MontpellierMontpellier

Inicio Volver Buscador Av. Google Maps Otras WEBS

.

Nombre:

Palma de Mallorca

Otro:

Localización:

Tipo: Urbanismo

Categoría:

Foto:

Voto:

No hay votos

Continente: Europa

País: España

Localización: Mallorca, Baleares

Año: 123 a. C.

Estado: Terminado

Descripción:Lugares para visitar en Palma de Mallorca...

Palacios y Castillos:

Palacio de Almudaina: Fue construido sobre un antiguo Alcázar musulmán. Los reyes lo convirtieron en Palacio Real. Es de estilo gótico del siglo XIV. En la actualidad alberga el Museo Real de Almudaina. Dentro del Palacio puede encontrar: la Capilla de Santa Ana, que es una verdadera maravilla, la puerta principal que es de estilo románico y el salón, de estilo gótico, también pueden observar; armaduras, muebles, alfombras, tapices...

Castillo de Bellver: Es de estilo gótico. Lo mandó construir el Rey Jaime II. En principio era un castillo defensivo, pero lo utilizaba como residencia de verano, durante el periodo en el que duró el reinado de Palma de 1276 a 1349. Está situado a 2 Km. del centro de Palma. Tras el reinado, se ha venido utilizando hasta el siglo XX, como prisión.

Catedrales e Iglesias:

La Catedral-La Seu: Está ubicada presidiendo la Bahía del Puerto de Palma. Es de estilo gótico. Fue construida entre los siglos XIV y XIX por Guillem Sagrera y en el s.XIX Antonio Gaudí la remodeló y diseñó su interior. A destacar: la Puerta Mirador, que da al mar y construida por Guillen Sagrera; la Capilla Real, que fue diseñada por Gaudí, Capilla de la Trinidad, que fue construida en 1329 y donde se hallan los sepulcros de los Reyes Jaime II y Jaime III, un gran Rosetón de 12 mts de diámetro, el Baldaquino, que está sobre el Altar Mayor diseñado por Gaudí y Museo Catedralicio.

Basílica de Sant Francesc: Es de estilo gótico, a excepción del retablo del altar mayor, que es barroco.

Iglesia de Santa Catalina: situada entre la Catedral y el Ayuntamiento. Es de Estilo Gótico.

Museos:

Museo de Mallorca: Alberga una extensa colección de arte, obras arquitectónicas, y de historia sobre la isla de Mallorca. Una colección de pintura medieval, cerámica y arqueología prehistórica.

Museo Diocesano: Está situado en el Palacio Episcopal. Alberga una importante colección de arte religioso. Objetos prehistóricos. Numismática, pinturas, joyas, cerámica, del siglo XIII en adelante.

Fundación Pilar y Joan Miró: Está ubicado en lo que fue la casa y el estudio de Joan Miró. A su muerte su viuda se encargó de convertirlo en Museo. Se trata de un edificio moderno diseñado por Rafael Moneo. A este edificio también se le llama "la Fortaleza de Alabastro". Consta de una exposición permanente de obras y esbozos del autor, de un auditorio, de una tienda y de una biblioteca.

La Fundación La Caixa: Está ubicado en el antiguo Gran Hotel de estilo modernista y es un Centro Cultural. Alberga una colección de Anglada Camarasa.

Museo de Arte Moderno y Contemporáneo o Es Baluard: Está construido en el interior de las murallas medievales y renacentistas. Alberga obras de: Magritte, Picaso, Miró, Barceló...

Museo de la Llotja: Es una de las obras maestras de la arquitéctura gótica en Mallorca. Está situado en el edificio de La Llotja.

Museo de Bellas Artes: está ubicado en la Llotja.

Palacio March: Magnifico Palacio que expone esculturas de arte contemporáneo (Rodin, Henry Moore, Chillida...).

Ayuntamiento: Es del siglo XVII. Destaca su original tejado.

La Lonja (La llotja): Del siglo XIV. Construida por Guillen Sagrera. En la actualidad es la sede del Museo de Bellas Artes.

