviches, la organización y la adoración de la Mevlevi. Al salir del recinto del museo, hay que estar preparado para ser abordado una gran cantidad de vendedores de alfombras, una vuelta a la realidad que difiere mucho de la serena visita que se hace en el museo.

Cada año, se celebran en Konya las ceremonias de conmemoración, que son el 17 de diciembre (Seb-i Aruz), una celebración conocida como “la noche de bodas con Dios” (es decir, el día de la muerte terrenal de RUmi). Los devotos de Rumi y peregrinos vienen de todo el mundo para ver el torbellino de derviches y para presentar sus respetos al poeta-místico-santo.

MEZQUITA DE SELIMIYE

La mezquita de Selimiye Camii de Konya se encuentra justo al lado del Museo de Mevlana, es un ejemplo del estilo otomano que fue construida en la época en la que la arquitectura otomana estaba en auge.

Su fundador fue el sultán Selim II (“el Sot”, 1566-1574), que deseó tener una mezquita cuando todavía era un príncipe otomano y gobernador de la provincia de Konya. Se terminó después de que él se convirtiese en sultán.

Si has visitado Estambul, te darás cuenta de la similitud que tiene la mezquita de Selimiye con otras mezquitas otomanas, aunque ésta es más pequeña y no tan bella en proporciones.

Una curiosidad es el mimber (el púlpito de madera), tiene la misma forma cilíndrica que la cúpula de azulejos verdes que hay sobre la tumba de Mevlana Rumi Jelaleddin.

http://www.thewotme.com/2013/07/konya-e-cinturon-religioso-de-turquia/

Girando hacia Dios

“O muéstrate como eres, o se como aparentas“.

Mevlana.

En mi infancia vi derviches varias veces en televisión, ignorando quiénes eran esos hombres que girando sin parar de forma armoniosa, creaban figuras con las faldas de sus vestidos. Ahora recuerdo cómo en mi ingenuidad pensaba que todo aquello debía ser el baile nacional de Turquía, pues siempre lo relacionaban con este país. Años después, cuando en mi adolescencia leyera a Gurdjieff -alguien que me inspiraría mucho pues viajaba siempre con el propósito de aprender y elevarse espiritualmente-, conocería que los derviches son practicantes del sufismo, es decir, la rama mística del Islam. A las escuelas de sufismo se les llama Tariqas, y la más famosa es la fundada en el siglo XIII por el místico Jalāl ad-Dīn Muhammad Rūmī, conocido en Turquía como Mevlana, e internacionalmente como Rumí. Cada diciembre se realiza en la ciudad en que murió, Konya, un festival que congrega una multitud de sufíes de todo el mundo. En 2011 viví unos meses en Turquía, y tan pronto supe que seguiría allí en Diciembre, comencé a organizar mi visita al festival.

“Agotadas”. “Imposible”. “A ningún precio”. Esa eran la respuestas que recibí en cuantas llamadas, correos y faxes envié intentando conseguir entradas para el festival. En un último intento, me acosté escribiendo un mensaje en los siempre útiles foros de la famosa web Couchsurfing. Al despertar, un correo electrónico confirmaba aquello de que nada es realmente imposible. Ohmer, un joven políglota turco podía conseguir no sólo una entrada para mi, sino para tres amigas más que se apuntaron. Un par de semanas después, tomamos desde Eskişehir, la ciudad turca en que vivíamos, un tren nocturno camino a Konya.

Desperté por el llanto de algún otro niño, aunque a cambio disfruté del amanecer despuntando sobre las pocas montañas que rompen la planicie de la Anatolia central. El centro de la ciudad era bastante manejable a pie, así que, tras un desayuno rápido en un banco, visitamos algunos de sus museos y edificios relevantes. El tamaño de sus mezquitas, así como de un fuerte situado en la única colina de la ciudad, atestiguaban – como los textos históricos confirman-, la importancia de la urbe en el pasado. La Konya actual es tranquila, limpia, nada que ver con la bulliciosa Estambul. A la hora acordada, nos dirigimos al complejo donde se desarrollaría la ceremonia. Como si nos conociéramos de toda la vida, nos reunimos con Ohmer, quien nos entregó las entradas, presentó a su madre, y juntos nos dirigimos al interior.

