SalzburgoSalzburgo

Inicio Volver Buscador Av. Google Maps Otras WEBS

.

Nombre:

Trondheim

Otro:

Localización:

Tipo: Urbanismo

Categoría:

Foto:

Voto:

No hay votos

Continente: Europa

País: Noruega

Localización: Trondheim/Klæbu, Sør-Trøndelag

Año: 997

Estado: Terminado

Descripción:Qué ver en Trondheim

Nidarosdomen (la Catedral de Nidaros) y Stiftsgården están entre las principales atracciones históricas de Trondheim. Rockheim es más reciente.

Nidarosdomen

Nidarosdomen, la Catedral de Nidaros, en Trondheim es el santuario nacional de Noruega y se construyó sobre la tumba de San Olav. Las obras se inician en 1070, y la parte más antigua que puede verse de nuestros días data de mediados del siglo XII. En 1869 se llevan a cabo obras de ampliación y un siglo después Nidarosdomen aún no está terminada del todo.

El Palacio del Arzobispo

El Palacio del Arzobispo de Trondheim es uno de los complejos arquitectónicos mejor conservados de su época en Europa. Se trata del monumento secular más antiguo de Escandinavia. La construcción se inició en la segunda mitad del siglo XII y el palacio fue la residencia del arzobispo hasta la Reforma de 1537.

El ala oeste alberga la Exposición de las Joyas de la Corona, el Museo Militar y el Museo de la Resistencia. El ala meridional acoge el Museo del Palacio del Arzobispo. En el museo se pueden ver esculturas originales de la Catedral de Nidaros y hallazgos arqueológicos, testimonio de su dramática historia. Los visitantes pueden ver la Casa de la Moneda del Arzobispo conservada tal como la encontraron los arqueólogos. Este era el lugar en el que se acuñaban las monedas.

Museo Ringve

El Museo Ringve es el Museo Nacional de Música e Instrumentos Musicales de Noruega. El Museo Ringve alberga dos exposiciones permanentes.

El Museo de la Casa Solariega (abierto de abril a octubre) alberga la colección más antigua y conserva el mismo aspecto que cuando lo inauguró su fundadora Victoria Bachke en 1952. Con sus particulares diseños interiores, las salas de estilo suizo representan un evocador entorno en el que se pueden ver instrumentos de la tradición musical europea.

El Museo del Establo (abierto todo el año) es una exposición nueva que abrió sus puertas en 1999 y en la que se muestra, entre otras cosas, cómo se forman los sonidos y cómo funcionan los instrumentos electrónicos.

Rockheim

Si estás interesado en la música deberías ir a ver el Museo Rockheim, que abrió sus puertas en 2010. Rockheim (puede ser traducido literalmente como la casa del rock) es el museo noruego del pop y el rock. Situado en un edificio destacado en la zona del puerto, el museo exhibe lo mejor de la música pop noruega desde los años 50 a la actualidad a través de exposiciones, experiencias interactivas y por supuesto, conciertos. También cuenta con un restaurante con grandes vistas de la ciudad.

La residencia real de Stiftsgården

La ambiciosa viuda del consejero del Rey hizo construir Stiftsgården entre 1774 y 1778. Se trata del palacio en madera más grande de Escandinavia. En 1800 se vendió al Estado noruego y en la actualidad es la residencia oficial de los monarcas en Trondheim.

Museo de Arte Folclórico Sverresborg de Trøndelag

Este museo de historia cultural está ubicado junto a las ruinas del castillo medieval del rey Sverre. Amplio museo al aire libre con construcciones de madera y vistas a Trondheim y Trøndelag. Cuenta con maravillosas exposiciones en su interior: "Retratos de la vida", que muestra la vida en la región de los últimos 150 años, la obra de teatro La prometida de Trønder, el Museo del Esquí, el Museo de las Telecomunicaciones, etc. También ofrece un sinfín de actividades para niños.

Otras propuestas

El viaje en barco a la isla histórica de Munkholmen es una oportunidad excelente para disfrutar de las vistas de Trondheim desde el mar.

