TokioTokio

Inicio Volver Buscador Av. Google Maps Otras WEBS

.

Nombre:

Catedral de Milán

Otro:

Tipo: Edificios Religiosos

Categoría:

Foto:

Voto:

Ratio 5/5 (6 Votos)

Continente: Europa

País: Italia

Ciudad: Milán

Año: 1386

Localización:
Ver mapa más grande

Estado: Terminado

Descripción:La Catedral de Milán, también llamada Duomo (Catedral en italiano) di Milano, está ubicada en la ciudad de Milán.

A la Catedral se le considera la segunda catedral (católica) romana más grande del mundo (la iglesia católica más grande del mundo es la de la San Pedro, en el Vaticano).

La Catedral de Milán fué construida, según las investigaciones que se han llevado a cabo, en el mismo centro de la ciudad en la Antigua Roma, denominada Mediolanum. Su inicio de construcción fué en 1386 por iniciativa del arzobispo Antonio da Saluzzo pero no fue hasta enero de 1965 que las obras finalizaron completamente pasnado por varios arquitectos y figuras notables.

Comentando la arquitectura de la Catedral de Milán ésta está compuesta por 5 naves, una central y dos naves laterales a cada lado con unos 40 pilares.

La nave central es la más alta de todas, de 45 metros de altura, construída de ladrillo y recubierta de mármol.

Entre los monumentos y obras que se pueden disfrutar en la Catedral de Milán tenemos:

El Sarcófago de los arzobispos Ottone y Giovanni Visconti (del siglo XIV).

La estatua de San Bartolomé de Marco D’Agrate, delante del antiguo mausoleo.

El prebisterio, compuesto por un coro, dos púlpitos y dos órganos.

El monumento Arcimboldi, obra realizada por Asessi y Romanesque que representan los apóstoles (están realizados en mármol rojo).

El sarcófago de Marco Carelli, uno de los que donó dinero para la construcción.

El Medeghino, un monumento a Gian Giacono Medici di Marignano.

Los altares de Pellegrini, junto con la obra “Visita de San Pedro a Santa Agatha encarcelada” de Federico Zuccari.

Con respecto al horario de la Catedral de Milán ésta está abierta actualmente de 9 a 17’45 de la tarde. Sus precios varían dependiendo de adónde queramos acceder, por ejemplo, si es a la terraza y subimos en ascensor, serán 7 euros pero si es andando entonces serán 5 euros. Actualmente el Museo está cerrado.

http://sobreturismo.es/2008/03/29/el-duomo-catedral-de-milan/

En la Baja Edad Media, la historia de Italia sufre importantes transformaciones que llevan hacia lo que llamamos renacimiento. Este no surge del mismo modo en todas partes. La catedral de Milán es la prueba de ello.

La historia de la catedral milanesa es una de las más complicadas que se conocen. Era un proyecto monumental cuya realización supuso problemas de ejecución material, de tipo estético y de proporciones, económicos, etc.

Milán era una gran ciudad y Gian Galeazzo Visconti un hombre poderoso y aficionado a grandes ostentaciones, dominando sobre un territorio extenso y rico. Como consecuencia, en 1386, se decidió comenzar una gran catedral. Desde los inicios surgieron los problemas y los distintos grupos de arquitectos se fueron sucediendo. En esta primera etapa habría que citar nombres como los del miniaturista Giovannino dei Grassi o el arquitecto de Bolonia, Antonio di Vicenzo. Por entonces estaba decidida la planta definitiva: cinco naves, transepto marcado con tres naves, cabecera poligonal y dimensiones inmensas. Progresivamente desfilaron por la ciudad arquitectos franceses y alemanes, como Heinrich Parler, de la famosa dinastía, junto a otros italianos. Se discutieron proporciones y ritmos, problemas estructurales. La catedral avanzó con cierta calma. Lo que vemos hoy tiene una unidad que es relativamente falsa, porque una buena parte de esta decoración externa tan poblada de pináculos, gabletes y adornos varios es resultado de campañas que no sólo se prolongan en el siglo XVI, sino que se terminan en los siglos XVIII y XIX. En todo caso, el efecto, algo pesado al exterior, es impresionante, deslumbrante y ajeno a lo que comúnmente se entiende por gótico italiano.

http://www.artehistoria.jcyl.es/historia/obras/9428.htm

http://www.taringa.net/posts/imagenes/12038856/_Mira-la-mejor-representacion-de-lo-gotico_.html

http://www.losmejoresdestinos.com/destinos/italia/milan/milan_iglesias_catedrales.php

Catedral de Milán

La Catedral de Milán, más conocida como Duomo, es una enorme catedral gótica que se encuentra emplazada en el corazón de la ciudad.

