TrípoliTrípoli

Inicio Volver Buscador Av. Google Maps Otras WEBS

.

Nombre:

Milán

Otro:

Localización:
Ver mapa más grande

Tipo: Urbanismo

Categoría:

Foto:

Voto:

Ratio 4/5 (1 Voto)

Continente: Europa

País: Italia

Localización:

Año: 500 a. C.

Estado: Terminado

Descripción:Historia de Milán

Los comienzos

La ciudad de Milán fue fundada hacia el año 400 a.C. por los galos Insubros, una tribu celta que habitaba el norte del río Po.

En el 196 a.C. fue ocupada por los romanos que la denominaron Mediolanun por su estratégica posición geográfica, en medio de importantes rutas comerciales y bien situada para luchar contra la amenaza germánica.

Desde ella Roma ejerció el control sobre la Galia Cisalpina. El emperador Augusto la hizo capital de la región de Transpadania.

Hacia el siglo III se convirtió en la capital de la diócesis de la Italia anonaria (la que pagaba impuestos) y la capital pasó de Roma a Milán para reforzar la zona norte amenazada por los bárbaros del Danubio y los Alpes. La misma presión de los bárbaros hizo que Honorio III llevase la capital a Rávena en perjuicio de Milán.

En el 313 se promulgó el Edicto de Milán, por el que el emperador Constantino el Grande legalizó el cristianismo. En el año 374 fue nombrado Obispo de Milán San Ambrosio, uno de los padres de la Iglesia y patrón de la ciudad. Durante su arzobispado y por breve tiempo Milán se convirtió en capital del Imperio Romano de Occidente.

En el año 452 fue saqueada por los Hunos.

De la Alta Edad Media al Milanesado

En el 493 los ostrogodos mandados por Teodorico dominaron Italia, bajo la soberanía teórica de Constantinopla (actual Estambul). Milán pasó a una posición secundaria siendo eclipsada por Pavía, la nueva capital de la Lombardía.

En el 539 fue saqueada por los ostrogodos y conquistada en el año 569, dominando Milán hasta la llegada de Carlomagno.

Durante el imperio carolingio, del 774 al 962, los árabes controlaron el Mediterráneo y Milán se benefició del crecimiento del comercio entre oriente y occidente a través del Adriático. Milán volvió a ser de nuevo la capital de Italia.

La época de la Italia imperial, del 962 al 1266, que se inició con la llegada al poder del germánico Otón I, se caracterizó por la lucha entre el poder civil y el religioso. Hacia el siglo XI, el gobierno pasó del Conde al Arzobispo y con el Obispo Ariberto la iglesia milanesa llegó a gozar del poder más absoluto.

Milán se convirtió, desde Otón I a Napoleón, en lugar de coronación de muchos de los emperadores del Sacro Imperio Romano Germánico, que desearon ceñirse la corona de hierro de los reyes lombardos.

En el siglo XI Milán fue desgarrada por las luchas intestinas entre señores, caballeros y burgueses, los cuales se unieron para aplastar a los “pátaros”, un movimiento popular decepcionado por la renuncia del emperador Enrique III a su política reformista y su acercamiento al alto clero milanés.

La burguesía milanesa que elegía a los cónsules cada año consiguió que éstos, ayudados por el Consejo de la Credenza, se convirtieran en Consejeros del Obispo con la finalidad de prescindir del poder eclesial (finales del s. XII).

En el siglo XII Milán era un gran centro pañero con miles de trabajadores y con una inmensa riqueza. En esa época se fundaron las corporaciones y en 1198 la poderosa “Credenza di Sant´ Ambrogio”.

En 1162 fue arrasada por Federico I Barbarroja que se aprovechó de las luchas internas y de las luchas contra las provincias limítrofes para imponer su soberanía en Milán. Con la ayuda de la Liga Lombarda Milán se reveló contra el emperador y, tras la Paz de Constanza, volvió a recuperar sus privilegios.

Las luchas contra Federico I no paralizaron las luchas intestinas. En el siglo XIII, la familia Torriani, güelfos y amigos de la burguesía, llegan al poder imponiéndose a la familia Visconti, gibelinos y jefes de la aristocracia.

Los Visconti desbancaron a los Torriani cuando Mateo I, capitán del pueblo, se convirtió en vicario imperial (1311). En 1317 se convirtió en señor general de Milán y su poder se extendió por todo el norte de Italia.

Siglos XIV al XVIII. El Milanesado

El Ducado de Milán, también denominado Milanesado, era una región de Milán que adquirió una gran importancia política y económica. Fue la gran potencia del norte de Italia durante la Edad Media.

El dominio de Milán se extendió bajo el gobierno de Juan Galeazzo Visconti (1385) con la anexión de Verona, Vicenza, Padua, Pisa, Perusa y Bolonia.

El Milanesado comienza en 1395 cuando el emperador Wenceslao concedió el título de Duque de Milán a Juan Galezzo Visconti. En 1397 le concedió también el de duque de Lombardía.

Cuando la dinastía Visconti se extingue, en 1447, Milán pasa a ser una República hasta 1450 en que otra saga familiar, los Sforza, sucede a los Visconti. En ese año es proclamado duque de Milán el condotiero Francisco Sforza, casado con una hija del último Visconti.