El restaurante de la Torre Tyholt (74 metros de altura) ofrece unas panorámicas impresionantes de la ciudad y sus alrededores.

http://www.visitnorway.com/es/donde-ir/centro-de-noruega/trondheim/actividades-y-cultura-en-trondheim/que-ver-en-trondheim/

Guía turístico de Trondheim - Lugares de interés

Trondheim se la puede llamar merecidamente la capital cultural de Noruega. Esta bella ciudad preserva piadosamente la memoria de los eventos históricos más relevantes. Su arquitectura es totalmente diferente a la de otras ciudades del país. Parece haber sido proyectada por un maestro talentoso que calculó cada centímetro de estas plazas vastas y calles pintorescas.

Uno de los edificios religiosos e históricos de más importancia es la catedral Nidaros. Es el santuario más antiguo de Escandinavia del estilo gótico, ya tiene más de diez siglos de edad. La fachada está adornada con figuras de reyes y santos, adentro están las columnas sólidas. En la sala más lejana de la catedral hay un nicho, llenado de monedas. Según una tradición, cada visitante tiene que poner una moneda y desear algo, entonces se hará realidad su deseo.

Otro edificio antiguo es el puente “Puerta de la felicidad”, desde el cual se abre un panorama magnífico de la ciudad. La institución más visitada sigue siendo el museo de la música, donde se guarda una preciosa y rica colección de instrumentos musicales antiguos. Aquí se dan conciertos y representaciones, así que los visitantes no tendrán por qué aburrirse.

Los amantes de la naturaleza pueden dar una vuelta por el jardín botánico, ya que es el jardín más al norte del mundo. Fue abierto en el año 1994 y resultó ser un vedado impresionante, al que no hay iguales in ningún país. Se invitan los huéspedes desde el mayo hasta el octubre, cuando en Noruega es el verano polar. Entre construcciones antiguas así mismo sobresalen el palacio del arcipreste del siglo XVI, la abadía y las ruinas de una fortaleza medieval. Cada construcción guarda un montón de historias y leyendas fascinantes, las que atribuyen a la ciudad una atmósfera romántica incomparable.

http://www.orangesmile.com/guia-turistica/trondheim/

Trondheim es una ciudad –y municipio– del condado noruego de Sør-Trøndelag a orillas del río Nidelva y fue capital de Noruega hasta 1217 pero hoy en día a menudo pasa algo desapercibida para los que viajan a este país.

Puedo entender por qué ocurre y es que Trondheim, aunque está incluida en muchas de las rutas que hace el crucero Hurtigruten, no deja de ser una ciudad de paso a la que se dedica poco tiempo, porque hay otros lugares en Noruega que el viajero tiene en mente como prioritarios para una visita.

Por un lado Oslo, aunque sólo sea por el hecho de ser la capital. Por otro, las ciudades desde las que visitar los fiordos, como Bergen y Stavanger y luego, para el que quiere algo más extremo o simplemente ver auroras boreales, Cabo Norte, las Islas Lofoten y Tromsø, entre otras. En definitiva, hay tantos sitios que despiertan el interés viajero que la ciudad de Trondheim a menudo queda en un segundo plano. Y es una pena, porque hay mucho que ver y hacer en Trondheim, que es lo que os quiero contar.

No en vano estamos hablando de la tercera ciudad más grande y poblada del país y un importante centro universitario muy especializado en tecnología y que cuenta, además, con la catedral más importante de Noruega que sirve como punto de llegada del Camino de Nidaros, una serie de rutas a pie que confluyen aquí, en Trondheim, que serían parecidas a nuestro Camino de Santiago.

La catedral de Nidaros o Nidarosdomen

Nidaros es uno de los nombres antiguos de Trondheim y esta catedral es la principal de Noruega, construida sobre la tumba de San Olav, rey noruego y santo patrón del país. Data de 1070 aunque ha tenido varias obras de reforma y ampliación.

Al ser una catedral protestante, el altar mayor no tiene nada que ver con lo que estamos acostumbrados en España y otros países de tradición católica. En general, la decoración de la catedral es mucho más sobria y se disfruta más de la propia arquitectura.

Además, en ciertos momentos del año el coro femenino de la catedral ofrece conciertos, como en el que estuvimos nosotros antes de Nochevieja. Y las voces eran preciosas pero el marco era más bonito aún. Me puso los pelos de punta y os recomiendo que os informéis de antemano si hay alguno de estos conciertos porque la experiencia es genial.

