QuitoQuito

Inicio Volver Buscador Av. Google Maps Otras WEBS

.

Nombre:

Alicante

Otro: Alacant

Localización:

Tipo: Urbanismo

Categoría:

Foto:

Voto:

Ratio 5/5 (1 Voto)

Continente: Europa

País: España

Localización: Provincia de Alicante, Comunidad Valenciana

Año: 324 a. C.

Estado: Terminado

Descripción:Alicante o Lucentum como la llamaron los antiguos romanos, comienza su historia como asentamiento íbero a finales del s. V a.C. Esta ciudad, que cuenta en la actualidad con cerca de 330.000 habitantes, posee un clima privilegiado con 19º de temperatura media anual y 2.500 horas de sol al año, lo que le ha convertido en uno de los enclaves turísticos de España. Ciudad de servicios, se caracteriza por la belleza de sus playas y su carácter cosmopolita. Ofrece al visitante todo el encanto del Mediterráneo y todas las posibilidades de una ciudad. El puerto deportivo de Alicante es una de las zonas de ocio más florecientes de la ciudad, un espacio abierto al mar donde podrás encontrar bares, restaurantes, tiendas y lugares de ocio. Pero Alicante tiene mucho más que mostrar; descubre nuestra ciudad con las rutas que te proponemos.

http://www.alicanteturismo.com/rutas-por-la-ciudad/

Playas

por Santiago Colomo

Alicante cuenta con una gran cantidad de playas que suponen uno de sus principales atractivos turísticos. Año tras año reciben el reconocimiento de la Unión Europea con Banderas Azules que les confieren un merecido prestigio internacional; considerándose de las mejores playas del litoral mediterráneo; Playa de San Juan, calas del Cabo de la Huerta, playa de la Almadraba, playa La Albufereta, playa del Postiguet, playa de Saladares-Urbanova, Isla de Tabarca.

http://www.alicanteturismo.com/mejores-playas/

PARQUES Y JARDINES

por Alicante City

Explanada de España

También conocida como ” Paseo de la Explanada”. Es un paseo marítimo que se extiende en paralela al puerto, desde la Puerta del Mar hasta el Parque de Canalejas. Una de las vías más populares de la ciudad.

Parque de Canalejas

Muy cerca del mar y de la Explanada de España, es uno de los más conocidos y visitados, caracterizado por sus ficus centenarios que cubren todo el paseo con su sombra.

Paseo de Gómiz

Ofrece al visitante un amplio abanico de posibilidades, desde terrazas para disfrutar de un aperitivo frente al mar, hasta un agradable paseo y durante las hogueras de San Juan, fiesta de interés turístico internacional, el Paseo de Gómiz se convierte en uno de los puntos de encuentro principales de la ciudad.

Plaza de Los Luceros

Una de las plazas más emblemáticas de la ciudad en pleno centro, pues allí acontecen todos los años las típicas mascletás de las fiestas grandes de Alicante, las Hogueras.

Plaza de Gabriel Miró

También conocida como “Plaza de Correos” porque allí se ubica la Sede de Correos en un magnífico edificio recién restaurado que le ha devuelto todo su esplendor. La plaza se encuentra en un lugar estratégico y céntrico, muy cerca de la principal zona comercial y al casco antiguo Sus frondosos ficus centenarios convierten este lugar en un espacio privilegiado.

Portal de Elche

Antigua puerta de Alicante, antaño se denominó Plaza de las Horcas, (lugar elegido para impartir justicia hasta 1810). Por suerte el visitante “solo” encontrará hoy en día una agradable plaza con ficus centenarios .

Plaza de la Santísima Faz

Es una de las plazas más pintorescas de la ciudad. Situada a espaldas del Ayuntamiento, es una de las puertas de entrada al barrio antiguo. La plaza está flanqueada por altas palmeras que la circundan.

Paseo Volado

Construido con motivo de la Volvo Ocean Race, prolongó la zona de ocio de la ciudad 500 metros hacia el mar. La obra corresponde al ingeniero Florentino Regalado, y fue ideada por su hija Elena.

Plaza de Calvo Sotelo

Conocido como “Parque de las Palomas”, está situado dentro de la plaza del mismo nombre y lleva a sus espaldas importantes momentos de la historia de la ciudad.

Parque Ereta

Desde él se pueden obtener unas magníficas vistas de la Catedral de San Nicolás y del Puerto debido a su ubicación, en el monte Benacantil. Además, sirve de punto de partida para visitar otros lugares de gran atractivo turístico, como el Barrio de Santa Cruz. Más información

Parque El Palmeral

Este parque destaca por su lago y varias cascadas que se pueden disfrutar desde pequeñas barcas de alquiler.

Panteón de Quijano

Se trata de unos de los parques más emblemáticos de la ciudad de Alicante. Su creador fue Francisco Morell y Gómez, y sus obras se realizaron entre 1855 -1857.

Parque Lo Morant

Situado en el norte de la ciudad, es el parque más grande de Alicante, y ofrece numerosas zonas de recreo, pinadas, un lago, merenderos y zonas deportivas. Un espacio magnífico para disfrutar del aire libre.