En 1499 Milán fue conquistada por Luis XII de Francia, hijo del duque de Orleans que era legítimo heredero del ducado. El dominio francés se mantuvo con intermitencias hasta 1529, año en que se produce la renuncia francesa al ducado de Milán y la restitución de nuevo de los Sforza hasta 1535.

En 1535, cuando Francisco II Sforza muere sin herederos, el Milanesado se incorpora al Imperio Español, aunque se suceden varias guerras entre Francia y España por la anexión del ducado. Incorporado definitivamente al Imperio, en 1540 fue cedido por Carlos V como feudo a su hijo Felipe II.

De 1540 a 1713 los reyes de España fueron también Duques del Milanesado. Durante 170 años los españoles dominaron el Ducado y Milán pasó a ser una capital más de provincia.

La riqueza que favoreció la expansión milanesa vino de la irrigación de las tierras del Po, de la apertura del túnel de San Gotardo, del comercio de la lana, de la seda, de la acuñación de monedas de oro y de una potente industria de armas. Milán llegó a tener 100.000 habitantes en el siglo XIV, alcanzando 200.000 a finales del XV.

Milán, capital del ducado del Milanesado, llegó a su esplendor cultural y artístico con Ludovico Moro (1494-1499), y por su corte pasaron Bramante y Leonardo da Vinci.

Otra familia de gran recuerdo en Milán fueron los Borromeo, en particular Federico Borromeo (1564-1631), Arzobispo de Milán y fundador de la Biblioteca Ambrosiana.

En 1713, por el Tratado de Utrecht, España cedió el Milanesado a Austria, aunque intentó recuperarlo veinte años después. Los austriacos iniciaron numerosas reformas que transformaron completamente la ciudad, tras años de descuido español.

En 1797 las tropas napoleónicas entran en Milán, convirtiéndola en ese año en capital de la Republica Cisalpina.

Los siglos XIX y XIX

De 1799 a 1802 el poder pasa otra vez a manos de los Habsburgo, hasta que en 1802 vuelve Napoleón como presidente de la República de Italia y en 1805 se autoproclama primer rey de Italia.

El Congreso de Viena de 1815 restauró de nuevo a los austriacos en el poder y Milán se convirtió en la capital del Reino Lombardovéneto.

Milán fue uno de los principales focos del nacionalismo italiano. En enero de 1848 los milaneses se levantaron contra los austriacos, en la “Jornada de los Cigarros”, y en la batalla de los cinco días, del 18 al 22 de marzo, los expulsaron. Sin embargo, Milán continúo sometida a la monarquía austriaca hasta 1859.

En 1859 los austriacos se fueron de la ciudad y Milán se incorporó al Piamonte. Poco después, al crearse el Reino de Italia, la capital se instaló en Florencia trasladándose luego a Roma, aunque Milán siguió siendo la capital económica del nuevo estado.

Milán en la actualidad

Milán fue la cuna del fascismo italiano. El 22 de marzo de 1919 Mussolini fundó en Milán sus primeros fascios de combate que iniciaron la lucha callejera y el acoso a la mayoría socialista de la ciudad, el asalto a periódicos obreros y la represión de los comités de las fábricas.

En 1943 se organizó una huelga general en las fábricas de Milán y se constituyó el Comité de Liberación Nacional que ayudó a caer al régimen fascista.

Tras la Segunda Guerra Mundial Milán recuperó su industria convirtiéndose en un gran centro fabril con una gran población obrera, viviendo en sus calles numerosos conflictos políticos y sociales.

Hoy Milán es una gran ciudad con casi siete millones de habitantes en su área metropolitana. Centro industrial, financiero y comercial de Italia y, junto con París, capital de la moda y del diseño mundial.

http://www.disfrutamilan.com/historia

Duomo

Milan La Plaza del Duomo es el corazón tanto geográfico como urbano de Milán, así como su principal centro turístico. La gran explanada que se sitúa frente a la Catedral (Duomo) combina la vista del gran edificio religioso de la ciudad y la entrada a la galería comercial Vittorio Emanuele II. No obstante, la fachada de la Catedral- inconfundible por la gran cantidad de pináculos y pequeñas torres profusamente decoradas- es el gran monumento de la plaza y de la ciudad. No se puede llegar a la exageración de decir que Milán es el Duomo y poco mas, pero si hay que reconocer que es su edificio mas espectacular.

No obstante, si el Duomo resulta ya imponente por fuera, por dentro me resultó aun más llamativo. La primera impresión que me dio fue de sorpresa, ya que aunque ya la fachada apunta a un edificio muy grande, la impresión del interior es de ser un edificio aun mayor de lo que parece por fuera. Tanto la longitud como la altura de la nave principal resultan impresionantes. El complejo parece aun mayor teniendo en cuenta dos elementos característicos de la iglesia: los cuadros que cuelgan de las columnas que delimitan la nave central y las enormes y coloridas vidrieras tanto de los laterales como de la zona situada tras el altar mayor. La catedral merece una visita con calma para disfrutar de sus rincones. La entrada es gratuita.