El Palacio del Arzobispo

Situado al lado de la catedral, es el monumento secular más antiguo de toda Escandinavia y data de la segunda mitad del siglo XII. Aquí, desgraciadamente, no tuvimos tiempo de entrar así que sólo vimos el patio pero incluso así, nos encantó.

Si disponéis de algo más de tiempo, tenéis aquí la exposición de las joyas de la corona, el Museo Militar y el Museo de la Resistencia, así como el Museo del Palacio del Arzobispo. Para dedicarle un día entero entre catedral y palacio.

La residencia real de Stiftsgården

Caminando por las calles de Trondheim nos encontramos con Stiftsgården, un palacio construido entre 1774 y 1778 que es la residencia oficial de los reyes noruegos cuando visitan Trondheim.

Es el palacio de madera más grande de toda Escandinavia y aunque sólo lo veáis por fuera, merece la pena pararse un rato. Además, en su parte trasera tiene un bonito parque aunque, en nuestro caso, el día que pasamos por allí estaba todo cubierto de nieve.

El Museo Ringve de música e instrumentos musicales

A unos 15 minutos en autobús desde el centro de Trondheim tenemos Ringve, el Museo Nacional de Música e Instrumentos Musicales de Noruega, que cuenta con dos exposiciones permanentes y otras temporales.

Es una gozada poder ver instrumentos de toda la tradición musical europea en general y noruega en particular y ver cómo han ido evolucionando. En otra sala encontramos instrumentos de todo el mundo y la posibilidad de tocar alguno de ellos, que para los niños es una gozada y luego podemos disfrutar de las vistas en una sala con iPads en los que podemos ver vídeos y acceder a toda la biblioteca de sonidos del museo.

Rockheim, el Museo del Rock

Un museo relativamente reciente pero de visita obligada, que es el museo noruego del pop y el rock y nos cuenta lo mejor de la música noruega a través de un viaje histórico desde los años 50 hasta la actualidad.

Pero las palabras no le hacen justicia porque en este museo todo es interactivo, todo se puede tocar. Cuesta acostumbrarse a tocar los elementos decorativos que hay en salas que recrean cosas del pasado pero ellos mismos te dicen que adelante, que lo toques todo y que disfrutes. Es ideal también para niños pero los mayores lo disfrutarán seguro.

Sverresborg, el Museo de Historia Cultural al aire libre

Quizás una de mis visitas favoritas en Trondheim, un museo al aire libre que recoge casas de toda la región en la que se encuentra Trondheim y que es el único museo de este tipo en Noruega, junto con el que encontramos en Oslo.

Tiene dos grandes zonas, una que muestra la vida en el campo, de los agricultores, con casas algo más separadas entre sí y otra que muestra la vida en la ciudad, que en esta ocasión tenía un árbol de Navidad debido a la época del año en que lo visitamos. El nivel de conservación del museo es espectacular y aunque en invierno y con toda la nieve que nos cayó había partes que no pudimos visitar, sin duda es un sitio al que volver.

Vår Frue kirke, la iglesia de Nuestra Señora

Un templo luterano construido en piedra que celebró en 2007 su 800º aniversario aunque como ha sufrido diferentes incendios a lo largo de su historia, no todas sus partes son tan antiguas. Es una de las iglesias medievales más importantes de Noruega.

Es bonito ver que esta iglesia siempre está abierta, ya sea para rezar pero también para pasar un rato y, sobre todo, cuando hace frío, la gente sin hogar puede tomarse un café allí, descansar y guarecerse del frío exterior. Da sentido a lo que pienso que debería hacer la iglesia, que es ayudar a los más necesitados.

El puente viejo o Gamle Bybro

Uno de los símbolos s más característicos de Trondheim, este puente construido en 1681 conecta el centro de la ciudad con el barrio de Bakklandet, cruzando el río Nidelva.

Cuando nosotros lo visitamos estaba en obras, así que no se podía disfrutar igual, pero las vistas desde allí son preciosas y todavía se pueden ver los portales metálicos en él, que en tiempos ayudaban a levantar y mantener el puente abierto.

