Mbabane-LobambaMbabane-Lobamba

Inicio Volver Buscador Av. Google Maps Otras WEBS

.

Nombre:

Estatua del Señor Murugan

Otro:

Localización:
Ver mapa más grande

Récord: 42.70 m.

Tipo: Estatuas

Categoría:

Foto:

Voto:

Ratio 5/5 (1 Voto)

Continente: Asia

País: Malasia

Localización: Cuevas de Batu, Gombak

Año: 2006

Estado: Terminado

Descripción:El Thaipusam de Kuala Lumpur

4 diciembre, 2010, en Kuala Lumpur, Malasia, por Javier R.

Religión, devoción, penitencia, atavismo y sangre son algunas de las palabras que servirían para definir una festividad religiosa que no es la Semana Santa, aunque hay ciertas similitudes. Pero lo cierto es que hablamos del Thaipusam, un festival hindú originario de la India pero extendido a Singapur y Malasia; de hecho es en la capital de este último país, Kuala Lumpur, donde alcanza su mayor dimensión.

Para ser exactos, la ciudad malaya sólo es el principio de una gran procesión nocturna que sale el 20 de enero del templo de Sri Mahamariamam en dirección a una cadena montañosa ubicada a 18 kilómetros al norte, a las Cuevas Batu. Allí se encontrarán una gran estatua dorada de 42 metros de altura que se colocó en 2006 al pie de la gran escalinata (272 peldaños) que sube hasta la gruta que acoge a otro templo, el de Sri Subramaniam Swami. La figura representa a Murugan, también llamado Kartikeya (Subramaniam en Singapur), hijo menor de Siva, que es el homenajeado en el evento por su victoria frente al malvado Soorapadman, encarnación del mal. Murugan es el dios tamil de la guerra y habría conseguido el triunfo gracias a una lanza de oro, razón por la cual se le asocia a este metal.

Durante el mes inmediatamente anterior los devotos se preparan para la ocasión haciendo abstinencia y la noche indicada empiezan la peregrinación: santones, monjes, penitentes, músicos, bailarines y gentes de ambos sexos integran la descomunal parada de un millón y medio de personas que, en medio de incienso y melodías religiosas, les lleva hasta las Cuevas Batu. Allí, entre los monos que pululan por las escaleras a la espera de la ocasión de conseguir comida, se procede a la parte más impresionante de los fastos: al retumbar de los tambores acompaña la insólita operación de atravesarse la piel de la cara, espalda, pecho o cualquier otra parte del cuerpo con ganchos que servirán para colgar de ellos las ofrendas (racimos de frutas, cántaros de leche, ramos de flores, etc) o para enganchar, mediante correas, el kavadi. Es éste un altar circular transportable que presenta diversos aspectos, a cual más extravagante, pero que en su forma más suntuosa lleva la imagen de Murugan y suele ser de plata con gemas incrustadas, pesando hasta 60 kilos. Al proceso se le llama vel kavadi y los penitentes que lo practican suelen atravesarse a menudo con cuchillos, espadas, cirios y todo artilugio que a uno se le pueda ocurrir.

Por supuesto, es un espectáculo cruento que se desarrolla durante tres días (del 20 al 22 de enero) y que ha llevado a las autoridades a prohibirlo en alguna ocasión. Por eso conviene informarse de su celebración efectiva antes de reservar alguno de los vuelos económicos a Kuala Lumpur para verlo -o soportarlo- de cerca.

http://quehaydonde.es/malasia/el-thaipusam-de-kuala-lumpur/

http://www.etawau.com/HTML/KualaLumpur/BatuCaves/Murugan.htm

Inauguran estatua gigante de un dios en Malasia

Martes, 31 enero, 2006

La minoría étnica hindú de Malasia ha inaugurado una de las estatuas más altas del mundo, la del dios Muruga, de 42,7 metros de altura. Se encuentra a las puertas de una capilla en las cuevas de Batu, no lejos de la capital del país, Kuala Lumpur. Tiene una escalera de 272 escalones labrados en la roca que permite acceder a la entrada de un templo.