Con 157 metros de longitud y espacio para más de 40.000 personas en su interior, el Duomo de Milán es una de las catedrales católicas más grandes del mundo.

El imponente edificio de ladrillo revestido de mármol se ve culminado con infinidad de pináculos y torres coronadas por estatuas que contemplan la ciudad. El punto más alto del templo es la estatua de cobre dorado esculpida en 1774, conocida como la Madonnina.

Lugar sagrado por muchos años

El lugar estuvo ocupado por la Basílica de San Ambrosio desde el siglo V, y en el año 836 fue agregada la Basílica de Santa Tecla. En 1075 ambos edificios fueron destruidos por un gran incendio y en 1386 comenzó la construcción del Duomo en el mismo lugar.

En el interior

La Catedral de Milán es un templo de grandes dimensiones compuesto por grandes placas de mármol oscurecido. El interior presenta un aspecto estilizado y amplio gracias a las largas columnas de mármol con estatuas talladas que llegan hasta el techo.

Entre las columnas se encuentran colgados grandes cuadros que representan diferentes escenas religiosas. A lo largo del templo se pueden ver los esqueletos de diferentes santos que se encuentran ataviados con sus mejores galas.

Entre los elementos más llamativos se encuentra la estatua de Bartolomé el Apóstol, patrón de los curtidores, en la que aparece con la piel arrancada y colgando sobre sus hombros haciendo referencia al martirio que sufrió.

Escultura del siglo XVI que se encuentra en el interior de la catedral de Milán. El santo porta sobre el hombre su propia piel. A mi parecer, es el elemento más llamativo de la catedral. La historia cuenta que lo desollaron vivo para que renunciara a su fe. Resulta que es el patrón de los curtidores.

En una bóveda del techo situada tras el altar se guarda uno de los tesoros de la catedral, un Clavo de la Cruz de Cristo. El sábado más cercano al 14 de septiembre se saca el clavo del lugar en el que se guarda para que los fieles puedan admirarlo.

Terraza panorámica

La terraza de la parte superior de la catedral ocupa prácticamente toda la superficie del tejado y ofrece la posibilidad de pasear por las alturas mientras se contemplan las preciosas vistas de la ciudad. También resulta interesante la visión de los pináculos y las esculturas del tejado de cerca.

Es posible acceder a la terraza tanto a pie, utilizando unas escaleras bastante cómodas, como utilizando el ascensor, por el que es necesario pagar un suplemento.

La cripta y el Tesoro

En la cripta se encuentra la Capilla de San Carlos Borromeo, en la que se conservan sus restos. También se puede visitar el Tesoro, aunque no es demasiado interesante y tiene muy pocos objetos.

El Baptisterio

Bajo el Duomo se pueden visitar las excavaciones arqueológicas en las que se muestran los restos de la Catedral de Santa Tecla y las ruinas de un baptisterio cristiano del siglo IV. En el centro del baptisterio se encuentran los restos de una gran pila bautismal octogonal en la que se dice que San Ambrosio bautizó a San Agustín en el año 387.

El lugar más visitado de Milán

El Duomo de Milán es uno de los lugares más importantes de la ciudad y bien se merece una visita. Aunque la entrada al Tesoro no merece demasiado la pena, la visita a la terraza panorámica resulta espectacular.

Es necesario tener en cuenta que, aunque se visite la ciudad durante el verano y haga mucho calor, es necesario llevar las rodillas cubiertas y algo sobre los hombros para poder visitar la catedral, ya que se encuentra muy vigilada.

http://www.disfrutamilan.com/catedral-milan

Con Milán, la segunda ciudad de Italia y su capital económica, sucede algo parecido a Roma, la profusión de monumentos y lugares interesantes, así como la gran cantidad de atractivos de toda clase, hacen imposible dedicarle un solo artículo, por eso hoy iniciamos la serie de artículos sobre Milán, hablando del monumento más importante y significativo que podemos encontrar, “Il Duomo”, la Catedral.

Iniciada su construcción en el año 1386, no fue hasta el 6 de enero de 1965 que la misma se dio por concluida.