Parque Monte Tossal

El Parque El Tossal se encuentra a los pies del Castillo de San Fernando. Es un parque temático dedicado a la geografía de la Comunidad Valenciana y posee grandes instalaciones para la práctica de deportes.

http://www.alicanteturismo.com/parques-y-jardines-alicante/

Quince cosas que todo turista debería hacer antes de irse de la ciudad de Alicante

La capital de la provincia cuenta con un patrimonio y una oferta comercial imprescindibles para cualquier visitante o alicantino que disponga de ganas de pasarlo bien

bárbara díez 12.07.2015 | 01:30

Te proponemos una serie de actividades aptas para todos los bolsillos.

La ciudad de Alicante está considerada como una de las mejores zonas del país para disfrutar de un verano completo sin tiempo para aburrirse. Cuenta con un patrimonio y una oferta comercial imposibles de pasar por alto para cualquier visitante o alicantino que disponga de ganas de pasarlo bien.

Deporte, ocio nocturno, visitas a nuestros museos y todo tipo de actividades imprescindibles que la ciudad levantina ofrece para crear un ambiente idóneo para no parar.

La Costa Blanca está considerada como una de las mejores zonas de nuestro país para realizar el llamado "turismo de playa". Todo ello es gracias a las 60 banderas del color del mar, en 2014, que coronan nuestras playas y acreditan la calidad de las aguas, siendo la provincia alicantina la que ha conseguido más distinciones de este tipo. Los 200 kilómetros de litoral y los 300 días de sol al año permiten que nuestros visitantes disfruten plenamente de nuestro entorno.

Hay que destacar que junto a nuestras aguas cristalinas se unen la calidad de los servicios que se prestan a sus alrededores. Una amplia oferta de hostelería, comercio u ocio para disfrutar junto a la familia, además de una infinidad de posibilidades en deportes acuáticos. En La Playa de la Albufereta, localizada entre Alicante centro y La Playa de San Juan, se puede realizar uno de los deportes de moda recomendados para toda la familia, Paddle Surf. Es un deporte derivado del surf, procedente de Indonesia y que suele tener un precio de alquiler de equipo de 14 euros/1 hora.

Las playas y calas más famosas de la ciudad son, La Playa del Postiguet, La Playa de San Juan, La Playa de la Albufereta y la Cala Cantalar, esta última ubicada en el barrio del Cabo de la Huerta en un entorno natural y muy atractivo para los naturalistas al ser nudista.

Si no eres muy aficionado a playa, no hay problema. Una de las mejores actividades que se pueden realizar en toda la Comunidad son las rutas de senderismo, ya que la provincia de Alicante cuenta con gran cantidad de parajes naturales, tanto de costa como de interior. Entre ellos encontramos la Sierra de Mariola, cerca de Alcoy, o el Parque Natural del Peñón d´Ifach, situado en el centro de la población de Calp. Incluyendo la ruta del Cabeçó d´Or en Busot.

Si no se conoce mucho la zona, también existe la posibilidad de realizar rutas guiadas con diferentes duraciones, o niveles de complejidad personalizándose el grupo con el que se va a trabajar. Suelen estar durante todo el año y hacerse con grupos de entre 6 o 10 personas para que sea más dinámico. El precio de estas rutas suele oscilar entre 15 y 30 euros.

No hay nada más esencial que la visita al monumento más representativo de Alicante, El Castillo de Santa Bárbara. Está ubicado en la cumbre del monte Benacantil a 166 metros de altitud. Su primera construcción data del siglo XIV, y es una de las mayores fortalezas medievales de toda España. Las vistas de la bahía de la ciudad son increíbles. Para consulta de horarios y precio visite la web oficial en castillodesantabarbara.com.

http://castillodesantabarbara.com/

Actualmente cuenta con varias exposiciones para todos los gustos, entre las que podemos ver "La Fortaleza del anillo", o visitas guiadas teatralizadas.

De uno de los puntos más altos, bajamos al subsuelo. El Centro de Interpretación de los Refugios Antiaéreos se encuentra en el conocido edificio de la Casa de Máquinas, en la plaza de Séneca, antigua estación de autobuses.

Está habilitada para mostrar exposiciones con referencia a la historia de la ciudad durante la Guerra Civil (1936-39) y la serie de ataques recibidos por las tropas italianas y alemanas.

Después de todo esto, no te puedes quedar con hambre. La amplia oferta en restauración que ofrece la ciudad, con el sector servicios y turístico en pleno rendimiento, crea una diversidad muy completa de nuestra gastronomía destacando sobre todo la arroz alicantino. Para degustar este manjar es tan fácil como bajar a la Explanada o visitar el Puerto para encontrar cualquier tipo propuestas.

Otra zona muy recomendada sería el paseo marítimo de la playa de San Juan junto al de la playa de Muchavista de la localidad de El Campello, colindante. El precio medio por el que suele rondar es de 25 euros por persona, pero terminas bien comido para relajarte junto al mar.

