BerlínBerlín

Inicio Volver Buscador Av. Google Maps Otras WEBS

.

Nombre:

Saltillo

Otro:

Localización:

Tipo: Urbanismo

Categoría:

Foto:

Voto:

No hay votos

Continente: América

País: México

Localización: Estado de Coahuila de Zaragoza

Año: 1577

Estado: Terminado

Descripción:Saltillo

Situada al norte de México, se ha convertido en una ciudad moderna que cuenta con los más excelentes medios de comunicación y de transporte, donde las principales actividades económicas son generadas por la industria, la agricultura y el comercio.

La actual ciudad de Saltillo, capital del estado de Coahuila, fue fundada en el siglo XVI luego de que en 1577 se le otorgara el nombre de “Villa de Santiago del Saltillo” y de que tiempo después, en 1591, naciera cercana a ella, la “Villa de San Esteban de la Nueva Tlaxcala”, una localidad habitada principalmente por indígenas, en su mayoría tlaxcaltecas traídos por la colonización; fue con la unión de ambas villas que se pudo conformar lo que posteriormente sería la ciudad de Saltillo, la que por muchos años se convertiría en capital de uno de los más extensos dominios políticos de América, en el cual se comprendían los actuales territorios de Nuevo León, Tamaulipas y Texas.

En nuestros tiempos, Saltillo se ha convertido en una ciudad moderna que cuenta con los más excelentes medios de comunicación y de transporte, donde las principales actividades económicas son generadas por la industria, la agricultura y por supuesto, el comercio.

Entre los muchos atractivos que el centro de la ciudad ofrece al visitante destacan la Plaza de Armas, donde justo al frente se encuentra la Catedral de Santiago estilo barroco; el Palacio de Gobierno, el cual aloja un mural con la escenificación de la historia del Estado; el Liceo de las Artes; el Casino de Saltillo; el Recinto Juárez, donde se hospedó el mismísimo don Benito Juárez durante la intervención francesa; el Palacio Municipal, el Templo de San Esteban y por supuesto, el Teatro de la Ciudad llamado “Fernando Soler”.

PLAZA DE LAS ARMAS

Alguna vez se llamó la Plaza de la Independencia. El 27 de diciembre de 1835 el general Antonio López de Santa Anna enlistó y pasó revista a su ejército en esta plaza, justo antes de iniciar la contienda contra los rebeldes texanos.

CATEDRAL DE SANTIAGO

De estilo barroco y churrigueresco. Cuenta con 45 óleos, en su mayoría de la época virreinal; retablos barrocos y una multitud de columnas salomónicas rematadas por la concha del Apóstol Santiago.

PALACIO DE GOBIERNO

Conserva la obra mural de Salvador Tarazona (1929) que reproduce coloridamente la fiesta tlaxcalteca del Ojo de Agua, momento de la fundación de la villa de Santiago de Saltillo, mientras que el mural de Almaraz, que corresponde al año de 1979, muestra nueve periodos de la historia de Coahuila alineados cronológicamente, en los que se pueden admirar los momentos más trascendentales.

EL ATENEO FUENTE

La razón de su nombre proviene de don Juan Antonio de la Fuente, el principal precursor de su edificación. Su importancia como ícono de la vida cultural es tal que su imagen forma parte del escudo de armas de Saltillo. Su vestíbulo está decorado por obras murales de Salvador Toscano y Miguel Santana que no se deben pasar por alto.

CASINO DE SALTILLO

El porte magistral y elegante que caracteriza este edificio resguarda un acervo de algunas fotografías que describen las glamorosas fiestas y tertulias realizadas a partir de 1951 por la sociedad coahuilense.

http://www.mexicodesconocido.com.mx/saltillo.html

Saltillo, un lugar entre el pasado y el presente en Coahuila

Dos de nuestros colaboradores nos ofrecen una mirada a la historia, arquitectura y curiosidades de la antigua Villa de Santiago del Saltillo del Ojo de Agua, la orgullosa capital de Coahuila.

Dicen que en un oscuro callejón allá por detrás de la Escuela Normal, Satanás acechaba el paso de los transeúntes que osaban cruzar su territorio a tales horas, y los hacía huir corriendo despavoridos; dicen que buscaba incautos para malaconsejarlos, llevarlos a la perdición y ganar sus almas.

Luego vino la electricidad, y los vagos, yhasta el diablo salió corriendo. Hoy en día sólo se aparece de vez en cuando, asustando a las gentes sin ton ni son, como si anduviera despistado.

Ésta es sólo una de las muchas leyendas de la antigua villa de Santiago del Saltillo del Ojo del Agua. Fundada en 1577 por el capitán Alberto del Canto, Saltillo ha desempeñado un papel relevante en la historia nacional, gracias a su importante situación geográfica, y por ser una de las poblaciones más septentrionales de la Nueva España. La colonización del norte fue un extremo difícil. Pocos colonos se arriesgaban a vivir aislados en aquel inmenso territorio. El primer núcleo de población de la villa se estableció en un fértil valle en pleno corazón de las Chichimecas, sus habitantes hubieron de luchar constantemente contra los huachichiles y los borrados que poblaban la región, ya que éstos opusieron una tenaz resistencia para defender sus tierras.

