Krivói RogKrivói Rog

Inicio Volver Buscador Av. Google Maps Otras WEBS

.

Nombre:

Coímbra

Otro: Coimbra

Localización:
View Larger Map

Tipo: Urbanismo

Categoría:

Foto:

Voto:

No hay votos

Continente: Europa

País: Portugal

Localización:

Año:

Estado: Terminado

Descripción:Guía de Coimbra

Coimbra es una pequeña ciudad de 150.000 habitantes que presume de tener una de las universidades más antiguas del mundo y la más antigua de Portugal. Es el lugar perfecto para alojarse si quieres conocer la zona de Beira Litoral, que tiene como principales atractivos Coímbriga ( un pueblo en las afueras de Coimbra con muchas ruinas romanas ), el castillo de Montemor-o-Velho a unos 30 kilómetros al oeste, el pueblo-balneario de Luso y Buçaco, un antiguo bosque al norte de Coimbra. Otros destinos también se pueden explorar desde Coimbra, como Aveiro, o Figueira da Foz.

En las oficinas de turismo reparten mapas y una guía de ocio local llamada Coimbra Viva. Son dos y están en la biblioteca general de la Universidad y en la Avenida Emidio Navaro donde se cruza con Largo da Portagem.

Moverse por Coimbra

En Coimbra hay tres estaciones de tren: Coimbra A ( también llamada Coimbra, a secas ), Coimbra B y Coimbra Parque. Los trenes de larga distancia sólo paran en Coimbra B, desde donde puedes coger un tren de cercanías que te lleva a Coimbra A, en pleno corazón de Coimbra. La estación de Coimbra Parque, al sur, es para trenes que conectan con Lousa y Serpins.

La estación de autobús está en Avenida Fernão de Magalhães, a 15 minutos andando del centro.

Gran parte de Coimbra es zona exclusivamente peatonal por lo que si vas en coche es mejor dejarlo en un aparcamiento. Hay uno frente a la estación de tren Coimbra Parque que es de pago y otro parking gratuito en la calle en Avenida de Coimbriga.

linha azul

Puedes recorrer Coimbra perfectamente a pie, si bien ten en cuenta que la Universidad está en la parte más alta y puedes optar por coger el autobús municipal número 103 que une los días de entresemana la estación Coimbra A con la Universidad. También hay autobús de línea circular que recorre la ciudad en círculo llamado Linha Azul y un Elevador que te llevará desde el mercado (sale de Avenida Sa da Bandeira) hasta cerca de la catedral, ahorrándote la subida.

Puedes pagar cada viaje que realices en trasporte o comprar en las taquillas de transporte tickets integrados para todos los transportes. Hay tickets de 3 viajes o tickets válidos para 24 horas.

Hay un autobús turístico que sale de Largo da Portagem que recorre la ciudad de 10 de la mañana hasta las 6 de la tarde que puedes coger cuantas veces quieras con un sólo ticket. El ticket también incluye un paseo en barco por el río Mondego, cuya salida está en Parque Dr Manuel Braga.

Qué visitar

Coimbra es una pequeña ciudad que escala una colina a orillas del río Mondego. En lo más alto de la colina está la Universidad. Descendiendo desde la Universidad vemos una madeja de calles que rodean la Vieja Catedral hasta llegar al río, o orillas del cual está la Baixa, la principal zona comercial de la ciudad. Al oeste del casco histórico está Rua Visconde da Luz y a continuación Largo da Portagem, una calle repleta de cafeterías.

Para subir a la parte alta recomendamos ir por el Arco de Almedina que nos permite cruzar la vieja muralla de Coimbra. A partir de ahí empieza la vieja ciudad llena de calles históricas repletas de escaleras.

Universidad de Coimbra

La Velha Universidade está en lo más alto de Coimbra y su acceso principal es la Porta Férrea. Se puede visitar de 9horas a 19,30 (cierran a las 17,30 fuera de temporada alta) y la entrada cuesta unos 7€ para ver la Universidad, la Librería y la Sala dos Capelos (hay una entrada algo más barata para ver sólo la librería y la Sala dos Capelos.

Los edificios de la Universidad están dominados por una torre con reloj llamada A Cabra. Alrededor de la universidad están los mejores miradores de la ciudad.

Especialmente recomendable es visitar la Biblioteca Joanina con una decoración impresionante de madera, oro y frescos en el techo.

Consulta nuestra guía de la Universidad de Coimbra.

Igreja de Santa Cruz

Merece la pena ver la impresionante fachada de la Iglesia de Santa Cruz. El interior también merece una visita detenida a sus paredes azulejadas. La iglesia se construyó como monasterio en el siglo XII y fue enriquecida entre los siglos XVI y XVIII. Son famosas las esculturas de la escuela de Coimbra y varias de sus mejores obras están en el interior de esta iglesia, como por ejemplo la tumba del primer Rey Alfonso I de Portugal, o la Sala do Capítulo.