Una de las cosas más llamativas que posee la ciudad es el increíble patrimonio arqueológico que posee, y es una gran idea para visitar después de comer. Entre los lugares más conocidos encontramos, Lucentum, un yacimiento arqueológico ibero-romano situado en la zona conocida como Tossal de Manises. Data del siglo III a.C y cuenta con 5 hectáreas de dimensión, convirtiéndose así en uno de los yacimientos más importantes de la comunidad. El horario de verano es de martes a sábado de 09:00 a 12:00 a 18:00 a 21:00h y domingos y festivos de 09:00 a 12:00h. El precio es de 2 euros y hay entradas reducidas y visitas guiadas. La dirección es calle Zeus, s/n.

También encontramos el Museo Arqueológico Provincial- Marq, está considerado como uno de los mejores del país por sus colecciones permanentes y temporales en las que se pueden ver desde el periodo prehistórico hasta la Edad Media. Fue inaugurado en 1932 y ampliado en el año 2000. En 2004 recibió el Premio del museo europeo del año. Para más información sobre exposiciones, precios y horarios, consultad la web oficial, marqalicante.es. Si decidimos seguir una ruta de museos, tenemos dos opciones más con las que complementarla. Por una parte tenemos el Museo de Bellas Artes GRAVIAN (MUBAG) con una amplia oferta de exposiciones de colecciones, también podemos visitar el Museo de Arte Contemporáneo (MACA) en la que podremos disfrutar, entre otras, de la exposición "La revelación de la pintura" hasta el 13 de septimbre.

Por último, L´Illeta dels Banyets se encuentra situada en el término municipal del Campello a unos 9 km de la ciudad de Alicante. Se trata de una península reconstruida en 1943. La primera evidencia de ocupación se remonta al periodo neolítico. El nivel más superior corresponde a la época romana en los siglos I y II d.C.

Al bajar el sol, el paseo de la Explanada una actividad que mantiene una gran popularidad entre turistas y alicantinos, y se compone de un gran número de puestos en los que encontrar bisutería, trabajos en madera, cerámica, incienso y cualquier tipo de arte Hippie. Abre de lunes a domingo, excepto los martes de 11:00 a 22:30. Es una forma de visitar la ciudad y su precioso paseo, entre la zona del monumento a Canalejas y el Real Casino de Alicante.

Otra de las visitas imprescindibles es a alguno de los parques de la ciudad, como El Palmeral, situado en el barrio de San Gabriel, o Lo Morant.

Para completar una visita llena de sorpresas arquitectónicas es necesario disfrutar de tres lugares emblemáticos. El Mercado Central, un edificio descrito como un estilo ecléctico con ornamentos modernistas que fue proyectado por el arquitecto Enrique Sánchez Sedeño y construido en 1921. Está situado en la avenida de Alfonso el Sabio, una de las más concurridas de la ciudad. En su interior hay multitud de puestos con productos de la zona, destacando por su calidad, el pescado y el marisco recién cogidos de nuestra costa.

La Plaza de los Luceros, posee en el centro una enorme fuente construida en 1930 por el escultor alicantino Daniel Bañuls Martínez. Es el lugar de celebración de momentos importantes de la ciudad como la mascletá o los desfiles de Hogueras.

El Barrio de Santa Cruz, popularmente es conocido como el Barrio Antiguo y es uno de los barrios más bonitos de la ciudad, está situado en la ladera del Castillo de Santa Bárbara. Es un lugar imprescindible de visitar ya que recuerda una vida pasada que sigue muy presente en el pueblo alicantino.

No puedes no complacerte cenando en la Calle Castaños, que ha sufrido una enorme transformación en los últimos años, proporcionando una amplia variedad de restaurantes y sitios de copas con un ambiente que no tiene nada que envidiarle a las ciudades de moda. En un sitio de reunión de todo tipo de personas, para todo tipo de presupuesto, en el que se puede disfrutar de la noche y la gastronomía alicantina.

Si no quieres irte a la cama tras disfrutar de una buena cena, durante el mes de julio el Teatro Principal de Alicante ofrece una amplia oferta de propuestas para cualquier gusto. Hay obras infantiles, comedias, danza o show de magia. El horario depende mucho de la función, pero comprende entre las 17:00 y las 23:00 aproximadamente con un precio de más de 15 euros por persona.

Si necesitas una alternativa más asequible para disfrutar de los estrenos de cine con la familia o amigos puedes ir al Autocine. Hasta el 16 de julio se programa Los Minions y Espías con un precio de 6,5 por persona y para las dos películas, más 3 euros por coche. Los horarios son a las 21:45 y 23:45h.

Y para acabar la noche, no hay mejor plan que ir al conocido "Barrio". Su ubicación es la parte baja del barrio de Santa Cruz hasta el Ayuntamiento. Es importante su visita sobre todo por el ambiente nocturno que lo caracteriza. Cuenta con multitud de locales y pubs especializados en coctelería y diversión para que acabe la noche.