Considerada la segunda catedral gótica católica romana más grande del mundo, fue el arzobispo Antonio da Saluzzo quien inició el proyecto, bajo el gobierno milanés de Gian Galeazzo Visconti, primo del obispo, y para preparar su emplazamiento se tuvieron que derribar los palacios del Arzobispo, del Ordinari y el Baptisterio de San Esteban en la Primavera, mientras que la antigua iglesia de Santa Maria Maggiore fue usada como cantera de piedra.

El proyecto y el programa de construcción fue regulado estrictamente por la “Fabbrica del Duomo” conformado por 300 obreros, los cuales estuvieron dirigidos por el arquitecto jefe Simone da Orsenigo. Galeazzo otorgó a la Fabbrica el uso exclusivo del mármol de la cantera de Candoglia eximiéndola de impuestos. Tres años después, en 1389, fue designado como arquitecto Jefe el francés Nicolas de Bonaventure.

Cuando en 1402 fallecía Gian Galeazzo ya se había completado casi la mitad de la catedral. Sin embargo, la construcción quedó prácticamente estancada hasta 1480 debido a la falta de dinero e ideas, aunque durante este período aún se realizaron algunas incorporaciones importantes, como las tumbas de Marco Carelli y el Papa Martín V en 1424 y en 1452, bajo el gobierno de Francesco Sforza, se completarían la nave y los pasillos hasta el sexto tramo, mientras que hacia 1470 se realizarían las ventanas del ábside.

No sería hasta el 1500 que, bajo el mandato de Ludovico Sforza, se reanudarían las obras, completando la cúpula octagonal, que fue decorada en su interior con cuatro series de quince estatuas cada una representando a santos, profetas, sibilas y otros personajes del Viejo Testamento.

El exterior permaneció sin decoración, a excepción de la Agujita de Amadeo (Guglietto dell’Amadeo) que fue construida entre el 1507 y el 1510.

Tras la batalla de Pavia, Milán pasa a ser posesión española, bajo el mandato de Carlos V y, durante este tiempo, la catedral fue utilizada, a pesar de no estar terminada.

En 1552, el famoso constructor de órganos Giovanni Giacomo Antegnati, recibía el encargo para la construcción de un órgano para la catedral, que fué situado en el coro norte y Giuseppe Meda proporcionó cuatro de las dieciséis columnas que decoraron el área del altar siendo el trabajo completado por Federico Borromeo en el siguiente siglo.

En 1562 se agregaron el San Bartolomé de Marco d’Agrate y el famoso candelabro Trivulzio (s. XII).

Con la designación de San Carlos Borromeo como Obispo de Milán, y su entrada en la ciudad el 5 de abril de 1566, las obras cobrarían un nuevo impulso y diversas modificaciones del proyecto. En 1571 encargó al pintor y arquitecto Pellegrino Tibaldi la reanudación de los trabajos nombrándole Arquitecto Jefe. Juntos intentaron diseñar un proyecto nuevo para la fachada, más renacentista, aunque nunca llegó a realizarse. Lo que sí que se realizó durante ese período fue el magnífico batisterio con que cuenta la catedral. Sería en 1577 que San Carlos Borromeo consagraría el edificio completo, aunque inacabado. Poco después, en 1584 fallecía, en Milán, San Carlos Borromeo.

A principios del s. XVII, ocupando el obispado Federico Borromeo, primo de Carlos, se realizó un nuevo proyecto de la fachada a cargo de Francesco Maria Richini y Fabio Mangone. Durante los primeros años de este siglo, hasta 1638, se reanudaron las obras, con la construcción de cinco portales y dos ventanas centrales. En 1649 era nombrado un nuevo arquitecto jefe, el cual introdujo cambios en la fachada, volviendo a su estilo gótico original, incluyendo los detalles ya acabados de las grandes pilastras góticas y los dos enormes campanarios. Ya en 1682 se demolió la fachada de Santa Maria Maggiore y se termino de cubrir la azotea de la catedral.

Durante el año 1774 la catedral alcanzaría la altura de 108,5 metros,

debido al levantamiento de una de sus principales y más llamativas características, la “Guglia Madonnina” (Aguja Madonnina), obra en cobre dorado realizada por Giuseppe Perego, que inició sus trabajos en 1762.

No sería hasta el siglo siguiente, con la llegada de Napoleón, que se reiniciaría la construcción de la fachada, a cargo del arquitecto Francesco Soave. En señal de gratitud a Napoleón se colocó una estatua suya en la cima de una de las espiras.

