CaracasCaracas

Inicio Volver Buscador Av. Google Maps Otras WEBS

.

Nombre:

Brasilia

Otro:

Localización:
Ver mapa más grande

Tipo: Urbanismo

Categoría:

Foto:

Voto:

No hay votos

Continente: América

País: Brasil

Localización:

Año: 1960

Estado: Terminado

Descripción:Luis Tejero (Corresponsal) | Río de Janeiro

Actualizado miércoles 21/04/2010 04:50 horas

Brasilia es la historia de una vieja aspiración. Pese a que su fundación no se hizo realidad hasta el 21 de abril de 1960, el sueño de levantar una nueva ciudad en el interior del gigante sudamericano ya se paseaba por la mente del 'patriarca' de la independencia, José Bonifacio de Andrada e Silva, en el primer cuarto del siglo XIX.

Décadas más tarde, la Constitución de 1891 retomó la idea al plantear la búsqueda de "una zona de 14.400 kilómetros cuadrados en el Planalto Central" donde erigir la futura capital federal.

Pero tuvo que transcurrir más de medio siglo para que emergiera un líder resuelto a dar el paso definitivo. Fue Juscelino Kubitschek quien, nada más aterrizar en la Presidencia (1956-61), puso en marcha los planes para trasladar el centro del poder desde Río de Janeiro hasta un rincón por entonces deshabitado en el estado de Goiás.

Durante más de 1.000 días, unos 60.000 trabajadores tomaron la región y, guiados por las directrices de los arquitectos Lúcio Costa y Óscar Niemeyer, dieron forma a una ciudad atípica que hasta hoy sigue evocando desde el cielo la forma de un avión.

Construcciones emblemáticas

Los pioneros o 'candangos' -así eran conocidos los obreros llegados entonces hasta Brasilia- levantaron edificios monumentales que representan la cumbre del modernismo nacional, entre ellos los Palacios de la Alvorada y de Planalto, la Catedral Metropolitana y la nueva sede del Congreso, con dos torres gemelas acompañadas por una semiesfera para el Senado y otra para la Cámara de Diputados.

Crearon también de la nada el lago Paranoá, un enorme estanque destinado a incrementar la humedad de una zona casi desértica y convertido en la actualidad en el 'hogar' de la tercera mayor flota de embarcaciones deportivas del país, un dato que llama la atención si se tiene en cuenta que la urbe dista 1.200 kilómetros del océano Atlántico.

Crecimiento y desigualdad

En el año de su nacimiento, apenas 140.000 personas habían decidido llevar sus vidas a Brasilia. Hoy ya son más de 2.600.000 los habitantes de la capital, una décima parte de los cuales trabaja para el Gobierno o el Distrito Federal. Y entre todos, funcionarios o no, promedian un PIB per cápita muy superior al del conjunto del país: 40.696 frente a 16.400 reales (de 23.225 a 9.360 dólares).

Sin embargo, la ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad en 1987 queda lejos del idílico proyecto original que pretendía convertirla en un lugar sin división entre clases. Así lo demuestran informes oficiales donde salen a la luz las notables diferencias que separan, por ejemplo, el barrio elitista de Lago Sul -con una renta familiar equivalente a 20 salarios mínimos- y regiones pobres como Itapoã.

Desequilibrios que seguramente no estaban en el 'Plan Piloto' del urbanista Costa, como tampoco debía de figurar en las previsiones del presidente Kubitschek la plaga de corrupción que llegó a expandirse por los bajos fondos del Distrito Federal hasta llevarse por delante al gobernador -encarcelado durante dos meses- y a algunos de sus colaboradores.

Reducir las desigualdades y desinfectar la clase política son, por tanto, los desafíos pendientes para los siguientes 50 años. La utópica Brasilia camina ya hacia su centenario.

http://www.elmundo.es/america/2010/04/21/brasil/1271838094.html

Oscar Niemeyer nació en la ciudad de Río de Janeiro en 1907, en el barrio de Laranjeiras, en una calle que después recibiría el nombre de su abuelo, Ribeiro de Almeida. Pasó su juventud como el típico carioca bohemio de la época, sin preocupaciones por su futuro. Concluyó la educación secundaria a los 21 años. Ese mismo año, se casó con Annita Baldo, hija de inmigrantes italianos de Padua. El matrimonio le dio sentido de responsabilidad, decidió trabajar e ingresar a la universidad.