Malamente llamados bárbaros, los chichimecas tenían un amplio conocimiento de su agresivo entorno natural, y estaban bien adaptados a vivir en esta árida región; tenían además una sólida estructura social encabezada por caudillos como Cilavan y Zapalinamé, que en 1586 dirigieron el último levantamiento general de indígenas contra la villa, siendo derrotados por el capitán Francisco de Urdiñola, que comandaba la guarnición del lugar. Las guerras, la esclavitud en las minas y las enfermedades traídas por los invasores, exterminaron finalmente a los indígenas en otro sangriento y brutal episodio de la colonización española.

Para promover la colonización de la región, el virrey Luis de Velasco pidió ayuda a los tlaxcaltecas y logró que aceptaran formar comunidades aledañas a los asediados poblados del norte, para ayudar a defenderlos. Así, en 1591 el capitán Francisco de Urdiñola fundó con 70 familias tlaxcatecas el pueblo de San Esteban de la Nueva Tlaxcala, contiguo a la villa de Santiago del Saltillo.

Con la llegada de los tlaxcaltecas la vida del lugar cambió radicalmente. Los campos, antes usados sólo para el pastoreo, se llenaron de cultivos de cereales y de algodón, de hortalizas y de huertas. Se sembraron grandes viñedos que posteriormente dieron vinos excelentes. Se mejoró la ganadería y se aprovecharon sus productos. Se establecieron tenerías y telares y fue entonces cuando se comenzaron a hacer los famosos jorongos y sarapes saltillenses, que llegaron a ser toda una tradición y símbolo de la ciudad; hoy sólo se producen en una pequeña fábrica.

Surgieron también las artesanías, principalmente el labrado de piedra y cantera y el tallado de madera. La economía tuvo un gran auge y hubo muchos excedentes de producción, por lo que los pobladores de todas las provincias del norte acudían a la villa a surtirse de provisiones. Esta circunstancia dio origen a la feria del Saltillo, que llegó a superara comercialmente a las más importantes de la época virreinal tales como las de Acapulco, Jalapa y San Juan de los Lagos.

No se ha determinado con plena certeza el origen del nombre de Saltillo, ya que existen varias versiones. Una de ellas sugiere que se trata de una palabra chichimeca, corrompida y castellanizada, que significaba “tierra alta de muchas aguas”. Otra versión, quizá más acertada, lo relaciona con un pequeño salto de agua que caía desde una elevación del terreno en cuya cima está el principal ojo de agua del lugar y al pie del cual se fundó la villa. Desde este manantial se construyó una acequia que, por gravedad, surtía de agua a la población. Probablemente fue entonces cuando desapareció la pequeña cascada.

Hoy en día, del ojo de agua sigue brotando agua, aunque la corriente ha sido entubada. En la parte alta de la colina donde surge el manantial, se construyó una parroquia que aloja a un Cristo crucificado conocido como el Santo Cristo del Ojo de Agua. El manantial parece brotar de su base, por lo que muchos feligreses atribuyen a la imagen la presencia del venero, y no falta quien confiera propiedades milagrosas al agua.

Personajes históricos que han visitado Saltillo

Muchos personajes han dejado huella de su paso por la ciudad.

En marzo de 1811, después de su levantamiento en el pueblo de Dolores, el cura Miguel Hidalgo llegó a Saltillo para reunirse con el general Ignacio Allende. De ahí salieron juntos hacia el norte con el propósito de conseguir armas en Estados Unidos; sin embargo, no tuvieron éxito pues fueron traicionados y hechos prisioneros en Acatita de Baján. Sobre la calle Hidalgo, casi esquina con Aldama, hay una placa conmemorativa que señala el lugar donde estuvo la casa que habitó el Padre de la Patria durante su estancia en la ciudad.

En febrero de 1836, el General Antonio López de Santa Anna pasó por Saltillo rumbo a San Antonio, en una campaña militar para sofocar la rebelión de Texas. Cayó prisionero en la batalla de San Jacinto y, para salvar su vida, firmó una capitulación por la que México perdió una buena parte de su territorio.

Poco después de la Guerra de Reforma y ante el acoso de los invasores franceses, en enero de 1864 el presidente Benito Juárez llegó a Saltillo y estableció ahí su gobierno, por lo que la ciudad fungió varios meses como capital del país. Durante su estancia, Juárez expidió un decreto mediante el cual se devolvía la soberanía al estado de Coahuila, que entonces era parte del de Nuevo León, y nombró gobernador y jefe militar a Andrés S. Viesca.

En febrero de 1913, luego del asesinato del presidente Francisco I. Madero y del vicepresidente Pino Suárez, el entonces gobernador de Coahuila, Venustiano Carranza, desconoció al usurpador Victoriano Huerta e inició la Revolución Constitucionalista. Después de combatir a los federales en la ciudad, se retiró a la hacienda de Guadalupe donde proclamo el Plan de Guadalupe, que lo llevaría a ocupar la presidencia de la República (en ese mismo año Francisco Villa tomó la ciudad a favor del movimiento revolucionario).

El Centro Histórico y los edificios de la ciudad

Inmensa en el vértigo de la modernidad y el progreso, Saltillo pierde rápidamente su sabor provinciano. El ruidoso tráfico vehicular rompe la tranquilidad y contamina el ambiente de las estrechas y sinuosas calles donde aún existen vetustas casonas con gruesos enrejados que protegen sus enormes ventanales, por los que se logra entrever los amplios patios interiores. Afortunadamente, se ha iniciado un extenso programa de conservación del Centro Histórico, donde se encuentra la mayor parte de las construcciones antiguas que engalanan la ciudad.