Si después de esta amplia oferta de posibilidades no quedas convencido, una alternativa que no puedes perderte es Tabarca, la única isla habitada de la Comunidad Valenciana. Junto con ello destaca su patrimonio natural y arquitectónico donde predomina la Iglesia de San Pablo y San Pedro, o la Cueva de Llop Marí que está al sur de la isla bajo las murallas, siendo el lugar perfecto para bucear y vivir un momento de tranquilidad. Tiene una amplia oferta en restauración además de un par de hoteles con encanto. La forma de llegar es gracias a unos barcos que salen desde el puerto de Alicate o Santa Pola y que tiene un precio aproximado de 19 euros ida y vuelta.

Se recomienda no quedarse solo en la ciudad, sino que visitar localidades cercanas de la costa provincial. Gracias al tranvía, el servicio público de transporte proporciona movilidad y buena conexión entre estas preciosas localidades. Entre ellas están Benidorm, La Vila Joiosa o Dénia. Depende del destino varia el precio pero no superando los 10 euros, con un horario muy amplio.

http://www.diarioinformacion.com/cultura/2015/07/06/15-cosas-turista-deberia-irse/1652734.html

Alicante (en valenciano y cooficialmente Alacant) es una ciudad y municipio español, capital de la provincia homónima, una de las tres que conforman la Comunidad Valenciana. Es una ciudad portuaria situada en la costa mediterránea. Por su población, de 332.067 habitantes (INE 2014), es el segundo municipio de la Comunidad Valenciana más poblado y el undécimo de España. Forma una conurbación de 452.462 habitantes con muchas de las localidades de la comarca del Campo de Alicante: San Vicente del Raspeig, San Juan de Alicante, Muchamiel y Campello. Estadísticamente se asocia también al área metropolitana de Alicante-Elche, que cuenta con 757.085 habitantes. Es una ciudad eminentemente turística y de servicios.

La ciudad ostenta este título desde 1490 concedido por Fernando II de Aragón,5 además de los títulos de «Muy Ilustre Fiel y Siempre Heroica Ciudad de Alicante». Las dos primeras le fueron concedidas por Felipe V;[cita requerida] bastante más tarde le llegaría la de Heroica, que le otorgó Alfonso XII según real decreto aparecido en el Boletín Oficial de la Provincia el viernes 10 de junio de 1881. Con anterioridad Alfonso X el Sabio ya la había distinguido con las de Leal y Esforzada. Posteriormente fue Carlos I quien, junto con el Toisón de Oro para la orla de sus armas, concedido en el año 1524, confirmó también a su municipio el tratamiento de excelencia.

Toponimia

El primer topónimo que se conoce, en relación con Alicante, es el griego de Akra Leuké (Ἂκρα Λευκῆ, Akra Leukḗ o Λευκῆ Ἂκρα, Leukḗ Akra, «promontorio blanco»), referido a una factoría o asentamiento cartaginense anterior, cuyo nombre púnico se desconoce.6 Aunque no se tiene certeza, se cree que se trata del mismo lugar al que las primeras fuentes romanas denominan Castrum Album («fortaleza blanca»).6 Por mucho que no se haya confirmado que se trate de la misma ciudad, parece clara la relación etimológica entre Akra Leuké y la posterior denominación latina de Lucentum o Leukante, relacionada con el Tossal de Manises.6 Con la llegada de los árabes, esta denominación evolucionó a medina Laqant7 o al-Laqant (en árabe لَقَنْت o ألَلَقَنْت), denominación que se retuvo en la forma valenciana Alacant y que se castellanizó en Alicante.8

Símbolos

Artículo principal: Escudo de Alicante

El escudo de la ciudad de Alicante es uno de sus símbolos representativos, que aunque sin estar regulado según la normativa autonómica, es descrito en diversos tratados de heráldica de manera diferente, asociado también en algunos periodos, a las armas propias de la provincia. Así, Francisco Piferrer en su Nobiliario de los reinos y señoríos de España9 lo describe como un castillo sobre un peñasco bañado por las olas del mar, y en el jefe, las cuatro barras de Aragón. Más recientemente, Vicente de Cadenas, cronista de armas de España fallecido en 2006, lo describe incluyendo la orden del Toisón de Oro y timbrado, como corresponde a la tradición de las capitales de provincia, con una corona real cerrada. Este autor también asocia al peñasco con una figura humana, alusión a la popularmente conocida como peña del moro, y letras representativas del lema Acra Leuka, Lucentum Alicante, que refleja en color oro:

En campo de gules, sobre ondas de azur y plata, una peña de rostro humano, sumada de un castillo de oro, almenado, mazonado y aclarado de gules, sumado a su vez de un losange, de oro, con cuatro palos de gules, y acompañado a la diestra por las letras A y L (Acra Leuka), y a la siniestra L y A (Lucentum Alicante) de oro y puestas en palo. Rodea al escudo el toisón de oro.

Vicente de Cadenas10

Bajo la alcaldía de Lassaletta, el Ayuntamiento de Alicante realiza una consulta al heraldista local Félix Ortiz, sobre la cuestión de las letras y su disposición en el escudo. Como respuesta a ello, dicho autor publica su estudio «El escudo heráldico municipal de Alicante»11 en el que se compone el escudo con corona abierta, de acuerdo con las normas del Consejo Técnico de Heráldica valenciano, y sin las letras alusivas al lema en latín, por considerar como añadidos personales de diferentes cronistas de la ciudad en cada época. A pesar de ello, el Ayuntamiento viene empleando una representación heráldica en el que, si bien la corona es abierta, sigue recogiéndose las letras «A-L-L-A» (Akra Leuka-Lucentum-Alicante).