Está abierta al público todos los días (Lun-Sab de 9 a 12 y de 2 a 5,30, domingo de 4 a 6 de la tarde) y el acceso es gratuito a la iglesia. Hay que pagar una entrada para ver la la sala capitular y el claustro ( unos 3€).

Portugal dos Pequenitos

Ideal si vas con niños pequeños. Entre el viejo y el nuevo convento de Santa Clara está el parque temático Portugal dos Pequenitos donde hay zonas para jugar con los niños y edificios a escala que representan los iconos arquitectónicos de Portugal. Abre de 10 a 7, reduciendo su horario en temporada baja.

La Catedral Antigua ( Sé Velha )

La Catedral Antigua tiene el aspecto de una fortaleza militar. Fue iniciada en 1162 y el la única catedral románica que ha llegado a nuestros días en todo Portugal. Además ha llegado sin grandes alteraciones. La mayor reforma fue la Porta Especiosa en el muro norte. Hay varias tumbas de obispos de estilo gótico, paredes de azulejo sevillano y un claustro. Se llama Catedral Antigua porque en 1772 se construyó en Coimbra una nueva Catedral.

El acceso a la catedral es gratuito, excepto el claustro que requiere pagar una entrada ( unos 2,5€ ). Abre de lunes a jueves de 10 a 6, y los viernes de 10 a 1.

Jardim Botánico

Al sur de la Universidad está el Jardín Botánico que abre de 9 a 5,30 todos los días y su entrada es gratuita. El jardín se hizo en el siglo XVIII y tuvo fama internacional aunque esté ahora decaído. Puedes visitar el Museo Botánico ( cuesta unos 3 euros la entrada ) que incluye la visita a las Estufas (invernaderos).

Convento de Santa Clara

En las inmediaciones del Largo da Portagem está el Convento de Santa Clara-a-Velha, el lugar donde se enterró a la reina Isabel, mujer de Dom Dinis. Por las continuadas inundaciones que sufrió durante siglos, el convento se traslado a un nuevo edificio, el Convento de Santa Clara-a-Nova. El convento inundado fue recuperado a finales del siglo XX y hoy se puede visitar. Llama mucho la atención lo bien conservado que está un edificio que estuvo parcialmente sumergido.

En el convento nuevo está la tumba de plata de Isabel y un bonito claustro.

Quinta das Lágrimas

La Quinta das Lágrimas es hoy un hotel de lujo, pero fue el lugar donde se paseaban los enamorados Dom Pedro y Inês de Castro. Los jardines se pueden visitar pagando una entrada de 2,5€ y están abiertos todos los días excepto lunes de 10 de la mañana a 7 de la tarde sólo de Marzo a Noviembre. Estos jardines fueron el escenario de un amor truncado cuando el padre de Dom Pedro mandó matar a Inês desatando así una revuelta de su propio hijo.

Cuando Dom Pedro fue coronado tras la muerte de su padre mandó ejecutar a los asesinos de Inês, desenterró el cadaver de su amada y la coronó Reina en acto solemne.

Museo Machado de Castro

En el antiguo palacio donde vivía el Arzobispo de Coimbra está el mayor museo de Coimbra: el museo Machado de Castro. Exhibe un conjunto de obras de arte y escultura de las épocas medieval y del Renacimiento. Una joya del Museo es el Cryptoporticus, antiguo foro civil de la ciudad.

queima das fitas

A queima das fitas

El evento más importante cada año en Coimbra es la Queima das fitas. Es en mayo donde el ritual académico es seguido de una larga y tremenda fiesta estudiantil. Las cintas de colores representan a las distintas facultades y durante la celebración se celebran varios conciertos de primer nivel.

http://www.guiadeviaje.net/portugal/coimbra.html

Viaje a Coimbra, guía de turismo

9 febrero 2011 | Por José Manuel Vargas

Sí, es cierto que Oporto y Lisboa le quitan mucho protagonismo, pero la antigua capital de Portugal también merece su cuota de turismo. Coimbra es una de esas ciudades nostálgicas llenas de fado y tejados rojos. Sus calles parecen ir cayendo poco a poco desde las alturas, allí donde se encuentra una de las universidades más antiguas del mundo.

Calles empedradas, ciudad animada y universitaria, Coimbra tiene un encanto sutil, elegante. Desde el mirador de su universidad se divisa una de las mejores estampas de la ciudad. Universidad que por otra parte se fundó a finales del siglo XIII, ahí queda eso. De hecho, sus callejuelas siempre suelen estar muy animada, con bares, restaurantes, cafeterías…

Casas cubiertas con magníficos azulejos, pequeñas iglesias, hasta dos catedrales… De todo esto se permite el lujo Coimbra. ¿Oporto y Lisboa?. Claro que sí, pero también Coimbra. Vamos a hacer un recorrido por ella para que lo llevéis todo bien preparado cuando vayáis a visitarla.