Comenzó a trabajar en el taller de tipografía de su padre y entró en la Escuela de Bellas Artes (Brasil), de donde se graduó como ingeniero-arquitecto en 1934. A pesar de las dificultades financieras por las que estaba atravesando, decidió trabajar gratis en el estudio del arquitecto Lúcio Costa y Carlos Leão. Niemeyer se sentía insatisfecho con la arquitectura existente en la ciudad y decidió que podía encontrar una carrera en ese nicho.

En 1940 conoció al alcalde de la ciudad de Belo Horizonte, Juscelino Kubitschek (1902-1976), quien le invitó a proyectar una iglesia y un casino a orillas del Lago de Pampulha. La novedad de las líneas de esa pequeña iglesia construida en homenaje a San Francisco le dio fama en todo el país. En su interior está decorada con azulejos y frescos pintados por Cándido Portinari. El casino fue transformado años después en el Museo de Pampulha, dedicado a la difusión del arte contemporáneo.

Oscar Niemeyer participó también con Le Corbusier en la elaboración del proyecto del edificio principal de las Naciones Unidas en Nueva York en 1952.

En 1956 el urbanista Lúcio Costa vence el concurso de proyectos para escoger la nueva ciudad capital en el centro del país, que sería Brasilia, y por iniciativa del presidente Kubitschek, Oscar Niemeyer es convidado a trabajar en el proyecto de la nueva capital. Niemeyer queda a cargo de los proyectos de los edificios y Lúcio Costa del plan de la ciudad y toda la parte urbanística.

En pocos meses, Niemeyer diseña decenas de edificios residenciales, comerciales y administrativos. Entre ellos la residencia del Presidente; el Congreso Nacional (la Cámara de los Diputados y el Senado Federal); la Catedral de Brasilia; el Palacio de Itamaraty, sede de la cancillería; la sede del Supremo Tribunal Federal; los edificios de los ministerios, y la sede del gobierno, el Palacio del Planalto. La catedral es considerada especialmente bella, con diversos simbolismos modernos.

Brasilia fue diseñada, construida e inaugurada durante el plazo de un mandato presidencial, cuatro años. La nueva capital fue oficialmente inaugurada el 21 de abril de 1960. En 1962, Niemeyer recibió el encargo de organizar la Facultad de Arquitectura en la recién creada Universidad de Brasilia (UnB). En 1963 es nombrado miembro honorario del Instituto Americano de Arquitectos de los Estados Unidos, y en el mismo año gana el premio soviético de paz, el Premio Lenín de la Paz.

En Europa inicia una nueva fase de su vida y obra. Abre una oficina en los Campos Elíseos, y consigue clientes en diversos países. En Argelia diseña la Universidad de Constantina y en 1970, la mezquita de Argel. En Francia crea la sede del Partido Communista Frances, el Place du Colonel Fabien, y en Italia la sede de la Editora Mondadori. En Portugal realiza una obra en la ciudad de Funchal, el Pestana Casino Park. Otro diseño sobresaliente es la Mezquita Estatal de Penang en George Town, la capital del estado de Penang (Malasia), realizada en los años setenta.

Entre 1991 y 1996 realizó lo que muchos consideran su obra prima, el Museo de Arte Contemporáneo de Niterói (MAC). Es un museo en un lugar improbable, con una forma bella y original, una escultura que se proyecta sobre la piedra, dando una linda visión de la Bahía de Guanabara y de la ciudad de Río de Janeiro.

En el 2007 desarrolla en España su más grande proyecto en Europa. Como agradecimiento a su condecoración por la Fundación Príncipe de Asturias, Oscar Niemeyer ha cedido a esta institución un proyecto para el Museo Internacional de los premios Príncipe, que se ubicará en Avilés, en el Principado de Asturias. Centro Cultural Internacional Oscar Niemeyer (o también Centro Niemeyer), complejo de estética provocadora, es un resumen de la mejor aquitectura del brasileño y ha sido descrito por éste como "una gran plaza abierta a todos los hombres y mujeres del mundo, un gran palco de teatro sobre la ría y la ciudad vieja".

Niemeyer cumplió 100 años en 2007, todavía en activo, perfectamente lúcido, e involucrado en diversos proyectos, principalmente esculturas y ajustes de algunas de sus obras antiguas, que están protegidas como patrimonio nacional o internacional, y por lo tanto, sólo pueden ser modificadas con la autorización de Niemeyer. Como motivo de su centenario, Vladímir Putin, a nombre del gobierno ruso, le confirió la condecoración de la Orden de la Amistad.