Los últimos detalles no serían terminados hasta el siglo siguiente, inaugurándose la última puerta el día 6 de enero de 1965.

En su interior se pueden admirar gran cantidad de monumentos y obras de arte. La nave principal, con una altura de 45 metros, es la segunda mayor del mundo y desde sus tejados, abiertos al público, se pueden contemplar vistas muy espectaculares de la ciudad, aparte de permitir observar de cerca y con todo detalle las magníficas esculturas exteriores que la adornan.

La Catedral cuenta además con 4 programas de visita distintos, según los visitantes sean turistas, investigadores, escolares o fieles, que incluyen visitas guiadas a la propia catedral, al museo, los archivos, la capilla musical, el tesoro, las terrazas o la cantera arqueológica, según el programa.

Su horario de apertura es de 8,30 a 18,45 todos los días y de lunes a sábado se pueden realizar visitas audioguiadas con un suplemento de 1,20 €.

http://www.loquehayqueverenitalia.es/la-catedral-de-milan/

domingo 18 de diciembre de 2011

De cómo fue culminada la fachada de la Catedral de Milán.

Que la construcción de una catedral gótica era algo lento y laborioso, debido a la grandiosidad del objetivo y lo más o menos rudimentario de los medios técnicos, es algo de todos sabido. Pero además estaban los problemas administrativos varios vinculados a la logística del proyecto. La construcción de la Catedral de Milán principió durante la mejor época de la ciudad, a finales del siglo XIV, cuando la città alcanzó su apogeo político bajo los Visconti. En esa época, las obras marcharon a un ritmo más o menos prudencial, espoleado por la ayuda económica de los burgueses de Milán que la veían como una obra patriótica, y retrasado por el otro con las constantes reducciones presupuestarias ordenadas por el duque de turno (Visconti primero o Sforza después), sacando dinero de la caja de la Fábrica de la Catedral como si de una alcancía para financiar otra clase de necesidades políticas se tratara.

Luego, en el siglo XVI, Milán cayó en manos del Imperio Español, y la Fábrica pasó a ser regida por la burocracia española, que era bienintencionada y empeñosa por un lado, pero lenta, escribánica e inoperante por el otro. Nada de raro que entre los siglos XVII y XVIII, las obras hayan avanzado a paso de caracol. Se trataba de una catedral gótica que seguía edificándose pasado el Renacimiento y luego el Barroco, y entrando en el Neoclasicismo. La fachada misma tardó cerca de 200 años en ser proyectada y construida, entre diversas autorizaciones, marchas y contramarchas, incluyendo el pintoresco incidente con las columnas de Pellegrini que hemos comentado en otro posteo. Entretanto, en 1774, se remató el cimborio, la aguja principal, con una estatua de la Virgen Maria (la "Madonnina"). Con una altura de 108 metros, se prohibió edificar en Milán cualquier edificio que fuera más alto, hasta tiempos bien recientes.

Llegó el siglo XIX, y la cuestión de la fachada aún no estaba resuelta. En el intertanto, Napoleón Bonaparte se paseó más de alguna vez por territorio italiano, anexando el norte del mismo a su imperio. En 1805, Napoleón Bonaparte aspiró a coronarse como rey de Italia, y para ceñir la corona de hierro respectiva, dispuso que la Catedral de Milán sería el escenario. Con su estilo característico, ordenó que la fachada fuera completada de prisa y con un proyecto que costara poco. Con eficacia inusitada, surgió un proyecto de unos proyectistas neoclásicos de apellidos Pollak y Amati, y las obras fueron completadas. El francés consiguió así en poquísimos meses, lo que siglos de administración italiana y española no habían podido.

No es que la Catedral como un todo estuviera lista (la última etapa, que fue la colocación de la puerta principal definitiva, ocurriría recién en... ¡1965! No, no es error de tipografía, no quise escribir 1865, sino mil NOVECIENTOS sesenta y cinco). En el intertanto, milaneses se sintieron un poco insatisfechos de que SU catedral le debiera el remate de la fachada y algunos conceptos arquitectónicos relacionados a dos arquitectos neoclásicos contratados por un francés, de manera que en 1866 convocaron a un concurso para una NUEVA fachada. Cinco siglos después de iniciada la construcción, todavía estaban planificando. Hubo nada menos que 120 proyectos propuestos, y aunque hubo un claro ganador (un tal Giusseppe Brentano, del que no volvió a saberse), triunfó el sentido común, y se dejó la fachada tal y como estaba (aunque no sin conflicto por parte de los buscapleitos de siempre). Pero aún así, los milaneses estuvieron lo suficientemente agradecidos de que Napoleón Bonaparte "apurara los caracoles", por decirlo de manera vulgar, como para colocar en medio del bosque de estatuas rematando las agujas de la catedral, una dedicada al conquistador francés...