VISITAS

- Universidad de Coimbra

La Universidad de Coimbra se halla en la parte alta de la ciudad. Fue fundada en el año 1290, y os quedaréis prendados al visitarla. Todas las dependencias se distribuyen alrededor del Patio das Escolas. Visitas imprescindibles en ella son la Biblioteca Joanina, la más famosa de Portugal, con libros de los siglos XII al XIX, la Capilla de San Miguel, del siglo XVI, con su órgano barroco del XVIII, el Paraninfo o Sala dos Capelos y la Sala del Exámen Privado.

- Catedral de la Sé Velha

Es la catedral antigua de Coimbra, considerada una de las mejores iglesias románicas de Portugal. Fue construida en 1180, y se llega a ella a través de una serie de callejuelas muy estrechas. Cuando la veáis os parecerá más una fortaleza que una iglesia, por sus torres almenadas. No dejéis de visitar su claustro gótico, construido a comienzos del siglo XIII.

- Catedral de la Sé Nova

Tardó un siglo en construirse, de 1598 a 1698, y se halla muy cerca de la Universidad, en la parte alta de Coimbra. Claro ejemplo de iglesia barroca, destaca especialmente por su fachada, y el interior por su nave y el espléndido altar de finales del siglo XVII y principios del XVIII. Notaréis la diferencia con respecto a la Sé Velha.

- Monasterio Santa Cruz de Coimbra

Situado en la Plaza 8 de Mayo, fue fundado en el siglo XII, y hoy es un lugar muy venerado, ya que sirve como Panteón Nacional. Allí descansan los restos de Afonso Henriques, primer rey de Portugal, y su hijo Sancho I. Recomendamos la entrada, tanto al interior como al claustro y la sacristía, y sentaros luego en alguna de las terrazas de la plaza a disfrutar de la fachada.

- Jardín Botánico

Situado muy cerca de la Universidad, se creó en 1773, aunque no fue sino hasta el siglo XIX cuando se abrió al público como Jardín Botánico. Veréis un bosque de invernaderos, estanques, fuentes y árboles centenarios de diferentes países. Si os gusta la botánica y la flora, merece la pena que lo visitéis, porque está maravillosamente bien cuidado.

- Museo Nacional Machado Castro

Este museo lleva el nombre del escultor portugués Joaquín Machado Castro, quien precisamente nacía en Coimbra en el siglo XVIII. Fue inaugurado en 1913, aunque no fue catalogado Museo Nacional hasta 1960. Situado en el edificio que antiguamente era el Palacio Episcopal, en la parte alta de la ciudad, es el mejor museo que se puede visitar por acá.

- Convento de Santa Clara la Nueva

Edificado a mediados del siglo XVII, el motivo de la visita aquí especialmente es para ir a ver la urna de plata y cristal, también del siglo XVII, que alberga el cuerpo de la Reina Santa Isabel, patrona de Coimbra y muy venerada en toda Portugal. Esta urna se encuentra en el retablo del altar mayor. El antiguo sepulcro, del siglo XIV, se halla en el coro bajo de la iglesia. También merece la pena el claustro del siglo XVIII.

http://sobreportugal.com/2011/02/09/viaje-a-coimbra-guia-de-turismo/

Coimbra sabe a libro, a estudiante, a luz, a vida... es una ciudad que te acoge sin mirar de donde vienes y quien eres. Es una ciudad universal y viva. Su río es un reflejo de plata donde se mira todas las noches la luna... Estuvimos aquí varios días con nuestros hijos en un viaje por varias ciudades de Portugal, para conocer este pais vecino y hermano. La biblioteca no os la podeis perder... es algo inigualable y que no la podeis paladear en ningún otro sitio. Ya teneis otro sitio que visitar....

Os invito a que os lleveis un buen libro de poemas y os senteis en la ribera de su río Mondego o en cualquier plaza recoleta donde escuches la melodía de un fado, con una copa de vino del país... y tranquilamente podreis oir el rumor de sus hojas, el paso de sus gentes y la caricia de su brisa...

De momento os contaré algo de su historia y su entorno. Venir... os la enseño.

Coimbra es la tercera ciudad más grande de Portugal. Es una antigua ciudad universitaria, famosa por sus calles sinuosas y casas colgantes donde hoy más que nunca sigue sonando el viejo 'fado'.