En 2008, presentó el proyecto Puerto de la Música, que se realizará en Rosario (Argentina) en el parque Urquiza, cercano al Monumento a la Bandera.

El 10 de enero de 2009 y con 101 años de edad, Oscar Niemeyer, presentó un nuevo proyecto, la Plaza de la Soberanía, que será realizada en la Explanada de los Ministerios, en Brasilia. Dicha plaza que hubiera sido inaugurada en abril de 2010,fue rechazada por la oposición suscitada por la población de Brasilia.

La arquitectura de Niemeyer es también la de los ritmos acelerados de las articulaciones artísticas y técnicas que convergen hacia la amplia plenitud de las composiciones más diversas. A través de la construcción, su arquitectura transmite el espíritu de la existencia y de la búsqueda de mutaciones prodigiosas. Por otra parte, cabe decir que en estas conexiones Niemeyer idea, distribuidas según un método razonado, sus temas y sus composiciones se inscriben en la realidad de sus respectivas justificaciones.

Son el resultado de conceptos capitales y de ellos extrae conclusiones que se proyectan hacia el futuro. Obras maestras tales como las casas unifamiliares del arquitecto en Río de Janeiro y Mendes; en Pampulha, Belo Horizonte, el Casino, la capilla católica y el Yacht Club; el conjunto COPAN (en San Paulo); el Ministerio de Educación y Sanidad (en Río de Janeiro); la residencia del presidente Kubitschek en Pampulha; y, en Brasilia, el complejo del Congreso Nacional, la Catedral y el Palacio de la Alborada, por ejemplo, están ahí para instruirnos.

http://necrolaico.blogspot.com/2010/07/ganadores-del-premio-pritzker-oscar.html

BRASILIA, LA NUEVA CAPITAL

2009 julio 21

por EnriqueGarcia

Con muchas ganas conozco por fin la capital de Brasil.

Brasilia es una ciudad de 50 años de edad, construida de forma consciente en medio de las planicies de la región centro-oeste.

Además de toda la estructura política del gobierno central, hoy viven más de 3 millones de personas en el D.F.

Además de la belleza arquitectónica incomparable es una ciudad que se caractriza por su planeamiento urbanístico. Tiene forma de Avión. Las zonas residenciales son las alas del avión (Assa Norte e Sul) y la parte central es la zona de trabajo y eventos. La parte delantera del avión está representada por el Palacio Planalto, la presidencia del gobierno. Las partes centrales por los ministerios, museos , catedral y palacios. La zona de la cola esta rellena por hoteles y centros de exposiciones y congresos.

Esto hace con que el flujo de circulación sea homogéneo y constante. Realmente un lugar peculiar.

Tuve la oportunidad de conocer la presidencia de la república, después de varios controles y a pocos despachos de Lula os juro que se respira poder.

Es curioso como una persona se hace consciente de la magnitud del país una vez que visita Brasilia.

Abrazo

http://blogs.hoy.es/enrique-garcia/2009/07/21/brasilia-nueva-capital/

http://www.alumnosviajeros.com/2010/04/brasilia-cumple-hoy-50-anos-como.html

Brasilia, la ciudad que nació para ser capital

2009-12-20

Clasificada como Patrimonio de la Humanidad, esta urbe es la materialización de los sueños, la visión y los ideales de progreso de una generación que quizá no se imaginaba que Brasil estaba llamado a ser una nueva potencia.

Cada vez que se habla de Brasil, el primer referente que salta en la memoria es Río de Janeiro, quizá porque como pasa con muchos países o estados, sus ciudades más famosas son tomadas inmediatamente por su capital, aunque no necesariamente lo sean.

Quizá sea por la fama de su playas y de su fiesta, o tal vez porque simple y sencillamente Río es uno de esos lugares en los que todos quisiéramos estar al menos una vez en la vida.

Lo cierto es que pocas ciudades brasileñas están tan bien posicionadas en la mente de tantas personas, muy a pesar de que, algunas otras, tienen una historia tanto o más interesante que el propio Río, tal es el caso de Brasilia.

No obstante la capital del gigante sudamericano es poco referida por la mayoría de las personas no nacidas en Brasil, Brasilia es una de las capitales más vibrantes, dinámicas e interesantes de toda Sudamérica.

Construida ex profeso para ser la capital del país, esta urbe es la materialización de los sueños, la visión y los ideales de progreso de muchas personas que parecía estaban seguras de que la nación carioca estaba llamada a ser una de las nuevas potencias mundiales.

