CopenhagueCopenhague

Inicio Volver Buscador Av. Google Maps Otras WEBS

.

Nombre:

Trieste

Otro:

Localización:

Tipo: Urbanismo

Categoría:

Foto:

Voto:

No hay votos

Continente: Europa

País: Italia

Localización: Provincia de Trieste, Friuli-Venecia Julia

Año:

Estado: Terminado

Descripción:Trieste

El clima, con el seco viento bora que sopla desde de la meseta hacia el golfo, la historia, influida por la dominación de los Habsburgo y la posición geográfica, casi en los Balcanes, hacen de la ciudad de Trieste una de las ciudades más especiales de Italia, con un fuerte carácter centroeuropeo. Situada en el extremo noreste de Italia, en la región de Friuli Venecia Julia Trieste ha sido durante siglos un lugar fronterizo donde distintos pueblos dejaban su huella en elegantes obras de arte históricas, artísticas y arquitectónicas de la ciudad.

Un tour por Trieste no puede partir de otro lugar que no sea la magnífica Plaza de la Unità d’Italia, con el estilo neoclásico y vienés de sus palacios y la sugerente vista que ofrece al abrirse al golfo es una de las plazas más grandes de Europa que se asoman al mar. La plaza alberga distintos edificios de interés, entre ellos el Palacio del Gobierno, antiguo palacio de la lugartenencia austríaca y actual sede de la prefectura, espléndido con su balconada revestida de mosaicos en cristal de Murano y piedra blanca; el Palacio Stratti con su histórico Caffé degli Specchi; el Municipio de Trieste, dominado por la torre campanario y con la Fuente de los Continentes enfrente y el blanquísimo Palacio del Lloyd Triestino, antiguo Palacio Pitteri, hoy sede del gobierno regional.

Hay que visitar la Catedral de San Justo del siglo XIV, resultado de la unión entre la iglesia románica de San Justo y la de la Asunción. La iglesia con sus mosaicos, su espléndido rosetón gótico y el campanario adyacente, domina el núcleo histórico de la ciudad. No lejos de aquí se encuentra la fortaleza-museo del Castillo de San Justo. Testimonios históricos de época más antigua nos los ofrece el Arco de Ricardo, del siglo I d.C., y el Teatro romano, del siglo II d.C., utilizado para espectáculos teatrales estivales.

Famosísimo es, en las colinas Gretta, el imponente Faro de la Victoria, monumento de piedra istriana de Orsera y de roca kárstica de Gabria, dedicado a los caídos en la Primera Guerra Mundial. Merece la pena hacer una visita al blanco Castillo de Miramare, que parece salido de un cuento de hadas, en medio de un verde parque y con vistas al mar. Otros puntos de interés de la ciudad son el Canal Grande, prolongación del puerto del centro urbano que desemboca en la fachada neoclásica de la iglesia de San Antonio Nuevo; la Basílica de San Silvestre, uno de los más antiguos lugares de culto de la ciudad, la Sinagoga y el bellísimo Templo serbo-ortodoxo de la Santísima Trinidad y de San Espiridión, testigos de la mezcolanza cultural y religiosa de la ciudad.

Pero Trieste no son sólo monumentos, iglesias, museos y palacios: vale la pena también hacer una visita a sus celebérrimos cafés históricos, como el de San Nicoló. símbolos de la pasión típicamente triestina, por el café y por esos lugares de encuentro y de fermentos literarios, donde importantes escritores y poetas del calibre de James Joyce, Italo Svevo, Umberto Saba se reunían a menudo para lecturas y debates. Una cita actual hoy como ayer, que hay que vivir de día y de noche.

http://www.italia.it/es/ideas-de-viaje/ciudades-artisticas/trieste.html

Visitar en 2 dias TRIESTE

Lun, 26/12/2011

Trieste (Trieste en alemán, Trst en Eslovenia y Croacia) es una ciudad en el noreste de Italia. Una vez fue centro muy influyente y poderoso de la política, la literatura, la música, el arte y la cultura bajo el dominio austro-húngaro, su importancia comenzó a declinar hacia el final del siglo XX, y hoy en día, Trieste se olvida con frecuencia porque los turistas van a las grandes ciudades italianas como Roma y Milán.

"

Sin embargo, es una ciudad con mucho encanto subestimado, con un ambiente tranquilo y encantador Europeo oriental, varios pubs y cafés, alguna arquitectura impresionante y una hermosa vista al mar. Y fue por un tiempo la residencia del famoso escritor irlandés James Joyce. Se sitúa en la encrucijada de varios flujos comerciales y culturales: Alemania Europa Central hacia el norte, las masas eslavas y de los Balcanes hacia el este, Italia y los países de América hacia el oeste y el Mar Mediterráneo al sur. Su patrimonio artístico y cultural está relacionado con su singular ubicación de "ciudad fronteriza" . Usted puede encontrar algunos de los antiguos arquitectura romana (un pequeño teatro cerca del mar, un arco agradable en la ciudad vieja y un interesante museo romano), Austria arquitectura imperio a través del centro de la ciudad (similar a lo que puedes encontrar en Viena) y un agradable ambiente de mestizaje de estilos mediterráneos, como Trieste era un puerto muy importante durante el siglo XVIII.

