BesanzónBesanzón

Inicio Volver Buscador Av. Google Maps Otras WEBS

.

Nombre:

Niagara Falls (Ontario)

Otro:

Localización:

Tipo: Urbanismo

Categoría:

Foto:

Voto:

No hay votos

Continente: América

País: Canadá

Localización: Provincia de Ontario

Año: 1903

Estado: Terminado

Descripción:Niagara Falls: Cataratas y decadencia

Los sitios extremadamente turísticos a veces esconden pequeñas sorpresas como la que nos encontramos en la ciudad canadiense de Niagara Falls, junto a las Cataratas, donde -a pocos minutos del bullicio de su turismo masivo y sus casinos- nos encontramos con una cara de una decadencia que tiene un punto fascinante.

Niagara Falls (Ontario, Canadá. No confundir con la localidad del otro lado de la frontera estadounidense) está indiscutiblemente ligada a la proximidad de las Cataratas del Niágara y a su condición de ciudad fronteriza entre Canadá y Estados Unidos. Sin embargo, su centro urbano no nació junto a las mismas, sino cuatro o cinco kilómetros al norte, siguiendo el curso del río Niágara -más que un río, en realidad un estrecho que comunica los lagos Eyre y Ontario- más cerca de los primeros puentes construidos en la zona entre Estados Unidos y Canadá que de las propias Cataratas.

El paso del tiempo, sin embargo, se ha llevado el brillo desde el antiguo centro urbano de Niagara Falls a otra localización mucho más cercana a las mismas, donde se han construido casinos, hoteles de lujo y centros de ocio para disfrute de los miles de turistas que la visitan cada día. Sin embargo, a los viajeros curiosos les gustará salirse de la ruta establecida y disfrutar del contraste de un centro histórico casi parado y decandente, con edificios abandonados, calles vacías y, en el mejor de los casos, algún motel económico que recuerda más al de la película Psicosis que al Sheraton de las Cataratas.

La mayor parte de los turistas llegan a las Cataratas del Niágara en tours o excursiones organizadas y se llevan únicamente la imagen de lugar turístico. Pero no es raro que los viajeros independientes pasen por este centro histórico, ya que tanto la estación de autobuses como la de ferrocarril están allí, pero sí es raro que se detengan en la zona más tiempo del necesario. La mayor parte de ellos emprende inmediatamente a pie, en taxi o en autobus urbano el trayecto hacia las Cataratas, dejándolo de lado.

En nuestro caso, alojarnos en el albergue de Hostelling International de Niagara Falls nos sirvió para conocer esta otra cara del pueblo turístico: decadente, vacía, atrapada en diversos puntos del pasado y casi ruinosa en algunos lugares para formar un contraste insólito con el bullicio y la modernidad que se viven cuando se caminan cuatro o cinco kilómetros más junto al cañón del Niágara hasta llegar a las legendarias cataratas.

Ghost Walk por Niagara Falls

Alguien inteligente se dio cuenta, además, que el aspecto ruinoso y las leyendas de aquel centro histórico decadente también podrían ser interesar a algunos de los millones de turistas que visitan la zona y tuvo a bien crear lo que llamamos un Ghost Walk un tour fantasma de la ciudad en el que hablar de los años dorados de la ciudad y, sobre todo, de las leyendas y los misterios que la marcaron.

Así pues, nos reunimos con Linda -nuestra guía, ataviada con una capa roja y un farolillo- al anochecer en la calle principal del pueblo que, para variar, estaba tan vacía como en las horas centrales del día. De allí, nos fue conduciendo por algunos de los edificios más representativos del pueblo contándonos algunas de sus historias más misteriosas o escabrosas o, simplemente, hablándonos de su pasado.

Comenzamos en el moderno edificio del Ayuntamiento, con su rocambolesca historia de cómo hace algo menos de 15 años alguien que creía que las Cataratas le enviaban mensajes entró un día a la oficina del alcalde para intentar matarlo.