Las cuevas de Batu se encuentran en una colina de piedra caliza, a unos 11 km al norte de Kuala Lumpur, y contienen una serie de templos en su interior. Toman su nombre del Sungai Batu o río de Batu. Fueron descubiertas por el naturalista americano William Hornaday en 1878. Son conocidas también por los numerosos macacos que pueblan la zona.

El dios Muruga, que cuenta con unos 26 millones de seguidores, simboliza el valor, la belleza, la vitalidad, la masculinidad y la felicidad. Es conocido también con los nombres de Karttikeya, Skanda y Kumara y nació a partir de una chispa mágica creada por Shiva. La mayoría de la población de Malasia (60%) profesa el Islam.

Quince escultores malayos y otros tantos de otros países han tardado más de tres años en construir la estatua. Está hecha de hormigón y acero y pintada de color dorado y ha tenido un coste de 550.000 dólares USA.

Les dejo a ustedes las reflexiones acerca de por qué en pleno siglo XXI el ser humano sigue haciendo cosas como esta.

http://www.futuropasado.com/?p=328

http://en.wikipedia.org/wiki/Lord_Murugan_Statue

Si dañas, me dañas

“Parvati es una de las diosas más amorosas, benevolentes y misericordiosas del panteón

hindú. Es la consorte de Siva y se manifiesta como extraordinariamente compasiva.

Cierto día, uno de sus hijos, Kartikeya, hirió a una gata con sus uñas. De regreso a casa, Kartikeya corrió hasta su madre para darle un beso. Pero, al aproximarse al bello rostro de la diosa, se dio cuenta de que esta tenía un arañazo en la mejilla.

-Madre -dijo Kartikeya sorprendido-, hay una herida en tu mejilla. ¿Qué te ha sucedido?

Con sus ojos de noche inmensa y profunda, la amorosa diosa miró a su querido hijo. Era su voz melancólica y dulce cuando explicó:

-Se trata de un arañazo hecho con tus uñas.

-Pero, madre -se apresuró a decir el joven Kartikeya-, yo jamás osaría dañarte en lo más mínimo. No hay ser al que yo ame tanto como a ti, querida madre.

Una refrescante sonrisa de aurora se dibujó en los labios de la benevolente diosa Parvati.

-Hijo mío -dijo-, ¿acaso has olvidado que esta misma mañana arañaste a una gata?

-Así fue, madre -repuso Kartikeya.

-Pues, hijo mío, ¿es que no sabes que nada existe en este mundo excepto yo? ¿No soy yo misma la creación entera? Al arañar a esa gata, me estabas arañando a mí misma”.

101 cuentos clásicos de la India, recopilación de Ramiro Calle.

https://sites.google.com/a/iesalhadra.org/el-baul-de-los-cuentos/sidaasmedaas

El Thaipusam, en Malasia

Hombres con pequeñas lanzas que atraviesan sus caras y limones colgados de sus piernas; mujeres con pesados cuencos llenos de leche; músicos, tambores, danzas, colores, ofrendas, peregrinación, sacrificios, dioses.. todo forma parte del Thaipusam.

Textos: Aldana Chiodi

El Thaipusam es una fiesta hindú originaria del estado de Tamil Nadu, en el sur de India, que se celebra en el mes Tamil de Tailandia (enero/febrero) y está dedica al dios Murugan, también conocido como Kartikeya.

Existen muchos mitos y leyendas alrededor de Murugan. Pero el más aceptado y lo que la historia cuenta es que en el día de Thaipusam, la diosa Parvati le entregó una lanza a su hijo Murugan para vencer en la pelea al demonio Soorapadam. Desde ese momento, los seguidores de Murugan en todo el mundo celebran la victoria del bien sobre el mal.Hombres con sus enormes kavadis a cuestas

Malasia, con mayoría de población musulmana, es uno de los países donde esta celebración de tres días de duración atrae más seguidores. Allí, la isla de Penang y las cuevas Batu (Batu Caves) en Kuala Lumpur, son los lugares elegidos para celebrar esta festividad hindú.