Sé Velha (la Catedral Vieja) del siglo XII, el Museo Machado de Castro en el Palacio del Arzobispo, la Iglesia y Monasterio de la Cruz Santa, y la Universidad, una de las más antiguas de Europa, son algunas de las joyas con las que nos brinda

Coimbra está en el circuito de la Costa de Plata. En la ciudad se ubica una de las primeras universidades de Europa. La tradición universitaria es visible en los días de hoy no solamente en los monumentos, como la propia universidad que posee una riquísima biblioteca, como en las costumbres estudiantiles.

En varios días del año, los estudiantes conmemoran fechas puntuales. Se visten con ropas que vienen de la tradición y celebran con las costumbres de sus ancestros.

Las calles y callejuelas de Coimbra llevaban a castillos y a iglesias de siglos pasados. Pero sobre todo remiten a los tiempos históricos que fueron los que le dieron forma.

Al sur de Coimbra y sobre la carretera A1, una de las más importantes carreteras de Portugal, se encuentra Fátima. Muy visitada en este año del Jubileo, Fátima se hizo famosa por la aparición de la virgen a los tres pastores. La ciudad vive de esta revelación y los peregrinos acuden en gran número.

Coimbra, ciudad llena de encanto y ensoñación, de nostalgia y romanticismo, cuna de las ciencias y de las letras e inspiradora de muchos poetas. Ciudad dividida en dos, Coimbra ha conservado en su parte Alta su vertiente más intelectual coronada por su vieja universidad, mientras que en la Baja, a orillas del Mondego, se desarrolla un espíritu más comercial sin renunciar por ello a los placeres de esta ciudad.

Coimbra ha sido la primera capital de Portugal hasta el siglo XIII, y en la actualidad es su tercera provincia en importancia. Se la conoce como ciudad del Fado y de la Universidad, y ha sido inspiración de muchos poetas convirtiéndola en centro de las artes y de las letras. Siendo ciudad de tradición universitaria, en mayo sus estudiantes festejan el final del año académico con la Queima das Fitas: celebración en que queman las cintas del color de la facultad a la que pertenecen.

Muchos de los estudiantes conservan antiguas tradiciones y es común ver a alguno de ellos envueltos en togas negras con tantos tijeretazos como decepciones amorosas han tenido.

En el casco antiguo de Coimbra se distinguen la ciudad Alta, que es el barrio universitario, de la ciudad Baja, donde se encuentran los comercios.

Es una ciudad con aire melancólico, llena de romanticismo y de leyendas, levantada a orillas del río Mondego. Su más afamado monumento es sin duda su Vieja Universidad, fundada en 1290, que domina la ciudad Alta y que se distribuye alrededor del Patio das Escolas, que contiene además diversas aportaciones barrocas como una torre de reloj y una estatua de Joao III.

Enfrente de esta torre se encuentra la capilla revestida de azulejos y una espléndida biblioteca de estilo barroco. La Universidad es además un excelente mirador desde el que puede contemplarse toda la ciudad. Desde lo alto de este lugar se pueden divisar los conventos gemelos de Santa Clara: Santa Clara -a- Velha y Santa Clara -a- Nova. En el primero fue donde en un principio fue enterrada doña Inés, cuya tumba fue colocada al lado de la de la reina santa Isabel, fundadora del convento y patrona de Coimbra.

En Santa Clara -a- Nova se encuentra actualmente la tumba de Isabel, una de las joyas que hacen que valga la pena visitarlo junto al Claustro, no obstante, ahora junto a las celdas de las monjas se encuentra un cuartel del ejército portugués que hace manifiesto de su presencia en el museo militar, en el que se exponen fragmentos y bombas intactas recuperadas de la II Guerra Mundial.

Una parada obligatoria es el paseo por el parque temático Portugal dos Pequeninos, construido en la década de 1950 con maquetas en miniatura con los principales edificios del país. A poca distancia de este parque se encuentra La Quinta das Lágrimas, un palacete barroco convertido en hotel de lujo, con hermosos jardines donde brota una fuente, que según la tradición, mantiene vivo el recuerdo del lugar donde fue asesinada doña Inés de Castro, amada del monarca don Pedro y que llegó a reinar después de morir.

Otra maravilla de esta ciudad es su Jardín Botánico donde pueden apreciarse plantas procedentes de diversas partes del globo, y al lado de este paraje se pueden contemplar las impresionantes ruinas del Aqueducto de São Sebastião, construido en el siglo XVI.

Coimbra está enmarcada por dos catedrales: la Sé Velha ( Catedral Vieja), uno de los edificios románicos más importantes de Portugal, y la Sé Nova ( Catedral Nueva), una fundación religiosa de los jesuitas y que en 1772 sustituyó a la Sé Velha. Bajando desde la nueva catedral se encuentra el Museu Machado de Castro, que ocupa el antiguo Palacio Episcopal, y cuya belleza vale por sí sola la visita.

En el pie de la colina se está la Iglesia de Santa cruz, que ha sido remodelada infinidad de veces a lo largo del tiempo y se caracteriza por su exuberante fachada y la extraña doble puerta, pero lo que más llama la atención de este edificio es el Claustro del Silencio.