Pasamos por el solar de unos antiguos almacenes donde los empleados y compradores decían haber tenido exactamente la misma pesadilla con una mujer en un vestido de novia y por antiguos hoteles y casas donde, en los años 20 del siglo pasado, los gangsters de la época tenían sus particulares negocios de ocio y alcohol desafiando a la temperance: una versión más suave de la ley seca que imperaba al otro lado del río.

Nos detuvimos también frente a hoteles abandonados, escuchamos las andanzas de diferentes perturbados que pensaban que las Cataratas querían decirles algo, revivimos algunos robos legendarios y crímenes sin resolver e incluso conocimos el papel de algunos habitantes de la ciudad que ayudaron a los esclavos a escapar de Estados Unidos y cómo aún hoy hay quien detecta actividad paranormal en la casa donde se les acogía.

Y, también, cómo no, hubo tiempo para las historias de los funambulistas que probaban su suerte y buscaban fortuna cruzando el río Niágara sobre un cable o qué pasó con aquellos que, por temeridad, locura o accidente, acabaron cayendo por las cataratas.

Todo ello, mientras pocos metros detrás de nosotros nos seguía un tipo con gafas oscuras y aspecto de gangster que nos miraba con cara de pocos amigos mientras dejaba hacía chocar unas monedas que llevaba en la mano.

Nos fuimos de Niagara Falls con un buen sabor de boca y con la sensación de que- cuando esperábamos encontrarnos únicamente con las impresionantes Cataratas del Niágara- descubrimos casi sin quererlo una historia, unas imágenes y una experiencia personal que pasa desapercibida para los miles de turistas que la visitan cada día.

https://www.canadalandia.com/niagara-falls/

Excursión a las Cataratas del Niágara

Una de las visitas obligadas cuando se viaja a Toronto es la de las Cataratas del Niágara. Una maravilla de la naturaleza en la frontera entre Estados Unidos y Canadá, mitificada por las múltiples menciones que ha recibido en la literatura, el cine y la televisión. Sin duda, un lugar especial dentro de los atractivos turísticos de Norteamérica.

Las Cataratas del Niágara están situadas en el río del mismo nombre, que comunica los lagos Erie y Ontario y que sirve también para delimitar la frontera entre Estados Unidos y Canadá. Incluso las propias Cataratas sirven como frontera entre ambos países, lo que ha servido para hacer una distinción entre las vistas que se tienen del lado estadounidense y el canadiense, siendo esta segunda la más espectacular. Si se cumplen los requisitos para pasar la frontera entre ambos países es posible atravesar la frontera por el Puente Internacional y disfrutar de las vistas desde los dos lados.

La ciudad importante más cercana a las Cataratas del Niágara es Buffalo– situada a unos 25 kilómetros en el lado estadounidense de la frontera-; si bien una buena parte de los turistas que se desplazan a ellas lo hacen desde Toronto, situada a poco más de 100 kilómetros de ellas y aproximadamente una hora y media de autobús. Así lo hicimos nosotros.

Hay varias posibilidades para llegar a las Cataratas del Niágara desde Toronto. Si queremos ir por nuestra cuenta, las compañías de autobuses Greyhound y Megabus nos llevan hasta allí, pero la oferta de excursiones privadas es muy abundante. Nosotros nos decantamos por la excursión de un día a las Cataratas del Niágara, Niagara on the Lake y una bodega cercana de la compañía Magic Bus, más que nada porque la diferencia de precio con las alternativas independientes no era excesiva y la ruta incluía lugares a los que nos costaría bastante tiempo llegar viajando en transporte público. El resultado fue bastante bueno gracias también al guía, que nos fue contando historias de la zona durante todo el recorrido.

Las Cataratas del Niágara

Comenzamos el viaje a primera hora de la mañana en Toronto y, tras algo más de una hora y media de trayecto por la enorme autopista por la que muchas personas que viven en la zona se desplazan cada día a la ciudad a trabajar, llegamos a la localidad de Niagara Falls -en el lado canadiense de las Cataratas- para encontrarnos de pronto frente a nosotros con la maravilla natural que representan.