Baños Árabes: Son del siglo X. Son un claro vestigio de su periodo de ocupación musulmán. Se conservan bien.

http://silvetodi.blogspot.com.es/2012/03/visita-mallorca-parte-2.html

Palma de Mallorca, la Ciutat

La Ciutat, como la llaman los mallorquines, se presenta impresionante desde que uno se acerca al puerto. Adornada de yates, palmeras y la Catedral al fondo, brinda una visión mágica, aún más impresionante si cabe a primeras horas de la mañana. En Palma viven prácticamente la mitad de los pobladores de la isla. La ciudad se extiende como una franja de 15 Km. paralela al mar. Abarcandola con la mirada veremos la encantadora sucesión de tejados salpicados de monumentos donde la historia y la modernidad se unen con el verde y el Mediterráneo en perfecta armonía. Aunque a primera vista dé la impresión de ser una ciudad mucho más pequeña, las posibilidades que Palma ofrece son la de una ciudad diez veces mayor. Muchos son los lugares de interés para visitar, enumeraremos los que uno no debiera perderse:

La Catedral

Llamada la Seo por los Mallorquines, es quizás el signo más distintivo de Palma. Construida entre los s.XIV y XIX tuvo el honor de contar para su reconstrucción con el talento creativo de Gaudí al que se le encargó el interior de la misma. El resultado es tan fascinante y original que no cabe fácil descripción. Destacan la Puerta del Mirador, que abre un muro de piedra en dirección al mar. Fue diseñada por el insigne arquitecto Guillén Sagrera, artífice también de la Lonja. En su interior destacan la Capilla Real, la Capilla de la Trinidad y el Museo Catedralicio, que alberga una gran cantidad de obras barrocas, entre otras.

La Almudaina

El Palacio Real, que fue construido sobre el desaparecido Alcázar musulmán y fue residencia de los primeros reyes mallorquines.

La Lonja

Es quizás uno de los más bellos ejemplares de gótico civil en la zona mediterránea. Hoy día alberga el Museo de Bellas Artes. Fue construido por Guillem Sagrera que lo dotó de un interior fantástico y una bellísima fachada.

Consulado del Mar

Situado muy cerca del anterior es hoy sede del gobierno autónomo balear. En su interior encierra una hermosa galería de estilo renacentista, del s. XVII.

Paseo del Borne

Centro neurálgico y corazón del casco antiguo, es una de las calles más animadas de la ciudad. A este paseo, tanto a la derecha como a la izquierda confluyen calles medievales adornadas de palacios y elegantes viviendas del siglo XIX. La gran cantidad de palacios de los s. XVII y XVIII que posee Palma es quizás uno de los aspectos más atractivos de su visita turística. En su nobleza y riqueza se aprecia la influencia italiana, importante característica de la ciudad de Palma

El tramo entre la Catedral y la Plaza de Cort

Vuelve a ofrecernos bellísimos palacios como el de Colom, el de los Villalonga, Oleo, Truyols y el de Oleza También cerca de aquí encontraremos el Palacio Arzobispal, la Iglesia de San Francisco y los Baños Árabes, éstos últimos se pueden contar entre los escasos restos de lo que fue la ciudad en época de dominación musulmana.

En la Plaza de Cort

Encontramos el Ayuntamiento, con su bellísima fachada del s. XVII y su característico y original tejado. Muy cerca, merece la pena visitar la Iglesia de Santa Catalina, en estilo gótico.

El Puig de San Pere

Enclavado en el otro lado del Paseo del Borne, detrás de la Lonja, es otro barrio antiguo de la ciudad. En él destacan la Iglesia de Santa Cruz, edificada en el s. XIV sobre una cripta del s. XIII; la Casa Weyler, la Casa Belloto y el Palacio de Montenegro.

Por los alrededores de la Plaza Mayor

Se encuentran la Rambla y la Avenida de Jaime III, dos importantes calles comerciales muy concurridas. En esta zona destacan la Casa Berga, con su impresionante balcón barroco, hoy convertida en Tribunal Provincial, y la Calle del Sindicato, que en la antigüedad fue centro de los gremios.