Como ir desde el aeropuerto:

El aeropuerto de Trieste es uno de los aeropuertos más pequeños de Italia. El aeropuerto está situado cerca de Trieste. Trieste es un destino popular para pasar las vacaciones de verano y para estancias de corta duración durante todo el año. El TRS código se utiliza para abreviar el nombre del aeropuerto. Todos los vuelos de pasajeros se encuentran en una terminal. En autobús: El aeropuerto es servido por las rutas de autobuses de cercanías, operado por la APT - Transporte Provincial de Gorizia. Las principales ciudades están conectadas por autobús directo: Trieste la línea 51 y su precio 3,5 euros, mas información en http://www.aeroporto.fvg.it/it/come_arrivare/trasporto_pubblico.htm (link is external) También hay taxis y alquiler de vehículos.

Que visitar:

Nuestra ruta comienza en la plaza principal de Trieste, la plaza de la unificación de Italia, históricamente llamado Piazza Grande, su forma es rectangular y de grandes dimensiones, cerrado por tres lados por magníficos palacios, mientras que el cuarto se encuentra directamente en el mar, su fecha de creación se remonta al siglo XIX. En la parte inferior de la plaza se encuentra el Ayuntamiento, construido en 1877 por Giuseppe Bruni: se caracteriza por una serie de arcos y una torre de reloj, por encima del cual las estatuas de dos moros, conocidos por el nombre de la ciudad y Jacheze Michez.

A ambos lados de la plaza hay edificios dignos de mención: construcción de modelos (Proyecto de Bruni) Stratti Casa (donde se encuentra uno de los cafés históricos de la ciudad, el Café de los Espejos), el Palacio de Gobierno alberga la Prefectura, el Palacio de Lloyd (en la actualidad la sede de la Presidencia del Consejo Regional, que fue construido entre 1880 y 1883 por el arquitecto H. von Ferstel que lo construyo para la empresa vapor austro-húngaro Lloyd, en su fachada que representa representaciones alegóricas de la mar y la navegación), l ' Diuchi Hotel d'Aosta y el palacio barroco Pitteri Geiringer, diseñado por el U. Moro en 1790.

Hay una columna en la parte derecha en la cual se encuentra la estatua de Carlos VI, Emperador de Austria concedió a Trieste la condición de puerto libre. En el centro, frente al Ayuntamiento, se encuentra la "Fuente de los Cuatro Continentes" (1751 - 1754) la elaboración de Mazzoleni: las estatuas que representan a los cuatro continentes conocidos. En la parte superior se representa la Fama, con vistas a Trieste, sobre las rocas del Carso y rodeado de las riquezas del comercio de frutas.

Saliendo de la plaza, siguiendo la costa, gire a la derecha, nos encontramos Iglesia de San Nicolás de los griegos. La Iglesia griega rito ortodoxo y consagrada a San Nicolás, santo patrón de los marinos y los armadores, se encuentra a lo largo de Riva Tres de Noviembre: este lugar no es al azar, el tiempo de su construcción, la ciudad era un puerto rico y el centro comercial, gracias la presencia de numerosos comerciantes griegos, los barcos que, llenos de mercancías, aterrizó en Trieste todos los días.

El edificio fue consagrado en 1787, incluso antes de la finalización de las obras, que se produjo a manos de Pertsch sólo en 1821. La iglesia es típica de la basílica, una nave. En la fachada neoclásica sencillos puestos de las dos torres y la cerca.

Nos movemos en la zona conocida como Teresianas, cuyo nombre proviene de su fundador, María Teresa de Austria. Para satisfacer las crecientes necesidades de Trieste, el área de la emperatriz recuperada de las salinas antiguas y tierra extraída del mar, cerca del Gran Canal (hoy más conocida como la Ponterosso Canal), muelle comercial ocupado, se levantó una plaza completamente nueva, de estilo neoclásico. Al principio fue habitada principalmente por los mercaderes y comerciantes: el alojamiento la planta baja estaban los almacenes, el primero de los dormitorios principales, oficinas de las habitaciones del segundo y cuarto de la casa, características de la vivienda sigue siendo fácil de encontrar, especialmente en las grandes puertas y en las grandes ventanales, así como en las pequeñas ventanas de la buhardilla, una clara señal de que habían vivido en la parte baja extracción social. El rápido desarrollo llamo a un gran número de artistas cuyas obras adornan muchos de los edificios de la ciudad hoy en día.