Las Cataratas están situadas en una curva del río y marcan un cambio abrupto de nivel en su recorrido. Si nos fijamos en la parte inmediatamente anterior a las mismas -se ve especialmente bien desde el mirador de la Skylon Tower– veremos como el río avanza por un terreno bastante llano ocupando una amplia franja de terreno. Sin embargo, a partir de las cataratas, podemos ver como el río ha cambiado de dirección y de paisaje, pasando a discurrir por la parte baja de un cañón relativamente estrecho, bastantes metros por debajo del nivel de las tierras que le rodean.

Las Cataratas del Niágara son, precisamente, el lugar en el que el río Niágara cambia abruptamente su aspecto y salva el desnivel que entre una y otra parte.

Cuando nos encontramos frente a las Cataratas vemos que, en realidad, se trata de dos cataratas diferentes separadas por unos metros de distancia y la llamada Goat Island (Isla de la Cabra). La frontera está situada en el centro del río. Una de las dos cataratas es recta y está situada en el lado estadounidense. Es la de menor altura y la que rompe antes en la roca. La otra, situada a un par de cientos de metros, es la llamada Horseshoe Waterfall (catarata de herradura) por su forma semicircular y es, con diferencia, la más espectacular de las dos y la que tiene mayor altura.

Wikipedia nos apunta que la Horseshoe Waterfall tiene 53 metros de altura y 790 metros de anchura. Independientemente de las cifras, verla en directo impresiona mucho. El lado canadiense cuenta con un paseo peatonal junto a las cataratas que, en la parte inmediatamente anterior a la misma, nos sitúa muy cerca del agua y nos permite darnos cuenta de la fuerza y velocidad que lleva el río. La imagen de la caída impresiona. Vemos como, de repente, el agua que corre tan rápido a pocos centímetros de nosotros desaparece del paisaje y sólo vuelve a aparecer decenas de metros más abajo.

Junto a la caída de las cataratas, además de hordas de turistas, nos encontramos también con la humedad continua del agua pulverizada que surge de las mismas y que nos empapa ligeramente a todos.

Tenemos también la posibilidad de ver las cataratas desde el propio río gracias al popular barco Maid of the Mist, que se acerca todo lo que puede a la catarata Horseshoe -que es bastante- y te permite tener una vista privilegiada de cómo cae el agua a cambio de una tarifa cercana a los 20 dólares y salir bastante mojado de la experiencia. Navega sólo desde finales de la primavera a principios del otoño no tanto por la bajada de la demanda, sino porque no es extraño que desde río arriba se desplacen bloques de hielo que caigan por la catarata, con el consiguiente peligro para la navegación.

Este paseo del lado canadiense se prolonga aproximadamente por un kilómetro y nos permite alejarnos lo suficiente como para tomar fotos con perspectiva de ambas cataratas. Es un paseo muy agradable, pero que una vez visto y recorrido no da para más. Sin embargo, cuando parece que es el momento de irnos para casa, es cuando nos encontramos con la población de Niagara Falls, todo un pueblo al servicio del turista que va a ver la catarata.

Siempre se dice que el lado canadiense es el mejor para verlo y es cierto. Por una parte, porque es el que nos permite ver de frente la catarata del lado estadounidense y, por otro, porque la geografía hace que la mayor parte de la Horseshoe quede dentro de su territorio y la orilla permita contemplarla más cómodamente que desde la Isla de la Cabra. Además, nos permite tener una visión global de cómo es el río antes y después de las Cataratas, lo que es algo más difícil desde el lado de Estados Unidos.

La Niagara Falls canadiense -hay una ciudad con el mismo nombre en el lado americano que durante años ha sido el destino predilecto de los viajes de novios- es una localidad pensada por y para el turista, con lo bueno y lo malo que eso conlleva: Decenas de moteles, un par de grandes hoteles y casinos, restaurantes de todo tipo, parques infantiles, centros de atracciones y demás propuestas de ocio turístico para toda la familia con las que completar la vista de la maravilla natural.