Los muelles a orillas del río Nidelva

Cuando estamos en el puente viejo podemos admirar los antiguos muelles de Trondheim, con sus fachadas de madera pintadas de mil y un colores que datan del siglo XVIII.

Lo mejor es que hoy en día existen caminos por los que caminar justo a orillas del río y desde los que podemos admirar estos antiguos muelles que, en la orilla de la parte central de Trondheim siguen teniendo uso comercial, mientras que los que hay en el barrio de Bakklandet son de uso residencial actualmente. Si visitáis Trondheim con buen tiempo, podéis navegar en kayak por el río y ver los muelles desde una perspectiva única.

El barrio de Bakklandet

Uno de los barrios más pintorescos de Trondheim, que encontramos al cruzar el puente viejo. Las casas de madera de este barrio se han preservado y por allí encontramos además algunos restaurantes y cafés con encanto.

Además, allí también está Trampe, que es un “ascensor de bicicletas”, aunque cuando lo visitamos estaba cubierto de nieve y no funcionaba. Pero si lo visitáis en otra época podréis probar a subir con él y vuestra bici hasta la Fortaleza de Kristiansten.

Gråkallbanen, el tranvía más septentrional del mundo

El tranvía de Trondheim inició sus operaciones en 1901 y llegó a contar con tres líneas, pero fueron cerrando primero en 1968, luego en 1983 y finalmente en 1988. Por suerte, en 1990 la línea hasta Lian de 8,8 kilómetros fue reabierta.

Durante el trayecto por las colinas que bordean la ciudad subimos desde el nivel del mar hasta 235 metros de altitud y solamente el paseo ya merece la pena, aunque también podemos comer en el restaurante de Lian, que tiene unas vistas preciosas. Como podéis imaginar, es ideal para niños y también para adultos fans de los trenes.

Un paseo por Ila y su parque

Si bajamos del tranvía a la vuelta antes de llegar a la última estación, podemos pasear por el parque de Ila, que es pequeñito pero muy bonito, con un pabellón de música, una zona de juegos infantiles, etc.

Además, las casas que bordean el parque, con su estructura típicamente noruega de madera pintada de diversos colores la hace ideal para un pequeño paseo.

Un paseo por Skansen y el nuevo paseo marítimo

Muy cerca de Ila tenemos Skansen y la zona del puerto de Trondheim y en donde encontramos Lille Skansen, un restaurante con terraza para los momentos más soleados del año con vistas al puerto.

Pero si seguimos el paseo podremos ver el puente ferroviario de Skansen, único en toda Noruega y diseñado por Joseph B. Strauss, el mismo arquitecto que diseñó el Golden Gate en San Francisco. Lo bueno es que los trenes hoy en día todavía lo usan.

Y si seguimos con el paseo, hay una zona, que en los mapas veréis como St Olavs Pir, que es una especie de paseo marítimo con miradores que entran en el fiordo y escaleras que permiten bajar directamente al agua. Una zona muy nueva por la que merece la pena dar un paseo.

Microcervecerías

Lo de hacer la propia cerveza no es una tendencia que únicamente esté pegando fuerte en España, porque en Trondheim también tiene muchos adeptos. Prueba de ello es que hay una buena cantidad de microcervecerías que, además, suelen tener restaurante con lo que son ideales para comer o cenar mientras degustas una de sus cervezas propias.

Y para el que quiera probar otras, suelen estar bien surtidas de cervezas artesanales de Noruega y de otras partes del mundo, así como de cervezas más industriales. Nosotros visitamos dos, Trondhjem Mikrobryggeri y Brygghus 9, ambas en el mapa que os he adjuntado.

Solsiden y el puente peatonal Verftsbrua

Cuando Trondheim vivía del comercio marítimo, la zona donde hoy está el centro comercial Solsiden estaba repleta de astilleros y muelles de carga. Pero con el tiempo la zona quedó desierta por falta de uso y, sin embargo, ahora es la parte más moderna de la ciudad.

Hoy en día encontramos allí un centro comercial con más de 60 tiendas y un montón de restaurantes, pero respetando la apariencia que había en la zona. De hecho, podemos ver que se ha mantenido en su sitio una de las antiguas grúas. Ahora esta parte de la ciudad está siempre repleta de gente.