Una capital prototípica

Una ciudad construida para ser capital, y para que desde ella se gobierne; una suerte de Washington latinoamericana, que para muchos se ha convertido en el paradigma de las ciudades planeadas y para otros en una ciudad totalmente inhabitable.

Lo cierto es que a reserva de las opiniones encontradas que se puedan generar, Brasilia nunca dejará indiferente a ninguno de sus visitantes.

De amplias avenidas que fueron trazadas con la intención de crear una dinámica perfecta, como si se tratase de un sistema sanguíneo en el que cada arteria y cada vena cumplen una función específica para mantener la fluidez del tránsito, ésta es, al menos en el papel, una ciudad inteligente.

Con decenas de edificios gubernamentales, que se distinguen por sus estilizadas formas y por su diseño arquitectónico futurista, la capital de Brasil se convierte en un sueño arquitectónico y social nacido de la nada, que revela muchas de las esperanzas del pueblo al que representa, y la convierten en un destino que ningún fanático de la arquitectura puede pasar por alto.

Con amplios espacios abiertos en donde la aglomeración de formas y estilos no parecen tener cabida, como ocurre en muchas otras ciudades latinoamericanas, Brasilia es un ejemplo de arquitectura modernista, sencilla y plagada de espacios abiertos.

Pero todas estas particularidades no nacieron de la nada, pues Brasilia es reconocida internacionalmente por haber sido construida bajo los principios urbanísticos de la Carta de Atenas.

Un manifiesto urbanístico redactado en 1933, cuyos principales conceptos se basan en la primacía de la vivienda sobre el resto de las construcciones, la importancia de los espacios verdes por sobre los edificios y la prohibición de viviendas sobre las vías de comunicación, entre otras.

Es principalmente por esta razón por la que en 1987 la Organización de las Naciones Unidas (ONU) le concedió el rango de Patrimonio Cultural e Histórico de la Humanidad, la única ciudad construida en el siglo XX que ostenta este reconocimiento.

A juzgar por la forma en la que la mayoría de las personas hablan de Brasilia, pareciera ser una ciudad totalmente futurista, concebida tal vez en los primeros años del siglo XXI. Sin embargo, es aquí donde radica otro de los elementos que la hacen tan interesante.

Contrario a lo que puedan pensar aquellos más jóvenes, la capital brasileña es un poco más vieja de lo que se cree. Este experimento arquitectónico se gestó a partir de 1956, teniendo como principales creadores al urbanista Lucio Costa y al arquitecto Óscar Niemeyer, y fue terminada en un tiempo récord de sólo cinco años.

Un poco de historia

Ya para 1960 la ciudad había sido declarada oficialmente como capital del país, lo cual a decir de los estudiosos e historiadores fue todo un logro, ya que a pesar de que la idea de construir una capital en el interior del país era un sueño largamente anhelado desde la época de la independencia, ni siquiera el propio presidente Juscelino Kubtschek, principal impulsor del proyecto, lo tenía contemplado en sus planes de gobierno.

No fue sino hasta que durante su campaña proselitista por la presidencia, un hombre del pueblo le preguntó a Kubitschek si por fin se iba a iniciar la construcción de la capital, a lo que éste respondió que sí y se comprometió públicamente a iniciar la construcción.

Fue así como se inició el proceso para dotar al país de una capital interior que permitiera atraer a las grandes masas de población que hasta ese tiempo se encontraban concentradas en las franjas costeras, y de ese modo, comenzar la población de un territorio de ocho millones de kilómetros cuadrados.

Proyectada inicialmente para albergar 500 mil habitantes, hoy en día Brasilia tiene más de un millón, y si bien en su tiempo fue un prototipo utópico, ahora enfrenta los mismos problemas que cualquier otra gran ciudad.

No obstante, a pesar de todos los problemas que pueda enfrentar, Brasilia nunca dejará de ser el sueño de muchos, convertido en ciudad.

http://www.milenio.com/cdb/doc/impreso/8691778

Brasilia...

La Ciudad construída en 2.000 días

Visitamos Brasilia por primera vez en el Otoño de 1976, escasos 16 años despues de su inauguración como capital de Brasil

Previamente funcionaba en Rio de Janeiro, entre los años 1763 a 1960.

Sin duda es una de las ciudades más originales del mundo. Sus innovativos e imaginativos edificios marcaron un hito en la historia de planeamiento urbano.

De hecho, fué listada por UNESCO como Patrimonio Mundial en 1987.