Entre los edificios más representativos de la ciudad destaca el magnífico conjunto arquitectónico de la Catedral, que tiene un largo historial: el 6 de agosto de 1608, uno de los primeros colonos de la villa, el vasco Santos Rojo, trajo de Jalapa una imagen de Cristo crucificado que había sido enviada de España junto con muchas otras, para promover la fe cristiana en la nueva colonia. La imagen fue colocada en una pequeña capilla llamada de las animas, que pertenecía al señor Rojo. La devoción al Santo Cristo creció rápidamente por los muchos milagros concedidos a los creyentes, y por los prodigios ocurridos en la primera mitad del siglo XVIII, cuando, según la tradición, la sagrada imagen sudó en tres ocasiones, su cuerpo se hizo flexible y su carne blanda y tibia, como si estuviera vivo. En 1762, la imagen fue trasladada a la actual Capilla del Santo Cristo, construida con donaciones particulares y de los mineros de La Iguana, que cedían toda la plata extraída los sábados.

En octubre de 1745, contiguo a la Capilla del Santo Cristos, se inició la construcción del templo que sería la catedral. La construcción de la obra duró 55 años y tuvo varios arquitectos razón por la cual presenta una mezcla de estilos.

Sobre el costado poniente de la plaza, frente a la catedral, se encuentra el Palacio de Gobierno, cuya fachada es de cantera rosa. En los pasillos interiores del segundo piso hay un bonito mural que compendia la historia de Coahuila y honra a sus hombres ilustres. A espaldas del Palacio está la Plaza de la Nueva Tlaxcala, construida en 1991 para conmemorar el cuarto centenario de la fundación del pueblo. En su extremo sur tiene un bello conjunto escultural alusivo a la colonización de Coahuila. Esta plaza marca el sitio que dividía las dos secciones de la antigua población: al este, la villa, habitada por los españoles, y al oeste, el pueblo donde vivían los indígenas tlaxcaltecas.

Al lado sur de la catedral está el Casino de Saltillo, elegante construcción de estilo neoclásico. Actualmente es un club privado. Detrás del Casino está el Recinto de Juárez, una amplia y sencilla casona con patio central, donde vivió y ejerció su gobierno el presidente Juárez. Hoy alberga al Colegio Coahuilense de Investigaciones Históricas, y conserva un interesante salón llamado de Las Banderas, donde se atesoran estandartes usados en la Guerra de Reforma y durante la invasión norteamericana.

Por la calle Hidalgo, dos cuadras al sur de la catedral, surgeel imponente Templo de San Juan Nepomuceno; terminado en 1779, en su amplia y monumental nave tiene una excepcional colección de pinturas del siglo XVIII hechas por religiosos de la Compañía de Jesús, y una cuadra al sur del templo está el edificio del antiguo Colegio de San Juan Nepomuceno, de excelente reputación, fundado por los jesuitas a finales del siglo XIX y del cual fue alumno Francisco I. Madero. Actualmente esta construcción aloja el extraordinario Museo de las Aves.

En la calle Aldama, frente a la plaza Manuel Acuña, sobresale el antiguo Teatro García Carrillo, un fastuoso edificio de cantera construido a principios de este siglo. En 1918 sufrió un grave incendio, al parecer intencional, luego de la presentación de la obra El dios loco, que era considerada como un sacrilegio.

No hay que olvidar la Alameda que data de 1920, considerada uno de los parques más bellos del país, con sus cuidados jardines sombreados por un denso bosque de enormes y frondosos nogales y álamos. En el extremo sur está el pintoresco Lago de la República, protegido por una larga y elegante balaustrada. Su nombre se debe a que el contorno del lago semeja el perfil de la República Mexicana. En su parte norte, el lago tiene una original alegoría a Manuel Acuña.

Al centro de la Alameda hay una estatua ecuestre del General Ignacio Zaragoza. Ligada a ella hay una curiosa anécdota: cuenta que un grupo de estudiantes invitó al padre León, clérigo local, a dar un paseo por el parque; inexplicablemente, lograron convencerlo de que se trepara a horcajadas sobre las ancas del caballo de Zaragoza, y ahí lo abandonaron. En la madrugada, un lechero que pasaba por el lugar, escuchó que alguien gritaba que lo bajaran del caballo; creyendo que era la estatua de la que hablaba, salió corriendo muy asustado, para avisar a la policía que el general quería que lo bajaran del caballo. Al investigar, la policía encontró al pobre cura montado en lo alto, y así se descubrió la pesada broma.

A finales del siglo pasado, Saltillo era considerada como la Atenas de México por la calidad de sus instituciones educativas, de las cuales surgió toda una generación de hombres ilustres que dieron renombre a la ciudad. De esta época es el sobrio edificio de cantera de la antigua Escuela Normal para Maestros, situada al lado norte de la Alameda.

En 1867, el gobernador Andrés Viesca creó el Instituto de Educación Superior, que luego recibió el nombre de Ateneo Fuente en honor del insigne coahuilense Juan Antonio de la Fuente que ocupa un edificio de estilo art déco, muy en boga en esa década. En el primer piso hay un museo de Historia Natural y una Pinacoteca.

Saltillo cuenta también con un instituto tecnológicoy una de las primeras escuelas de arquitectura en México.

Sobre la avenida Francisco Coss, al poniente de la antigua estación del ferrocarril, se levanta el suntuoso complejo de cantera rosa, de construcción relativamente reciente, en estilo neoclásico, formado por el Palacio de Justicia, la Biblioteca Pública Central, la Presidencia Municipal, el Palacio del Congreso del Estado y, al extremo oriente, el Teatro de la Ciudad “Fernando Soler”, al frente del cual hay una estatua del poeta Manuel Acuña.