Y podemos cruzar al otro lado de la ciudad gracias al puente peatonal de Verftsbrua, también llamado puente de las flores, construido en 2003 para permitir conectar el centro de la ciudad y el nuevo barrio de Solsiden sin tener que hacer un largo rodeo.

Puente Elgeseter y sociedad de estudiantes

Este puente es bastante moderno ya que se abrió al tráfico en 1951. Sin embargo, Elgeseter siempre fue la entrada principal a Trondheim y, de hecho, hay menciones de un primer puente allí en 1178. Y hasta que se construyó el Puente Viejo en el siglo XVII, Elgeseter fue la única vía para cruzar el río Nidelva.

Allí al lado tenemos el curioso edificio de la Sociedad de Estudiantes o Studentersamfundet de forma circular, que cuenta con bares, cafeterías, restaurante y suele albergar conciertos.

Y desde allí, tenemos unas vistas preciosas de la catedral y el palacio del arzobispo desde el otro lado del río Nidelva y, al fondo, vemos incluso el barrio de Bakklandet.

Svartlamoen, el barrio alternativo

En último lugar me gustaría recomendaros este barrio hippie o alternativo, que es la versión local del barrio de Christiania en Copenhague, con el que a menudo se le compara.

Allí la gente se autogestiona y hay una gran cantidad de arte efímero y de arte contemporáneo realizado con elementos cotidianos y, en algunos casos, desechados y un antiguo autobús totalmente lleno de pintadas que es el símbolo del barrio por excelencia. No hacen ningún daño a nadie pero a menudo se plantea si mantener el barrio o no, porque de eliminar el barrio se podrían extender las vías más allá de la estación central de Trondheim, que es algo que de vez en cuando está en la mente de los que mandan.

La estatua de Olav Tryggvason

En la plaza central de Trondheim, donde se cruzan las calles Munkegata y Kongens gate encontramos una plaza muy paseable que, en su centro, tiene un obelisco sobre el que se erige la estatua de Olav Tryggvason, el fundador de la ciudad.

No hay que confundir a este rey de Noruega con el santo patrón del país, San Olav, que está enterrado en la catedral. Pero la importancia histórica de Olav Tryggvason tampoco es pequeña y como digo, fundó Trondheim en 997.

Pasear por Nordre gate

La principal calle comercial de Trondheim es Nordre gate, que además es totalmente peatonal. Esto hace de esta calle el lugar ideal para dar un paseo sin prisas y sin el estrés de los vehículos a nuestro alrededor.

Además, en esta calle se encuentra la Oficina de Turismo, por lo que si visitáis Trondheim y no os habéis leído este post (muy mal :D), os ayudarán a planificar vuestra visita.

Paseo por los embarcaderos y muelles de Trondheim

Si nos movemos por la isla artificial de Brattøra, donde se encuentra la estación central de tren, encontramos un canal artificial que separa esta isla del barrio central de Trondheim, llamado Midtbyen.

Pasear por allí y ver los barcos amarrados con los antiguos muelles hoy reconvertidos en tiendas, restaurantes y demás al fondo es una preciosidad, incluso aunque esté cayendo una tormenta de nieve.

Como podéis ver, esto es solamente una muestra de las muchas cosas que se pueden hacer en Trondheim, pero es que incluso sin visitar nada concreto, la ciudad merece la pena solo para dar un paseo y disfrutar de la arquitectura típica del norte de Europa. Así que si alguna vez pensáis en visitar Noruega, os recomiendo que no descartéis esta ciudad.

http://profundidad.net/blog/que-ver-y-hacer-en-trondheim

Turismo en Trondheim

Publicado por Jairo el 21 de marzo de 2010 a las 3:45 pm.

Trondheim es la tercera mayor ciudad de Noruega y fue la primera capital del pais.

Dicen que en el año 1000 antes de Cristo, ocurrió aquí la primera negociación con los vikingos, quienes vendieron madera a un comerciante originario de Bremen.

La zona de Bakklandet resguarda edificios de madera restaurados en torno a la catedral gótica de Nidaros. Es considerado el principal templo del país y la catedral gótica más boreal. Ese inmueble ha llegado a ser considerada como la obra maestra del gótico nórdico.