Su diseño se asemeja al de un ave volando o un avión. Lucio Costa concibió su plano principal (Master Plan), en tanto que los edificios principales fueron diseñados por Oscar Niemeyer.

Esta ubicada en el Distrito Federal, creado del Estado de Goiás en las tierras altas del centro de Brasil.

No es particularmente famosa por su vida nocturna.

Considera tu visita como orientada más a lo cultural y arquitectónico que al entretenimiento u ocio, por cuanto Brasil provee de otras ciudades más apropiadas para ello.

Si embargo, para los entusiastas de vida al aire libre, la naturaleza que circunda a la ciudad, conocida como Sabana Brasilera o Cerrado, es mágica y variada.

Encontrarás cascadas ocultas, cavernas, lagos, piscinas naturales, grutas y árboles doblados...

Mumunhas

Cachoeira do Sal

Poço Azul

Tororó

Salto de Itiquira (cascada de 168 metros de altura)

Aproximadamente el 42% del territorio del Distrito Federal son áreas ecológicas protegidas.

Sus atracciones principales se encuentran en el Estado de Goiás...

Parque Nacional Chapada dos Veadiros

Pirenópolis

La capital de Brasil es internacionalmente conocida por su arquitectura, de modo que aqui presentamos una lista de sus principales vistas y edificios...

Congreso Nacional

Congreso Nacional - © Christian Knepper/Embratur

Praça dos Três Poderes...

-Congreso Nacional

- Palacio Precidencial (Palacio do Planalto)

- Corte Suprema

Esplanada dos Ministerios

Palacio de Justicia

Palacio Itamaraty

Catedral (Nossa Senhora Aparecida)

Teatro Nacional Claudio Santoro

Torre de Television (punto más alto de Brasilia)]

Monumento Juscelino Kubitschek

Palacio do Alvorada

Iglesia Dom Bosco

Lago Paranoá

Parque da Cidade (Parque de la Ciudad). El más grande parque urbano en el mundo.

Parque Nacional

Jardín Botánico

Zoológico Brasilia

Aparentemente, es el resultado de un antiguo y visionario sueño que data de 1823, cuando la Asamblea General Constituyente del Imperio estaba considerando trasladar la capital al interior del país.

Su actual nombre, fué aportado en ese momento por Jose Bonifacio.

Existe también una profecía que rodea sus orígenes.

En 1833, una visión de San Juan Bosco - sacerdote Salesiano de Turín - reveló que iba a surgir una civilización en el centro de Brasil, aproximadamente entre los paralelos 15 y 20.

Brasilia fué oficialmente inaugurada el 21 de Abril de 1960.

http://www.unique-southamerica-travel-experience.com/brasilia-sp.html

Brasilia (en portugués Brasília) es la capital de Brasil, localizada en la parte central del país. Tiene una población de 2.562.963 habitantes según las estimaciones del censo de 20101 y es la sede del gobierno federal, conformado por el presidente —quien trabaja en el Palacio de Planalto—, el Supremo Tribunal Federal de Brasil y el Congreso Nacional de Brasil.

La construcción de la ciudad comenzó en 1956, siendo Lúcio Costa el principal urbanista y Oscar Niemeyer el principal arquitecto. En 1960, se convirtió oficialmente en la capital de Brasil. Junto con Putrajaya (la capital administrativa de Malasia) y Naypyidaw (la nueva capital de Birmania) es una de las ciudades capitales de más reciente construcción en el mundo.

Brasilia se localiza en el Distrito Federal, el cual no tiene las mismas fronteras que la ciudad. El Distrito Federal se encuentra rodeado por el estado brasileño de Goiás, excepto por una corta frontera que comparte con Minas Gerais.

En 1987 la Unesco declaró a la ciudad Patrimonio Cultural de la Humanidad, siendo la única ciudad construida en el siglo XX que ha recibido este honor.

Historia

En 1716, el Marqués de Pombal menciona, siendo el primer registro histórico, la necesidad de "interiorizar" la capital de la entonces colonia portuguesa de Brasil y establecer una sede administrativa lejos de la costa del Océano Atlántico. Años después, en 1821, el líder independentista José Bonifácio sugiere el nombre de Brasilia para una futura capital brasileña.