El Castillo de Bellver

Puede considerarse el broche final de tan monumental ciudad. Está situado en la periferia del centro histórico. Fue construido por Peré Salvá sobre una colina, dominando una extraordinaria panorámica. Esta fortaleza defensiva presenta de forma incomparable una gran elegancia gótica en sus formas, cosa poco frecuente en una fortaleza defensiva, sin perder sin embargo la funcionalidad para la que fue construida. Su interior alberga un Museo con una valiosa colección de piezas clásicas.

http://www.red2000.com/spain/baleares/mallorca/1city.html

unes, 4 de octubre de 2010

Palma de Mallorca

por José Manuel Beltrán.

Introducción general.

Mallorca, localizada en la costa este de España, es la isla más grande de las Islas Baleares, en el Mediterráneo. En su capital, Palma de Mallorca, viven casi las dos terceras partes de la población total de las islas. La Ciutat, como se denomina por los locales, se extiende sobre una franja de 15 Km paralela al mar. Desde el elevado Castillo de Bellver podremos ver como la ciudad reposa sobre su preciosa bahía y apreciar como, sobre el horizonte, se eleva su majestuosa catedral de estilo gótico.

El barrio viejo de la ciudad está lleno de estructuras del siglo XVII y el Barrio Pottella, situado detrás de la Catedral, es una de las áreas más interesantes para visitar tanto por su historia como por su arquitectura.

Introducción histórica.

Los orígenes de la civilización en la isla balear se remontan a los tiempos prehistóricos y es así como, en algunas partes de la isla, podremos encontrar misteriosos monumentos de piedra del siglo XIII A.C. Se cree que estos monumentos tenían una función militar y religiosa durante el periodo de la cultura “talayótica”.

Los romanos invaden la isla en el año 123 AC, fundando cuatro ciudades. Una de ellas era Palma. En el año 903 la conquistaría un general árabe conservándose de ellos algunos vestigios monumentales. Ya en 1.229, las fuerzas del rey Jaime I de Aragón recuperan las islas y Mallorca fue declarada reino cristiano independiente.

Durante los siglos XIV y XV, siendo parte del Imperio español, Mallorca disfrutó de prosperidad comercial. La Revolución Industrial, en el siglo XIX, transforma a Mallorca con un aumento importante de su circulación comercial propiciando una economía moderna. Hoy en día, además del comercio del turismo activo y la actividad en el puerto, la agricultura es su segmento principal basada fundamentalmente en el cultivo de olivos, algarrobos y almendras. Sus playas son de una belleza especial, aunque en algunos casos excesivamente explotadas. También es cierto que podremos encontrar lugares tranquilos, más alejados, donde disfrutar de su blanca arena, a la sombra de un pino, y observando tanto el mar como la montaña.

Nuestra visita por la ciudad

Como apunte previo debo indicar que los detalles de esta crónica se circunscriben a una rápida visita de la ciudad. Desembarcamos a las 12 de la mañana así que no había tiempo que perder. Desde el barco nos vendían billetes de bus para acercarnos al centro a un precio de 6 euros y otros tantos de vuelta. Algo ridículo cuando el bus municipal (Línea 1-Centro), con parada en la estación marítima, tan solo costaba 1,25 euros. Así que, al bus. Ya en el centro (éramos cuatro personas) tomamos un taxi para subir al Castillo de Bellver (10 euros) y otros 10 euros para entrar, los cuatro, al castillo. De regreso, al centro, de nuevo el bus (Línea 3), así de fácil.

El Castillo de Bellver.

De estilo gótico mallorquín y construido a principios del siglo XIV, se ubica sobre un monte a 112 metros sobre el nivel del mar, en una zona rodeada de bosque. Las vistas de la ciudad son extraordinarias y la cámara de fotos no dejaba de funcionar.