La fiesta más importante se lleva a cabo en las cuevas Batu, a unos 13 km de Kuala Lumpur, hasta donde llegan miles de personas en procesión desde esa ciudad para honrar a su dios. Es precisamente una estatua de casi 43 metros del dios Murugan, hijo de Parvati y Shiva, que protege las cuevas y recibe a los visitantes.

Los devotos más fanáticos realizan la peregrinación portando un kavadi, que es un santuario en miniatura. Algunos kavadis son simples, construidos con un arco de madera y decorados con algunas flores, frutas y una imagen de Murugan, mientras que otros tienen una estructura de metal, con una decoración más abundante, colorida y llamativa. Los kavadis se colocan sobre los hombros del portador y se sostienen con unas lanzas de metal que se enganchan a la carne del peregrinante o a una especie de cinturón. Algunas personas, además del kavadis, tienen pequeñas lanzas atravesadas en la cara y ganchos con limones colgando de distintas partes del cuerpo.

Las mujeres suelen llevar cuencos cargados con leche y acompañan la peregrinación soportando el peso sobre sus cabezas. Mientras hombres y mujeres realizan estos sacrificios, un grupo de familiares y amigos los acompañan para brindarles ánimo a través de bailes, canciones y múEstatua de Murugan en la entrada de las Batu Cavessica. El ritmo de los tambores y los movimientos de los bailarines le impregnan una atmósfera especial al ambiente.

Una vez que llegan a las cuevas, deben subir los 272 escalones para ingresar al santuario y dejar sus ofrendas. Cuando ingresan al santuario, uno de sus familiares o amigos es el encargado de quitar las lanzas y los ganchos del cuerpo. Es el momento en que se escuchan más gritos de dolor, mientras los turistas observan sorprendidos el final de la procesión.

Luego del descenso de los 272 escalones, tanto locales como turistas suelen disfrutar de la comida india que se vende a muy bajo precio en los puestos y locales de los alrededores de las cuevas.

Una experiencia que vale la pena presenciar.

Entre las frutas que se cuelgan algunos peregrinos del cuerpo hay limones y cocos

Más información:

Si bien la celebración más numerosa, visitada y conocida es la de las Batu Caves, en Malasia, el Thaipusam también se celebra en Singapur, Sri Lanka y algunos países africanos. En 2012, la fiesta de Tahipusam se realiza el 6, 7 y 8 de febrero.

Para llegar a las cuevas se pueden tomar varios buses locales desde el centro de Kuala Lumpur, por ejemplo, desde el barrio chino. El precio de los buses es de aproximadamente 50 centavos de dólar. Los días de Thaipusam se habilitan buses y trenes especiales para llegar hasta el lugar.

Otra opción es arreglar el precio de ida y vuelta (junto con el tiempo de espera) con el conductor de un taxi.

http://www.todoparaviajar.com/noticia_detalle.php?sitemap=1&id=2091

En la religión hinduista, Kārttikeya es el hijo del dios Shivá y la diosa Pārvatī. Tiene seis cabezas. Es el dios de la guerra, porque dirige los gana (las ‘huestes’ del dios Śivá) contra los ejércitos de los demonios. Según el Majábharata, la enfermedad skandá graha (el ‘ataque de [el dios] Skandá’), que mata a los bebés, es producida por él.1

En Malasia se lo conoce como Murugan.