Quedan por mencionar muchas construcciones, plazuelas y pequeños parajes que por su belleza, historia y encanto, son dignos de conocerse. Al atardecer, un grupo de gansos nada majestuosamente reflejándose en el agua; la blancura de su plumaje contrasta bellamente contra el verde brillante del Lago de la República. Desde el balcón central, una pareja de ancianos lanza migas al agua, atrayendo una multitud de patos que graznan alborotados. En este encantador rincón de la Alameda se refugian los enamorados, jóvenes y viejos; y ahí está también el vendedor de semillas, y los niños que piden que les compren globos. Es una escena que nos hace recordar tiempos pasados, cuando la vida humana transcurría al ritmo del sol y las estrellas, cuando la luna llenaba de romanticismo las noches, antes de que el modernismo salvaje nos atrapara en su loca carrera, sin metas, sin sentido.

http://www.mexicodesconocido.com.mx/saltillo-un-lugar-entre-el-pasado-y-el-presente-coahuila.html

Museos de Saltillo

El prestigio de esta ciudad como foco de ciencia y cultura en nuestro país se confirma en sus más de veinte espacios museográficos. Ninguna otra urbe mexicana tiene tantos museos tan bien montados como la capital coahuilense.

Hay muchas razones muy buenas para visitar Saltillo: su riqueza arquitectónica, su interesante historia, su agradable atmósfera y, sin duda, su excelente colección de museos. Arte, ciencia, tradiciones, artesanías, historia nacional e historia natural son abordadas en veinte exposiciones permanentes de la capital. Además, otros cinco recintos y centros culturales se dedican primordialmente a presentar exposiciones temporales.

Como la mayoría de dichos espacios se concentran en el Centro Histórico, se puede considerar esta parte encantadora de la capital como un gran museo que abarca todos los demás. En él, plazas y jardines son como vestíbulos y descansos; las calles corresponden a pasillos y los museos particulares resultan ser las salas dedicadas a temas específicos. Para recorrer completo este gran museo debes dedicarle media semana como mínimo, no obstante puedes hacer recorridos de un solo día siguiendo líneas temáticas (historia nacional, pintura o tradiciones mexicanas); también hay itinerarios para otros tipos de público (recorridos para niños, por ejemplo). Claro, entre sala y sala te invitamos a hacer una sabrosa parada en alguno de los cafés o restaurantes del centro.

Caso aparte es el fascinante y justamente aclamado Museo del Desierto ubicado unos cuatro kilómetros al oriente de la catedral y que exige, cuando menos, medio día de visita. En todos los museos de la capital coahuilense te aseguramos un encuentro con la ciencia, el arte y la cultura que será a la vez didáctico y sorprendente, esclarecedor y divertido. Y al recorrerlos entenderás por qué Saltillo tiene el bien merecido apodo de "la Atenas de México".

http://coahuila.mexicodesconocido.com.mx/museos.html

Museo del Palacio y Salas Carranza

Estos complejos museísticos se ubican dentro del Palacio de Gobierno de Saltillo. Están dedicados a la historia de Coahuila y a los logros de Venustiano Carranza como gobernador de la entidad.

El Palacio de Gobierno es un edificio notable de aire neoclásico y sitio histórico. Fue construido originalmente hacia 1808 para albergar las casas consistoriales. A lo largo de las décadas ha sido sometido a diversas intervenciones arquitectónicas para renovarlo o ampliarlo. En 1929 se le agregó una tercera planta y en 1979 fue remozado. En 2009 se inauguró el Museo del Palacio y cuatro años más tarde, las Salas Carranza. Ambos son espacios museográficos que no debes perderte en un viaje a Saltillo.

Museo del Palacio

Está dedicado a la historia de Coahuila, su gente y sus gobernantes: desde la creación de la Provincia de Coahuila en tiempos virreinales hasta el presente con el actual gobernador Rubén Moreira Valdez. Se enfoca principalmente en los retos políticos, militares y sociales que los coahuilenses han enfrentado y superado a lo largo de los siglos.

La exposición permanente del museo abarca nueve salas. Una de ellas trata sobre el Palacio y su historia. Cada una de las otras ocho aborda un periodo histórico: la conformación geopolítica de Coahuila durante el Virreinato, la Independencia, los primeros años de vida autónoma de México, etcétera. Pronto notarás que el discurso museográfico es bastante fluido y no tiene nada de esquemático gracias a la dinámica disposición espacial de la exposición y al ágil despliegue informativo y de imágenes.

El acervo de este museo consta de casi 450 piezas históricas (de los siglos XVIII al XXI) y algunas de ellas resultan sobresalientes: armas de tiempos de la Guerra de Independencia y de la invasión estadounidense; objetos de vida cotidiana de hace cien años o más; prendas de vestir y objetos personales de los gobernadores, entre otros. Sin embargo, la museografía creativa es la que termina seduciéndote. Imágenes, luces, proyecciones en combinación con cédulas, fotografías y piezas históricas brindan un cuadro muy completo y atractivo de la biografía del estado de Coahuila. El museo, que ocupa un extenso espacio de la planta baja del Palacio, posee también una amplia sala de exposiciones temporales.