En los alrededores de Coimbra, pueden apreciarse otros lugares de interés, como por ejemplo Conimbriga, que se encuentra al sur y es el asentamiento romano más importante de Portugal; cerca se halla también la localidad de Buçaco, famosa por su Parque Natural creado en el siglo XVII por los monjes Carmelitas; y al oeste se halla Figueira da Foz, que se presenta como una de las ciudades más animadas de la costa occidental.

Para moverse por la ciudad, el casco antiguo de Coimbra se puede visitar a pie, y dada la complejidad e inaccesibilidad de casi todas sus calles situadas en la cuesta de la colina se ofrece como la única opción. Los autobuses 3 y 26 permiten hacer una visita turística por sus calles y visitar los principales puntos de interés. Los taxis son un modo de desplazarse económico, ya que casi siempre se trata de distancias cortas.

También consta de tres estaciones de ferrocarril: Coimbra A, Coimbra B y Coimbra Parque; la primera se halla en pleno centro, en Coimbra B paran los trenes expresos, y Coimbra Parque recibe los trenes con origen y destino Lousã. Buena parte de los alojamientos se encuentran cerca de la estación de Coimbra A, pero pueden encontrarse alternativas económicas a las pensiones y hoteles en el albergue de juventud y el cámping, aunque ambos están bastante apartados del centro urbano.

Coimbra es una ciudad en la que merece la pena detenerse para descubrir sus múltiples atractivos históricos que se levantaron a raíz de ser la primera capital del país, así como por tener la primera institución universitaria lusa, cuya andadura comenzó en 1290. Sobresale su barrio antiguo, de calles empedradas, que se encarama sobre una colina que acaricia el río Mondego. Una ciudad cuya piel la componen piedras viejas que se alimentan de la juventud y vitalidad de los miles de universitarios que, sorprendentemente, aún mantienen costumbres centenarias.

No por tener un cierto aire provinciano, Coimbra no deja de ser una ciudad importantísima en la historia de Portugal. Destacan los asentamientos de los romanos y el honor de ser la primera capital del país, título que ostentó entre los siglos XII y XVIII, pasando posteriormente la titularidad a Lisboa. Estas épocas doradas dejaron una profunda huella entre sus calles.

Coimbra es la tercera ciudad del país, tras Lisboa, la capital, y Oporto. A pesar de ser la tercera en discordia, su tamaño es considerablemente menor que sus predecesoras. Ordenada en un casco urbano manejable, habitado por menos de cien mil personas, para el viajero el entorno se puede saborear en un par de días.

El casco antiguo, henchido de palacios, capillas e iglesias, se distribuye en una colina en cuya cumbre están las dependencias universitarias históricas, una de las visitas inevitables de la ciudad. La Universidad marca el ritmo de las pétreas arterias de la ciudad, una institución que se fundó en Coimbra en 1290 y que ha convertido a esta urbe en un centro internacional de la sabiduría. Una academia de las letras y las ciencias que ha marcado el prestigio de la urbe, cuya fama universitaria se extendió por todo el viejo continente.

Al igual que sus dos hermanas mayores de Lisboa y Oporto, cuyas urbes las divide el Tajo y el Duero, su centro urbano está fraccionado por un torrente, el río Mondego, que, además, goza del privilegio de ser el de mayor caudal que nace y muere únicamente en territorio portugués. En un pequeño muelle se puede coger un barco que realiza recorridos turísticos de aproximadamente una hora. Una ruta que permite conocer otra perspectiva visual del entorno y que supone un agradable paseo fluvial por estas tranquilas aguas.

Como todas las ciudades, Coimbra tiene un perfil, una cara femenina. En este caso el de una elevada colina, que asciende con la inagotable rozadura de edificios y su parte más baja la humedece el Mondego. Dicho altozano lo corona una alargada torre barroca, en la que resalta un enorme reloj, cuyas campanadas horarias marcan el ritmo de la ciudad y de la llegada o salida de las aulas.

Uno de los lugares donde gozar de la mejor vista de esta silueta, que dibuja la zona histórica, es desde la parte baja de la ciudad, en el puente de Santa Clara. Desde su barandilla, se vislumbra el contorno de la colina transformada por las casas y edificios, un vetusto barrio que escalona vertiginosamente hasta la cumbre.

Subida al patio de la Universidad.Para alcanzar esta cima tienes dos posibilidades. La más recomendable, y casi obligatoria para el buen viajero, es subir a pie por las estrechas y empinadísimas callejuelas, ya que al paso irás descubriendo los recovecos y ángulos más antiguos de esta ciudad plagada de historia, así como los detalles de sus fachadas recubiertas de azulejos.