Nacimiento

Sin madre

Hay varios mitos relacionados con su nacimiento. De acuerdo con una leyenda —según el Atharva Veda, el Taittirīya Samhitā y el Śatapatha Brāhmana—, Kārttikeya nació sin la participación de Pārvatī. En una ocasión, el semen de Shivá (que según algunos tenía forma de rayo) cayó en el fuego. Era tan caliente y brillante que sólo podía tocarlo Agní, el dios del fuego. Siguiendo las instrucciones de Śivá, Agní depositó este semen en el río Gangā (el Ganges). La diosa Gangā entonces lo nutrió, hasta que un bebé con forma humana, Kārttikeya, surgió del río. Por eso a veces se dice que Kārttikeya es hijo de Agní y Gangā.

El bebé fue alimentado por las seis Krittikās (las apsarās-ninfas, que en Grecia se conocieron como las seis Pléyades). Para poder aceptar simultáneamente cada uno de estos pechos, el bebé desarrolló seis cabezas.

Seis bebés

Otra versión dice que Śhivá emitió centellas de fuego de sus ojos que, cayendo en el lago Savarana, se convirtieron en seis niños, que fueron criados por las esposas de los rishis. Cuando la diosa Pārvatī vio a esas seis criaturas se sintió transportada por su belleza, y las abrazó los seis cuerpos con tanta fuerza que se convirtieron en uno solo, aunque conservaron las seis cabezas y los seis pares de brazos.

Leyendas

Kārttikeya cabalga un pavo real y utiliza lanza y flechas en combate. En la bandera de su ejército aparece un gallo. Kārttikeya es el dios de los ladrones y estafadores.2

En Tamil Nadu

Las leyendas tamiles dicen que Kārttikeya se casó con dos deidades, Valli y Davayani. La fiesta de Thaipusam, celebrada por las comunidades tamil de todo el mundo, conmemora el día en que Pārvatī le dio un vel (lanzón) para que venciera al malvado demonio Sura Padam (también conocido como Sura Padman). En la guerra contra Surapadma, Karttikeya lo partió en dos, convirtiéndolo en pavo real y gallo, que son su cabalgadura y su bandera, respectivamente.

http://es.wikipedia.org/wiki/Karttikeya

http://en.wikipedia.org/wiki/Murugan

http://www.saliadarunavuelta.com/cms/imperdible/los-centauros-de-plastico-y-el-delirio-colorista-de-las-cuevas-de-batu/

http://www.malaysia-asia.com/batu-caves-kuala-lumpur.php

http://www.skyscrapercity.com/showthread.php?t=194035&langid=5

http://es.hicow.com/ganesha/shiva/parvati-1669320.html

Las cuevas de Batu están consagradas a Lord Murugan. Al pie de las 272 escaleras que conducen a la Cueva del Templo hay una imponente estatua dorada de 47 metros de altura. El techo de la cueva mide 100 metros y tiene orificios en la roca que iluminan la enorme cueva que hay por debajo. Debajo del templo hay una cueva oscura que no se abre al público sin el permiso de la Malaysian Nature Society, que organiza visitas espeleológicas diarias para admirar la flora y la fauna exclusivas de estas cuevas. La galería de arte y el museo de las cuevas se encuentran al pie de las escaleras y contienen pinturas que representan escenas de la tradición hindú y estatuas de deidades hindúes.

En Malasia, mas exactamente en Kuala Lumpur, se halla un lugar muy interesante y misterioso: las Cuevas de Batu. Estas cuevas y cavernas se encuentran ubicadas en una colina de piedra caliza. Para llegar hacia ellas hay que dirigirse al distrito de Gombak, a 13 de kilómetros al norte de Kuala Lumpur.

Las Cuevas de Batu, uno de los santuarios más populares, toman este nombre del río Sugai Batu Batu, el cual fluye por la colina.

A tu llegada serás recibido por muchísimos monos que van en busca de su comida principalmente bananas y maní.

Hay tres cuevas principales. A la mayor, se le denominada como Cueva Catedral o Templo Cueva. Esta cueva tiene unos 100 metros de techo alto y cuenta con distintos santuarios hindúes con características ornamentadas, pero para llegar hay que subir una empinada cuesta de 272 escalones que agota sólo con mirarla.