La idea de edificar la nueva capital en las regiones del interior (y no en la costa atlántica) había sido incluso recogida en la primera Constitución republicana de 1891 en el siglo XIX, y por tanto Brasilia fue construida con el fin de ser la nueva capital de Brasil, situada al interior del país. Brasil previamente tenía dos ciudades capitales: Río de Janeiro y Salvador de Bahía, situadas en la costa atlántica y vinculadas desde antiguo al poder colonial portugués. Al trasladar la capital al interior, el gobierno del Brasil independiente pretendía ayudar a poblar aquella zona del país, atrayendo habitantes de zonas muy pobladas mediante el traslado de la administración pública hacia el hinterland rural. Gente de toda la nación, especialmente de la Región Nordeste de Brasil, fue contratada para la construcción de la ciudad. Brasilia es conocida internacionalmente por haber aplicado los principios establecidos en la Carta de Atenas de 1933.

Brasilia

El primer paso para la construcción de una nueva capital en el interior del país fue la selección de la ubicación de la nueva ciudad, para lo cual se eligió a mediados de 1956 una extensa meseta en la zona sureste del estado de Goiás. Las obras de construcción se iniciaron el 23 de octubre de 1956, y conforme se concluían los edificios administrativos diversas entidades gubernamentales (y sus integrantes) se trasladaban a la nueva ciudad. El arquitecto Lúcio Costa ganó el concurso para el diseño de la nueva urbe y fue el principal urbanista de la ciudad. Oscar Niemeyer, un amigo cercano de Lúcio, fue el principal arquitecto de la mayoría de los edificios públicos y Roberto Burle Marx fue el diseñador de paisaje. No fue hasta el 21 de abril de 1960, tras 41 meses de trabajo, que la ciudad fue inaugurada al quedar completada, en gran parte gracias al apoyo político y financiero otorgado por el presidente Juscelino Kubitschek. A partir de esta fecha se inició la transferencia de los principales órganos del gobierno federal a la nueva capital con el cambio de las sedes de los Poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial Federal.

El presidente Juscelino Kubitschek lanzo el proyecto de construir una nueva capital.

Kubitschek, que fue un mandatario de orientación socialista, formó un equipo de profesionales de su misma tendencia política. Así el grupo de creativos intentó desarrollar un modelo de ciudad "utópica" donde se pretendía eliminar las clases sociales; por esta razón, la ciudad también es conocida como Capital de la Esperanza, título otorgado por el escritor francés André Malraux. Aunque en la actualidad dicho objetivo no se ha cumplido, durante la construcción de la ciudad el igualitarismo fue una realidad, ya que obreros y funcionarios compartían los improvisados campamentos y las comidas.

Con la toma de poder en Brasil por los militares en 1964, la ciudad siguió siendo la capital del país, a pesar del desprecio que la nueva administración derechista mostraba hacia todo el legado del gobierno de Kubitschek. No obstante, las oficinas gubernamentales siguieron en Brasilia, y las sedes de las poderosas empresas de propiedad estatal también fueron trasladadas allí.

Proyectada inicialmente para albergar alrededor de 500.000 habitantes, la ciudad cuenta actualmente con más de 600.000 pobladores en el "Plano Piloto" (el centro urbano proyectado originalmente por Lúcio Costa) y más de 1.400.000 en los barrios periféricos que dependen del centro. Así lo que fuera la utopía de una ciudad perfecta actualmente enfrenta los problemas de cualquier otra gran ciudad.

Brasilia comparte con ciudades como San Petersburgo, Washington D.C., Canberra, o Putrajaya la rara particularidad de ser una ciudad planificada y construida con el fin expreso de usarse como capital nacional o sede administrativa (y no como simple establecimiento de población), convirtiéndose rápidamente en una gran ciudad.

La capital brasileña es la única ciudad del mundo construida en el siglo XX a la cual se le ha adjudicado (en 1987) el rango de Patrimonio Histórico y Cultural de la Humanidad por la Unesco, un organismo especializado de las Naciones Unidas.

El 23 de mayo de 2008 los presidentes de doce naciones sudamericanas firmaron oficialmente en esta ciudad el tratado constitutivo de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR).

http://es.wikipedia.org/wiki/Brasilia

http://en.wikipedia.org/wiki/Brasília

http://pt.wikipedia.org/wiki/Brasília

Pinche para ver las Fuentes seleccionadas

Vídeo:

Web recomendada: http://www.brasilia.df.gov.br/

Contador: 5020

Inserción:

 

Contenido relacionado:

comments powered by Disqus

Visitas

RSSrss

Más visitados

Incorporaciones

Comentarios

Photos and Texts are copyrighted by their owners

twittermobile phoneenglish versionVídeos

Estadísticas

Estadísticas Puertos/Aeropuertos
Récords Mundiales

MEGACONSTRUCCIONES.NET