Geografía física

Entidades de población del término municipal de Alicante.

La ciudad se halla a orillas del Mediterráneo, en una planicie sorteada por una serie de colinas y elevaciones. El monte Benacantil, con 169 m de altura, sobre el que se asienta el Castillo de Santa Bárbara, domina la fachada urbana y constituye la imagen más característica de la urbe. En ésta encontramos también el Tossal, donde se asienta el castillo de San Fernando, la sierra de San Julián o Serra Grossa, las lomas del Garbinet y el Tossal de Manises. Entre éstas discurren barrancos y vaguadas, algunos completamente ocultos por el crecimiento urbano como las ramblas de Canicia, Bon Hivern o San Blas-Benalúa; otras, de más envergadura, se hallan canalizadas como la Rambla de las Ovejas o la del Juncaret. Al sur de la ciudad hay una zona pantanosa, el saladar de Agua Amarga.

En la línea de costa cabe señalar las playas que son, de norte a sur: San Juan, La Almadraba, La Albufereta, El Postiguet, Agua Amarga, El Saladar, y las de la isla de Tabarca. Entre las playas de La Albufereta y la de San Juan está el Cabo de la Huerta, con numerosas calas: Calabarda, Cantalares, Los Judíos, La Palmera.

Hay un gran desnivel dentro de la misma ciudad: mientras que el ayuntamiento está a 0 m y se toma como referencia para medir la altura de cualquier punto de España, hay barrios al mismo nivel, como la Playa de San Juan, otros a más altura como el Pla del Bon Repós y San Blas a 30 m, Los Ángeles a 75 m, o la Ciudad Jardín del General Marvá y Virgen del Remedio a más de 80 metros.

El término municipal abarca poco más de 200 km² y destaca como máxima elevación los 1.208 m del Cabezón de Oro. También hay montes de menor altura como las sierras de las Águilas, La Alcoraya, Mediana, Fontcalent (426 m), Sancho y los Tajos, que separan Alicante de las comarcas del Vinalopó. Estas elevaciones son formaciones compuestas por materiales calizos, margas y areniscas. En cuanto a la hidrografía cabe señalar las cuencas del río Monnegre o Seco y de la Rambla de las Ovejas. Destaca también la isla de Tabarca, frente al cabo de Santa Pola y que forma parte del municipio.

Historia

Prehistoria y Edad Antigua

Los orígenes del asentamiento urbano en la huerta y alrededores de Alicante se remontan a la aparición de poblados íberos que datan del siglo III a.C, en estrecha relación con factorías comerciales griegas, principalmente la de los Baños de la Reina en El Campello. Y es que son colonos de Focea (polis griega en Asia Menor) los que tomaron como referencia marítima para la navegación de cabotaje al monte Benacantil llamándolo Akra Leuka («Promontorio Blanco»), si bien no hay certeza de edificaciones hasta que Amilcar Barca situó allí su principal acuartelamiento poco antes de la Segunda Guerra Púnica al valorar las posibilidades que ofrecía como asentamiento militar su cima.6

En el 201 a. C. los romanos capturan la ciudad íbera del cercano Tossal de Manises conocida como Leukante o Leukanto (Lucentum es una latinización del nombre original que sólo existió en los mapas romanos) que contaba con un aceptable puerto marítimo-fluvial en la desembocadura del Barranco de Orgegia. Éste será el primer solar de lo que con el tiempo se convertiría en Alicante.

Hacia la época del final del dominio romano el encenagamiento del torrente que desemboca junto al poblado de Leucante (Lucentum) hace que deje de ser adecuado como el puerto y queda el asentamiento rodeado de marismas y pantanos palúdicos insalubres, por lo que su población se va desplazando progresivamente hacia las faldas del Benacantil, dando lugar al verdadero origen del actual casco urbano.

Edad Media

Dominio islámico

Entre el 718 y el 4 de diciembre de 1248 la ciudad cae bajo dominio islámico, pasando a llamarse Medina Laqant o Al-Laqant (obsérvese que el topónimo valenciano es Alacant). Durante este periodo, la ciudad siguió los destinos de Al-Ándalus y tras el desmembramiento del Califato de Córdoba perteneció a las Taifas de Denia y Almería. Hoy en día pueden observarse restos arqueológicos de la medina islámica junto al ayuntamiento de la ciudad.

Reconquista cristiana

En virtud del Tratado de Cazola (Soria, 1179) entre Alfonso VII de Castilla y Alfonso II de Aragón, la frontera meridional de Aragón se fijaba en la línea que une Biar, Castalla, Jijona y Calpe. Por lo tanto Alicante pertenecía a la zona de expansión castellana. En el año 1243, el gobernante musulmán de la Taifa de Murcia, Muhamad ben Hud, firmó el Tratado de Alcaraz con el infante Don Alfonso, que después se convertiría en el rey Alfonso X el Sabio, por el cual el reino musulmán de Murcia se ponía bajo protectorado castellano,...con la cibdad de Murcia e todos sus castillos desde Alicante fasta Lorca e fasta Chinchilla...