Entre los edificios dignos de mención y por seguir caminando en la dirección ya se ha indicado, se debe recordar "Carciotti Palace", construido por el comerciante griego Demetrio Carciotti el arquitecto Mateo Pertsch, con vistas al mar y fácilmente reconocible por su cúpula azul y la columnata fachada, actual sede del Puerto.

Volviendo al canal lateral del edificio se llega a la iglesia de S. Sanador Antonio, de estilo neoclásico realizado por el arquitecto Pietro Nobile en la primera mitad de los 800. En el momento de su finalización el canal, enterrados en diferentes momentos, llegó a la base de la escalera en el frente.

Desde aquí podemos marcharnos a ver Templo Judío. La monumental sinagoga esta en la plaza Giotti y fue construida para sustituir a otras más pequeños sinagogas en la ciudad.

Su implementación (1908 - 1912) fue confiada al arquitecto Ruggero y Arduino Berlam Trieste, cuya simple proyecto, que se alineó con la antigua arquitectura del Medio Oriente (por ejemplo, se encuentran los elementos decorativos de la matriz de Siria) y representó a la comunidad judía de la época. La fusión de estilo, cuya esencia se encuentra en cuatro columnas de mármol poderosa de apoyo a la imponente cúpula central, no impidió el uso de técnicas de construcción muy moderna, como el uso del hormigón armado. Hasta la fecha, el edificio es de particular importancia a nivel europeo por su elegancia interior, claro, brillante y notable

Paseando hacia la Iglesia Evangélica Luterana pasaremos por la plaza Vittorio Venetto con una fuente preciosa en medio de la plaza

De aquí nos marcharemos a ver la Iglesia Evangélica Luterana. Aunque la comunidad de la Iglesia Evangélica Confesión de Augsburgo es el comienzo de la actual 700 en Trieste, la libertad de culto fue autorizado por la emperatriz María Teresa de Austria, sólo en 1778. Mientras que en el pasado había un número muy elevado de miembros, hoy en día, los fieles se han reducido a cerca de 150 miembros. El servicio del domingo se celebra en italiano y alemán. La iglesia actual, situada en Largo Panfili (detrás del bello edificio de la Oficina de Correos), en el pasado de una zona ocupada por el primero y por el astillero de yates de Aduanas, a continuación, fue diseñado en Wroclaw, neo-gótico y construida por el Zimmermann por los arquitectos y Triestini Berlam Scalmanini. Abrió al culto en 1874, fue la sede del Gimnasio Municipal en italiano. Digno de nota los techos a dos aguas con pizarra, y dentro de la ventana del coro, realizado en Mónaco de Baviera y en representación de la "Transfiguración de Cristo" de Rafael. La iglesia con frecuencia sede de eventos culturales y conciertos de excelente calidad.

Volviendo a lo largo de la margen derecha del canal es la iglesia de San Spyridon Iglesia Ortodoxa de Serbia, construido en estilo neo-bizantino, con sus cúpulas azules distintivo. Iglesia de San Spiridon La Iglesia de rito de Serbia - ortodoxos, también conocida como la Iglesia degli Schiavoni, está dedicada a San Spyridon el Taumaturgo. Se asienta sobre los cimientos de una iglesia ortodoxa pre-existentes, que, en el año 700, fue utilizado por la comunidad griega serbia. ¿Quieres algunos contrastes entre las dos comunidades, ya sea por el aumento del número de los fieles, el edificio actual fue construido bajo el Milanes Charles Maciacchini, entre 1861 y 1868, encargado por la comunidad ortodoxa serbia solo. Hoy en día, con capacidad para 1600 personas

El templo, en la tradición oriental, tiene una cruz griega coronada por cinco cúpulas, su característico color azul. El edificio de piedra es, en gran parte, de origen local, excepto en las columnas de mármol de Verona y cornisas de mármol de la Toscana.

Los frescos del interior y las pinturas de mérito, pero lo que domina en su conjunto, el iconostasio es de madera maciza, ricamente adornado con esculturas, que divide el santuario del resto de la iglesia. Los cuatro iconos, que representa a la Virgen María, Jesús, San Spiridon y la Anunciación, construida en Moscú a principios de 800, están cubiertos de oro y plata. De particular interés dado el gran candelabro de plata, durante una visita a Trieste en 1782, el futuro zar Pablo I.

Volviendo a la plaza de la Unidad por la zona peatonal de Via Dante Vía San Nicolò, se llega a Piazza della Borsa, cuyos topónimos derivados del palacio del mismo nombre, ahora sede de la Cámara de Comercio, construida en 1806 sobre un proyecto de Mollari , cuya fachada, marcada por una columnata dórica recuerda a la de un templo griego. Entre las estatuas alegóricas colocadas en la parte superior, que representan la ciudad de Trieste y el Danubio.