Además del interior de la Catedral, el Duomo ofrece otra atracción importante. En uno de los laterales del edificio (el izquierdo), hay unas escaleras y un ascensor que permiten subir a la azotea del edificio. Las escaleras son estrechas, pero no demasiado difíciles, ni largas, por lo que la diferencia de precio entre ambas opciones (5 euros las escaleras por 8 el ascensor) parece bastante exagerada. Desde arriba se tiene una vista excelente de la Plaza del Duomo y de todos los tejados del centro, aunque quizá lo más interesante sea poder pasear y contemplar de cerca todos los pináculos y torres de la Catedral.

Galería Vittorio Emanuele

Milan Es algo exagerado dada la importancia de uno u otro lugar, pero la primera vez que vi la galería, de noche, iluminada, con su espectacular arco de entrada desde la Plaza del Duomo, la sensación fue parecida a descubrir- también de noche- la Plaza de San Marcos de Venecia. Evidentemente, una vez obviada esa primera impresión, las cosas vuelven a su sitio y la galería de Milán se queda como un pequeño cruce de calles cubiertas con cristal, ricamente decoradas y llenas de tiendas de lujo, que posiblemente lo conviertan en uno de los centros comerciales con mas solera y tradición del mundo, pero solo en eso, un centro comercial muy bonito.

La galería ocupa apenas dos tramos de calle que se cruzan en una plaza central con una bóveda de cristal. En ella encontramos algunas tiendas de moda de gran lujo, restaurantes elegantes y, como no, el inevitable McDonalds. Dependiendo de la atracción que sintamos por las tiendas o que decidamos comer en alguno de sus restaurantes, se puede recorrer toda la galería con calma en cuestión de cinco minutos.

Il Cenacolo

Mucho valor artístico concentrado en apenas una pared. El fresco de Il Cenacolo, de Leonardo da Vinci, se expone en la Iglesia de Santa Maria delle Grazie, en un entorno excepcionalmente protegido y con las visitas controladas y limitadas. No por ello visitarlo deja de ser una experiencia artística impresionante, si bien si que puede convertirlo en algo bastante complicado. Una vez dentro, podemos entender el por que de la seguridad y la conservación extrema, ya que el fresco se encuentra notablemente descolorido.

Las visitas se realizan con reserva de hora. Cada 15 minutos, entran a la sala donde esta el fresco 25 personas, que pueden ir saliendo una vez visto, pero que salen imprescindiblemente a los 15 minutos de haber entrado. Entonces, con un gran despliegue de seguridad, en el que -por ejemplo- nunca puede haber dos puertas de una cámara abiertas a la vez, entra el siguiente grupo. Esto hace que el número de visitantes que pueda verlo al día sea muy limitado y que la reserva de hora varias semanas o días antes, dependiendo de la época del año, sea casi imprescindible. Si no se tiene, se pueden hacer dos cosas: En los días de diario de temporada baja, se puede ir a primera hora de la mañana, esperar que haya habido alguna cancelación y planificar la visita a toda la ciudad según el horario que nos hayan dado. También, a veces, en la puerta, hay guías de empresas privadas de turismo que disponen de billetes para sus grupos y que los pueden vender por un sobreprecio. La entrada, en taquilla, no es especialmente cara.

Quadrilatero d'Oro:

Milan

Tiendas, grandes marcas, lujo, precios altos y eso llamado “glamour” por todas partes. Cuando me hablaron de esta zona de grandes y caras tiendas me imagine una avenida al estilo de los Campos Elíseos en Paris o, más de andar por casa, de la calle Serrano de Madrid. Nada más lejos de la realidad. En realidad, las calles donde se concentran estas tiendas son casi de lo más estrecho de una ciudad que se caracteriza por muchas avenidas anchas. Se trata de una zona comprendida ligeramente al noreste de la Plaza del Duomo, casi ya en la zona de San Babila. En tres o cuatro calles paralelas y perpendiculares unas con otras se concentran los grandes nombres de la moda y los complementos: Armani, Gucci, Dior o Louis Vuitton entre otros. A quien disfrute viendo ropa cara en los escaparates le alegrara la vista y, a quien no, le dejara un poco indiferente.

Castello Sfozesco

Se habla poco de el, pero es una visita monumental muy agradable en el centro de Milán. Por una parte, por su valor arquitectónico como castillo- con sus altos muros, sus torreones de ladrillo granate e incluso sus fosos- y por otra por su entorno natural, en mitad de un gran jardín con la vista del Arco della Pace al fondo, y sus exposiciones temporales. Ideal para relajarse después de un día de paseo... o de compras.

La Scala

Otro de los edificios mundialmente conocidos de Milán, aunque mas por lo que pasa dentro de el que por su valor arquitectónico. Esta en la zona de la Plaza del Duomo, a pocos metros de la salida norte de la galería Vittorio Emanuele. Los mas afortunados -y pudientes- pueden intentar conseguir entradas para alguna de las sesiones de opera que se celebran allí. Los que no, se conformaran con verlo desde fuera y, como mucho, entrar al Museo del edificio y tener suerte de poder dar un vistazo al teatro si coincide con un momento en que no haya ensayo, representación o preparación. Si alguien quiere probar suerte con las entradas, tiene una oficina de venta en los pasillos de la estación de metro de Duomo.