Y tras una breve espera, comenzó la Semá. Un numeroso grupo ataviados con túnicas negras y gorros marrones, que metaforizan, respectivamente, su propio ego y tumba, acabarán vestidos de un blanco que alude a la mortaja. Entender una ceremonia tan simbólica, donde literalmente cada movimiento adquiere un significado junto a colores, prendas, posiciones, mientras que los semazens (danzantes) se deslizan haciendo sintonizar sus rotaciones armónicas con la música de fondo y hasta el silencio, no es moco de pavo. Menos lo es comprender que durante la Semah, en un estado de éxtasis, los semazens sientan un alejamiento del mundo para alcanzar a Dios. Se trata de una representación que engloba los tres pilares en los que Rumí sustenta su método de elevamiento espiritual: la música, la poesía y el propio recuerdo. Entrar en más detalles y matices sobre el baile llevaría tiempo, y no es materia de una entrada como esta, pero de forma genérica, puede afirmarse que durante la Semá, con su movimiento giróvago, el derviche pretende evidenciar la naturaleza de la totalidad del universo, desde la macroscópica escala de las galaxias hasta la microscópica dimensión de los átomos. Una línea invisible que representa la verdad, divide el escenario en dos partes, la de lo conocido, y la de lo que no lo es. Y en la unión de ambas, el derviche consigue su ascensión espiritual.

Ser derviche no es fácil. No es un hobbie o un deporte al que uno “se apunta”. Iniciarse en las prácticas esotéricas del sufismo puede estar contraindicado, y en algunos casos, hasta ser peligroso, por tanto ningún musulmán, atraído por el morbo de baile en sí, debe obviar dicho proceso. La danza (no el hecho físico en sí, sino lo que ésta conlleva sobre la persona), si se lleva a cabo correctamente, es fruto de varios años de preparación, pues requiere una estabilidad y conocimiento interior, aparte de la tutela y preparación por un maestro.

Confieso, por todo lo anterior, que hubiera preferido haber presenciado el festival como tarde a comienzos del pasado siglo, y es que con la victoria de Atatürk, un general que creó la República de Turquía, y cuya foto preside hoy día cualquier edificio oficial, clase de colegio y hasta supermercado, los sufíes vieron prohibidas y penadas sus prácticas religiosas, siendo éstas relegadas a la clandestinidad. No obstante, en ciudades concurridas por extranjeros, siguieron llevándose a cabo danzas derviches, como mero reclamo turístico, si bien no por sufíes sino por bailarines. Incluso con la abolición posterior de esta ley, su efecto práctico sigue vigente. En esencia: que comprender el sufismo es mucho más que poder contemplar los bailes de sus derviches, y que los reales, aquellos que aún siguen dotados de un significado, están reservados a los realmente estudiosos y practicantes de dicha rama.

Tras la ceremonia, siendo ya de noche, Ohmer había convocado una pequeña reunión para compartir impresiones sobre la misma. En un bar de ambientación turca turco, mientras bebíamos te y fumábamos shisha, llegaron otros invitados, totalmente casuales (aunque cuando tengo encuentros como éste que cuento, a veces dudo de cuán azarosos han sido). Se trataba de dos autoestopistas jóvenes, Adam y Jakub, -el mayor de ellos de veintidos años-, que desde su Dinamarca y Eslovenia natales se habían encontrado en una carretera turca, y se dirigían hasta India a dedo. Les acompañaba Abdulecil, otro turco que viajaba por su país. Con semejante cuadrilla, sobra decir que las conversaciones vienen solas, y las risas tampoco suelen hacerse esperar. Con la promesa de reencontrarnos al día siguiente, partimos a ver a los amigos de una chica que estudiaba en nuestra ciudad, en cuya casa dormiríamos. Nuestros anfitriones sólo hablaban turco, lo que no impidió que nos echásemos unas buenas risas todos juntos, bailásemos y nos enseñasen juegos tradicionales. Ya bien oscuro, nos acostamos. Aquella noche hubo eclipse de Luna.