A la izquierda de la bolsa hay un Tergesteo construcción masiva, construida entre 1840 y 1842 por el arquitecto e ingeniero de Trieste, pero de Bélgica, F. Bruyn, diseñado para servir como un centro para el comercio. Durante la guerra fue usado como almacen, resultando en un deterioro de las estructuras originales han sido renovadas en los años 50 y no es fiel a la original.

A la derecha de la bolsa esta Rusconi House, uno de los pocos ejemplos de arquitectura barroca en Trieste. Toda la plaza está dominada por la estatua de Leopoldo I, Emperador de Austria.

Sin embargo, en Place de la Bourse, también hay un magnífico ejemplo de Art Nouveau, por Max Fabiani, una figura destacada del movimiento artístico-arquitectónico Libertad en Trieste: Casa Bartoli. La simplicidad estructural asociado con la racionalidad respondido bien a las diferentes necesidades: grandes ventanales caracterizan a los locales, mientras que la terraza con jardín de invierno separan lo privado de lo público. Sin embargo, una curiosidad: la entrada no está en la parte delantera, pero en una pequeña alcoba en el lado izquierdo.

Cruzando la galería Tergesteo, el hogar de las tiendas de moda y un elegante bar, nos encontramos con el Teatro Verdi Giuseppe, construido en el diseño neo-clásico por Pertsch, un alumno de Piermarini, e inspirado en la scala de Milan. Actualmente, en el teatro se lleva a cabo anualmente durante la temporada de ópera en los meses de invierno y durante el festival de zarzuela de verano. En el otoño de 2004 se abrió después de una extensa renovación, el vestíbulo del teatro.

Desde aquí nos marchamos al El tergestina Ciudad: la colina de San Giusto. El Trieste es muy leal a este cerro, la colina de la ciudad sólo en realidad. Y lo hacen así, porque en ella las raíces de la historia local. Los historiadores especulan que en tiempos antiguos era, en la cima de la colina, un castillo, pero para los que no quedan rastros. Dada la posición estratégica innegable, en la misma colina se construyó la urbe romana: en la parte superior hay lugares públicos (sigue siendo claramente visible el agujero), mientras que en las laderas de la colina estaban las mansiones, por último, en la costa del Golfo, vivienda eran pescadores.

La antigua basílica, los restos del que fue construido después de la actual catedral, que data del primer siglo. AD. Si vas por la Catedral (el descenso en el pavimento, empinada, y frente a la entrada de la iglesia) se llega a la fachada posterior de la antigua iglesia de San Silvestro: Barbacan izquierda plaza donde se encuentra el arco Riccardo. El sitio, que actualmente trabaja en la restauración, no había nada, en los tiempos antiguos, que una de las entradas de la ciudad, de la que deriva, probablemente, el nombre del arco (de cardo, como se llamaba una de las calzadas romanas) . Una leyenda, mucho más impresionante, que quiere en vez del arco y el pasado del líder famoso Ricardo Corazón de León que regresaban de las Cruzadas.

Volviendo a la iglesia de San Silvestro , ubicado en el Cantón de los Grisones Androna junto a la iglesia más grande de Santa Maria Maggiore, es atractivo por su apariencia antigua, y por su innegable gracia y discreta. En virtud de sus características y su significado histórico de la Basílica de San Silvestro fue declarado monumento nacional.

Hoy en día la Basílica es un lugar de culto en la Comunidad Evangélica Reformada, que incluye tanto a la comunidad que la Valdese Helvética. Hasta el descubrimiento de la basílica paleocristiana de Nuestra Señora del Mar se llevó a cabo en los años 60, la basílica de San Silvestro se pensaba que era el más antiguo lugar de culto.

Continuando a lo largo a través de Donota, llegamos al teatro romano, en excelentes condiciones y todavía se utiliza en verano para la puesta en escena de espectáculos teatrales y musicales.

También podemos visitar el Faro de la Luz que se encuentra en el puerto

El castillo de Miramare El blanco de cuento de hadas del castillo, rodeado por un parque de vegetación exuberante, con vistas al mar azul del viento: Esta descripción encaja muy bien con la residencia de estilo romántico, construida entre 1856 y 1860 por el archiduque Maximiliano de Habsburgo durante su amada joven novia. Así que, como Maximiliano se había refugiado de la furia del mar en lo que se convertiría en el puerto de mar pequeña y encantadora del castillo, trató de realizar el mismo lugar un nido de amor lejos de las trampas de la vida.