Asimismo, el edificio conocido como La Residencia Real es uno de los inmuebles de madera más grandes de toda Escandinavia.

En tanto, el Museo Ringve exhibe una singular colección de instrumentos musicales e históricos. A su vez, el Museo de la Casa Solariega está abierto de abril a octubre y alberga la colección más antigua de instrumentos musicales del país.

Disfrute de La Torre Tyholt, Torre de telecomunicaciones, situado al lado de las instalaciones de Telenor en Tyholt, en las afueras de la ciudad. En días despejados, ofrece unas vistas magníficas de la ciudad y de los alrededores.

http://www.absolutnoruega.com/turismo-en-trondheim/

Trondheim (Acerca de este sonido [ˈtrɔnhæjm] (?·i)), antiguamente llamada Nidaros, es un municipio y una ciudad noruega, capital de la provincia de Sør-Trøndelag. Con una población de 181 513 habitantes (octubre 1, 2013), es la tercera ciudad más poblada de Noruega. El municipio tiene una extensión de 342,27 km². El área metropolitana de Trondheim incluye 7 municipios y ronda los 260 000 habitantes, siendo la cuarta aglomeración urbana del país.

La ciudad de Trondheim se estableció como municipio el 1 de enero de 1838 (véase el formannskapsdistrikt). Los municipios rurales de Byneset, Leinstrand, Strinda y Tiller se fusionaron con Trondheim el 1 de enero de 1964.

Fue fundada a finales del siglo X como un núcleo comercial. Durante la Edad Media fue brevemente capital de Noruega, y sede arzobispal del país. Su crecimiento posterior se apoyó básicamente en el comercio, pero la ciudad padeció repetidas crisis a causa de incendios devastadores. Entre su patrimonio destaca la catedral de Nidaros, una obra maestra de la arquitectura gótica en los países nórdicos. Es de resaltar también su importancia como centro educativo y cultural, al ser la sede de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología —una de las instituciones educativas más grandes del país—, y de diversos festivales culturales.

Etímología

El primer nombre de la ciudad fue Nidaros, (esto es, "la boca del [río] Nid") (Niðarós en nórdico antiguo).1 A su vez, la etimología del río Nid es discutida, y se sugiere que significa "el que corre hacia abajo", "resplandeciente", "estruendoso", entre otras hipótesis. Nidaros fue utilizado como el nombre oficial hasta el siglo XVI, cuando desapareció el arzobispado. El nombre cayó en desuso desde el siglo XVI y sus únicas referencias permanecieron en la catedral, conocida como la catedral de Nidaros, y en la diócesis de la Iglesia de Noruega.

El nombre de Trondheim (Þróndheimr en nórdico antiguo) significa aproximadamente "hogar donde se crece sano" y por extensión "lugar próspero".2 Originalmente el nombre designaba a toda la región bañada por el Fiordo de Trondheim, es decir, todo el actual Trøndelag.2 En Roma la ciudad también llegó a ser conocida como Trundum durante un breve período en el siglo XII.3 Desde finales de la Edad Media se empezó a emplear, junto con Nidaros, el nombre de Kaupangen i Trondheimen ("sitio comercial en el Trondheim [Trøndelag]"), y simplemente Trondheim como forma corta.4 Durante la unión con Dinamarca, el único nombre de la ciudad fue la forma danesa Trondhjem.

Siguiendo una corriente nacionalista, en 1930 el gobierno de Noruega recuperó el nombre medieval de Nidaros como topónimo oficial,5 4 pero al contrario de lo que sucedió en Oslo (nombre que sustituyó al de Cristianía), la población y el gobierno de la ciudad se habían inclinado, en un plebiscito de 1928, por mantener el nombre de Trondhjem, y después de protestas populares el Storting (parlamento noruego) decretó una ley puesta en marcha el 6 de marzo de 1931 que reconocía como oficial el nombre de Trondheim, una forma considerada más noruega que Trondhjem.5 4 Con todo, la última forma es aún usada en los nombres de algunas empresas e instituciones.6

En sami meridional, la ciudad es conocida como Tråante.

