AtenasAtenas

Inicio Volver Buscador Av. Google Maps Otras WEBS

.

Nombre:

Nápoles

Otro:

Localización:
View Larger Map

Tipo: Urbanismo

Categoría:

Foto:

Voto:

Ratio 1/5 (1 Voto)

Continente: Europa

País: Italia

Localización:

Año:

Estado: Terminado

Descripción:Viaje a Nápoles, guía de turismo

Publicado por Jose Manuel Vargas

Viajar a Nápoles es encontrarnos con la Italia más real. Algunos dicen que es una ciudad un tanto sucia, pero aquí hasta eso la hace encantadora. Nápoles una ciudad que rebosa vida y personajes pintorescos. Imaginaros la lava que corre en las entrañas de Nápoles. Las ruinas de Pompeya y Herculano os esperan aquí, ambas destruidas por la erupción del Vesubio, curiosamente, el centinela de la ciudad.

Muchos piensan que verano es la mejor época para visitar Nápoles. Nosotros pensamos que en verano hace mucho calor y hay mucha gente. La primavera y el otoño, de abril a junio y septiembre u octubre son los meses que os recomendamos nosotros para viajar a Nápoles. En estas fechas el clima es soleado y cálido, y los lugares de interés se pueden visitar con mucha más tranquilidad.

Nápoles es el encanto del sur de Italia, la bella imagen de postal de un sueño de la historia. Ruinas, el Vesubio, las terrazas, la cultura y el encanto de una ciudad que ha sabido sobrevivir a todo. ¿Quién no siente la atracción de conocer Nápoles?. Demos un paseo por ella y abramos bien los ojos…

VISITAS EN NÁPOLES

- Museo Arqueológico Nacional

Este museo alberga la colección Farnese de antiguedades del Lacio y la Campania y los increíbles tesoros de Pompeya y Herculano. Entre estas colecciones se pueden ver el Hércules de Farnese y el Toro de Farnese, la mayor escultura antigua conocida. En el entresuelo se halla el mosaico de Alejandro y el Gabinetto Secretto, donde veremos el material erótico encontrado en los burdeles, baños, casas y tabernas de Pompeya y Herculano.

La planta superior del museo alberga pinturas murales de Campania y una serie de objetos de cristal, plata y cerámica, así como alimentos que sobrevivieron de las antiguas ciudades de Campania.

El museo se halla en la Piazza Nacionale, abre de lunes a viernes de 09.00 a 20.00 horas, la entrada cuesta 6,50 euros, y se puede llegar a él a través de la línea Metropolitana al Museo o a la Plaza Cavour.

- Duomo de San Gennaro

A la capilla de San Gennaro se accede desde la nave sur de la Catedral de Nápoles, un edificio gótico del siglo XIII dedicado en honor al patrón de la ciudad. La tradición cuenta como dos ampollas de sangre le salieron al obispo en sus manos, después de que su cuerpo martirizado fuera trasladado a la iglesia. Según sigue contando la leyenda, la sangre se licúa el primer sábado de mayo, el 19 de septiembre y el 16 de diciembre.

La ceremonia se celebra durante una misa especial. En la capilla hay frascos que contienen la sangre del santo y un relicario de plata que contiene su cráneo. Debajo de la Catedral hay excavaciones de túneles griegos y romanos que se extienden por la ciudad moderna. Se pueden hacer visitas guiadas a estos túneles.

La Catedral abre de lunes a viernes de 09.00 a 12.00 y de 16.30 a 19.00 horas. La entrada es gratis, aunque para visitar los túneles hay que pagar tres euros.

Más información: La Catedral de Nápoles y el Milagro de San Gennaro

- Museo y Galería di Capodimonte

Este museo se halla en un palacio restaurado del siglo XVIII, encaramado en las colinas de la ciudad. Las obras de arte que alberga se ordenan por colecciones y no por la cronología. Los gobernantes Borbones y Farnesios acumularon una impresionante colección de pinturas del renacimiento y de artistas flamencos, que se pueden ver aquí junto con otras grandes obras.

El museo está abierto de martes a domingo, de 08.30 a 19.30 horas, y la entrada cuesta ocho euros.

http://sobreturismo.es/2009/12/20/viaje-a-napoles-guia-de-turismo

Nápoles es una de las ciudades más grandes e importantes de Italia, mundialmente famosa por su vivacidad y alegría, es sin lugar a dudas una ciudad Intensa, curiosa y divertida para visitar en un día o dos.

En las siguientes lineas describiremos algunas de las principales atracciones de la ciudad y algunos consejos que te ayudarán a disfrutar en modo seguro tu estadía en la capital mundial de la Pizza.

El mejor punto para empezar nuestro recorrido por la ciudad es la estación de trenes (Nápoles Central), Se encuentra en pleno centro, y está llena de negocios y oficinas que ofrecen servicios e información turística y hotelera.