Pero la ambición de poder y el deseo de fama encabezó a Charlotte de Bélgica Archiduque para ir a México, que luego llegará a ser tan floja, pero donde el emperador, después de un tiempo, la vida, abandonada soñando con su amado castillo tan lejos y. Se dice que Carlota, después de la muerte de su amada, está en sus cabales. Esta historia se basa en la maldición que pesa sobre el castillo, se cree que todo el que vive no pierda la muerte antes de tiempo violento. Parece que, en la historia, la maldición se ha hecho realidad fatalmente.

Hoy en día el castillo y el parque están abiertos al público, siempre muy numerosos. Mientras que el castillo atrae principalmente a turistas, el parque es también el destino de Trieste que el domingo, caminando por senderos a través de la exuberante vegetación por encargo de Maximiliano, pasar unas horas al aire libre.

Dentro del castillo se puede visitar los apartamentos privados, habitaciones para los huéspedes de cenar, de diversos salones, un estudio-biblioteca y la sala del trono magnífico, recientemente restaurado a su antigua gloria.

Los caminos del parque, perfectamente conservado, le permiten caminar en un ambiente diverso y el interés botánico considerable. Entre otras cosas, señalan, no lejos de la puerta de entrada al parque, los establos, ahora convertido en la exposición, el pequeño castillo y las esculturas que adornan muchos de los espacios abiertos y vías de acceso. El castillo y el parque están en casa, especialmente durante el verano, numerosos eventos culturales de todo. El castillo y el parque, que bien merece una visita, están abiertos todos los días del año. La entrada al museo del castillo es gratuita, en el parque de forma gratuita. El sitio es de fácil acceso en autobús de la línea 36 y también algunos trenes tienen parada en la pequeña estación de Miramare histórico.

Gastronomia:

La cocina triestina revela las numerosas “almas” que caracterizan la ciudad desde hace siglos y que ponen de manifiesto la fusión entre las tradiciones local, austriaca y eslava. Aún hoy se conserva la tradición de los aperitivos a base de carne de cerdo cocida, jamón cocido, jamón Serrano, jamón in costa y salchichas. Todo ello acompañado de crauti (ensalada de coles fermentadas) y salsa al cren (una salsa que acompaña las carnes a base de huevos, rábano y nata aromatizada con pimentón o cominos). Entre los principales platos encontramos: la jota, una sopa a base de tocino, patatas y judías, el gulash, plato de origen húngaro a base de carne de ternera, cebolla, tomate y pimentón, las trippe o sguazeto, un guiso de ternera. Otras especialidades son: los ñoquis de pan y de jamón y los ñoquis rellenos de ciruela y mermelada (estos ñoquis son de patata y grandes como mandarinas, rellenos con una mezcla de mermelada de ciruela, azúcar y canela. Se sirven calientes, con una salsa de pan rallado, después de haberlos frito en mantequilla). Los vinos con los que degustar estos platos de fuertes sabores son: el vino tinto local Terrano DOC, el Rosso, el Malvasia y el blanco Vitovska Garganja. Además, la pastelería triestina ofrece variedades sabrosas de dulces austriacos como la Sacher, los krapfen, el strucolo de pomi (variedad del strudel) y los chiffeletti (pequeños dulces hechos con harina, huevos y patatas fritos en aceite). Durante la Pascua se prepara la pinza, un tipo de pan fermentado, y para carnaval se hacen las fritole (dulce frito redondo y relleno) y las fave, pequeños dulces a base de almendras"

Donde dormir: Hay unos 100 hoteles y se pueden encontrar por 45 euros habitación doble la noche.

http://www.visitar2dias.com/Visitar-en-2-dias-TRIESTE

Qué ver y qué hacer en Trieste

14 marzo, 2014 por xipo

Llegamos a Trieste como ciudad de paso y nos hubiéramos quedado posiblemente a vivir en ella. La ciudad que elegimos como puerta de acceso a los Balcanes acabó por conquistarnos con su historia, arquitectura y sobre todo su ambiente, de largos atardeceres a orillas del Adriático con multitud de terrazas en sus plazas y calles.

Trieste, al norte de Italia, resulta ser una ciudad preciosa, tanto, que todavía no entendemos como su nombre no se oye tanto como el de otras ciudades italianas, pues esta gran desconocida es una apuesta segura, de esas ciudades que no decepciona, y además por su tamaño, es perfecta para visitar en pocos días.

Tanto si decides llegar a Trieste por mar, aire o tierra, aquí tienes un listado de cosas que ver y hacer en Trieste que harán preguntarte por qué has tardado tanto en acercarte a conocerla. ¡Qué la disfrutes!