Me quedé dormido pensando, recopilando todo lo que había leído y estudiado por mi cuenta acerca del sufimo. Recordada como en otros viajes, había manteniedo conversaciones en algunos tekkés (escuelas o monasterios sufistas) con sus monjes, y en otros, como en Bosnia, Marruecos, Senegal e India, había incluso dormido en ellos. En este último país, un cenobita bastante erudito me hacía apreciar similitudes entre todas las religiones o corrientes místicas dentro de éstas. ¿No eran, de alguna manera, las danzas derviches, equivalentes en disciplina a las prácticas yóguicas de los anacoretas con quien había convivido en el Himalaya, o a las meditaciones budistas y zen extendidas por Oriente? ¿Teniendo todas el mismo fin, no eran distintas traducciones de la misma necesidad de introspección interior y encontrar un significado a nuestro frugal paso por el planeta?

http://www.historiasdenuestroplaneta.com/girando-hacia-dios/

9 Top-Rated Tourist Attractions in Konya

Written by Jess Lee

The important religious centre of Konya is a hub crammed with museums and monuments demonstrating Seljuk splendour. Most people make a stop here simply to see the Mevlana Museum and the tomb of the whirling dervish founder Mevlana Rumi who wrote his famed poetry here in the 13th century. But this central Anatolian city is packed full of architectural attractions, mosques and historic medreses that showcase the artistry of the Seljuk sultanate. Anyone with an interest in Turkey's history shouldn't miss a visit here.

1 Mevlana Museum

The symbol of Konya is this tekke (Sufi lodge) complex that holds the tomb of the 13th century religious leader, philosophiser and poet Mevlana Celaleddin Rumi, who founded of the whirling dervish sect of Sufism. The museum is set within lovingly tended rose gardens, which you walk through to the ornate Dervişan Kapısı (Gate of the Dervishes). Once inside the complex you enter the Mausoleum, which is the focus of much devotional worship to this day. Mevlana's Tomb is at the far end, flanked by tombs of close family and followers.

The Semahane (hall where dervish ceremonies were performed) is just to the left and contains a museum of religious exhibits. Across the courtyard from the Mausoleum is the lodge kitchen containing dioramas of dervish life. It is connected to the Dervish Cells where Sufi followers would have lived but now contain exhibits on dervish life.

Location: Mevlana Caddesi

Read More:

Exploring the Mevlana Museum: A Visitor's Guide

http://www.planetware.com/konya/mevlana-tekkesi-tr-kon-kkmt.htm

2 Tile Museum (Karatay Medresisi)

This old medrese (theological college) was founded in 1251 by the Seljuk emir Celaleddin Karatay. The building was recently restored and is now an impressive museum showcasing Seljuk enamel tile work. Although a tile museum may sound a rather niche tourist attraction, the sheer beauty of the building makes this a must-do on every Konya sightseeing itinerary. Its internal walls are covered in gorgeous examples of Seljuk tiling; there are also ceramic exhibits of finds excavated from nearby archaeological sites. In the left-hand room is the tomb of Celaleddin Karatay.

Location: Ankara Caddesi

3 Museum of Wooden and Stone Carving (İnce Minare Medresisi)

The İnce Minare Medresesi (Seminary of the Slender Minaret) lost the minaret in its name when it was struck by lightning in 1905. The medrese was built in 1260 for the Seljuk vizier Sahip Ata, and the design features richly sculpted decoration on the portal. The building is now a museum with a large collection of Seljuk-era wooden and stone sculptures that include animal reliefs (despite depictions of animals and humans being banned by Islamic law) from the old city walls.

Location: Adliye Bulvarı

4 Alaeddin Tepe

Built on the site of Konya's former citadel and right in the city centre, this park is the place where Konya locals come to promenade in the evening and sip tea in the gardens. At the foot of the incline up the hill, visitors can find the excavation site of Alaeddin Kaykobad's palace and the remains of the old city wall. On top of the hill is the 13th century Alaeddin Camii, built as a pillared mosque according to Arabic design with a wooden ceiling supported by 42 antique columns.