http://sigloscuriosos.blogspot.com/2011/12/de-como-fue-culminada-la-fachada-de-la.html

Sobre la principal plaza de la ciudad italiana de Milán, en Piazza del Duomo, se encuentra emplazada esta soberbia construcción gótica digna de ser visitada. La imponente Catedral o Duomo de Milán está considerada como la segunda catedral católica romana más grande del mundo, luego de la Catedral de Sevilla y de la Basílica de San Pedro en Roma.

El Duomo fue construido sobre el área que antiguamente ocupó una iglesia del siglo XVIII dedicada a Santa Maria Mayor. El hecho es que su construcción tardó nada mas ni nada menos que 900 años, muchas veces quedando la obra paralizada por falta de recursos económicos, donde trabajaron más de 50 arquitectos en el diseño de su estructura.

La Catedral de Milán ocupa una superficie de unos 11.700 metros cuadrados, 157 metros de largo, y en cuyo interior puede albergar unas 40.000 personas. Al ver la catedral de lejos ya podemos apreciar una gran cantidad de agujas que la coronan como si fuese un verdadero bosque marmóreo, puesto que suman unas 135 agujas donde la mayoría de ellas están coronadas por importantes estatuas. A mediados del siglo XVIII se construyó la aguja central sobre el cimborrio, que poco tiempo después fue coronado con la escultura de la Asunción (la Madonnina) a 108 metros de altura.

En 1.805, por iniciativa de Napoleón se construyó la espléndida fachada, mientras que las cuatro puertas laterales son del siglo XX. EL Duomo de Milán está totalmente recubierta por mármoles de un color blanco rosado con pequeñas vetas azuladas apenas perceptibles, provenientes de Candoglia. Al recorrer la catedral los viajeros podrán apreciar la gran cantidad de estatuas tanto en el exterior como en el interior del edificio, que sumadas llega a contabilizar alrededor de 3.159 de estas obras.

La Catedral de Milán de grandes dimensiones está dividida en cinco naves separadas por importantes pilares con capiteles decorados con diseños vegetales, mientras que los de la nave central, lucen además, esculturas de santos. Hacia la derecha se puede apreciar un monumento que representa a Gian Giacomo de Medici, general de Carlos V, con la forma de un arco de triunfo con importante coronamiento, constituyendo una de las obras mas logradas de León Leoni. Gian Giacomo se muestra luciendo armadura romana y manto desplegado sobre la rodilla izquierda, acompañado por las alegorías de la Milicia y el bajo relieve fluvial del Adda. Dos columnas laterales externas sostienen las figuras de Prudencia y la Fama.

Para ingresar a la cripta se accede por la parte trasera del magnífico coro. Donde una capilla subterránea, revestida de plata alberga los restos de San Carlos Borromeo, cuyo cuerpo cubierto por preciosos atuendos, puede verse dentro de una urna de cristal de roca que fue el tributo de Felipe IV, rey de España.

http://www.eturismoviajes.com/la-catedral-de-milan-bellisimo-templo-gotico-en-italia/

http://www.skyscrapercity.com/showthread.php?t=1277595

http://www.skyscrapercity.com/showthread.php?t=122376

El Duomo di Milano es una catedral gótica (la palabra Duomo viene del latín Domus Dei, que significa Casa de Dios) emplazada en la ciudad italiana de Milán. Tiene 157 metros de largo y puede albergar 40.000 personas en su interior. Las ventanas mayores del coro tienen la reputación de ser las mayores del mundo.

Historia

El plano de la ciudad de Milán con sus calles que salen en forma de radio del Duomo o circundándolo, revela que éste ya constituía el centro de la ciudad en la Antigua Roma, denominada Mediolanum. La Basílica de San Ambrosio fue construida en este sitio a comienzos del siglo V, siéndole agregada en 836 una basílica próxima. Cuando el fuego dañó ambos edificios en 1075 fueron reemplazadas por el Duomo.