Por otro lado, en la base de la colina encontraremos dos cuevas más; una es la Cueva de Galería de Arte y la otra es la Cueva de Museo. En ambas podrás ver muchas estatuas hindúes y diversas pinturas.

También se puede realizar un paseo por la entrada bastante agradable, donde obtendrás la experiencia de pasear cerca de un lago y unos estanques, los cuales albergan a cientos de coloridos peces.

La Cueva Ramayana se encuentra a la izquierda de la enorme pared de la colina.

En la cueva podrás encontrar un templo dedicado a Hanuman, el mono noble y devoto ayudante de Lord Rama. En esta cueva se cuenta la historia de Rama en una crónica de manera bastante eficaz y divertida. De la misma manera, esta se halla bien iluminada y permite al visitante pasear al aire libre.

Al tener unas grandes representaciones a lo largo de las paredes, uno puede experimentar la sensación de que está paseando por el gigante intestino del poderoso demonio Kumbhakarann, hermano del Rey de Ravana Lanka y principal enemigo de Lord Rama. Sin duda una “divina” sensación.

A 42.7 metros de la Cuevas de Batu, está la estatua de Lord Murugan, la cual se inauguró en enero del 2006. Ésta es una de las estatuas más altas del mundo, y se tardó 3 años en construirla.

A las Cuevas de Batu también se les considera como un centro de escalada, pues ofrece más de 160 rutas. Las rutas se encuentran dispersas por toda el área de las Cuevas de Batu. Estas son de escalada de fácil acceso, ya que la mayoría de los riscos están al nivel del suelo. ¿Listo para iniciar la aventura?

La fiesta de Thaipusam

Fue en el año 1892 cuando se empezó a celebrar el festival anual de Thaipusam. Una celebración para el hijo de Shiva en donde es posible ver a millones de peregrinos subir las escaleras en una procesión en honor al dios. Miles de personas acuden a rezarle pidiendo su divina intervención; asombrados por el gran poder de Murugan, al cual se le representa con una lanza, fuente de su poder.

Como sacrificio muchos devotos eligen actos extremos de automutilación, en los que utilizan representaciones de la lanza de Murugan. Pueden clavarse de todo: tirar de un carro con ganchos en la espalda, atravesar la boca con una lanza… y no sentirán dolor e inexplicablemente de sus heridas no saldrá ni una gota de sangre.

¿Pero por qué no sangran? Es parte del milagro realizado por Murugan. Los creyentes atribuyen ese poder sobrenatural a la deidad que reside en las cuevas de Batu. Se dice que los hindúes entran en trance y se vuelven insensibles cuando les clavan objetos en su cuerpo. Es algo increíble. Se piensa, no obstante que la resistencia al dolor no es debida a la presencia de una deidad religiosa, sino que tiene una base psicológica, y que resistiendo un alto grado de dolor es posible alcanzar otros grados de conciencia. Dichas automutilaciones se aguantan durante 8 horas.

Por cierto el festival se celebra el décimo mes del calendario Hindú, el cual es generalmente en Enero, aunque actualmente esta fiesta está prohibida a causa del espectáculo cruel que se autoinfligen los fieles.

http://bohemiomundi.blogspot.com/2011_11_01_archive.html

Vídeo:

Web recomendada: http://www.etawau.com/HTML/KualaLumpur/BatuCaves/Murugan.htm

Contador: 5123

Inserción:

 

Contenido relacionado:

comments powered by Disqus

Visitas

RSSrss

Más visitados

Incorporaciones

Comentarios

¿Quieres escuchar música?

Photos and Texts are copyrighted by their owners

twittermobile phoneenglish version

Estadísticas

Estadísticas Puertos/Aeropuertos
Récords Mundiales

MEGACONSTRUCCIONES.NET