Location: Off Mevlana Caddesi

5 Archaeological Museum

Most of Turkey's archaeology museums have been jazzed-up and modernised in the past decade - but not Konya's museum. This is a dusty old place with poor lighting and information panels that may as well be obsolete for the use they are. But don't let that put you off because the collection is excellent (and if you happen to like these relic museums with their treasure-hunt atmosphere, go now before it gets its much-needed face-lift). There is a comprehensive display of finds from the nearby archaeological site of Çatalhöyük and a wonderful collection of intricately decorated Roman sarcophagi.

Location: Larende Caddesi

6 Selimiye Mosque

Standing in the square in front of the Mevlana Museum, this huge domed mosque was commissioned by Sultan Selim II. It was built in less than a decade between 1566 and 1574, marking the climax of Ottoman mosque architecture.

Location: Mevlana Caddesi

7 Aziziye Mosque

Inside Konya's bustling bazaar neighbourhood the Aziziye Mosque was first built in 1676 by the Ottoman court adviser Mustafa Paşa. It was reconstructed again in 1867 after a fire. The architecture is baroque inspired, with twin minarets in a rococo style and a brightly painted interior with prayer niche.

Location: Türbe Caddesi

8 Çatalhöyük

Although there aren't huge amounts to see, the settlement mound of Çatalhöyük is one of the most important excavation sites in the world. Here, archaeologists have uncovered the largest Neolithic site ever found, with settlement here dating to approximately 9,000 years ago. Excavations are on going, and if you visit in summer you can sometimes watch archaeologists working at the site. There is a wonderful little museum at the entry explaining the excavation history and the significance of the site. Then a trail leads you to the twin dig areas (protected under dome shelters) where you can see the deep levels, with clear building outlines, that have been uncovered so far.

Read More:

A Visitor's Guide to Çatalhöyük: Excavations and History

9 Sille

Cute as a button and formerly a Greek settlement, Sille is a tiny village just on the edge of the city and a favourite destination for day-tripping Konya locals. There are two Byzantine churches: St Helena's and the Küçük Kilise. The village streets are lined with lovely wooden-beamed houses while the cliff ridge is pockmarked with ancient cave dwellings.

Other Notable Attractions

Sırçalı Medresi

Built in 1242, this former theological college has some beautiful (but crumbling) examples of tiled decoration on its interior walls and an ornate stalactite portal. It houses a collection of Islamic tombstones as well as some Hittite funerary urns.

Location: Sırçalı Medresi Caddesi

Ethnography Museum

One for those who love an old-school museum right out of the 1970s, Konya's Ethnography Museum holds a thorough collection of Turkish crafts, costumes, jewellery, carpets and household goods. It is sadly a bit dusty and unloved looking.

Location: Larende Caddesi

Yarn-Makers Mosque (İplikçi Camii)

Only the mosque remains of this religious complex, built in 1201, which stood in Alaeddin Caddesi to the east of the old citadel in Konya. The site was initially endowed by a family of yarn manufacturers, hence the name. The square building has two oval domes and one round, and stands on 12 huge 'elephant-foot' columns with a richly decorated prayer niche made from marble. Both Mevlana and his father once taught here.

Location: Alaeddin Caddesi

Tower Mosque (Kapı Camii)

The Tower Mosque was constructed in 1658, but after falling into disrepair was reconstructed in 1811. Ten pillars support the roof of the eight-domed mosque and there is a collection of 14th and 15th century garments in a room inside the building.

Koyunoǧlu Museum

Avid collector Ahmet Izzet Koyunoǧlu, a member of one of Konya's oldest families, bequeathed his bizarre and eccentric collection of artifacts, art, ethnography objects, geological items, and just plain stuff, to the city of Konya when he died. The building is a treasure-trove of scatterbrained, weird and wonderful exhibits that range from rare paintings, manuscripts and carpets to stuffed animals and clocks.