Otra opción es acceder a la cumbre de la ciudad en autobús urbano, algunos de ellos trolebuses, que como sabrás son curiosos autocares que se mueven con la energía eléctrica que les proporciona un cableado que discurre por el recorrido, similar a los tranvías pero sin raíles. Un transporte pintoresco y único en la península Ibérica, pionero del ecologismo y que evita la contaminación ambiental y acústica.

No te lo pienses y sube a pie, te lo recomendamos. Tu recorrido empezaría en la plaza de Largo de Portagem, junto a la zona comprendida entre el río, puente de Santa Clara y la oficina de Turismo. Puedes entrar en esta dependencia antes de empezar tu recorrido. A escasos metros hay que entrar en la calle comercial de Ferreira Borges, un lugar donde abundan las pastelerías y los cafés, y donde podrás degustar los famosos dulces de Santa Clara.

A la derecha de esta calle, pronto aparece el Arco de Almedina, un resto de la antigua muralla medieval, donde hay que torcer para subir a la zona vieja. Aquí, con las primeras empinadas escaleras, empieza la verdadera escalada a la cumbre de la cima. Poco después aparece una enderezadísima calle conocida como Quebra Costas, (rompe costillas en castellano), que fatigará tus piernas, pero merece la pena sortear esta cuesta de escaleras para llegar a las inmediaciones de los principales monumentos de la urbe. El nombre de “rompe costillas”, aunque exagerado, simboliza su desnivelado nivel, que seguro que te producirá algún que otro jadeo.

Paso a paso, se llega hasta la llamada Sé Velha, la Catedral Vieja, que recuerda algo al monumento del mismo nombre de Lisboa. Construida en el siglo XII, se caracteriza por un estilo románico que asemeja una fortaleza por sus almenas, ya que los portugueses amurallaban sus monumentos para protegerlos de los ataques árabes. La visita a este antiguo templo religioso impregna de historia contemplando túmulos, capillas o azulejos, pero no te olvides de entrar en su claustro de estilo gótico, previo pago de una pequeña cantidad, por aquello de contribuir a su mantenimiento.

Museo Machado y descenso a los pilares romanos.Una calle más arriba está el museo Machado de Castro, situado en una bella residencia episcopal, muy próxima a plaza donde se levanta la Sé Nova, una catedral de estilo barroco más moderna que la Sé Velha, que también reclama una visita.

Dentro del museo Machado se exponen diversos tesoros barrocos, flamencos o renacentistas, recibiendo al viajero con un gran carruaje antiguo en la antesala. Aunque no pienses entrar al museo, también puedes pasar al patio central al aire libre que precede a la entrada principal. Allí, desde un mirador, se goza de una buena perspectiva del enjambre de casas viejas que componen el barrio histórico, mientras un pasadizo semicubierto, que comunica edificios, adornado con pilares y arcos que llaman la atención por su valor arquitectónico.

En los sótanos de este museo se conserva de manera impecable un criptopórtico romano del siglo I. ¿Qué es un criptopórtico? Eran los graneros subterráneos y pilares del forum o plaza pública. Se descienden unos metros bajo tierra para admirar unos pasadizos de piedra que se conservan en impecable estado de conservación, y que se dice que son de las más impresionantes en su género de toda Europa.

Entre los apagados túneles de este criptopórtico, donde se respira un fresco ambiente como el de unas bodegas de vino, también se exponen entre los túneles piezas sueltas de la época romana, como esculturas o grabados en piedra.

¡Increíble pero cierto! Al contrario que en casi todos los museos del país, no se cobra por entrar en este lugar, que personalmente me pareció un monumento romano muy destacado y que destaca sobre todo por conservarse en impecable estado de conservación, por momentos parece recién construido.

Llegada al paraninfo de la sabiduría.Muy cerca de este museo, tras una corta cuesta, queda el Patio de la Universidad. Una plaza en la que se sitúan los monumentos históricos de esta institución y que es la visita inevitable en Coimbra, lugar de encuentro de los foráneos en el que se mezclan turistas de todo el mundo.

Antes de acceder a esta plaza, rodeada por la arquitectura histórica de la Universidad, se produce un brutal contraste, provocado por la discordante convivencia de estas piedras seculares con las modernas facultades levantadas en los años 40 del siglo XX, durante el Gobierno de Salazar. Este dictador Portugués no tuvo reparos en destruir parte de la zona vieja para levantar estos edificios. Una paradoja: Salazar estudió en derecho en Coimbra, el propio universitario destruyó parte de la invalorable zona vieja de la ciudad en la que pasó su mejor juventud.

La arquitectura de estas nuevas facultades se inspira en la estética del fascismo europeo del siglo XX, sobre todo por la gran cantidad de estatuas que aparecen por todos los rincones y en las escalinatas principales de los edificios, que guardan similitud con la estética nazi y las famosas olimpiadas de Berlín de 1936.