Aunque en principio se procedió a repoblar la ciudad, la carencia de suficientes pobladores cristianos unido a razones económicas prolongó la permanencia de la población musulmana. Sin embargo, el gobernador de Alicante, Zayyan ibn Mardanish, no aceptó el pacto y fue obligado, acompañado de muchos pobladores, a abandonar el área en 1247, fecha en la que comienza la soberanía castellana de Alicante. La conquista militar se finalizó el 4 de diciembre de 1248 con las tropas del rey castellano, comandadas por su hijo el infante Alfonso, futuro Alfonso X el Sabio.15 Por el Tratado de Almizra firmado en 1244 entre los reyes de Castilla y de Aragón, en el que se fijaron los límites de la expansión de sus respectivos dominios en la línea de Biar a Villajoyosa, Alicante permaneció bajo soberanía castellana por espacio de 48 años. El rey Alfonso X el Sabio, una vez tomada la villa a los andalusíes, conmemora la victoria denominando al castillo árabe construido sobre el monte Banu-l-Qatil (de donde proviene «Benacantil») «de Santa Bárbara», por coincidir esta festividad con el día de la toma de la ciudad por la cristiandad.

Corona de Castilla (1248-1296)

Desde el principio, Alfonso X el Sabio intentó establecer en Alicante un grupo de cristianos numeroso dada la importancia militar y mercantil de la villa, pero el proceso repoblador fue lento y se prolongó a lo largo de todo el siglo XIII, aunque está poco documentado a causa de la desaparición de los Libros de Reparto. Los repobladores cristianos, principalmente castellanos y leoneses,16 recibieron todo tipo de privilegios y franquicias para facilitar su asentamiento. Con esta finalidad de asegurar mejor su creciente poblamiento e impulsar más activamente su mayor promoción económica y comercial, en agosto de 1252 Alfonso X otorgó a la ciudad el Fuero Real, muy parecido al de Córdoba. Dotó a la villa de un concejo fuerte, de numerosas exenciones fiscales y de un amplio término municipal, que abarcaba los municipios actuales de Agost, Monforte del Cid, Aspe, Novelda, Elda, Petrel, Busot, Aguas de Busot, El Campello, Muchamiel, San Juan y San Vicente del Raspeig. Además, el rey castellano dispensó grandes medidas de favor al puerto de Alicante, considerado de gran valor estratégico.

Entre 1264 y 1266 Alicante estuvo inmersa en una rebelión mudéjar que se extendió por casi todo el Reino de Murcia; el rey castellano, empleado entonces en el asedio de Niebla, solicitó ayuda a su suegro Jaime I de Aragón para sofocarla. Éste intervino rápidamente y redujo todas las ciudades rebeladas a la aceptación de la soberanía castellana.

Corona de Aragón (1296-1707)

Debido a una crisis dinástica por la sucesión de Sancho IV el Bravo, el infante Alfonso de la Cerda, un aspirante ilegítimo a la Corona de Castilla, pidió ayuda a Jaime II de Aragón a cambio de donarle, en caso de conseguir la Corona, el Reino de Murcia, según los acuerdos secretos de Calatayud (1289), Ariza (enero de 1296) y Serón (febrero de 1296). Aprovechando la situación, Jaime II procedió a la conquista del Reino de Murcia.

Alicante fue conquistada el 22 de abril de 1296, a pesar de la resistencia del alcaide del castillo Nicolás Peris, terminando con la soberanía castellana. La conquista fue, en parte, facilitada por los colonos cristianos de origen catalán o aragonés asentados en Alicante tras sofocar la rebelión morisca, el año 1266, llevada a cabo por Jaime I de Aragón17 (como, por ejemplo, la ayuda de la familia Torregrossa, de cuyo escudo se basa el actual blasón de la ciudad). Aún así, Jaime II respetó los privilegios e instituciones anteriores aunque adaptándolas a la nueva situación política, particularmente después de la incorporación de Alicante, y el resto de comarcas limítrofes al Reino de Valencia mediante la modificación de lo fijado en el Tratado de Almizra (Sentencia Arbitral de Torrellas, 1304 y Tratado de Elche, 1305).

La repoblación cristiana continuó, esta vez con catalanes y, en menor medida, aragoneses, con una velocidad y número mayores, por lo cual la población originariamente castellana quedó en minoría entre la población cristiana. Aún así, hasta la primera expulsión de los moriscos, la población de origen árabe era mayoritaria en comparación con los cristianos.

El crecimiento de principios de siglo XIV se vería truncado a partir de 1333, cuando ya el hambre se dejó sentir en Alicante, primera señal de la crisis que se acercaba: la Guerra de la Unión (1348), la Peste Negra (1348) y la Guerra de los Dos Pedros (Pedro I de Castilla y Pedro IV de Aragón) entre 1356 y 1366 que tuvo en Alicante uno de sus principales escenarios. La villa estuvo en manos castellanas y parte de la población emigró, murió o cayó cautiva. Como consecuencia de ello, la población se vio reducida a la mitad, al igual que en otras ciudades del Reino de Valencia. Con la paz se inicia la reconstrucción social y económica aunque los mudéjares prácticamente desaparecieron y los judíos fueron una minoría. Pedro IV el Ceremonioso dictó numerosas medidas para reactivar la economía y la paz social, aunque esto no evitó el ataque contra los judíos de 1391 que acabó con la presencia de esta comunidad en la sociedad alicantina.