Considero que el mejor modo de descubrir la vivacidad de la ciudad es moviendose a pie, las principales atracciones de la ciudad se encuentran cerca, así que no tienes que caminar demasiado para conocer los lugares más característicos. Basta solo llevar calzados cómodos y ropa fresca para aventurarse en Nápoles.

Moverse con el sistema de transporte publico puede llegar a ser dificultoso y confuso pues las líneas de autobuses son muchísimas (recuerda siempre que es una gran ciudad) y las informaciones sobre las lineas y horarios de los buses en las paradas no son siempre claras… además de que Nápoles es una ciudad para conocer caminando: es bonito perderse en las callecitas de la ciudad, descubrir las bodeguitas antiguas y el verdadero estilo de vida de esta ciudad tan peculiar.

En muchisimas zonas del centro encontrarás carteles llamados “las calles del arte” que te ayudarán a orientarte en tu recorrido y donde se indican los monumentos y locales más importantes alrededor. Síguelos y no te vas a arrepentir!

Algunas de las calles más turísticas, llenas de negocios, museos y monumentos, son principalmente la Vía Toledo, vía Chiaia y Vía San Gregorio Armeno: la famosa calle de los “artesanos de nacimientos”, donde se venden pesebres durante todo el año, de todos los tamaños, tipos y colores, construídos con los materiales mas insólitos y originales: La mayor particularidad de éstos nacimientos napoletanos es que cada año se introducen nuevas estatuas y figuras, que pueden representar también a políticos u otros personajes públicos, realmente divertido encontrar pesebres con Barak Obama, Maradona, George Clooney o Berlusconi ;-)

Otra vía famosa y tal vez la más importante, que no puedes dejar de visitar es la llamada “Spaccanapoli” (que traducido sería algo como “Rompe-Nápoles” una larga avenida que divide el centro histórico en dos partes iguales.

Recorrer la Spaccanapoli es como atravesar la entera historia deNápoles, pues durante su recorrido se encuentran monumentos testimonios del pasado de la ciudad y sus tesoros artísticos; en sus calles aledañas encontrarás el Duomo (Catedral de San Gennaro), el complejo de Santa Clara: el museo, la iglesia, y sobretodo el antiguo claustro central lleno de antiguas mayólicas, además de numerosas plazas y callecitas llenas de negocios interesantes.

Si deseas tener una visión aun mas completa sobre el pasado y la historia milenaria de la ciudad, debes visitar la “Nápoles Subterránea”: un intrincado recorrido de túneles, cavernas, cisternas y pozos que se extiende a 40 metros de profundidad sobre la ciudad; Todos ellos excavados hace más de 5000 años por los primeros habitantes y por los colonos griegos, los cuales excavaban para utilizar el material pedroso en la construcción de fortificaciones, templos y casas justo encima.

Para visitar los túneles de la Napoli Subterránea, puedes dirigirte a la Plaza San Gaetano, al final de la Calle de los pesebres, donde se encuentra una de las entradas, dirigidas por la asociación “Napoli Sotterranea” que se encarga de realizar las visitas guiadas.

Imperdibles son también los castillos de la ciudad : el llamado MASCHI ANGIOINO y sobre todo el mágico CASTILLO DELL’OVO, ubicados en la costa, parecen casi surgir del agua (aconsejo visitarlos a la puesta del sol!). Este segundo castillo está rodeado de pequeños restaurantes de pescados y mariscos típicos napoletanos (buena opción para cenar!).

Ambos castillos están conectados por un placentero paseo a orillas del mar; caminar por este “lungomare” es algo espectacular, pues puedes disfrutar de la sugestiva y romántica vista del Golfo de Nápoles coronado por el volcán Vesuvio.

La Plaza del Plebiscito, es la plaza mas grande la ciudad. En ella se encuentran la bellisima iglesia de San Francisco de Paola, el Palacio Real y el Palacio de la Foresteria. Siendo tan grande y concurrido, suele ser utilizado como sede de variados eventos como conciertos, teatros al abierto u otros grandes espectáculos. Es el corazón de la ciudad, y por ende se encuentra siempre lleno de gente y de niños que juegan. Un lugar bastante acogedor, alegre y magnifico para observar la vida de la ciudad mientras disfrutamos de un helado sentados a su alrededor.