Salas Carranza

En el primer piso se encuentra este otro espacio abierto al público en 2013 con un doble propósito. Por una parte, se destaca aquí la historia y los logros políticos de Venustiano Carranza como gobernador de Coahuila entre 1911 y 1913 (cuando Francisco I. Madero ocupaba la presidencia del país). En el primer piso se ubica una réplica del despacho del personaje, del que el propio museo apunta: "Venustiano Carranza, Gobernador de Coahuila, despachó aquí hasta el 19 de febrero de 1913, cuando tomó la más trascendente de las decisiones de su vida: desconocer al gobierno de Victoriano Huerta... Ese día salió de su despacho en la segunda planta y al cruzar la puerta hacia la Plaza de la Independencia abandonó este Palacio de Gobierno para entrar a la Historia". En efecto, tal decisión disparó la segunda etapa de la Revolución Mexicana que concluyó con el triunfo defi nitivo de esta.

El nombre de este lugar está en plural porque abarca recintos de tres pisos. Hacia 1929, el general Manuel Pérez Treviño, gobernador de Coahuila, le agregó un nuevo piso al palacio y le encomendó al pintor valenciano Salvador Tarazona que decorara con murales el cubo de la escalera de esta parte del edificio. El otro propósito de las Salas Carranza es mostrar precisamente estas diez brillantes obras pictóricas que retratan con maestría y gran colorido distintos aspectos del paisaje y la vida coahuilense: la fiesta tlaxcalteca del Ojo de Agua en Saltillo, ruinas de antiguas misiones, el trabajo en las minas de carbón, el paisaje lagunero, entre otros. Aunque este pintor nació del otro lado del Atlántico, su extensa y característica obra en Saltillo y Torreón hacen de él un artista coahuilense.

Centro Cultural Teatro García Carrillo

Dedicado ahora a exposiciones temporales, este recinto fue un prodigio de buen gusto y tecnología al momento de su inauguración en 1910. Sustituía a un foro que años atrás se había incendiado durante la presentación de la obra El loco Dios. El nuevo teatro prosperó, pero en 1918 al volver a ofrecer la misma obra: otro incendio devastó el lugar. Tras la conflagración el predio fue fraccionado y vendido, pero el vestíbulo y la emblemática fachada se mantuvieron en pie. En 1999, el gobierno municipal compró estos espacios y los reinauguró como Centro Cultural Teatro García Carrillo.

Está frente a la Plaza Manuel Acuña, en la esquina de Allende y Aldama (Ma-D, de 10 a 18 hrs; entrada libre; sin acceso para silla de ruedas).

http://coahuila.mexicodesconocido.com.mx/museo-del-palacio-y-salas-carranza.html

Museo de la Batalla de Angostura

Este museo tiene un acervo de mil piezas de tiempos de la Guerra contra Estados Unidos, en especial de esta batalla que significaría el principio de la pérdida de la guerra para México.

Luego de que el ejército estadounidense al mando de Zachary Taylor ocupara Monterrey y Saltillo a fines de 1846, el gobierno mexicano reunió un ejército relativamente fuerte que se acercó a esta región para enfrentarse a los invasores. El 22 y 23 de febrero de 1847 tuvo lugar en La Angostura, muy cerca de Saltillo, una dura batalla. Los mexicanos combatieron con bastante éxito y lograron desalojar a los estadounidenses de algunas de sus posiciones hasta que, inexplicablemente, el general Antonio López de Santa Anna, quien comandaba las fuerzas nacionales, ordenó la retirada. Para muchos historiadores esta especie de “empate técnico” significó una victoria estratégica para Estados Unidos y el principio de la pérdida definitiva de la guerra para México.

Producto de los esfuerzos de un grupo ciudadano interesado en esta batalla y en la difusión cultural, este museo abrió sus puertas en 2008. Ocupa por ahora una bonita casa del siglo XVII detrás de Catedral y exhibe su acervo de mil piezas. Algunas de ellas, como armas, municiones, fragmentos de ropa, cucharas y objetos personales son originales de tiempos de la Guerra contra Estados Unidos. Otras muchas son reproducciones tanto de objetos históricos (uniformes, banderas, armas, etcétera), como de documentos, acuarelas y fotografías de la época. El museo cuenta con cuatro salas.

La primera está dedicada a Texas y la segunda se enfoca a piezas de la batalla. Una tercera sala destaca a los personajes históricos, incluidos algunos poco conocidos como el doctor mexicano Anacleto Martínez, quien atendió a los heridos sin hacer distinción de su nacionalidad, o John O'Riley, el comandante del batallón de San Patricio, quien en La Angostura dirigió una unidad de artillería. En la cuarta sala se encuentra una gran maqueta que explica la distribución de las tropas, movimientos y combates. Sin duda, esta parte suele ser una de las más llamativas, en especial para los visitantes menores de edad.

El acervo variopinto, como salido del ático de los abuelos, y el entusiasmo de los encargados, siempre dispuestos a entablar plática con los visitantes y contar los pormenores de la batalla, hacen de tu visita una experiencia muy grata.

Sabías que...

La primera guerra en que se tomaron fotografías (daguerrotipos, que son una técnica fotográfica primitiva) fue precisamente en la de Estados Unidos contra México. Aquí podrás ver reproducciones de esas curiosas imágenes de Saltillo en los años de la guerra (1846-1848).

No pierdas de vista

El escenario de la batalla –ocho kilómetros al suroeste del museo, junto a la carretera a Zacatecas–, que aún conserva rastros de las trincheras de piedra levantadas por los invasores estadounidenses. El museo ofrece visita guiada al lugar de manera gratuita, solicítala con anticipación.

http://coahuila.mexicodesconocido.com.mx/museo-de-la-batalla-de-angostura.html

Museo de los Presidentes Coahuilenses

Hasta la fecha, México ha tenido cinco presidentes originarios de esta entidad, incluyendo a Francisco I. Madero y Venustiano Carranza. Este museo les rinde homenaje.