Niagara on the Lake y el Ice Wine

Dejamos atrás las Cataratas y continuamos nuestra excursión paralelos a la orilla del río Niagara viendo desde el autobús el cañón que le lleva hasta las proximidades del Lago Ontario, con los rápidos que va formando a su paso. En el camino nos detuvimos en el llamado Whirpool, una curva en el río que tiene la particularidad de hacer que el agua forme un remolino de 365 grados antes de seguir su camino río abajo. Sobre el remolino hay un curioso funicular conocido como el Whirpool Aero Car, diseñado a principios del siglo XX por el ingeniero español Leonardo Torres Quevedo y que sigue en funcionamiento como una atracción turística que permite estar literalmente colgado a varias decenas de metros sobre el remolino del río Niágara.

Desde ahí, nos separan pocos kilómetros de Niagara on the Lake, la siguiente parada del viaje. Un pequeño pueblo colonial, de casas bajas y arquitectura muy tradicional situado ya en la orilla en Lago Ontario. Bucólicas praderas a la orilla del lago, casas de otros tiempos, algunos coches de caballos turísticos en las calles y mucha tranquilidad. Todo ello aderezado con una buena cantidad de cafés, restaurantes y tiendas que venden dulces y repostería de la zona. Niagara on the Lake, aparte de un pueblecito tranquilo y tradicional, es todo un paraíso para los golosos y tiene fama en la región de Ontario por la cantidad y calidad de sus dulces.

https://www.canadalandia.com/excursion-a-las-cataratas-del-niagara/

Las Cataratas del Niágara, Ontario

Las Cataratas del Niágara de Ontario están ubicadas al otro lado del río de Las Cataratas del Niágara de Nueva York, con la gran cascada ubicada justo entre estas dos ciudades. El lado Canadiense tiene las mejores vistas de las Cataratas del Niágara y un carácter muy distinto que el de su contraparte en los Estados Unidos. Las Cataratas del Niágara de Ontario están mucho más comercializadas y orientadas al turismo que las Cataratas del Niágara de Nueva York. En el lado Canadiense, los lugares para observar las cascadas tienen hermosos parques con jardines delicadamente mantenidos, pero detrás de eso, las colinas están cubiertas con altísimos hoteles, casinos y numerosas atracciones turísticas. Las calles adyacentes están repletas de museos, negocios de regalos, salas de juegos electrónicos, restaurantes, clubes nocturnos y atracciones turísticas de toda clase. Si no le molesta todo este comercialismo, las Cataratas del Niágara de Ontario le ofrecen muchas más cosas para ver y para hacer que las Cataratas del Niágara de Nueva York.

Cruzando la frontera

El punto fronterizo más importante ente las Cataratas del Niágara de Nueva York y las Cataratas del Niágara de Ontario es el Rainbow Bridge o Puente Arco Iris, que abarca toda la garganta del Río Niágara, a unos pocos cientos de metros de las cataratas. Desafortunadamente, este puente se puede congestionar bastante, especialmente durante los fines de semana en el verano, y a veces el tráfico está detenido por varios kilómetros, forzándolo a esperar más de una hora para cruzar la frontera. Pero si planea un poco, puede evitar estas desagradables esperas.

Si quiere puede cruzar el Río Niágara para entrar a Canadá en el Puente de la Paz en Búfalo, Nueva York, a aproximadamente 25 millas al sur de las cataratas. Una vez que haya entrado al lado canadiense, puede hacer un corto viaje por la autopista Queen Elizabeth hasta llegar a las Cataratas del Niágara, o puede tomar el recorrido con más paisaje, siguiendo la ruta Río Niágara. Como alternativa, puede cruzar el río y entrar a Canadá por el puente Queenston-Lewiston, a unas 5 millas al norte de las cataratas, y desde ahí tomar el espectacular recorrido de la ruta Río Niágara siguiendo el Río Niágara hasta llegar a las cataratas.