Construido por Peré Salvá, es una fortaleza defensiva de una poco frecuente elegancia gótica con unas blancas almenas circulares. Se encuentra bastante reconstruido y en su interior alberga un museo con una valiosa colección de piezas clásicas que nos hacen recorrer por la historia de la isla. Es posible, por un módico precio, contratar los servicios de un guía local.

La Catedral.

Nos encaminamos a ella, desde la avenida Jaime III, paseando plácidamente por el Paseo del Borne. Es el corazón del casco antiguo de la ciudad y una de las calles más animadas. A su derecha e izquierda confluyen calles medievales adornadas de palacios del siglo XIX, con influencias italianas. Este boulevard, estilo rambla, nos lleva directamente a la joya de Palma. Aviso importante: cuidado con los/las “carteristas” que te quieren leer la mano o vender cualquier manojito de planta. Son rapidísimas y te pueden aguar la fiesta.

La Seu, como se la conoce por los mallorquines, es el principal edificio religioso de la isla de Mallorca y, quizás, el signo más distintivo de Palma. Construida entre los siglos XIV y XIX, es un templo de estilo gótico construido a la orilla de la bahía y sobre las murallas árabes que protegían la ciudad. La reconstrucción del interior contó con el talento creativo de Gaudí añadiéndole originalidad. Tiene el mayor rosetón del mundo gótico y una de las naves de mayor altura del gótico europeo. Realmente es impresionante. Se la conoce también como la Catedral del mar (muy cercano); la del espacio (la que con menos piedra cuenta con más espacio) o la de la luz (dispone de 87 ventanales y 7 rosetones)

.

Destaca la Puerta del Mirador, enfrente al mar. Fue diseñada por el arquitecto Guillén Sagrera, autor también de la Lonja. Ya dentro, sobresalen sobre todo la Capilla Real y la Capilla de la Trinidad. Sin embargo, en su ábiside lateral derecho, es la Capilla del Santísimo la que se puebla de visitantes para observar la reciente creación (2001-2006) del pintor Miquel Barceló. Sobre gustos no hay nada escrito pero la pared cerámica policromada, obra del artista, no va –en absoluto- con la riqueza gótica de la Catedral. Sin embargo, doctores tiene la Santa Madre Iglesia. El Museo Catedralicio, alberga una ingente cantidad de obras barrocas y de cálices dorados, o sea, de oro. Por cierto el precio de entrada a la Catedral en su visita turística es de 4 euros.

La Almudaina

Muy cerca de la Catedral, el Palacio Real de la Almudaina se construyó sobre el desaparecido Alcázar musulmán, siendo la residencia de los primeros reyes mallorquines. Actualmente es la residencia de la Familia Real Española como residencia oficial para ceremonias de Estado y recepciones durante el verano. Rercoge en sus muros la historia de la isla desde los asentamientos megalíticos. Su estructura actual corresponde a la construida en el siglo XIV mostrando diferentes espacios entre los que se destacan los palacios del Rey y de la Reina, la capilla de Santa Ana o las salas de baños.

Tuvimos ganas de comer.

Nos dejamos llevar por el pequeño y apasionante laberinto de callejuelas a las espaldas de la Catedral hasta llegar a Plaza Cort. Observamos los bellos edificios de los palacios de Colom, Villalonga y el de Oleza, así como el Palacio Arzobispal, la Iglesia de San Francisco y los Baños Árabes. En Plaza Cort, nos encontramos con el Ayuntamiento dónde observamos su original tejado y su fachada del siglo XVII. Acto seguido nos encaminamos a Casa Julio. Situado en una estrecha y pequeña calle, Previsión nº 4, nos sirvieron un estupendo menú de 2 abundantes platos, bebida y postre por tan solo 8,50 euros. La bebida aparte, así que indicaros que una caña-tubo costaba 1,50 euros. Muy recomendable.

Y de allí, atravesando la Plaza de Santa Eulalia para después dirigirnos a Plaza Major (Mayor), no podía faltar el famoso helado artesanal mallorquín y sus ensaimadas.