San Siro

Una visita que será emocionante para los grandes amantes del fútbol, pero altamente decepcionante para quien no lo sea (entre otras cosas, porque hay que desplazarse muy lejos del centro para visitarlo). Durante los días de diario, siempre que no haya partido, se organizan visitas guiadas al estadio donde se pueden ver las gradas, el césped, el palco y otras partes que no suelen ser accesibles durante un partido para el gran público, antes de pasar al Museo. La gran experiencia es poder ver un partido del Inter o el Milán en el estadio (como ambos lo comparten, suele haber un par de partidos cada semana durante casi toda la temporada), pero si no se consiguen entradas, es un buen premio de consolación para los aficionados.

http://www.guiademilan.es/monumentos/

Teatro alla Scala

El Teatro alla Scala es uno de los teatros de ópera más famosos del mundo. Su sobrio aspecto exterior envuelve una belleza antigua que no deja de sorprender a sus visitantes.

Cuando un incendio destruyó el antiguo Teatro Ducale en 1776, el archiduque Fernando de Austria ordenó la construcción de uno nuevo. El teatro fue construido en el lugar en el que se encontraba la Iglesia de Santa María alla Scala, que daría nombre al nuevo teatro de la ciudad.

Al igual que otros teatros de la época, el Teatro alla Scala también funcionó como casino durante algún tiempo.

En 1943, durante la Segunda Guerra Mundial, los bombardeos dañaron gravemente el teatro, que tres años después sería reconstruido. En el año 2002 el teatro volvió a cerrar sus puertas para su renovación y en 2004 fue reinaugurado con la primera obra que se representó en 1778, L'Europa Riconosciuta de Salieri.

El Teatro della Scala ha sido el lugar de estreno de importantes óperas a lo largo de la historia, como Otello y Nabucco de Verdi, o Madame Butterfly de Giacomo Puccini.

El gran compositor Giuseppe Verdi mantuvo una relación muy estrecha con La Scala, aunque durante muchos años se negó a que se representaran allí sus obras ya que estaba convencido de que la orquesta modificaba sus composiciones.

Museo del teatro

El teatro posee un museo compuesto por una gran colección de pinturas, bustos, trajes y diferentes elementos relacionados con el mundo de la ópera.

El recorrido incluye la visita al gran vestíbulo del teatro, una estancia armoniosa aunque con escasa decoración. Después de esto, es posible acceder a los pequeños palcos revestidos de terciopelo rojo desde los que la alta sociedad contemplaba las obras, al igual que hoy en día se continúa haciendo.

El enorme recinto del auditorio, realizado en madera revestida con terciopelo rojo, está ornamentado con estucos decorados en tonos dorados. Coronando la escena se encuentra una enorme araña de cristal de bohemia compuesta por 383 bombillas.

Una visita agradable

La visita al museo del teatro resulta interesante ya que permite recorrer el vestíbulo del teatro además de contemplar la sala del auditorio desde uno de los pequeños palcos.

El teatro sólo puede visitarse asistiendo a una de las representaciones o bien por medio de la visita al museo.

Plaza Scala

Entre el Teatro alla Scalla y la Galería Vittorio Manuel se encuentra la Plaza Scala, un agradable espacio que suele estar muy animado. En el centro de la plaza se encuentra una gran estatua de Leonardo da Vinci y alrededor de ella los turistas se relajan en los bancos rodeados de arbustos.

http://www.disfrutamilan.com/teatro-alla-scala

Estación Central de Milán

La Estación Central de Milán (Milano Centrale) es una de las estaciones más grandes y monumentales de Europa. Inspirada en el modernismo de principios del siglo XX, la estación posee una mezcla de estilos entre los que destacan especialmente el Art Nouveau y el Art Decó.

El pasado de la Estación Central

La estación fue inaugurada en 1931 para sustituir a la antigua estación central, ya que esta ya no era capaz de soportar el continuo aumento del tráfico de pasajeros.

El proyecto, mucho más simple durante sus inicios, avanzó lentamente mientras se convertía en una majestuosa construcción tras la llegada al poder de Mussolini, que pretendía que la estación representara el gran poder del régimen fascista.

La Estación Central en el presente

En la actualidad la Estación Central de Milán observa un continuo movimiento de miles de viajeros y asiduos que pasan el día allí, además de cientos de turistas que se acercan para contemplar sus llamativos techos abovedados.

Las enormes cúpulas de acero y cristal dan cobijo a 24 plataformas en las que tiene lugar un continuo ir y venir de los trenes que llevan hasta algunas de las principales capitales europeas, además de a otras ciudades italianas que se ven representadas por los preciosos paneles de azulejos de las paredes.

http://www.disfrutamilan.com/estacion-central-milan

Basílica de San Ambrosio

La Basílica de San Ambrosio fue consagrada en el año 387 por el santo que le dio nombre. Durante el siglo XI fue reconstruida con estilo románico lombardo y se convirtió en el modelo para todas las iglesias que se construyeron posteriormente en el mismo estilo.

Qué ver

La Basílica de San Ambrosio presenta un aspecto exterior poco común compuesto por dos torres de ladrillo de diferentes alturas y un enorme atrio, casi tan grande como la iglesia, en el que se pueden ver algunos fragmentos arqueológicos.

Debajo del púlpito se encuentra el Sarcófago de Stilicho, una obra maestra del siglo XIV compuesta por detallados relieves religiosos.

En la cripta de la basílica se exponen los esqueletos de San Ambrosio, San Gervasio y San Protasio vestidos con sus mejores galas.