-En la parte alta de la ciudad:

Subiendo por las escalinatas que dan acceso a la colina de San Giusto, llegamos a la parte antigua de la ciudad. Lo primero que llama nuestra atención serán las vistas del centro de la ciudad, realmente bonitas. Lo mejor en esta zona es callejear por sus alrededores, pero siempre sin dejar de perderse lo siguiente:

-Plaza de la catedral: Una plaza en la que pueden verse los restos de una antigua basílica romana, una columna veneciana del siglo XVI, un altar del III ejército y sobre todo, a un lado de la misma, la catedral de San Giusto, de obligatoria visita.

-Catedral de San Giusto: Construida sobre los restos de una antigua iglesia, la catedral actual nace de la unión de dos iglesias construidas allí. Por un lado, la propia catedral, y por el otro, la iglesia de Nuestra Señora de la Anunciación, iglesia que fue anexionada a la catedral mediante la demolición de una de sus naves. Destaca su gran rosetón y sus mosaicos de los siglos XII y XIII.

-Castillo de San Giusto: En la cima de la colina se encuentra este castillo, una fortaleza que se ha convertido en uno de los símbolos de la ciudad y que alberga en su interior un museo con mobiliario y objetos de los siglos XV y XVI.

-El Arco de Riccardo: Se trata de los restos de un arco triunfal romano del siglo I situado en una pequeña plazoleta. La leyenda dice que su nombre es en honor de Ricardo Corazón de León.

-Las iglesias de Santa María la Maggiore y de San Silvestro: Santa María la Maggiore es una iglesia de estilo neoclásico construída en el siglo XVII. En su interior encontramos cuadros de los pintores italianos Sassoferrato y de Giuseppe Bernardino Bisón. Justo al lado de esta iglesia, encontramos la de San Silvestro, mucho más pequeña pero no por ello menos bonita. Se da la circunstancia además, de que es la iglesia más antigua de la ciudad.

-En la parte baja de la ciudad:

-Teatro romano: A los pies de las iglesias de Santa María la Maggiore y de San Silvestro se encuentra este teatro romano el cual aún a día de hoy acoge distintas representaciones.

-Los cafés: Esos cafés clásicos, de época, esos que han visto como en sus mesas escritores y artistas pasaban las horas en busca de la inspiración que no llegaba. Esos cafés todavía hoy tienen sus puertas abiertas y es posible conocerlos, aunque sus precios son más bien altos. Aun así, no se puede dejar de visitar cafés tan famosos como el San Marco, el Tommaseo, el Torinese o el café de los Espejos.

-Plaza de la Unidad: También conocida como la plaza de la unificación. Es sin duda la joya de la corona de la ciudad. La plaza principal, cerrada por tres lados y con salida directa al mar. Fue construida en el siglo XIX y en ella se encuentran varios edificios importantes, como el ayuntamiento, la casa Stratti, el Palacio del Gobierno y el Palacio Lloyd. En el centro de la plaza se encuentra además la fuente de los cuatros continentes.

-Plaza y edificio de la Bolsa: El nombre de la plaza viene dado por el edificio central de la misma, un edificio de 1806 que hoy en día es la sede de la cámara de comercio de la ciudad. Es otra de las plazas con más ambiente de la ciudad, en la que no es raro encontrarse con alguna actuación musical.

-Visitar a James Joyce: El famoso escritor irlandés pasó unos años de su vida en esta ciudad, por lo que en Trieste no es difícil encontrar referencias hacia su persona, como un museo dedicado a él y una estatua suya al lado del Gran Canal. Por cierto, que se dice que Joyce se inspiró en los marineros de Trieste para su gran obra “Ulises”.

-Iglesia de San Spyridon: La gigantesca iglesia ortodoxa llama la atención por sus grandes cúpulas azules. Fue, al igual que la catedral de San Giusto, construida sobre una antigua iglesia ortodoxa. De estilo neobizantino, una de sus fachadas va a dar al Gran Canal.

-El Gran Canal: Otro de esos lugares para recorrer con calma, y uno de los mejores sitios para ver a puesta de sol. Los pequeños botes amarrados en el canal forman una postal de gran belleza. El Gran Canal cuenta además con multitud de locales donde tomar algo o cenar con vistas a su edificios principales, el Palacio Carciotti y la iglesia de San Sanador Antonio, una iglesia de estilo neoclásico que preside la plaza del canal.

-El Faro de la Victoria: En las colinas de Gretta, se encuentra el Faro de la Victoria, un faro construido en la década de los años veinte que recuerda a los caídos en la primera Guerra Mundial. Este faro, de grandes dimensiones, es visible desde el paseo marítimo de la ciudad.