Atracciones

La atracción principal en las Cataratas del Niágara, es obviamente, esta maravillosa cascada, y la vista desde el lado Canadiense es magnífica. Hay una extensión rocosa junto a las cataratas que se sirve como maravillosa plataforma de observación con vistas panorámicas de la Cascada de la Herradura (Horseshoe) y de las otras cascadas Americanas menores. Esta saliente rocosa de cientos de metros de ancho y un kilómetro de largo ha sido transformada en el hermoso Parque Victoria. La ruta Niágara cuyo nombre cambia a Ruta del Río al atravesar el parque, puede estar bastante congestionada con embelesados turistas, durante la época de temporada alta. La mejor manera de ver las cataratas en su totalidad es estacionar su auto y salir a explorar a pie. Trate de visitarlas temprano por la mañana o al atardecer, ya que podrá observar brillantes arco iris desplegándose incesantemente por entre medio de la llovizna, y también acuérdese de verlas de noche, cuando las luces de colores le ofrecerán un espectáculo genial.

Hay estacionamientos públicos sobre la Cascada de la Herradura, con ómnibus que lo transportarán hasta los distintos puntos de observación sobre le río. Puede evitar los congestionamientos si va hasta la cima de la colina, dobla hacia el sur por la Calle Victoria y a la izquierda en la Calle Clark, desde ahí estacione en cualquiera de los estacionamientos próximos a la torre Skylon. Sólo tendrá que caminar unas pocas cuadras cuesta abajo hasta llegar al Parque Victoria y las cataratas.

La zona de Clifton Hill tiene algo para todos los gustos. Ubicada a una cuadra de las cataratas, tiene 35 atracciones, entre ellas la nueva Rueda del Cielo del Niágara, la rueda de observación más grande de Canadá. Con una impresionante altura de 175 pies por encima de la ciudad, la Rueda del Cielo del Niágara ofrece unas vistas increíbles de la Herradura y las Cataratas del lado Americano, tanto durante el día como a la noche. Clifton Hill tiene una amplia variedad de restaurantes, un montón de negocios donde hacer compras y numerosos hoteles aptos para todos los presupuestos. Clifton Hill también es el lugar para salir de noche ya que tiene clubes nocturnos, clubes de comedia, lugares donde escuchar música en vivo y cafés que permanecen abiertos hasta tarde.

Otras vistas de las Cataratas

Desde el Lodge Table Rock, cerca de la Cascada de la Herradura, puede descender unos 50 metros y pasar por un túnel que atraviesa la roca hasta llegar a un pequeño balcón cerca de la base de las cataratas. No es tan espectacular como la Caverna de los Vientos, del lado americano, pero es muy impresionante sentir el inmenso poder del agua. Lo proveerán con ropa impermeable, para protegerlo de la fuerte llovizna que de otra forma lo empaparía.

La dama de la Llovizna es una excursión en bote que sale desde un extremo rocoso a unos pocos metros de las cataratas. Un pequeño funicular lo transportará hasta el puerto. También salen desde la base de la torre en el lado americano. Esta es absolutamente la mejor atracción de las Cataratas del Niágara. Estos pequeños botes navegan hasta llegar a unos pocos cientos de metros de la Cascada de la Herradura. Puede sentir la fuerza de los tremendos vientos generados por la inmensa fuerza del agua, y oir el fuerte rugido de las cataratas. También le brindarán ropa impermeable que lo ayudará a mantenerse seco.

Otras Atracciones

Hay muchas atracciones turísticas en la zona que rodea las cataratas, incluyendo casinos, varios museos, una Tierra Marina, un teatro I-Max, salas de juegos electrónicos y otros lugares de entretenimiento. La mayoría de estas atracciones están cerca de la Avenida Victoria, que luego se transforma en la Calle Ferry, y finalmente en Lundy´s Lane.