Al final de la nave sur se encuentra el Sacello di San Vittore, una capilla anterior a la primera basílica. Cuando el lugar aún era un cementerio, se construyó una pequeña estructura en honor al mártir local San Víctor. Durante la construcción de la basílica, esta estructura fue añadida al templo.

Un templo peculiar

A pesar de que durante el transcurso de la guerra sufrió grandes daños, la Basílica de San Ambrosio es un templo que conserva a la perfección su antiguo y llamativo aspecto, por lo que forma parte de nuestras iglesias recomendadas en Milán.

http://www.disfrutamilan.com/basilica-san-ambrosio

Castillo Sforzesco

El Castillo Sforzesco (Castello Sforzesco) fue construido como fortaleza durante el siglo XIV y es uno de los monumentos más emblemáticos de Milán. En la actualidad alberga algunos de los mejores museos de la ciudad.

El castillo en el pasado

El Castillo Sforzesco fue construido como fortaleza en 1368. Posteriormente fue transformado en un espléndido palacio ducal que quedaría prácticamente destruido durante la República Ambrosiana.

La familia Sforza se esforzó por convertir el castillo en una de las cortes más magníficas de Italia, aunque posteriormente pasó a manos de los españoles y austriacos y recuperó su antigua función militar.

Tras la decisión de su derribo, un arquitecto lo restauró convirtiéndolo en el importante museo que es en la actualidad.

Los museos del castillo

Museo de Arte Antiguo: Frescos de la familia Sforza y esculturas de gran valor pertenecientes a la Antigüedad, el Medievo y el Renacimiento. Entre las obras más importantes se encuentra la Piedad Rondanini, último e inacabado trabajo de Miguel Ángel.

Pinacoteca: La pinacoteca del castillo, compuesta por más de 1.500 obras, muestra pinturas creadas entre los siglos XIII y XVIII.

Museo Egipcio: Este museo muestra diferentes objetos provenientes de Egipto, entre los que se incluyen estatuillas, sarcófagos, momias y máscaras funerarias.

Museo de Prehistoria y Protohistoria: Mediante los objetos de este museo se muestran las principales culturas que se sucedieron en Lombardía desde el Neolítico hasta el periodo de la romanización.

Museo de Artes Decorativas: Muestra el trabajo de maestros de la talla, ceramistas, escultores, tapiceros y tejedores de los siglos XI al XVIII.

Museo de Instrumentos Musicales: El Museo de Instrumentos Musicales atesora curiosos instrumentos procedentes de diferentes partes del mundo.

Museo del Mueble: Seis siglos de historia mediante piezas creadas entre los siglos XV y XX. Los muebles se muestran en una recreación real de los ambientes para ilustrar el contexto en el que se encontraban.

Un castillo con mucho arte

Algunos de los museos del castillo son bastante interesantes y la visita incluye un recorrido a través de todos ellos por un módico precio. Si no estáis interesados en visitar los museos, os recomendamos que entréis a conocer el extenso patio central del castillo que se encuentra abierto al público de forma gratuita.

http://www.disfrutamilan.com/castillo-sforzesco

El Cementerio Monumental de Milán

No hay duda de que el hecho de que te lleven a un cementerio como si de una visita turística se tratase, es una acción un tanto extraña. Mi amigo Albert Bonay, futuro pintor reconocido o al menos siempre intentándolo, como él mismo afirma basándose en el filosófico libro de Cortázar, Rayuela, me llevó a esta maravilla de sitio en mi último día de estancia en Milán.

La ciudad de Milán se pone a la altura de las prestigiosas ciudades italianas como Roma o Florencia por el hecho de ser la ciudad de la moda por excelencia y sin duda, lo consigue; y no solo por las mujeres italianas de todas las edades, sino que hasta los hombres destacan por su manera de vestir: capas, sombreros, abrigos, zapatos... todo en ellos es muy adecuado y elegante. Y aún así, es cierto que no tiene un Vaticano o una basílica de San Lorenzo, pero tiene un Duomo, una obra arquitectónica perteneciente al neogótico que impresiona solo con asomarse a la plaza. Pero me estoy alejando demasiado de mi objetivo, que era enseñar este cementerio que tanto me gustó; il Duomo se merece un espacio a solas.

Albert me contó que Verdi está enterrado ahí, en una se las tumbas que coronan el edificio de la entrada, no tube el privilegio de verla, pero con solo ver la entrada me imaginé la magnitud de tal espacio; era immenso, el cementerio más grande que he visto nunca, y el más rico en cuanto a la diversidad de las tumbas. Las había de todo tipo, desde la más humilde hasta la más ostentosa. Estátuas y esculturas, lápidas y monumentos enormes que mostraban el afán de poder de las familias milanesas.

Caminamos media hora por lo menos, congelándonos de frío, casi sin sentir las manos y sin poder vocalizar mucho a causa del viento helado. Aunque no hacía falta hablar mucho, la grandeza y respeto que te hacía sentir el conjunto de tumbas, no te invitaba a hablar, al menos a mi; era esa sensación de catarsis.