Este museo histórico es único en México por su enfoque, pero también por varios rasgos que lo convierten en un destino de visita atractivo. Situado una cuadra al sur de la Catedral, fue inaugurado en octubre de 2010 con motivo del centenario de la Revolución Mexicana. Cuenta con cinco salas, cada una de ellas dedicada a uno de los presidentes coahuilenses a los que rinde homenaje. Ellos son: Melchor Múzquiz de Arrieta, quien fue presidente interino entre agosto y diciembre de 1832; Francisco Ignacio Madero González, iniciador de la Revolución Mexicana y presidente entre 1911 y 1913; Eulalio Gutiérrez Ortiz, quien fue designado presidente provisional por la Convención de Aguascalientes y gobernó entre noviembre de 1914 y enero de 1915; su sucesor, Roque González Garza, nombrado también por la Convención, quien ocupó el cargo de enero a junio de 1915; y finalmente Venustiano Carranza Garza, quien, después de haber sido Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, fue presidente entre 1917 y 1920.

El recinto fue diseñado nada menos que por el arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, autor también del Estadio Azteca, la Basílica de Guadalupe y el Museo Nacional de Antropología en la Ciudad de México. La museografía es de gran calidad pues incorpora cédulas cortas, proyecciones y monitores interactivos. En las vitrinas se muestran unas 300 piezas históricas que incluyen billetes y monedas, periódicos y revistas, fotografías, condecoraciones, prendas de vestir, mapas, etcétera. Entre tales piezas se encuentran artículos personales que pertenecieron a los cinco presidentes, así como la primera banda presidencial de la historia de México, es decir, la que portó Guadalupe Victoria como presidente durante el periodo de 1824 a 1829. Pequeño y de fácil recorrido, este museo solo exige unos pocos minutos para una visita completa.

Sabías que...

Entre las entidades federativas que han sido tierra natal de mayor número de Presidentes de México, Coahuila se encuentra en el tercer lugar con cinco presidentes (empatada con Puebla y Sonora). Solo el Distrito Federal con 13 y Veracruz con 8 lo superan en este rubro.

http://coahuila.mexicodesconocido.com.mx/museo-de-los-presidentes-coahuilenses.html

Museo de las Aves de México

Este museo, único en su tipo en el mundo, posee más de 800 aves disecadas que muestran la diversidad y conservación de la avifauna mexicana.

Si necesitas una excusa para viajar a Saltillo, este museo te la da. Es único en su género: no hay en ninguna otra parte del mundo un recinto dedicado exclusivamente a exhibir las aves de un país. Además, aquí verás la colección de especies mexicanas más grande del planeta. Entre sus tres mil ejemplares de aves disecadas está representado alrededor del 70 por ciento de la avifauna mexicana. Y, claro, a las virtudes anteriores hay que añadir su ubicación en un bello edificio histórico que, con los actuales trabajos de remodelación, quedará como nuevo.

Este museo cuenta con cinco grandes salas en las que se abordan temas muy diversos en torno a las aves mexicanas: origen y evolución de estos animales, clasificación, comportamiento, morfología, especies amenazadas y en peligro de extinción, migración y ecosistemas. Como sea, los protagonistas de este lugar son las 800 aves disecadas en exhibición (de las tres mil que tiene el acervo). Una parte está dedicada a aves de Coahuila, entre las que se cuentan el pato arco iris y la grulla gris. Y una sección titulada "registro especial" muestra las aves que, por algún motivo extraordinario (un extravío o los vientos de un huracán), han sido avistados en esta parte del país. La museografía está basada en dioramas, algunos de ellos con movimiento o con sonido, lo cual le da al lugar un aspecto especialmente vivo y llamativo y lo hace muy distinto de los demás museos de la ciudad.

El Museo de las Aves de México deriva de la colección de aves disecadas que inició, hace más de medio siglo, don Aldegundo Garza de León. Desde muy chico, este regiomontano-coahuilense las cazaba y las mandaba disecar. Y lo que primero fue un cernícalo disecado puesto como trofeo en un mueble de la casa paterna, más tarde se transformó en el "salón de las aves" que todo Saltillo quería conocer. Después se hizo necesario un empleado que atendiera permanentemente la colección y para los años ochenta del siglo XX se convirtió en todo un atractivo turístico de la ciudad. En 1992, el gobernador de Coahuila Eliseo Mendoza Berrueto le pidió a don Aldegundo su colección, para la que dispuso el grandioso inmueble que hoy ocupa. Así, en 1993, abrió sus puertas este lugar, de cuyo patronato aún es presidente el cazador convertido en ornitólogo.

El inmueble cuenta con un amplio jardín en el que hay jaulas donde viven algunas aves donadas al lugar. El antiguo salón de estudios se utiliza ahora como foro para conferencias y eventos culturales. Hay también un taller de taxidermia y una pequeña tienda de regalos.

http://coahuila.mexicodesconocido.com.mx/museo-de-las-aves-de-mexico.html

Museo del Desierto

Este magnífico complejo museístico es uno de los principales sitios de historia natural en México y conserva los fósiles de grandes dinosaurios.

A quince años de su inauguración, aún es uno de los principales sitios de historia natural de México, si no es que el número uno. Pero más allá de su gran espectacularidad, que casi hace de él un parque temático, el museo es también un centro de investigación paleontológica (en la principal zona de fósiles de México), una organización enfocada a la conservación de la naturaleza y una institución dedicada a fomentar el sentido de pertenencia, respeto y valoración del entorno.