Os descubro el secreto porque merece la pena. Ca´n Joan de S’aigo, fundada en el año 1.700 (leéis bien: 1.700) elabora las mejores ensaimadas de Palma de Mallorca. Se ubica en el Carrer de Can Sanc, número 10, y ya la decoración del local nos incita a saber que lo que allí se sirve es de calidad. Tres helados servidos en un vaso de cristal, 1 café y 2 pequeñas ensaimadas= 8,50 euros. Sin comentarios.

Seguimos nuestro recorrido

Llegamos a Plaza Mayor, llena de puestos ambulantes y terrazas, donde poder descansar un rato. A través de uno de sus arcos descendemos por unas escaleras accediendo a la Plaza Weyler donde se encuentra la Fundación La Caixa, junto al modernista Gran Hotel, que nos ofrece una bella fachada. Ya en el cruce del Paseo del Borne con Jaime III, calles comerciales y por tanto siempre muy concurridas.

Debíamos regresar a la Estación Marítima para embarcar de nuevo y en nuestro recorrido aprovechamos para visitar el barrio de Puig de Sant Pere, localizado a la derecha del Paseo del Borne. Es otro de los barrios antiguos de la ciudad y su estructura más famosa es la Lonja. Construida en el siglo XV es otra de las obras maestras de la arquitectura gótica. Hoy en día es el Museo de Bellas Artes y tanto su interior como su fachada son de una bellísima factura. En el Puig de San Pere también podemos visitar la Iglesia de Santa Cruz, un edificio del siglo XIV sobre una cripta del siglo XIII y el Palacio de Montenegro.

No nos dio tiempo para visitar el Pueblo Español ni tampoco, por el poco tiempo del que disponíamos, a realizar alguna excursión para conocer el interior de la isla. Lo dejamos para otra visita pero que sepáis que no nos olvidamos de Andraitx, Valldemosa, Soller, Pollenca, Formentor, Biniaraix, Alcudia, Manacor, o las Cuevas del Drach, porque Mallorca, ciudadanos viajeros, es mucho más.

http://paradaconfonda.blogspot.com.es/2010/10/palma-de-mallorca.html

Diez motivos para querer vivir en Palma de Mallorca

P. SANTAMARÍA - palomasantamaria 26/03/2015

Palma de Mallorca es la mejor ciudad para vivir en el mundo, según el dominical de «The Times». Estas son las razones que invitan a hacerlo realidad

El clima y su luz

Sol, playa, montaña, un agradable centro urbano bien comunicado o buena gastronomía, son solo algunas de las virtudes que le han llevado a Palma de Mallorca a alzalse con el premio de honor a la mejor ciudad del mundo para vivir según el dominical británico «The Sunday Times» que designó a Palma de Mallorca entre una lista de 50 candidatas. Estas son diez de las virtudes que más aprecian los habitantes de la capital de Baleares.

300 días de sol al año

El sol es el gran aliado de Palma de Mallorca lo que le confiere una luz especial a esta ciudad del Mediterráneo que posee un clima privilegiado todo el año con una media de 300 días de sol y una temperatura media anual que oscila entre los 16 y los 18 grados centígrados. Durante el verano las máximas alcanzan entre 29 y 31 grados. La temperatura mínima durante la noche en invierno está entre 5 y 9 grados.

El mar y sus playas

Palma de Mallorca es el destino de infinidad de turistas españoles y extranjeros durante todo el año gracias a su clima privilegiado, su riqueza cultural y artística y, cómo no, sus arenales.

La playa de Palma es una de las más extensas de las Baleares. Sus 4.600 metros de arena fina y blanca, donde cada año se cuelga la Bandera Azul, invitan a desconectar del mundo y disfrutar de unas vacaciones de ensueño en sus aguas tranquilas y claras. El arenal está situada a 14 kilómetros del centro de Palma y tiene todos los servicios, desde acceso para minusválidos, WC, duchas, teléfonos o chiringuitos.