El recorrido acabó cuando una alarma sonó para avisarnos de que iban a cerrar, y con el temor de con solo pensar en tener que pasar una noche ahí dentro, aligeramos el paso hasta salir; una última mirada acompañó el pensamiento, un tanto extraño por cierto, de que sería todo un honor ser enterrado en él.

http://thesoulstongue.blogspot.com.es/2012/03/el-cementerio-monumental-de-milan.html

Milán (en italiano Milano y en dialecto milanés Milàn1 ) es la mayor ciudad de la Italia septentrional y la segunda ciudad de Italia por población, capital de la provincia de Milán y de la región de Lombardía. Se encuentra ubicada en la llanura padana, una de las regiones más desarrolladas de Italia.

Milán es uno de los cuatro motores de la economía europea. En 2008, el PIB de la Lombardía, fue estimado por el INSEE en 366.130,51 millones de euros, el segundo de Europa (después de la región de Isla de Francia).

Milán, la capital económica e industrial de Italia, tiene el aspecto y las características de una metrópolis moderna: rascacielos (célebre el rascacielos Pirelli con 127 m de altura, construido en 1959), edificios de cristal y metal y grandes almacenes.

Historia

Milán fue fundada por los celtas del norte italiano con el nombre de Midland o Médelhan alrededor del año 600 a. C., siendo más tarde conquistada por los romanos en 222 a. C., quienes la llamaron Mediolanum. Una de las explicaciones etimológicas más extendidas considera que estos nombres significan «tierra del medio», bien porque la ciudad se encuentra entre los Alpes y los Apeninos,2 o bien porque se halla en el centro de la llanura de Lombardía, entre los ríos Tesino y Adda.3 Un río más pequeño que atraviesa la ciudad se llama Olona.

Desde el período romano, el desarrollo económico milanés se vio favorecido por la situación en que se encuentra la ciudad, cruce entre las arterias de comunicación principales de la zona del Po.

En el siglo IV, en tiempos del obispo Ambrosio de Milán y el emperador Teodosio I, la ciudad se convirtió en capital del Imperio romano de Occidente durante un breve período. En 450 la ciudad fue saqueada por los hunos.

Edad Media

Tras la caída del Imperio romano de Occidente Milán, al igual que el resto de Italia, fue ocupada por hérulos y ostrogodos. La región en torno a Milán tuvo una de las principales concentraciones de asentamientos ostrogodos en Italia.4 En 539, durante las Guerras Góticas entre bizantinos y ostrogodos, el jefe ostrogodo Uraia saqueó la ciudad, exterminando y esclavizando a su población, y arrasando completamente sus murallas.5 Fue finalmente tomada por el general bizantino Narsés, quien la reconstruyó sin lograr devolverle su antiguo esplendor.6 En el 569, la ciudad fue conquistada por los lombardos,7 quienes la mantuvieron hasta 774, cuando pasó a manos de Carlomagno.

A finales de siglo VIII, Milán logró recuperar su antigua prosperidad. En estos momentos la ciudad era gobernada por arzobispos, que más tarde fueron perdiendo el poder en beneficio de la nobleza. De su mano, la ciudad se volvió próspera e importante en el siglo XI. En 1162 fue arrasada por Federico I Barbarroja, aunque se recuperó y venció a éste en 1176 en la batalla de Legnano, junto al resto de la Liga Lombarda. De esta manera comenzó un nuevo periodo de prosperidad. Entre 1277 y 1447 la ciudad estuvo bajo poder de los Visconti. Durante la peste negra del siglo XIV, Milán fue uno de los pocos lugares de Europa que no fue alcanzado por la epidemia, porque el obispo ordenó que emparedaran las tres primeras casas a las que afectó. Los muertos, los enfermos y los sanos quedaron atrapados en su interior sin distinción. El mayor auge de la ciudad fue alcanzado por Gian Galeazzo Visconti, duque de la ciudad entre 1351 y 1402.

Renacimiento

Durante el Renacimiento, Milán fue gobernada por los duques de las familias Visconti (hasta 1447) y Sforza (a partir de 1450), quienes mantenían a sus servicios a artistas de la talla de Leonardo da Vinci y Bramante.

Durante el siglo XV la ciudad es conquistada por Francisco I de Francia. Tras la derrota francesa en la batalla de Pavía en 1525, Milán pasa a ser posesión española bajo la autoridad del emperador Carlos V. El dominio español se extendió hasta 1713.

Siglo XVIII

En 1713, en virtud del Tratado de Utrecht, es cedida a Austria.

Siglo XIX

Tras la Revolución francesa es ocupada por Napoleón, posteriormente la ciudad se convirtió en uno de los principales centros del nacionalismo italiano, reclamando su independencia y la unificación italiana.

En 1859, Austria cedió el control al Reino de Piamonte-Cerdeña, el cual dos años más tarde se convertiría en el Reino de Italia.

En 1877 se inaugura la famosa Galería Víctor Manuel II, pionera de los modernos centros comerciales y la expansión de la arquitectura del hierro.

Siglo XX

En el siglo XX, Milán fue el centro de la historia de Italia. Fue sede de la Exposición Universal de 1906.

Fue ciudad símbolo del socialismo: entre otros, el centro de divulgación principal del Partido Socialista Italiano, el periódico L'Avanti, establece aquí su sede. Milán fue también la cuna del movimiento fascista, que fue fundado el 23 de marzo de 1919 con el nombre de Movimento dei Fasci di Combattimento. Además, el primer programa del movimiento fascista fue en la piazza San Sepolcro.