Historia

Originalmente el territorio se llamaba Þróndheimr en nórdico antiguo y formaba parte del reino de Trøndelag, aunque nunca tuvieron reyes y se gobernó con los poderosos jarls de Lade en la Era Vikinga. Trondheim como ciudad fue fundada por el rey vikingo Olaf Tryggvason, con el nombre de Nidaros, en el año 997. Sin embargo, existen investigaciones arqueológicas que demuestran que en la costa, en la desembocadura del río, hubo un núcleo de población anterior, posiblemente con fines comerciales. Según la tradición, Olaf Tryggvason estableció su residencia en las cercanías de la desembocadura del río, y en los mismos terrenos reales, el rey Olaf el Santo levantó una iglesia dedicada a San Clemente, el patrono de los marineros. En principio, Nidaros fue la residencia del rey, y por ello, durante un tiempo, la capital de Noruega.

En la primera mitad del siglo XI la ciudad creció, ocupando la península que se forma entre la costa y el río. La calle principal corría de norte a sur, y en esa época se construyó el puente de Elgeseter, que conecta la península con el resto de tierra firme por el sur. El rey Olaf el Santo fue sepultado en Nidaros, y en el lugar de su tumba se levantó hacia 1070 una pequeña iglesia de piedra que con el tiempo se convertiría en la catedral. En la Edad Media, Trondheim fue escenario de varias batallas, entre ellas la batalla de Kalvskinnet entre el rey Sverre y Erling Skakke, en 1179.

El primer incendio se registró en 1219, y en 1295 la mayor parte de la ciudad quedó reducida a cenizas. La Alta Edad Media fue una época de crecimiento, especialmente después de que la ciudad fuera designada sede arzobispal en 1152. A finales del siglo XIII había unas 20 iglesias y en la periferia se habían levantado los monasterios de Elgeseter, Bakke y Munkholmen.

A finales de la Edad Media hubo un estancamiento en el crecimiento de la población y los incendios de 1481 y especialmente el de 1532 marcaron el inicio de una fase de decadencia. El último arzobispo de Noruega, Olav Engelbrektsson, intentó detener la influencia danesa en el país. Como respuesta, en 1531 tropas danesas incendiaron el palacio arzobispal, la catedral y buena parte de la ciudad. Con la reforma protestante de 1537 Nidaros perdió su estatus como centro eclesiástico de Noruega.

El aumento del comercio en el siglo XVII benefició a Trondheim, y el primer suburbio fuera de sus límites históricos fue Bakklandet, en la orilla oriental del Nidelva. La ciudad tuvo una marcada influencia de familias de comerciantes extranjeros, especialmente los llegados de Flensburgo, entonces una ciudad danesa. En 1658, la ciudad fue sitiada por tropas suecas y por el Tratado de Roskilde, Trondheim y todo el Trøndelag pertenecieron a Suecia entre 1658 y 1660.

La ciudad sobrevivió a los incendios de 1599 y 1651, tras los cuales se trazaron las calles con mayor anchura, pero ello no evitó que fuera devastada nuevamente por el gran incendio de 1681, que arrasó Trondheim casi por completo. El rey Cristián V ordenó el diseño de un nuevo plan urbano, del que se encargaría el luxemburgués Johan Caspar von Cicignon.

La Munkegata, una de las amplias calles surgidas con el plan urbano de Johan Caspar von Cicignon en el siglo XVII, que buscaba minimizar la propagación de incendios. Fotografía de Axel Lindhal de finales del siglo XIX. A la izquierda, el Stiftsgården, y al fondo, la catedral.

El plan de Cicignon consistía en una red vial ortogonal con cinco calles anchas en dirección norte-sur y cinco de este a oeste, sin tener en consideración los derechos sobre la propiedad, a fin de prevenir incendios posteriores, lo que al mismo tiempo dio a la pequeña y tranquila ciudad un aire más "atractivo" para posibles inmigrantes. Durante esta época, Trondheim contaba con unos 8.000 habitantes.

En el oriente se estableció una dirección noreste-suroeste. Se establecieron dos calles principales, la Kjøpmannsgata ("calle del comerciante"), en la ribera occidental del Nidelva, y la Munkegata ("calle del monje"), que corre de la catedral en dirección al islote de Munkholmen. A la mitad de la Munkegata se diseñó la plaza principal. Cicignon consideró sobre todo la protección contra incendios y la defensa militar, y trató de acabar con las callejuelas y callejones medievales (conocidos en Trondheim como veit), pero varios de éstos aún perviven en la actualidad. Se establecieron fortificaciones al norte, sur y oeste. De esta época data la fortaleza de Kristiansten y el Puente Viejo.