Durante el siglo XV Alicante continuó creciendo y una próspera agricultura orientada hacia la exportación (vino, frutos secos, esparto) impulsó un notable desarrollo del puerto y una clase media que controlaba el gobierno municipal. El único conflicto bélico fue la guerra con Castilla de 1430 que no tuvo excesivas consecuencias. La población continuó en aumento y este progreso sirvió de justificación a Fernando el Católico para otorgarle el título de ciudad en 1490.

Edad Moderna

En 1510 Alicante era la quinta ciudad del Reino de Valencia. Desde la obtención del título de ciudad el desarrollo institucional, económico y demográfico de Alicante fue palpable. El puerto se convirtió durante la Edad Moderna en el más importante del Reino de Valencia y propició el asentamiento de colonias de comerciantes extranjeros que imprimieron un gran dinamismo al tráfico mercantil. La construcción del embalse de Tibi a finales del siglo XVI permitió asegurar la producción de la huerta cercana a la ciudad, cuyo producto principal era la uva, y por consiguiente el vino, junto con la barrilla, el esparto y los frutos secos. El puerto además se convirtió en punto de salida de los productos de La Mancha y en un eficaz redistribuidor de algunos productos coloniales y de salazones llegados del norte de Europa. El desarrollo económico permitió a Alicante arrebatar a Orihuela, en 1647, la capital de la Bailía meridional valenciana y posteriormente, en 1785, la creación de un Consulado del Mar independiente del de Valencia.

Alicante fue objetivo militar en prácticamente todos los conflictos bélicos. Así fue casi destruida en 1691 por la escuadra francesa que dirigía el almirante D'Estrées y durante la Guerra de Sucesión fue ocupada alternativamente por austracistas y borbónicos. La voladura parcial del Castillo de Santa Bárbara por parte del caballero D'Asfelt determinó la salida de los aliados de la ciudad y el triunfo borbónico en esta parte del Reino de Valencia. La Guerra de Independencia dejó también sus secuelas como consecuencia de la crisis de subsistencia y de los gastos militares, se construyeron nuevas murallas y el Castillo de San Fernando, aunque las tropas francesas no llegaron a ocupar la ciudad.

Época Contemporánea

Siglo XIX

El talante abierto y liberal de los alicantinos se manifestó a lo largo del siglo XIX. Muestras de ello son el gozo popular por la Constitución española de 1812 y la desaparición de la Inquisición, las grandes dificultades para formar un batallón de voluntarios realistas en 1824 para reprimir a los liberales, la rebelión de Boné liderada por Pantaleón Boné en 1844, el apoyo a la Vicalvarada (1854) y al pronunciamiento de septiembre de 1868 que dio paso al Sexenio Revolucionario. El primer club republicano se abrió en Alicante alrededor de noviembre de 1868, y esta tendencia política triunfó en las elecciones municipales de 1870.

Debido a su condición de ciudad portuaria fueron frecuentes las epidemias. Una de las más recordadas fue la del cólera-morbo de 1854 (véase: Pandemias de cólera en España). En esta epidemia destacó por encima de todos el Gobernador Civil Trino González de Quijano que heroicamente entregó su vida defendiendo y ayudando, durante los 24 días de su mandato, a los enfermos de toda la provincia. Fallecería víctima de la epidemia el 15 de septiembre de 1854. En recuerdo se le levantó un mausoleo en el que descansan sus restos en el centro de la Plaza de Santa Teresa.

La provincia de Alicante nació como tal en las Cortes liberales de 1822, y correspondía con la antigua Bailía meridional valenciana, si bien fue ampliada en 1833 con parte de la desaparecida provincia de Játiva y los municipios de Villena y Sax. En 1847 comienza la ampliación del puerto, y en 1858 finaliza la construcción del ferrocarril entre Alicante y Madrid con el enlace Alicante-Almansa. Entre 1854 y 1878 se derruyeron las murallas de la ciudad.

Siglo XX

Durante el periodo 1920–1935 la economía alicantina se decantó por la industria mientras la agricultura se sumía en una segunda crisis. Alicante fue una de las ciudades donde los republicanos ganaron las elecciones municipales de 1931 y durante toda la II República los partidos de izquierdas mantuvieron una mayoría holgada, tanto en la ciudad como en la provincia. El primer alcalde de este periodo fue Lorenzo Carbonell Santacruz, elegido en la candidatura republicano-socialista, que con un 81% de votos realizó diversos proyectos urbanísticos de importancia y fomentó la construcción de escuelas públicas. En 1933, con la llegada del sufragio universal, votaron por primera vez las mujeres alicantinas, ganando el PSOE y en las elecciones generales del 16 de febrero de 1936 triunfó el Frente Popular con un 80,72% de votos.