-Castillo de Miramare: A las afueras de Trieste se encuentra este castillo que fue residencia de Maximiliano de Habsburgo. La visita al castillo es muy interesante y perderse por sus jardines vale mucho la pena. Además, las inmediaciones del castillo han sido declaradas reserva natural protegida y es fácil ver una gran variedad de aves marinas. Pincha aquí http://www.enelmundoperdido.com/2013/09/el-castillo-de-miramar-un-palacio-las-afueras-de-trieste/ si quieres saber más de este castillo.

http://www.enelmundoperdido.com/2014/03/que-ver-y-que-hacer-en-trieste/

Trieste, una ciudad en la frontera

Georges Rouzeau - 17-10-2012

Trieste, puerta de los Balcanes en los confines de Italia y no siempre bien tratada por la historia, es una encrucijada viviente de culturas e influencias… Una ciudad a visitar cuanto antes.

Trieste, un encanto difícil de explicar

Estatuas, estelas, columnas, epigramas… En Trieste todo se vuelve fecha, conmemoración histórica, como si la ciudad sintiera miedo de dudar de su identidad. Enclavada en el extremo septentrional del Adriático, entre Italia y Eslovenia, entre los Alpes Dináricos y el mar Adriático, Trieste no es fácil de “situar” ni geográficamente ni históricamente. Quizá para conjurar este sino, la plaza más bella de la ciudad, orientada de lleno a Eslovenia, se llama Piazza dell’Unità d’Italia…

¿Es una ciudad del norte en el sur o una ciudad del sur en el norte? ¿Es italiana o austrohúngara? ¿Oriental u occidental? Serbios, eslovenos, rumanos, griegos, judíos (notables por su influencia económica, política y cultural), armenios, suizos del cantón de Vaud, alemanes y croatas han ido dejando en ella profundas huellas. Tanto mestizaje debió de irritar a Mussolini, que en 1938 eligió Trieste para promulgar sus infames leyes raciales.

Lo remoto es como una segunda piel para Trieste. Desde el malecón que se adentra en la bahía se ven pasar enormes ferris turcos rumbo a Estambul y si se pone de puntillas casi tendrá la impresión de percibir el olor de las estepas que se extienden más allá del Danubio. La bora, el frío viento de noreste que sopla sobre el Adriático y parte del Egeo y el mar Negro, nos hace pensar en el Bóreas de la mitología griega, encarnación del viento del norte en todo su poderío.

Para acabar de embrollarlo todo, no son palacios renacentistas lo que le espera en las calles de Trieste, sino elegantes edificios de estilo neoclásico austrohúngaro color crema en los que un día tuvieron su sede compañías de seguros como las célebres Assicurazioni Generali. No espere encontrar tampoco iglesias barrocas: en su lugar le aguardan una sinagoga (la mayor de Europa tras la de Budapest) y dos iglesias ortodoxas, una serbia, la otra griega.

Trieste, mito literario

Trieste, consagrada a los dioses del comercio marítimo y los seguros, no puede presumir de una gran tradición pictórica y artística como su vecina Venecia. Por el contrario, a principios del s. XX su genio afloró en forma de literatura con autores como Scipio Slataper, Giani Stuparich, Virgilio Giotti, Roberto Bazlen, Boris Pahor, Giorgio Voghera, Umberto Saba y, más cercanos a nosotros, Claudio Magris o Paolo Rumiz.

El más conocido de todos sin embargo sigue siendo Italo Svevo, autor de La conciencia de Zeno y de Senectud. Casualidades de la vida, este oscuro empleado de una compañía de seguros daba clases de inglés con un tal James Joyce… De hecho fue en Trieste donde el dublinés en perpetuo exilio comenzó a escribir su Ulises. Todo se conjuraba para que Trieste acabara convirtiéndose en auténtico mito literario. Aún hoy, estatuas como las de Svevo, Saba o Joyce diseminadas aquí y allá honran la memoria literaria de la ciudad.

Sus sombras siguen habitando los numerosos cafés históricos de la ciudad, muchos de ellos todavía con su decoración original. Dichos cafés jugaron un papel decisivo en la historia tanto cultural como política de la ciudad, sirviendo de refugio a los irredentistas italianos que reivindicaban la anexión de su ciudad a la madre patria.

Todavía hoy hay escritores triestinos que como Claudio Magris siguen perpetuando esta tradición. El autor de El Danubio es un habitual del café San Marco, decorado en un suntuoso estilo modernista vienés.

Lejos de ser meros decorados de opereta para turistas, estos cafés suelen servir una comida de calidad. Eso, cuando no proponen, como el café Tommaseo (inaugurado en 1830), 22 maneras de preparar el chocolate a la taza.

Un talento típico de la genialidad italiana…

http://viajes.michelin.es/web/destino/Italia-Trieste/news-Trieste_una_ciudad_en_la_frontera

Trieste el Gran Canal

El Gran Canal de Trieste es un canal de agua que se encuentra en el corazón de la ciudad, a medio camino entre la estacion de tren y Piazza unificación de Italia , con entrada desde el Bacino di San Giorgio del Porto Vecchio.