Otra opción es la playa de Can Pere Antoni situada a dos kilómetros del centro de Palma de Mallorca y sus 750 metros de largo con paseo marítimo la convierten en un referente para dar un paseo y deleitarse en sus bares y restaurantes. Por su parte los bañistas pueden disfrutar de su arena fina y blanca de esta playa urbana con Bandera Azul y un oleaje moderado. Además el arenal cuenta con los servicios necesarios y ofrece acceso a minusválidos, duchas o socorristas, entre otros servicios. Se puede llegar en bicicleta a través del carril bici del paseo Marítimo.

En la bahía de Palma de Mallorca, en el municipio de Calviá, se esconde una de las playas más exclusivas de la isla. La cala de l’Oratori o Cala Portals Nous es el lugar elegido por numerosos rostros famosos para descansar al sol del verano.

Rodeada de lujosas residencias, buenos restaurantes y un ambiente de moda, en sus 1.000 metros de largo y 50 de ancho suele reinar la paz y la tranquilidad a pesar de ser una playa de alta ocupación. En arena fina y oscura se coloca año tras año la Bandera Azul, garantía de estar en un buen arenal de aguas vigiladas y tranquilas.

La belleza del casco urbano

La belleza del casco antiguo de Palma de Mallorca es uno de los alicientes para vivir en esta ciudad sembrada de magníficos monumentos. Son muchos los habitantes de Palma que pasean por sus calles para descubrir rincones, callejuelas o los secretos de los patios de las casas señoriales como la de Casal Sollerich, Can Vivot, Can Oms o Can Bordils.

Entre sus principales monumentos está su catedral o La Seu. Iniciada en 1229 y finalizada en 1601 es un templo de estilo gótico levantino construido a la orilla de la bahía de Palma. Se asoma al mar sobre las murallas romana y renacentistas que protegían a la ciudad, siendo la única catedral gótica que cumple con esta peculiaridad.

La Lonja de los Mercaderes de Palma de Mallorca es otro de los lugares más frecuentados y uno de los edificios civiles góticos más bellos de Mallorca situado en una plaza frente al Paseo Marítimo y al Muelle Viejo del puerto de Palma.

No podemos dejar de mencionar La Almudaina, el Palacio Real o Alcázar Real, que recoge en sus muros la historia de las islas desde los asentamientos megalíticos. Actualmente es utilizado por Su Majestad el Rey como residencia oficial para ceremonias y recepciones durante el verano.

Castillo de Bellver

A tres kilómetros al oeste del centro de Palma, coronando una colina de 112 metros, se alza el castillo de Bellver, otro de los polos de atracción de la capital.

El castillo de Bellver es una fortificación de estilo gótico mallorquín construido a principios del siglo XIV por orden del rey Jaime II de Mallorca. Se encuentra sobre un monte de 112 metros sobre el nivel del mar, en una zona rodeada de bosque, desde donde se puede contemplar la ciudad, el puerto, la sierra de Tramontana y Pla de Mallorca; de hecho, su nombre viene del catalán antiguo bell veer, que significa «bella vista».

Una de sus peculiaridades es que se trata de uno de los pocos castillos de toda Europa de planta circular, siendo el más antiguo de estos. Actualmente pertenece al Ayuntamiento de Palma y en él se encuentra el Museo de Historia de la ciudad de Palma, por lo que está abierto al público.

De compras por Palma

Otra de las razones por las que los mallorquines pueden estar orgullosos de su ciudad es por la cantidad de posibilidades de ir de compras con establecimientos para todos los gustos y a la medida de todos los bolsillos.

Pasear por el casco antiguo, disfrutar de sus edificios históricos a la vez que visitamos tiendas es una experiencia muy agradable. Centros comerciales donde disfrutar también de ocio con toda la familia o ir a los mercadillos tradicionales donde comprar productos autóctonos de Mallorca.

Para comprar artículos de moda en Palma de Mallorca hay dos zonas principales, el centro de la ciudad y el centro comercial Porto Pi. Las calles comerciales más importantes en el centro de Palma son la Avenida Jaime III y el Paseo del Borne, donde están las tiendas más exclusivas, también la Vía Sindicato y la Calle San Miguel.