El comienzo de la construcción

En 1386 el arzobispo, Antonio da Saluzzo, comenzó el nuevo proyecto con un estilo rayonnant gótico tardío, hay en el edificio muchos aspectos insólitos en Italia, que pertenecen a la tradición arquitectónica gótica de Bourges en Francia con dobles naves laterales y una arquería muy alta rematada por ventanales diminutos. Sus arcos tienen capiteles de difícil clasificación. El inicio de la construcción que coincidió con el acceso al poder en Milán de Gian Galeazzo Visconti, primo del obispo, fue entendido como una forma de recompensa a la nobleza y a las clases trabajadoras que habían sido duramente reprimidas por su tiránico predecesor Bernabé Visconti. Antes de que se iniciasen los trabajos de construcción, se demolieron los palacios del Arzobispo, del Ordinari y el Baptisterio de San Esteban en la Primavera, mientras que la antigua iglesia de Santa Maria Maggiore fue usada como cantera de piedra. El entusiasmo por el nuevo e inmenso edificio pronto se extendió entre la población, y el astuto Gian Galeazzo, junto con su primo, el arzobispo, supieron recabar grandes donaciones para el progreso del trabajo. El programa de construcción fue regulado estrictamente por la Fabbrica del Duomo conformado por 300 empleados liderados por el arquitecto jefe Simone da Orsenigo. Galeazzo otorgó a la Fabbrica el uso exclusivo del mármol de la cantera de Candoglia y la eximió de impuestos.

En 1389, se designó como arquitecto jefe al francés, Nicolas de Bonaventure, que le dio a la catedral su fuerte impronta gótica. Diez años más tarde, otro francés, Jean Mignot fue llamado desde París para evaluar y mejorar el trabajo realizado ya que los constructores necesitaban ayuda técnica para levantar las piedras hasta una altura sin precedentes. Mignot declaró todo el trabajo realizado hasta entonces como en pericolo di ruina ('peligro de ruina'), hecho sine scienzia ('sin saber'). En los siguientes años se comprobó que los pronósticos de Mignot fueron erróneos, pero de cualquier manera estimularon a los arquitectos de Galeazzo a mejorar sus instrumentos y técnicas. Los trabajos continuaron rápidamente y a la muerte de Gian Galeazzo en 1402, se había completada casi la mitad de la catedral. Sin embargo, la construcción prácticamente quedó estancada hasta 1480 debido a la falta de dinero e ideas: los trabajos más notables de ese período fueron las tumbas de Marco Carelli y el Papa Martín V (1424) y las ventanas del ábside (hacia 1470). De las que aún permanecen las que representan a San Juan Evangelista, obra de Cristoforo de’ Mottis y las de San Eligio y San Juan de Damasco, ambas de Niccolò da Varallo. En 1452, bajo el gobierno de Francesco Sforza, se completaron la nave y los pasillos hasta el sexto tramo.

Entre 1500 y 1510, bajo Ludovico Sforza, fue completada la cúpula octagonal y se decoró su interior con cuatro series de quince estatuas cada una que representan a santos, profetas, sibilas y otros personajes del Antiguo Testamento. El exterior permaneció en su mayoría sin decoración, excepto por el Guglietto dell’Amadeo ('Agujita de Amadeo') construida de 1507 a 1510. Esta es una obra maestra renacentista que sin embargo armoniza bien con el aspecto gótico general del templo.

Bajo el dominio español el edificio resultó utilizable aun cuando el interior permanecía sin terminar y faltaban algunos tramos de la nave y el transepto. En 1552, se encargó la construcción de un gran órgano a Giacomo Antegnati que se colocó en el coro norte, y Giuseppe Meda proporcionó cuatro de las dieciséis columnas que decoraron el área del altar (el trabajo fue completado por Federico Borromeo). En 1562 se agregaron el San Bartolomé de Marco d’Agrate y el famoso candelabro Trivulzio (s. XII).

El obispo San Carlos Borromeo

El ascenso de Borromeo al cargo de obispo significó la eliminación de todos los monumentos laicos del templo. Estos incluyeron las tumbas de Giovanni, Barnabò y Filippo Maria Viconti, Francesco Sforza y su esposa Bianca, Galeazzo Maria Sforza y Ludovico. Sin embargo, la principal intervención de Borromeo fue la designación, en 1571, de Pellegrino Tibaldi como arquitecto jefe — una maniobra discutida que requirió de la revisión de los estatutos de la Fabbrica.