El acceso al conocido Patio de la Facultad se hace por una única puerta, la famosa Porta Férrea. Construida en 1633, y ornamentada en un estilo renacentista, tras su paso se accede a la gran plaza en la que abundan edificios monumentales: colegios históricos, capillas, museos o la facultad de derecho. Por fin, el viajero llega hasta la famosa torre de la Universidad, cuyas manecillas ha visto por todos los recovecos de Coimbra, y que se conoce popularmente como ”cabra”. Sus campanadas horarias marcan las entradas a las cercanas aulas. Diseñada en estilo barroco, es el emblema de la ciudad y supone el punto más alto del barrio antiguo.

Biblioteca del saber antiguo.Las dependencias universitarias, convertidas en un museo para viajeros y curiosos, se pueden visitar, pero pasando antes por el pago en taquilla. Quizá, un recorrido por todas las instalaciones puede llevar mucho tiempo, por lo que la mayoría de los visitantes optan por una visita más corta y, por tanto, más barata: la de la prestigiosa y artística Biblioteca Joanina.

Este guardián de la sabiduría escrita resguarda más de 300.000 libros antiguos, escritos en varios idiomas, incluido el castellano antiguo, cuyas centenarias hojas solamente las pueden consultar reconocidos investigadores.

Una vez en el interior de esta histórica biblioteca, que se construyó en 1724, podrás admirar una auténtica joya arquitectónica. Un conjunto monumental que supera el concepto de simple rinconera de libros, para convertirse en un artístico templo de la cultura. Ornamentada con tallas, frescos, pinturas y muebles antiguos, en sus tres amplios salones se apiñan de manera increíble esta abundancia de libros antiguos en robustas estanterías, fabricadas con maderas exóticas de las colonias portuguesas.

Si optas por no entrar en las viejas dependencias universitarias, también se pueden dejar pasar los minutos contemplando las antiguas fachadas arquitectónicas de estas monumentales construcciones en la gran plaza. En las escalinatas, se sientan los turistas para descansar de las cuestas, mientras contemplan con curiosidad a los estudiantes vestidos con sus capas tradicionales. Los universitarios venden postales a los visitantes para sufragar sus fiestas juveniles y el acto de licenciatura. En tu paseo por la ciudad no será difícil ver a grupos de estudiantes con estas capas, con motivo de alguna celebración o por el afán de mantener el clasicismo de esta institución.

Ambiente universitario de otros tiempos. Coimbra y los jóvenes estudiantes forman un binomio inseparable. Con todo ser una ciudad antigua e histórica, plagada de edificios vetustos y artísticos, los estudiantes impregnan un aire nuevo a estas viejas calles cansinas del tiempo.

Una de las costumbres arraigadas entre los estudiantes es la creación de las “Repúblicas”, que no dejan de ser unos locales de estudiantes, un centro común para reunirse en estos pisos privados o locales donde organizar fiestas, actividades políticas o culturales o, tan sencillo como fomentar la amistad entre estudiantes de una misma región portuguesa.

Aún siendo lugares reservados, algunos viajeros intentan entrar en estas “Repúblicas” para establecer lazos. Acceder a estos clubes no se puede programar como la entrada a un museo, el permiso para conocer estos locales dependerá de la buena disposición de ambas partes.

Otra costumbre que marca la tradición de la institución universitaria en Coimbra es la fiesta de la Queima das Fitas. Una ceremonia estudiantil colectiva, que se celebra en mayo, en la que los licenciados, que visten sus mejores galas, queman sus cintas de color. Cada carrera universitaria tiene asignada su propia tonalidad. El fuego purifica todos los atrancos de la carrera y supone un símbolo del fin de los estudios. Miles de estudiantes, familiares o simplemente curiosos turistas, se congregan en el día de su celebración.

De bajada de la Universidad, Coimbra también tiene su zona comercial en la que pasear y realizar compras. Un descanso para tomar café en sus pastelerías, mientras se paladean los dulces de Santa Clara u otras especialidades de la variada repostería portuguesa.

En tu ruta por la ciudad no descuides visitar la bella iglesia de Santa Cruz, situada en la plaza 8 de mayo, rodeada por cafeterías con terrazas llenas de estudiantes tertulianos. El templo se remonta al siglo XII y su fachada está rebozada con una llamativa portada renacentista del siglo XVI. En su interior reposan los restos de algunos reyes portugueses.

http://rciudadesdelmundo.blogspot.com.es/2007/03/coimbra.html

La Universidad de Coimbra

Coimbra es una de las más antiguas ciudades de Portugal (lo que ya era un municipio importante en la época romana) y es el hogar de una de las primeras universidades del mundo.