El recorrido por la Calle River, también conocida com Ruta Niágara, sigue el Río Niágara desde las cataratas hasta el pequeño pueblito de Niágara en el Lago, en el Lago Ontario. Hay muchos puntos panorámicos sobre esta ruta que le brindan vistas de profundos cañones rocosos y del turbulento Río Niágara. A unas dos millas de las cataratas, la Aventura de la Gran Garganta ofrece un recorrido en ascensor hacia la base del cañón, con una plataforma sobre el río, donde las aguas se elevan para formar altas paredes de espuma. Una milla más adelante, el Aerocar Español le ofrece recorridos en coches telesféricos que pasan por encima de las turbulentas aguas del río.

Al otro lado de la Aventura de la Gran Garganta encontrará un complejo interesante enfocado en el Templo de los Diez Mil Budas. Vale la pena visitarlo. A unas 5 millas de las cascadas están los inmensos y hermosos Jardines Botánicos con un bello conservatorio de mariposas que incluye especies exóticas de todas partes del mundo.

Uno de los mejores maneras de ver las atracciones más importantes de las cataratas y de la garganta es comprar el Pase de los Parques Niágara, que incluyen transporte en autobuses, entradas a muchas atracciones y cupones de descuento para otras atracciones. Cuesta aproximadamente $30.

Niágara en el Lago

Niágara en el lago es un pequeño pueblito de la era Victoriana ubicado unas 15 millas al norte de las cataratas, hacia el final del Río Niágara, donde este se vuelca en el Lago Ontario. El pueblo ha sido bellamente restaurado y convertido en una atracción turística de alta categoría, con hoteles elegantes, atractivas boutiques e interesantes negocios. El pueblo está ubicado junto a las regiones productoras de fruta y vino que dan origen a muy buenos vinos blancos y otros de calidad reconocida en todo el mundo. Realmente vale la pena pasar un día recorriendo esta zona, visitando sus negocios y los viñedos vecinos.

Hay muchos lugares para salir de compras en Niágara en el Lago y en la ciudad de Cataratas del Niágara. Además de los típicos negocios de recuerdos, hay muchas boutiques, centros comerciales y centros de descuento sobre Lundy´s Lane.

http://www.usatourist.com/espanol/destinations/canada/ontario/niagarafalls/niagara-falls-main.html

Niagara Falls es una ciudad canadiense en la orilla oeste del río Niágara. Pertenece a la provincia de Ontario (Canadá).

Es una ciudad fronteriza con Estados Unidos, en ella se encuentran las famosas cataratas del Niágara, que la separan de su ciudad homónima en el Estado de Nueva York. En el censo de 2011 tenía 82.997 habitantes.

Aquí se localiza la famosa Torre Skylon, con sus vistas a las cataratas.

https://es.wikipedia.org/wiki/Niagara_Falls_(Ontario)

http://www.rinconessecretos.com/turismo/turismo_america_/turismo_america_canada/niagara-canada/

http://www.locosxlosviajes.com/2013/12/visita-cataratas-niagara-falls-ontario-canada/

https://www.flickr.com/photos/peteroshkai/sets/72157630082395116

https://www.flickr.com/photos/josepha/sets/72157651126938481

https://www.flickr.com/photos/edimah/albums/72157687736198881/page1

https://en.wikipedia.org/wiki/List_of_tallest_buildings_in_Niagara_Falls,_Ontario

https://www.emporis.com/statistics/tallest-buildings/city/101474/niagara-falls-canada

Vídeo:

Web recomendada: https://niagarafalls.ca/

Contador: 354

Inserción: 2018-02-18 19:19:18

 

Contenido relacionado:

comments powered by Disqus

Visitas

RSSrss

Más visitados

Incorporaciones

Comentarios

Photos and Texts are copyrighted by their owners

twittermobile phoneenglish versionVídeos

Estadísticas

Estadísticas Puertos/Aeropuertos
Récords Mundiales

MEGACONSTRUCCIONES.NET