El Centro Comercial Porto Pi está ubicado al final del Paseo Marítimo de Palma Mallorca, en dirección hacia Cala Mayor. Hay tiendas de conocidas marcas, además es un centro de ocio y restaurantes.

Para quien busca artículos baratos o de segunda mano la mejor opción es el rastro de los sábados, en la Avenida Gabriel Alomar i Villalonga del centro de la ciudad y para adquirir productos de alimentación frescos, como verduras, frutas, frutos secos, pescado o marisco, el Mercado del Olivar, en el centro de la ciudad.

Una ciudad bien comunicada

Son muchos los extranjeros afincados en Palma de Mallorca por lo que se valora muy positivamente el tener un aeropuerto a 20 minutos del centro de la ciudad. De hecho los autores del informe, que han catalogado a Palma de Mallorca como la mejor ciudad para vivir, consideran que la ciudad es «muy accesible», como lo demuestra que su aeropuerto es uno de los más transitados en España. Situado a 8 km del centro de la ciudad está estratégicamente situado entre las zonas de veraneo de la bahía de Palma (S'Arenal) y Palma de Mallorca, en el emplazamiento de una antigua base militar todavía existente. Fue inaugurado en los años 1960, época del gran boom turístico en las Islas Baleares, para sustituir al antiguo Aeropuerto de Son Bonet -que sigue en funcionamiento-.

Otra forma de viajar de la península a la isla es mediante ferry que llegan hasta Barcelona, Denia o Valencia. Así como entre las islas de Ibiza y Menorca en distintos tipos de buques: Ferry, Fast Ferry, Super Fast Ferry y Jet.

Puesta de sol en Portitxol

Los habitantes de Palma saben bien como disfrutar de la ciudad. Una de las zonas más frecuentadas es el Portitxol, un antiguo barrio de pescadores, a tres kilómetros del centro de Palma. Las aceras de su paseo marítimo y las numerosas terrazas llaman a los mallorquines a pasear, patinar o correr pero también a disfrutar de la puesta de sol.

Un detalle curioso: si nos fijamos en las terrazas de las casas situadas en primera línea, aún podremos ver las argollas a las que se amarraban los botes de pesca.

La obra de Miró en Palma

A pesar de que nació en Barcelona, Joan Miró tuvo una relación muy intensa con Mallorca, donde trabajó hasta el final de su vida. La Fundación Pilar y Joan Miró permite revivir el que fue su ambiente de trabajo.

El edificio, de Rafael Moneo, alberga una importante colección de obras de Miró: 118 pinturas sobre tela, otras 275 realizadas con técnicas diversas sobre diferentes soportes, 1.512 dibujos y 35 esculturas, además de obra gráfica. El óleo conservado más antiguo de Miró forma parte de la colección, así como obras de otros muchos artistas: Arroyo, Canogar, Chagall, Chillida, Chirino, Feito, Genovés, Guerrero, Guinovart, Gordillo, Rueda, Millares, Mompó, Múñoz, Saura, Sempere, Tàpies… El único inconveniente es que queda un poco lejos del centro de Palma, a diez minutos en coche.

Entre el mar y la montaña

Playas, paseos marítimos, casco antiguo, tiendas ... Palma lo tiene todo pero no estaría completa sin su apreciada Sierra de Tramontana, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y una maravilla «desconocida» para el mercado turístico español. Esta sierra forma impresionantes acantilados y calas rocosas que contrastan con las playas de arena del resto del litoral. El «Pla» es la fértil llanura central. Al oeste de esta llanura y en el centro de la bahía de Palma está situada Palma de Mallorca.

En la Sierra de Tramontana se hallan los tres grandes embalses de Mallorca: Cúber, el Gorg Blau y el militar para uso de la base del Puig Major, de menor tamaño.