Borromeo y Pellegrini se esforzaron por alcanzar un nuevo aspecto, renacentista, para la Catedral, que acentuaría su naturaleza romana italiana en menoscabo del estilo gótico considerado extranjero. Puesto que la fachada permanecía en su mayor parte incompleta, Pellegrini diseñó una de estilo romano con columnas, obeliscos y un gran tímpano. Este diseño nunca fue llevado a cabo, pero la decoración del interior continuó: en 1575–1585 el presbiterio fue reconstruido mientras que se añadían nuevos altares y el baptisterio a la nave. Un coro de madera fue construido para el altar principal por Francesco Brambilla, un trabajo terminado en 1614.

En 1577, Borromeo consagró finalmente el edificio completo como un templo nuevo, distinto a los de Santa Maria Maggiore y Santa Tecla (que habían sido unificados en 1549 después de agrias disputas).

Siglo XVII

A comienzos del siglo XVII, el obispo Federico Borromeo, primo de Carlos, contaba con las bases de la nueva fachada realizadas por Francesco Maria Richini y Fabio Mangone. Los trabajos continuaron hasta 1638 con la construcción de cinco portales y dos ventanas centrales. Sin embargo, en 1649, el nuevo arquitecto jefe introdujo una innovación notable: la fachada regresó al estilo gótico original, incluyendo los detalles ya acabados de las grandes pilastras góticas y los dos enormes campanarios. Se realizaron otros diseños, entre otros, por Filippo Juvarra (1733) y Luigi Vanvitelli (1745) pero ninguno se llegó a aplicar. En 1682 se demolió la fachada de Santa Maria Maggiore y se termino de cubrir la azotea de la catedral.

En 1762 uno de los rasgos principales de la catedral, la aguja Madonnina, fue levantada hasta la altura de 108,5 metros. Fue diseñada por Francesco Croce y luce en la cima una famosa estatua policroma de la Madonna que se ajusta a la original imagen de la catedral.

Finalización de la obra

El 20 de mayo de 1805 Napoleón, a punto de ser coronado rey de Italia, ordenó que la fachada fuera terminada por Carlo Pellicani. En su entusiasmo, aseguró que todos los gastos recaerían sobre el tesoro francés, que reembolsaría a la Fabbrica por todos los inmuebles que ésta tuviera que vender. Aunque jamas se pagó este reembolsamiento, esto ayudó a que finalmente, en solo siete años, la catedral tuviera su fachada terminada. El nuevo arquitecto, Carlo Pellicani Junior, se basó en gran medida en el diseño de Gucci, agregando algunos detalles neogóticos a las ventanas superiores. En gratitud, se colocó una estatua de Napoleón en la cima de una de las pináculos.

En los siguientes años se construyeron la mayoría de los arcos y chapiteles. Se terminaron las estatuas de la pared sur, mientras que entre 1829 y 1858 unas nuevas vidrieras decorativas reemplazaron las existentes con resultados menos expresivos. Los detalles finales de la catedral fueron terminados ya en el siglo XX: la última puerta fue inaugurada el 6 de enero de 1965. Esta fecha es considerada como el término del proceso que ha durado muchas generaciones, a pesar de ello todavía algunos bloques quedan sin esculpir esperando ser convertidos en estatuas. Los trabajos de renovación que cubrían la fachada principal de la catedral terminaron en diciembre de 2008.

http://es.wikipedia.org/wiki/Catedral_de_Milán

http://it.wikipedia.org/wiki/Duomo_di_Milano

http://en.wikipedia.org/wiki/Milan_Cathedral

http://www.urbanity.es/foro/edificios-en-general-inter/8657-catedrales-y-otros-templos-cristianos-cual-es-mas-grande-3.html

http://www.foroxerbar.com/viewtopic.php?t=8510

http://www.flickr.com/photos/eltb/sets/72157608465006498/with/2982779473/

http://www.flickr.com/photos/mbell1975/sets/72157629762950216/

http://www.skyscrapercity.com/showthread.php?t=1118143

http://mightymac.org/europe12/12europe44.htm

Vídeo:

Web recomendada: http://www.duomomilano.it/

Contador: 12030

Inserción:

 

comments powered by Disqus

Visitas

RSSrss

Más visitados

Incorporaciones

Comentarios

¿Quieres escuchar música?

Photos and Texts are copyrighted by their owners

Versión Móvil

Estadísticas

Eventos

MEGACONSTRUCCIONES.NET