En el siglo XVIII se fundó el segundo suburbio de Trondheim, Ila, en el occidente. A inicios del siglo hubo un nuevo incendio que destruyó los edificios entre la Munkegata y la Kjøpmannsgata, pero esta última sirvió de barrera para que el fuego no alcanzara los almacenes de la ribera del río, lo que representó un alivio para los comerciantes. Entre 1760 y 1810 hubo una intensa actividad constructora en el casco central, y la mayoría de los palacios de madera de la ciudad datan de ese período.

Hubo tres incendios más en la década de 1840: dos de grandes dimensiones en 1841 y 1842 y uno menor en 1844. Tras los siniestros, las autoridades tomaron algunas iniciativas para los edificios de madera: las casas debían ser de dos pisos, con techo llano y sin ático u otras construcciones en el techo. La planta baja se habilitaba para comercios, mientras la planta alta servía de vivienda. La mayoría de las casas de madera que han sobrevivido en la época actual en el centro de Trondheim datan de principios de esa década. Sin embargo, en 1845 se dictó una nueva ley que hizo obligatoria la construcción en mampostería.

Hasta entonces, administrativamente, Trondheim sólo consistía en la península donde se asienta el centro. En 1847, los suburbios de Bakklandet e Ila (hasta entonces parte de la centena de Strinda) fueron incluidos en Trondheim, y en 1864 tocó el turno a Elgeseter, Øya y Rosenborg. En la década de 1860 el ingeniero Carl Adolf Dahl construyó las primeras redes de agua potable y alcantarillado. En 1864 la ciudad fue conectada por ferrocarril con Støren (municipio de Midtre Gauldal), en 1877 con Cristianía y en 1882 con Storlien, Suecia. Las nuevas instalaciones portuarias de 1882 contribuyeron a una notable mejoría de las comunicaciones de la ciudad con el exterior.

En 1893 se incorporaron como barrios las localidades de Singsaker, Øvre Rosenborg, Lademoen y una parte de Byåsen. La ley de construcción contra incendios, sólo vigente para el centro de la ciudad, se extendió a todo el municipio tras un incendio en Rosenborg en 1899, pero algunos años después se volvió a permitir la construcción en madera en algunas partes.

El gran crecimiento de inicios del siglo XX hizo necesaria la regulación urbana de todo el municipio, y se creó un nuevo plan urbano en 1913, que regionalizaba el territorio de acuerdo al uso del suelo.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Trondheim fue ocupada por la Alemania Nazi desde el 9 de abril de 1940, el primer día de la invasión del país, hasta el 8 de mayo de 1945. En esta ciudad se firmó la capitulación de las fuerzas armadas noruegas.

En 1952 Byåsen y la península de Lade se incorporaron a Trondheim. El crecimiento de la ciudad continuó en los años siguientes y el 1 de enero de 1964 Trondheim, Strinda, Tiller, Leinstrand y Byneset se fusionaron en un gran municipio, lo que definió los límites actuales de Trondheim. En las últimas décadas, el crecimiento urbano se ha extendido a varias de las otrora áreas rurales, donde se han construido áreas residenciales ante la carencia de vivienda en el centro histórico.

https://es.wikipedia.org/wiki/Trondheim

https://no.wikipedia.org/wiki/Trondheim

https://es.wikipedia.org/wiki/Trondheim

Pinche para ver las Fuentes seleccionadas

Vídeo:

Web recomendada: http://www.trondheim.kommune.no/

Contador: 1697

Inserción: 2015-08-29 18:47:22

 

Contenido relacionado:

comments powered by Disqus

Visitas

RSSrss

Más visitados

Incorporaciones

Comentarios

Photos and Texts are copyrighted by their owners

twittermobile phoneenglish versionVídeos

Estadísticas

Estadísticas Puertos/Aeropuertos
Récords Mundiales

MEGACONSTRUCCIONES.NET