Muy cercana a la Plaza del Plebiscito se encuentra la “Galleria Umberto I” que junto a la Galleria Vittorio Emanuele de Milán, es la más hermosa y e imponente galeria de toda Italia. No puedes dejar de verlo.

http://www.conociendoitalia.com/napoles-principales-atracciones-consejos-para-conocer-la-ciudad/

Mucha gente en sus viajes no llega más al sur de Roma, ya que toda la historia y arte se concentra en el norte. Os recomendaría ir al sur 3 ó 4 días. En primer lugar visitad la caótica Nápoles. Nápoles tiene una población de dos millones de habitantes legales, dicen que otro tanto de ilegales y la cantidad de vespas supera con creces los cientos de miles. Familias enteras circulan encima de una moto. Disfrutad del refrescante paseo por su casco viejo, por la bahía y jardines con el majestuoso Vesubio de fondo, además de sus palacios y castillos fruto de su pasado real. El resto de la ciudad no tiene mucho interés, incluso hay zonas peligrosas. Esta ciudad es un buen punto de partida para excursiones maravillosas. También podéis intentar alojamiento en Sorrento, pueblo animado y veraniego lleno de turistas. Si alguna vez vuelvo por allí en verano buscaría alojamiento en Sorrento en primer lugar ya que al atardecer es mucho más relajante y animado que Nápoles.

Nápoles está lleno de siglos de historia compleja con cientos de años de dominaciones extranjeras. Todos ellos transmitieron a Nápoles sus locuras, sus impuestos, su crueldad, numerosas batallas y su tiranía por un lado, y monumentos, obras públicas y benevolencia en el lado opuesto. Frente a tanto desequilibrio Nápoles siempre conservó un sentimiento de independencia y se sublevó en incontables ocasiones. Resumiré brevemente su compleja historia, lo que ayuda a entender luego toda la visita: bahía de Nápoles y Vesubio

Empezaré en 1137, fecha en la que los normandos se apoderaron de Nápoles. La dinastía de los Anjou la hizo su capital entre 1266 y 1442. Durante este periodo la ciudad floreció en todos los campos. Alfonso el Magnánimo la conquistaba e inicaba el dominio aragonés (1442-1504) que la llevó a ser un gran imperio en el Mediterráneo y un centro artístico de primer orden. Además de Alfonso reinarían después Fernando I, Fernando II y Federico I. Después es conquistada por Fernando el Católico, rey de Castilla, reinando sucesores españoles como Carlos V o su hijo Felipe II. En 1528 sufrió un terrible asedio por parte de Francisco I de Francia y Enrique VIII de Inglaterra, que fueron derrotados y cedieron Nápoles definitivamente a España. A pesar de que Nápoles tenía cierta autonomía y se convertiría en una metrópoli de importancia internacional durante este periodo hubo varias sublevaciones del pueblo por varias causas como impuestos o Inquisición. En 1707 pasa a formar parte de Austria y en 1734 de los reyes Borbones españoles que dan un impulso a la vida cultural. Después llega la invasión Napoleónica (1806-1815) que llevaría al trono al hermano de Napoleón, José Bonaparte y después a Murat. A pesar de la modernización artística y urbanística provenientes de la revolución francesa el pueblo luchó por la restauración de los borbones, que consiguen en 1815. Murat era fusilado en la ciudad en 1815. En 1860 la conquista Garibaldi y pasa enseguida a formar parte de Italia. Fue ocupada por los alemanes durante la II Guerra Mundial y la ciudad se rebela en 1943, muriendo muchísimos napolitanos en la batalla que duró 4 días y en las posteriores represalias.

Id preparados para el bochornoso calor que hace en verano. Todo lo que habéis oído de Nápoles, de la mafia, de la conducción y del caos básicamente es verdad. En primer lugar es una ciudad donde la mafia tiene un gran poder, aunque directamente no es probable que os afecte en algo al viaje. La mafia reúne a cinco organizaciones del crimen diferentes. Las má conocidas son la "Mafia" Siciliana y la "Camorra" Napolitana. No será difícil que en algún muro o pared veáis algún graffiti o alguna amenaza de las "familias" enfrentadas de la Camorra.

El contraste con el norte es muy grande, ya que nosotros llegábamos desde Florencia. Como ejemplo pondré la llegada a la estación de tren. No teníamos alojamiento, así que nos dirigimos a la "i" de la oficina de turismo. Un hombre se nos acerca diciendo que es de la oficina de turismo. Al poco tiempo de hablarnos nos damos cuenta de que no es más que un tipo promocionando su hotel o cuchitril. Vamos hacia el auténtico trabajador de la oficina, tras la ventanilla. Éste permitía a dos tipos que promocionasen sus hoteles junto a la ventanilla, así que se llevaría una comisión por ello con toda seguridad. Al ver la situación nos largamos a un teléfono a buscar por nuestra cuenta. Nada.

Finalmente volvemos a la ventanilla y sorprendentemente nos da una buena lista de hoteles. Cuando le pregunto por algún folleto de monumentos y horarios me dice que todo está siempre abierto y no sé qué tonterías más. Muchas ganas de trabajar no se le veían. Finalmente encontramos un hotel de la lista que era decente y barato: cerca de la avenida principal, y donde nos atendieron amablemente. Cuando digo decente estoy hablando de que la habitación no era pequeña, había un ventilador, el ruido era medio, no había cortina en el baño y el baño se inundaba. Un día salimos dejando nuestras cosas en una habitación y volvimos teniéndolas en otra sin previo aviso, debido a que el baño estaba inundado.