En el inicio de la Guerra Civil española, el bando sublevado fracasó en un intento de poner sitio a la ciudad desde Orihuela y otras poblaciones de la Vega Baja. Otro suceso importante fue el fusilamiento del dirigente falangista José Antonio Primo de Rivera, que se encontraba preso en Alicante, el 20 de noviembre de 1936. Como represalia Alicante sufrió el famoso "Bombardeo de las 8 horas" pocos días después.

La ciudad sufrió durante la guerra 71 bombardeos que causaron la muerte a 481 personas y el derrumbe de 705 edificios. El ataque que causó más víctimas fue el Bombardeo del 25 de mayo realizado por aviones italianos Savoia a las 11 horas del domingo 25 de mayo de 1938 cuando, tras soltar 90 bombas, murieron 313 personas, en gran parte mujeres y niños que se encontraban en el Mercado Central. Muchos historiadores actuales[cita requerida] sobre la Guerra Civil española coinciden en equipararlo con el Bombardeo de Guernica.

A pesar de los bombardeos, la ciudad permaneció fiel a la República hasta el final de la Guerra y por ello fue objeto de técnicas de debilitamiento psicológico como por ejemplo el lanzamiento de pan blanco envuelto en lemas fascistas en época de hambre. Puesto que Alicante fue de las últimas ciudades en caer en manos de las tropas franquistas, en el puerto se vivieron escenas dramáticas entre los que esperaban buques para partir al exilio; había orden de matar a toda persona que se encontrara en la zona intentando huir, los buques extranjeros no aceptaban recoger a nadie debido a la amenaza existente sobre el hundimiento de cualquier barco que recogiera exiliados; los únicos barcos que corrieron el riesgo por salvar a la población civil fueron los argelinos y otros barcos como el Stanbrook que partió del puerto sobrecargado. Centenares de alicantinos partieron hacia Orán, creando una colonia estable y un hermanamiento entre las dos ciudades que todavía hoy persiste.

En la tarde-noche del 30 de marzo de 1939 entraban en la ciudad las unidades de la División Littorio, comandada por el general Gambara, con un ostentoso desfile delante del Ayuntamiento y las principales calles de la ciudad. La represión consecuente fue considerable al considerarse la ciudad y la provincia como «rojas». Los últimos detenidos republicanos en la guerra lo fueron en el puerto de Alicante, y la mayoría sufrieron la estancia en el campo de concentración de Los Almendros. Al terminar la guerra, el alcalde Luciáñez propuso que la ciudad pasara a llamarse Alicante de José Antonio. Pese a aprobarse nunca llegó a producirse el cambio.

La década de los sesenta trajo el desarrollo económico y el crecimiento demográfico que continuó en las décadas siguientes. La economía evolucionó hacia el sector servicios, especialmente hacia el turismo, y se produjo el mayor desarrollo urbanístico de la ciudad, con el nacimiento de nuevos barrios en el extrarradio.

Con la llegada de la democracia el gobierno de la ciudad pasaría a manos del PSPV-PSOE desde 1979 hasta 1995, y desde entonces gobierna el PP. En la década de los ochenta se trató de solucionar el caos urbanístico mediante la creación de nuevas vías de comunicación (Gran Vía, Vía Parque) y la dotación a la ciudad de centros de salud, colegios públicos, institutos, centros sociales y demás servicios municipales, en especial en algunos barrios que nacieron en la etapa desarrollista.

Un problema debido al clima mediterráneo, pero también del cambio climático y del urbanismo, son las inundaciones. El 19 de octubre de 1982 caían 220 mm en la ciudad, un nuevo récord de lluvia en menos de 24 horas que causó numerosas pérdidas materiales. La Rambla de las Ovejas llegaría a 400 m³/s, su máximo histórico, y sembraría el caos en el barrio de San Gabriel, con dos muertos, lo que motivó que tras la riada fuese canalizado el tramo final de la rambla.

El 30 de septiembre de 1997 se vuelve a batir el récord de lluvia con 270 mm y la ciudad sufrió las peores inundaciones de su historia, con cuatro muertos y una altura de las aguas que en algunos barrios como Playa San Juan o San Agustín superaron el metro. Se decretó un día de luto oficial en el que las autoridades se dedicaron a drenar las aguas que anegaban barrios enteros. Las pérdidas económicas fueron cuantiosas, sobre todo en el centro de la ciudad y las playas, lo que motivó un gran plan de defensa contra las riadas cuya efectividad está aún por demostrar.

https://es.wikipedia.org/wiki/Alicante

Pinche para ver las Fuentes seleccionadas

Vídeo:

Web recomendada: http://www.alicante.es/

Contador: 2654

Inserción: 2015-10-08 22:10:17

 

Contenido relacionado:

comments powered by Disqus

Visitas

RSSrss

Más visitados

Incorporaciones

Comentarios

Photos and Texts are copyrighted by their owners

twittermobile phoneenglish versionVídeos

Estadísticas

Estadísticas Puertos/Aeropuertos
Récords Mundiales

MEGACONSTRUCCIONES.NET