Location: Kerimler Caddesi

Sahib-i Ata Külliyesi

This religious complex comprises a mosque, dervish lodge, türbe and baths and was built between 1258 and 1283. The grandly ornate portal gate is beautifully decorated and the mosque interior has a gorgeous blue tile prayer niche. The dervish lodge, with its beautifully restored blue tile and red brick interior, has been made into a museum with an interesting collection of religious artifacts.

Location: Larende Caddesi

http://www.planetware.com/tourist-attractions-/konya-tr-kon-k.htm

Iconio1 2 (en turco: Konya) es una ciudad turca de Anatolia y capital de la provincia de Konya. Cuenta con 967.055 habitantes3 (2007).

Historia

Históricamente, ha tenido los nombres de Koniah, Konieh, Konia, Qunia e Iconium (en griego Ικόνιον = icono). Iconium fue visitada por Pablo de Tarso, según el libro de los Hechos del Nuevo Testamento. Según la tradición católica, también es el lugar de nacimiento de santa Tecla.

De 1097 a 1243, Iconio fue la capital del sultanato selyúcida de Rüm, a donde llegaron presionados por los cruzados. Durante este periodo, la ciudad fue ocupada temporalmente por los cruzados Godofredo de Bouillón (agosto de 1097) y Federico Barbarroja (mayo de 1190).

Iconio alcanzó su máximo nivel de desarrollo e influencia entre 1205 y 1239, cuando los sultanes controlaban todo Anatolia, Armenia, Crimea y parte del Medio Oriente. En 1219, la ciudad recibió a los refugiados que huían de persia ante el avance del imperio Mongol, quienes habían derrotado al Sah Mohamed II. Los mongoles capturaron la ciudad en 1243, y designaron a Möngke como el jefe del gobierno títere basado en la ciudad.

Tras la caída del sultanato de Rüm, Iconio fue transformado en emirato en 1307, hasta que fue capturada por los Karamanides en 1322. Karamanid cayó en 1420 a manos del Imperio otomano, y en 1453, fue designada la capital de la provincia otomana de Karamanid.

Tanto Saladino como el sultán otomano Selim II construyeron mezquitas allí. En esta ciudad falleció y fue sepultado Yalal ad-Din Muhammad Rumi en 1273, poeta místico y fundador de los derviches giróvagos de la orden sufí Mevleví.

Tiene la reputación de ser uno de los centros urbanos de más conservadores en materia religiosa de Turquía, donde llegó a ser conocida como «La Ciudadela del Islam».

Clima

Iconio tiene un clima continental con inviernos húmedos y fríos, y veranos calurosos y secos. Los periodos de lluvias se encuentran en la primavera y el otoño. Bajo la clasificación internacional de Köppen, la ciudad tiene un clima semi-árido (Köppen BSk), en promedio hace 30°C en verano. El récord máximo de temperatura fue de 40.6°C el 30 de julio del 2000. En invierno el promedio de temperaturas es de -4,2°C con una mínima récord de -25.8°C el 25 de enero de 1989. Debido a que Iconio se encuentra a cierta altitud, en el verano las noches son frescas. Los niveles de precipitación son bajos pero las lluvias pueden suceder en cualquier época del año.

http://es.wikipedia.org/wiki/Konya

http://en.wikipedia.org/wiki/Konya

http://tr.wikipedia.org/wiki/Konya

http://www.pbase.com/dosseman/konya_turkey

http://www.panoramio.com/user/448715/tags/Konya

http://www.panoramio.com/user/190385/tags/konya

http://www.panoramio.com/user/1989262/tags/Konya

https://karakuzuveannesi.wordpress.com/2009/08/11/istiklal-harbi-sehitligi-1/

http://www.skyscraperlife.com/skylines-city-photographs/857-konya-city

http://www.konya.com.tr/

Vídeo:

Web recomendada: http://www.konya.bel.tr/

Contador: 1412

Inserción: 2015-05-10 16:33:13

 

Contenido relacionado:

comments powered by Disqus

Visitas

RSSrss

Más visitados

Incorporaciones

Comentarios

Photos and Texts are copyrighted by their owners

twittermobile phoneenglish versionVídeos

Estadísticas

Estadísticas Puertos/Aeropuertos
Récords Mundiales

MEGACONSTRUCCIONES.NET