Ciudad emblema de la Resistencia (el 25 de abril, fiesta italiana de la liberación, recuerda la sublevación general partisana del 25 de abril de 1945 que llevó a la liberación de la ciudad), fue en el segundo después de guerra, uno de los motores de la reconstrucción industrial y cultural del país. En Milán se realizaron algunos de los mayores encuentros del 68 italiano que fue el primer episodio de lo conocido como Estrategia de la tensión (el 12 de diciembre de 1969 con la masacre de la Piazza Fontana).

En el último cuarto de siglo la ciudad ha sido, en lo bueno y en lo malo, el centro de la política italiana con la subida al gobierno de la clase dirigente milanesa del PSI-guiada por Bettino Craxi- al gobierno italiano, seguida del escándalo de Tangentopoli y más tarde con la llegada al gobierno del empresario milanés Silvio Berlusconi, que lideró una coalición de centro-derecha.

Milán hoy

Milán es un importante centro comercial e industrial a nivel internacional, además de ser el distrito económico y capital financiera de Italia por los servicios terciarios, las finanzas, la moda, la editoría y la industria. Es además sede de la Bolsa de Milán (en piazza Affari) gestionada por Borsa Italiana, uno de los más importantes centros financieros de Europa y es de gran atracción por las sedes administrativas de decenas de multinacionales. Es uno de los mayores centros universitarios, editoriales y televisivos de Europa. Es sede de la Feria de Milán con la mayor superficie expositiva de la Unión Europea. Milán tiene una de las redes de transporte público más importantes de Italia, que cuenta con tres líneas de metro y unas 121 líneas de autobuses y tranvías. Milán es hoy una de las ciudades más modernas de la UE, en ella se encuentran la mayor parte de los rascacielos más altos de Italia (el más alto es el Palazzo Lombardia con 161,3 metros de altura).

Geografía

Se encuentra al oeste de Lombardía; cubre una superficie de 1.982 km2 y cuenta con una población de 3.775.765 habitantes. La provincia consta de 188 comunas. En los diez años que van entre 1991 y 2001, la comuna de Milán perdió 113.084 habitantes (8,3%).

Demografía

Cuenta con un total de 1.308.735 habitantes y un área urbana de 4.280.820[cita requerida], en un área metropolitana de unos 7.400.000 Plantilla:Fuente OECD.

Es definida por algunos como la capital económica de Italia. No en vano, Milán es uno de los principales centros comerciales y financieros y una de las ciudades más ricas de la Unión Europea, y sede de la Bolsa de Italia. Además, la Feria de Milán es considerada la más importante de Italia y una de las principales del mundo.

En la ciudad y sus alrededores se habla un dialecto llamado meneghino o milanés. Es una lengua latina, con fuerte influencia céltica, germánica y ligur.8

Etnias de Milán

En el censo de 2007 los grupos y etnias de Milán incluyen 153 países.

Clima

Según la clasificación climática de Köppen, Milán tiene un clima Cfa, en contraste con la mayor parte de Italia que tiene clima mediterráneo, o Csa. Esto es debido a que el verano no es una estación seca, como consecuencia de encontrarse en la zona de influencia del clima oceánico o Cfb, pero también es cálido por su continentalidad y latitud, superando los 22 °C de promedio. Las temperaturas medias son entre -3/ 6 °C durante enero y de 15/ 28 °C en julio. Normalmente no hay mucho viento, pero en invierno, de vez en cuando, sopla el "favonio", un viento que llega del norte (de los Alpes), de ahí que el cielo se quede totalmente despejado, con temperaturas bastante altas (15-20° C).

Son comunes las nevadas en invierno aunque con el paso del tiempo han ido disminuyendo en frecuencia y cantidad. El promedio histórico de nieve en el área de Milán está entre 35 y 45 cm. La humedad es bastante alta durante el año y la precipitación anual, concentrada en primavera y otoño, es de 900 mm (35 en) de promedio aproximado. En verano hay, de vez en cuando, aguaceros.

Economía

Milán es uno de los centros comerciales y financieros del mundo. La ciudad es la sede de la Bolsa de Italia, "Piazza Affari", y su interior es un área industrial de vanguardia. Milán fue incluida en una lista de diez ciudades globales por Peter J. Taylor y Robert E. Lang de la Institución Brookings, en el informe económico "Ciudades estadounidenses en la Red Mundial de ciudades".

Milán es también conocida como la sede de la empresa de coches, Alfa Romeo, como uno del los centros europeos de la comunicación televisiva Mediaset y Fininvest, para su producción de seda, y como una de las líderes mundiales en el diseño. Además, FieraMilano, el Centro de exposiciones de la ciudad y el complejo de la Feria de muestras, son notables.

Administración

Las nueve divisiones de Milán.

La ciudad de Milán está subdividida en 9 zonas administrativas, llamadas 'Zona'. En 1999 la administración decidió reducir el número de estas zonas de 21 a 9. La 'Zona 1' es el centro histórico y las otras ocho son los límites de la ciudad.9

Cultura

La catedral (en italiano duomo, que proviene del latín "Domus Dei", o sea "Casa de Dios") es de estilo gótico, con fachada neogótica. La construcción de la Catedral se prolongó durante cinco siglos. Fue comenzada en 1387 con proyecto de un arquitecto desconocido, bajo la dirección de Simone da Orsenigo. A la plaza se asoma el Broletto Nuovo (un ejemplo de los antiguos palazzi della Ragione), erigido 1233 por el podestà Oldrano de Tresseno; la pintoresca Logia de los Osii, construida en 1316 por Matteo Visconti; el Palacio de las Escuelas Palatinas, barroco (siglo XVII) y la Casa de los Panigarola, gótica.