Historia

Fue construida en 1754-1756 por el veneciano Matteo Pirona, para permitir el desarrollo de la ciudad fuera de las murallas. Fue construida para que los barcos pudieran llegar directamente al centro de la ciudad para cargar y descargar sus mercancías.

En su conformación inicial, el canal fue mayor de como lo es hoy, llego tan lejos como para lamer la iglesia de San Antonio. El final de la canal fue enterrado en realidad en 1934, con los escombros de la demolición de la vieja ciudad, obteniendo así la actual Piazza S. Antonio .También fue enterrado un barco pequeño barco torpedo que estaba anclado allí en el fracaso y el abandono al final de la guerra.

Los edificios

Que ver en el canal:

▪ En lado izquierdo mirando al mar Palacio Aedes construcción también llamada rascacielos rojo (1928 - arquitecto Arduino Berlam ) (fachada principal de un banco)

▪ La sede del palacio Gopcevich (1850 - arquitecto Giovanni Andrea Berlam ), cuya fachada se distingue por su exclusivo diseño rojo y amarillo griego, también alberga el Museo del Teatro Charles Schmidl

▪ En el lado derecho mirando al mar Carciotti Palace (1805 - arquitecto Matteo Pertsch ) (fachada principal de un banco)

▪ El Genel Palace y Piazza Ponterosso (1873 - Dominic Monti ) (fachada principal a la Piazza Ponterosso)

▪ La iglesia neoclásica de San Antonio Healer (1849 - arquitecto Pietro Nobile ), conocido por todos como Anthony New

▪ El templo ortodoxo de San Spiridon (1869 - arquitecto Carlo Maciachini ), con las cúpulas de color azul claro

Los puentes

El canal está atravesado por dos puentes:

▪ El puente rojo en el canal medio. Construido en madera en 1756, acaba de terminar la construcción del canal, que entonces era el único puente existente, ya que los otros puentes fueron construidos en una fecha posterior. Fue reconstruido por la ampliación de una década después, y reconstruida de nuevo, esta vez en hierro, en 1832. El puente rojo hay una estatua del escritor irlandés James Joyce , en recuerdo de su estancia en la ciudad. En los cuatro extremos del puente se encuentran en los parapetos cuatro farolas hermosas, que originalmente decoraban la estatua de la dedicación de Trieste a " Austria , que fue una vez en Plaza de la Libertad, frente a la estación de tren. La estatua fue inaugurada en 1889 y retirado en 1919.

▪ Ponte Verde, todo a partir 'del canal, en la entrada del mar. Construido de hierro en 1858, se le unió en 1904 otro puente, llamado Ponte Bianco o Puente Nuevo, por el que pasaba el ferrocarril que una vez conectado al puerto viejo con el nuevo puerto, a través de los bancos. Al comienzo de la canal, antes del puente, también hay un astillero para pequeñas embarcaciones para trabajos de mantenimiento.

El nombre proviene del color de los puentes que fueron pintados originalmente sus instalaciones. En el momento de su construcción de los puentes fueron giratorios o que pueden abrirse para permitir el acceso al canal de los barcos de vela para la descarga de mercancías. Los puentes móviles fueron reemplazados más tarde por los actuales puentes fijos de mampostería, pero sólo permiten el paso de pequeñas embarcaciones, con el favor de la marea baja. El puente rojo fue sustituido en 1925, y el Puente Verde en 1950. Con estos edificios y el Puente Verde Blanco Bridge se convirtió en una estructura única.

http://veneciayeladriatico.blogspot.com.es/2012/09/trieste-italia.html

Trieste (en esloveno: Trst; en friulano y en alemán: Triest) es una ciudad situada en el norte de Italia, a orillas del mar Adriático; hace frontera con Eslovenia. Cuenta con 205.593 habitantes (2010) y disfruta de un clima suave y soleado, excepto cuando sopla la bora, un viento que alguna vez al año alcanza los 100 km/h. Es la capital de la provincia del mismo nombre, en la región llamada Friuli-Venezia Giulia.

https://es.wikipedia.org/wiki/Trieste

https://it.wikipedia.org/wiki/Trieste

https://en.wikipedia.org/wiki/Trieste

Pinche para ver las Fuentes seleccionadas

Vídeo:

Web recomendada: http://www.comune.trieste.it/

Contador: 566

Inserción: 2016-06-23 19:31:36

 

Contenido relacionado:

comments powered by Disqus

Visitas

RSSrss

Más visitados

Incorporaciones

Comentarios

Photos and Texts are copyrighted by their owners

twittermobile phoneenglish versionVídeos

Estadísticas

Estadísticas Puertos/Aeropuertos
Récords Mundiales

MEGACONSTRUCCIONES.NET