Fue la capital del país desde 1139 hasta 1256 y su universidad fue fundada en 1290. Hoy esta universidad impresionante es aún uno de los más ilustres del mundo y la mayor atracción de la ciudad.

La Universidad está organizado en ocho facultades diferentes de acuerdo a una amplia gama de campos, que asegura a todos los más altos grados académicos en arquitectura, educación, ingeniería, humanidades, derecho, matemáticas, medicina, ciencias naturales, psicología, ciencias sociales y deportes.

Es miembro fundador del Grupo Coimbra, un grupo de importantes universidades europeas de investigación, cuya reunión inaugural se encuentra alojado. La Universidad de Coimbra tiene aproximadamente 20.000 estudiantes, y alberga una de las mayores comunidades de estudiantes internacionales en Portugal, en la universidad portuguesa más cosmopolita.

A su alrededor en el casco antiguo (llamado “Cidade Alta” o “ciudad alta”) se hallan iglesias antiguas y estrechas calles de pie en una colina con vistas al río Modego.

Bajando por el río es “Baixa” (centro), el corazón comercial de la ciudad, con animados cafés, pastelerías, restaurantes, boutiques, y tiendas de otro tipo que conducen a la Plaza de Comercio. En una esquina de esta plaza está la iglesia de São Tiago, con una fachada simple del siglo 12, pero en su interior un retablo rococó exuberante en madera dorada.

http://www.absolutportugal.com/la-universidad-de-coimbra/

Coímbra (en portugués, Coimbra) es una ciudad portuguesa, capital del Distrito de Coímbra, situada en la Región Centro y subregión de Baixo Mondego, con cerca de 145 000 habitantes. Situada a poco más de 200 km de Lisboa y a 150 km de Oporto, está bañada por el río Mondego. Fue capital nacional de la Cultura en 2003.

Clima

Coímbra tiene un Csb1 (templado con verano seco y templado) según la clasificación climática de Köppen en transición a un clima Csa.

Historia

Ciudad de calles estrechas, patios, escaleras y arcos medievales, Coímbra fue la cuna del nacimiento de seis reyes portugueses y de la primera dinastía, así como de la primera Universidad de Portugal y una de las más antiguas de Europa.

Los romanos llamaron a la ciudad, que se erguía por una colina sobre el río Mondego, Æminium. Más tarde, a medida que aumentó su importancia paso a ser designada por Conímbriga. En el 714, tras la conquista musulmana de la península ibérica, la ciudad fue parte de Al-Ándalus con una importante comunidad mozárabe y pronto se convertiría en un lugar estratégico comercial entre el norte cristiano y el sur árabe. En 1064 la ciudad fue reconquistada por Fernando I de León.

Coímbra renace y se convierte en la ciudad más importante al sur del Duero, capital de un vasto condado gobernado por el mozárabe Sisnando Davídiz. Con el Condado Portucalense, el conde Enrique y la reina Teresa la convirtieron en su residencia, y vería nacer entre sus seguras murallas al primer rey de Portugal, Alfonso I de Portugal, que la nombraría capital del Condado, en detrimento de Guimarães. Hasta 1255 Coímbra no perdió este privilegio, cuando la capital portuguesa pasó a ser Lisboa.

En el siglo XII, Coímbra presentaba ya una estructura urbana dividida entre la ciudad alta, designada por Alta o Almedina, donde vivían los aristócratas, los clérigos y, más tarde, los estudiantes, y por Baja, la zona del comercio, los artesanos y los barrios junto al río.

Desde mediados del siglo XVI la historia de la ciudad gira en torno a la Universidad de Coímbra, y a partir del siglo XIX empieza a expandirse más allá del casco amurallado, que llega incluso a desaparecer por las reformas llevadas a cabo por el Marqués de Pombal.

La primera mitad del siglo XIX, tras tiempos difíciles para Coímbra, con la ocupación de la ciudad por las tropas de Junot y Massena, durante la invasión francesa y, posteriormente, la extinción de las órdenes religiosas. Sin embargo, en la segunda mitad de este siglo, vería recuperar el esplendor perdido: en 1856 surge el primer telégrafo eléctrico en la ciudad y la iluminación a gas, en 1864 es inaugurado el ferrocarril y 11 años después nace el puente férreo sobre las aguas del río Mondego.

http://es.wikipedia.org/wiki/Coímbra

Pinche para ver las Fuentes seleccionadas

Vídeo:

Web recomendada: http://www.cm-coimbra.pt/

Contador: 1790

Inserción: 2014-10-12 16:19:36

 

Contenido relacionado:

comments powered by Disqus

Visitas

RSSrss

Más visitados

Incorporaciones

Comentarios

Photos and Texts are copyrighted by their owners

twittermobile phoneenglish versionVídeos

Estadísticas

Estadísticas Puertos/Aeropuertos
Récords Mundiales

MEGACONSTRUCCIONES.NET