El tema del desierto es central en el discurso museográfico, pero junto a él están presentes otros temas cautivadores: la naturaleza coahuilense (que no siempre es desértica), la evolución de las especies, la historia humana y natural del norte de México, el cambio climático (el prehistórico y el actual) y los dinosaurios (aquí se resguarda y exhibe la colección de fósiles de dinosaurios más grande del país). Su acervo abarca 16 mil 300 piezas y es tan enorme e impactante que, cuando termina el recorrido, creerás que lo has visto todo. La museografía es un despliegue fascinante y balanceado de información escrita, imágenes, proyecciones, monitores, grabaciones, luces y sombras que acompañan a las piezas del acervo. El resultado final es un recorrido emocionante e ilustrativo.

Cuando lo visitas por primera vez, la mejor manera de gozarlo es recorrerlo con calma y tomar suficientes pausas para llegar descansado hasta el final, donde también hay sorpresas. Si te dejas llevar por el itinerario que el mismo recinto propone, las cosas marchan bastante bien. Cuenta con cinco grandes pabellones que a veces se subdividen en salones o recintos de temática específica. El primer pabellón es El Desierto y su Pasado y aborda la conformación de los desiertos del mundo (especialmente el desierto chihuahuense, el predominante en Coahuila). El enfoque es geográfico, climatológico y taxonómico, pero también evolutivo, lo cual lleva a la pregunta ¿qué es lo que hubo antes en los desiertos de Coahuila? La respuesta está en la Sala de los Dinosaurios, donde verás grandes personajes coahuilenses... de hace más de 65 millones de años: el Sabinosaurio –el dinosaurio más completo rescatado hasta el momento en México–; el Quetzalcoatlus –un gigante volador, como lo sugiere su nombre–; el feroz Tyrannosaurus rex –de 17 metros de largo y cinco de alto–; y el Isauria –el primer dinosaurio rescatado y armado en nuestro país–.

El segundo pabellón es El Hombre y el Desierto: Un Espacio de Encuentros, de tema y enfoque más bien histórico: va de las pinturas rupestres y las puntas de fl echa al ferrocarril y la sobreexplotación de sierras y llanos áridos. El tercero es Evolución y Biodiversidad, te recibe con un gigantesco mamut que extiende trompa y colmillos. Aquí se pasa revista a los grandes ausentes de Norteamérica. Durante la última era glaciar que inició hace 12 mil años, infinidad de especies se extinguieron en nuestro subcontinente: el mamut, el tigre dientes de sable, el gonfoterio y el oso de cara corta, entre otros. Pero también en tiempos tan recientes como el siglo XX casi han desaparecido de los desiertos mexicanos especies como el lobo, el berrendo y el oso gris. También verás comunidades faunísticas de otros rincones del planeta.

Finalmente viene el cuarto y último pabellón, El laboratorio de la vida, con un biodomo donde verás y sentirás lo que era Coahuila hace 70 millones de años, y un interesante herpetario. De aquí, el museo conduce a las áreas abiertas (jardín botánico y áreas con animales vivos, como el borrego cimarrón, el coyote, el gato montés y el oso negro americano), por eso hay que llegar al lugar con energía.

http://coahuila.mexicodesconocido.com.mx/museo-del-desierto.html

Saltillo es la capital del estado de Coahuila de Zaragoza, México. Se localiza al norte de México en la región sureste del mismo estado, a 400 km al sur de la frontera con Texas, Estados Unidos y a 846 km de la ciudad de México.

Saltillo es la zona metropolitana 19 del país, con 823,128 habitantes, aunque ya se estima que la zona metropolitana tenga más de un millón de habitantes, tierra del sarape y región del pan de pulque, Saltillo es una ciudad altamente industrializada en el ramo automotriz por lo que es apodada la detroit de México. Saltillo es una Ciudad Moderna y Colonial. en el año 2013 el Periódico Británico The Financial Times coloco a la capital de Coahuila como la mejor ciudad para invertir en América latina.

Saltillo está rodeado por altas montañas de la sierra madre oriental. Saltillo se encuentra en una zona penisísmica, donde se han registrado varios sismos o movimientos telúricos. El último se registró en mayo de 2015 con magnitud 4.0 en la escala de Richter.

En Saltillo se realizó la primera unión entre dos personas del mismo sexo en toda Latinoamérica. Esto sucedió en enero de 2007 cuando dos mujeres oriundas de Matamoros, Tamaulipas, se unieron mediante el Pacto Civil de Solidaridad.

Toponimia

No se ha determinado con plena certeza el origen del nombre de Saltillo, ya que existen varias versiones. Una de ellas sugiere que se trata de una palabra chichimeca, corrompida y castellanizada, que significaba “tierra alta de muchas aguas”. Otra versión, quizá más acertada, lo relaciona con un pequeño salto de agua que caía desde una elevación del terreno en cuya cima está el principal ojo de agua del lugar y al pie del cual se fundó la villa. Desde este manantial se construyó una acequia que, por gravedad, surtía de agua a la población. Probablemente fue entonces cuando desapareció la pequeña cascada.