La galería Víctor Manuel II, junto a la catedral, está cubierta con grandes bóvedas de vidrio en forma de cruz latina, donde se encuentran algunos de los cafés y comercios más conocidos de la ciudad. Fue proyectada en la segunda mitad del siglo XIX por Giuseppe Mengoni.

Una vista de la Piazza del Duomo, la plaza principal y el centro de la mayor parte de la ciudad, rodeado de varios palacios y edificios importantes, como la Catedral de Milán, la Galleria Vittorio Emanuele II y el Palacio Real de Milán.

La Piazza della Scala, al otro extremo de las galerías. Plaza Mercanti. A pocos pasos de la catedral se conserva esta prueba silenciosa y recogida del medievo en Milán.

El Teatro alla Scala, el teatro de ópera más grande del mundo. Templo de la lírica italiana y mundial, escenario de representaciones memorables de Giuseppe Verdi, Giacomo Puccini, Gioacchino Rossini, Gaetano Donizetti y Vincenzo Bellini y de los triunfos de Toscanini, fue construido en el 1778 y se estrenó el 3 de agosto con una ópera del gran músico italiano Antonio Salieri "L'Europa Riconosciuta".

Via Manzoni, vía Montenapoleone y vía del Gesù, donde se encuentra el Museo Bagatti Valsecchi, una casa-museo inspirada en los palacios señoriales del Cinquecento lombardo, decorada con objetos y muebles renacentistas italianos.

El monasterio de Santa María de las Gracias. La iglesia fue comenzada por Giovanni Solari en 1463 y transformada en 1492 por Donato Bramante. En una pared del refectorio del antiguo convento junto a la iglesia, se encuentra la pintura de La última cena, obra maestra de Leonardo da Vinci.

La Pinacoteca de Brera, la Pinacoteca Ambrosiana, el Museo Poldi Pezzoli y las galerías de los Musei del Castello, que albergan un gran número de obras maestras de la pintura. La Pinacoteca de Brera fue inaugurada en 1809 en el gran edificio que acoge también la Academia de Arte. En cuanto a la Pinacoteca Ambrosiana, su primer núcleo fue la colección privada del cardenal Federico Borromeo, colocada aquí en el siglo XVII. El Museo Poldi-Pezzoli fue fundado en la segunda mitad del siglo XIX por voluntad de Gian Giacomo Poldi Pezzoli, que donó su colección artística a la ciudad.

Castillo Sforzesco. Fue comenzado por los Visconti en la segunda mitad del siglo XIV y continuado en el siglo siguiente por Francesco I Sforza, señor de Milán. Las obras las dirigieron Giovanni da Milano y Filarete que edificó la torre de entrada. Posee un museo con importantes obras histórico-artísticas.

San Ambrosio. Basílica fundada por San Ambrosio en el 386, con tres naves sin transepto, estructura que conserva en gran parte actualmente, a pesar de las reconstrucciones de los siglos IX-XII, que la convirtieron en un modelo de arquictectura lombarda.

El Palacio Real. Fue por muchos siglos sede del gobierno de la ciudad, residencia de regentes y es actualmente un importante centro cultural, sede de muestras y exposiciones.

Museo Bagatti Valsecchi. Una casa del siglo XIX inspirada en palacios señoriales del Cinquecento lombardo, decorada con objetos y muebles renacentistas italianas. Ha conservado el aspecto de vivienda, donde los dueños de casa disponían de todas las comodidades propias del siglo XIX, sin alterar la armonía general inspirada en la antigüedad.

Museo de historia natural, que conserva importantes colecciones de minerales, restos fósiles, plantas y animales.

Cementerio Monumental. Un cementerio de 250.000 metros cuadrados construido entre 1863 y 1875 donde descansan los restos de ilustres milaneses. Una visita obligada por su singularidad y espectacularidad.

Entre otras cosas, la ciudad es famosa por ser una de las capitales mundiales de la moda, con multitud de boutiques de las firmas más importantes del sector; muchos diseñadores y casas de moda tienen su suede en la ciudad. Por el tradicional dulce navideño llamado panettone, su "cotoletta alla milanese" (filete de carne empanado y frito) y su "risotto alla milanese" ('arroz a la milanesa', cocinado con azafrán).

http://es.wikipedia.org/wiki/Milán

http://en.wikipedia.org/wiki/Milan

http://it.wikipedia.org/wiki/Milano

Pinche para ver las Fuentes seleccionadas

Vídeo:

Web recomendada: http://www.comune.milano.it/portale/wps/portal/CDMHome

Contador: 13619

Inserción: 2012-05-27 12:49:05

 

Contenido relacionado:

comments powered by Disqus

Visitas

RSSrss

Más visitados

Incorporaciones

Comentarios

Photos and Texts are copyrighted by their owners

twittermobile phoneenglish versionVídeos

Estadísticas

Estadísticas Puertos/Aeropuertos
Récords Mundiales

MEGACONSTRUCCIONES.NET