Sus restaurantes

En los últimos años Palma de Mallorca ha ido ganando calidad en sus restaurantes, cafés y zonas de copas. Uno de los más destacados es Sadrassana (Plaza Drassanes, 15). Este restaurante y coctelería está ubicado en un antiguo casal mallorquín del siglo XIX en el casco antiguo y cuenta con una interesante cocina balear puesta al día a cargo de Tito Verger.

Otro de los mejores restaurantes de la capital es Forn de Sant Joan, un antiguo horno de pan redecorado con gusto donde se elaboran tapas y platos multiculturales: minicornete de ceviche de lubina y langostinos con espuma de coco, tártaro del mar con salsa ponzu y alga wakame, cordero a las siete horas o banana connection. Otra buena opción es La Bodeguilla, restaurante y tapería donde el vino es protagonista.

Un buen restaurante es La Cuchara, donde iba mucho Claudia Schiffer cuando tenía casa en la isla. Su fuerte son los arroces, el tartar y los estofados. El restaurante Nautic, en el puerto deportivo, destaca por su luminosidad, su cuidado interiorismo y sus espectaculares vistas.

http://www.abc.es/viajar/espana/abci-palma-mallorca-motivos-vivir-201503240953_1.html

Palma de Mallorca, o simplemente Palma, es un municipio y una ciudad española, capital de la isla de Mallorca y de la comunidad autónoma de las Islas Baleares. Es además sede del partido judicial número tres de la provincia y de la diócesis de Mallorca. Está ubicada en la parte occidental del mar Mediterráneo y, dentro de la isla de Mallorca, está al suroeste. Se encuentra a unos 250 km al este de la península ibérica.

Su término municipal ocupa una extensión de 208,63 km² que se extienden entre la Sierra de Na Burguesa y el Prado de Sant Jordi. La ciudad está situada en el centro de la bahía de Palma, a unos 13 metros de altura sobre el nivel del mar. Varios torrentes, como la Riera, o Gros la atraviesan desembocando en el Mediterráneo.

Con 400.578 habitantes (INE enero 2015), Palma es la octava mayor ciudad de España por población y la primera de las Islas Baleares.8 Además, su área metropolitana engloba nueve localidades que alcanzan los 560 240 habitantes repartidos en una superficie de 1015,88 km², siendo la 14.ª de España.9

Fue fundada con el nombre de Palma por el cónsul romano Quinto Cecilio Metelo Baleárico en el año 123 a. C. Se estima que su asentamiento actual corresponde posiblemente con las ruinas romanas que se encuentran bajo su casco histórico, aunque aún no existen pruebas irrefutables.10 11 Luego de otras conquistas por parte de los vándalos y por los árabes en 903, fue finalmente conquistada por el rey Jaime I de Aragón el 31 de diciembre de 1229,12 convirtiéndose en la próspera Ciutat de Mallorca capital de su propio reino, que decayó tras su incorporación a la Corona de Aragón en 1279.

En 1715 entraron en vigor los Decretos de Nueva Planta, recuperando la ciudad su topónimo romano, Palma. Poco después, ya en el siglo XX, fue protagonista de la explosión de un intenso auge turístico que la usó como destino vacacional durante las décadas de 1960 y 1970. En la actualidad constituye un notable centro económico y cultural a nivel insular y autonómico.

https://es.wikipedia.org/wiki/Palma_de_Mallorca

https://www.flickr.com/search/?user_id=33756577@N08&view_all=1&text=palma de mallorca

http://mochilaycamara.blogspot.com.es/2011/06/el-castillo-de-san-carlos-palma-de.html

http://viagallica.com/baleares/lang_es/vieille_ville_palma_-_sud-ouest.htm

Vídeo:

Web recomendada: http://www.palma.cat/

Contador: 947

Inserción: 2016-10-06 21:19:32

 

Contenido relacionado:

comments powered by Disqus

Visitas

RSSrss

Más visitados

Incorporaciones

Comentarios

Photos and Texts are copyrighted by their owners

twittermobile phoneenglish versionVídeos

Estadísticas

Estadísticas Puertos/Aeropuertos
Récords Mundiales

MEGACONSTRUCCIONES.NET