Historia

arios exploradores seguramente recorrieron el hoy Valle de Saltillo en busca de minas, aunque es sabido que la principal fuente de riqueza se basaba en la captura de indios chichimecas para esclavizarlos o venderlos en las ciudades mineras. El primer grupo de exploradores que se tiene registro llegó a Coahuila a fines de 1568, comandados por Francisco Cano, Teniente de Alcalde de Mazapil, quien exploró el sur de los hoy municipios de Saltillo y General Cepeda, tomando posesión a nombre de la Nueva Galicia. Al año siguiente, Martín López de Ibarra, Teniente de Gobernador de la Nueva Vizcaya, exploró la misma zona y repartió mercedes y tierras a nombre de su provincia. Probablemente hayan entrado también el Capitán Francisco de Puga y Luis de Carvajal hacia 1573. Posteriormente, el portugués Alberto del Canto, quien había sido vecino del Real de Mazapil, llevó a cabo la fundación de la villa de Santiago del Saltillo, a nombre de la Gobernación de Nueva Vizcaya, poco antes de 1577.

Ya instalada la villa, ésta se encontró ante el constante asedio de los originarios comarcanos, estando ante el peligro constante de despoblar la villa. Ante esta situación, fueron traídas familias tlaxcaltecas con la intención de que los indígenas de la región imitaran el trabajo de estos, de ahí se haría famoso el tradicional "Sarape de Saltillo". La villa se dividía en dos por medio de un canal o arroyo de agua que nacía del "Ojo de Agua" y bajaba por la calle Allende. La parte norponiente y norte (San Esteban de la Nueva Tlaxcala) correspondía a los indígenas, quienes la convirtieron en un vergel debido al incansable trabajo y a sus amplios conocimientos en horticultura, mientras que la parte suroriente y oriente (Villa de Santiago del Saltillo) correspondía a los españoles. Los indígenas hacían diversas actividades, como la elaboración de dulces de frutas y de leche, elaboración del sarape, cultivo de árboles frutales, pastoreo de ganado, pan de pulque, entre muchas otras actividades.

La ciudad de Saltillo ha tenido algunos episodios importantes de la historia de México. Uno de los más destacados fue el ocurrido el 22 de febrero de 1847 durante la Guerra México-Estados Unidos: la Batalla de La Angostura, en la que participaron tropas mexicanas e invasores norteamericanos, las primeras comandadas por López de Santa Anna y los generales Mora, Villamil, Micheltorena, Blanco, Corona, Pacheco, Lombardini, Urrea, Sánchez y otros; y las segundas, comandadas por el general Zachary Taylor. Se dieron cruentos enfrentamientos entre los catorce mil mexicanos y los siete mil invasores que contaban con superior artillería. Triunfaron los mexicanos en varios frentes sin obtener la victoria ya que, inexplicablemente, se retiraron del campo de batalla.

Clima

El clima de Saltillo es templado, semiseco con pocas lluvias en verano e invierno, con una temperatura promedio de 17 °C. Los inviernos son crudos debido a los frentes fríos que llegan a la ciudad, siendo comunes las temperaturas inferiores a los 0 º C y con probabilidad de nieve, en 1997 y 2004 se presentaron nevadas en la ciudad en diciembre ambos años, una de las nevadas fue intensa en el 97 , le siguieron los años del 2000, 2002, 2010, 2014 donde nevó en la ciudad, la última nevada ocurrió el 27 de enero de 2016 con -3° C bajo cero y en 1967 hubo una intensa nevada que acumuló los 75 cm es la nevada más intensa que se ha registrado en la ciudad , en febrero 4 de 2011 el termómetro marcó -14.4 °C, aunque no rompió récord ya que en 1983 hubo una nevada alcanzando los -18 °C . en comparación de 2012 en febrero 26 hubo algo de aguanieve en la ciudad. en noviembre 28 de 2013 la ciudad amanece muy fría y sus montañas que la rodean amanecieron cubiertas de blanco, también en 2014 en enero 6 la ciudad alcanza los -5 °C durante el medio día y vive un helado y congelante día con aguanieve y lluvia congelada que ocasiono el cierre de los puentes debido al hielo que se estaba presentando, el 29 de enero del mismo 2014 la ciudad amanece con -7 °C y una ligera capa de nieve o escarcha, situación que no fue pronosticada. Hasta la fecha la ciudad de saltillo es una de las más frías del país siendo el segundo nivel nacional de las ciudades más frías de México. Los veranos son cálidos con temperaturas que pueden superar los 38 °C , el 31 de mayo de 2012 saltillo alcanzó 42 °C, las temperaturas llegan a los 33 °C en algunos días y presentándose tormentas y lluvias principalmente en las tardes.

https://es.wikipedia.org/wiki/Saltillo

http://www.saltillo.gob.mx/turismo/

http://www.unimediosagencia.com/saltillo-celebra-437-anos-de-historia-cultura-y-tradicion/

https://www.flickr.com/search/?user_id=36556792@N07&view_all=1&text=Saltillo

http://www.panoramio.com/user/5777019/tags/saltillo

http://archivo.vanguardia.com.mx/saltillo437aniversariodehistoria-2114690.html

http://www.panoramio.com/user/1925158/tags/SALTILLO COAHUILA

Vídeo:

Web recomendada: http://www.saltillo.gob.mx/

Contador: 862

Inserción: 2016-02-27 15:26:24

 

Contenido relacionado:

comments powered by Disqus

Visitas

RSSrss

Más visitados

Incorporaciones

Comentarios

Photos and Texts are copyrighted by their owners

twittermobile phoneenglish versionVídeos

Estadísticas

Estadísticas Puertos/Aeropuertos
Récords Mundiales

MEGACONSTRUCCIONES.NET