Nada más llegar a Nápoles e ir a dar una vuelta el recepcionista nos indicó lo siguiente: "no se os ocurra ir por estas zonas a partir de las 20 h." mientras nos señalaba gran parte de la ciudad en un mapa, eso sí, exceptuando la zona más turística cercana al mar; "y no se os ocurra parar a hablar con nadie que se dirija a vosotros". No deseo asustaros, pues haciéndole caso no tuvimos problemas. Sí conozco casos en que los turistas que "pican" y hacen caso a algún extraño acaban siendo timados, con la cooperación de la policía incluso.

En Nápoles hay una gran concentración de pirados por metro cuadrado. También se ven muchos extranjeros, como ocurría en Milán.

Un folleto con los horarios de tren erróneos (1 hora esperando en la estación) y un portero impasible que no nos dejó entrar por 3 minutos hicieron que perdiésemos toda una tarde yendo hasta las ruinas de Pompeya y volviendo a Nápoles decepcionados. Me acordé de la mamá de mi amigo el de la oficina de turismo de Pompeya al que habíamos llamado previamente y que decía que estaba abierto todo el día.

Después de todo esto se os estarán quitando las ganas de ir a Nápoles. Pero aquí también reside su encanto, en el alocado caos que invade la ciudad. Echaréis un montón de juramentos de lo que luego os reiréis. Además si seguís leyendo veréis las maravillas de la ciudad.

Al día siguiente tras tomar los ricos y típicos capucchinos italianos y hablar con el dueño del Real Madrid y el fichaje de Zidane (a todos los italianos les encanta el fútbol) volvimos temprano a la ruinas, de las que hablo en la siguiente página del viaje.

Al regresar a Nápoles avanzada ya la mañana caminamos hasta la parte turística de la ciudad, que se encontraba un poco alejada de la zona de la estación de tren donde estábamos alojados (más o menos 30 min. andando).

Comenzamos con una vuelta por el casco más antiguo de la ciudad . Hay gente a la que le encanta pero personalmente me pareció sucio, descuidado y sin atracción de ningún tipo. Eso sí, tiene vida porque hay desorden, bullicio, y napolitanos gritando por todas partes. No hay ninguna calle peatonal y no esperéis entender el mapa que os den. Las calles son de sentido único: del que primero entra en ella. Por ahí encontramos la curiosa Iglesia del Jesús Viejo con su fachada almohadillada en piedra gris que se debe a que la iglesia se construyó sobre un palacio del siglo XV existente del que aún queda esa fachada. Tiene un bonito y majestuoso interior barroco.

http://www.europefortourism.com/es/pais/me00italia/napoles.htm

Qué ver y hacer en Nápoles

Piensa realizar un viaje por unos días en Nápoles y no sabe que ver! He aquí una pequeña guía que le permitirá conocer y experimentar en pocos días el espíritu de la antigua ciudad de Nápoles en Italia.

Los lugares turísticos, qué ver y hacer en Nápoles!

1.- Pocas personas saben que la verdadera historia de Nápoles, se resume en su centro histórico o casco viejo. La calle más importante del casco es Spaccanapoli . Se llama así porque divide la ciudad en dos partes. A lo largo de esta vena pequeña y estrecha de Nápoles, vivirá la evolución de la ciudad, gracias a los diversos testimonios resumidos en estatuas, esculturas, iglesias y fachadas que dominan la zona.

En Spaccanapoli hay dos plazas principales:

Piazza del Gesù Nuovo: Dominada por un magnífico obelisco, toma el nombre de la iglesia del Gesù Nuovo. Dentro de la iglesia encontrará además de frescos interesantes, un pequeño museo dedicado a San Giuseppe Moscati.

Curiosidades de la iglesia: un descubrimiento reciente en la fachada de la iglesia ha sido la protagonista principal.. Cada bloque tiene un grabado especial. Se descubrió que el conjunto de estos símbolos forman una melodía.

Il Mattino (La Mañana): Siempre en la misma plaza, se encuentra una de las basílicas más famosas de Nápoles, la Basílica de Santa Clara. Estructura gótico provenzal, que una vez fue rica por albergar los frescos de Giotto. Desafortunadamente, debido a los bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial, la iglesia perdió totalmente el techo, las esculturas en el interior y casi todos los frescos.

Importante es también el claustro de Santa Chiara, decorado con hermosos azulejos. Al interior del claustro encontrará un museo rico de piezas realmente especiales.

Un poco más adelante, está la segunda plaza con el segundo obelisco: es la Plaza San Domenico Maggiore, que toma el nombre de la iglesia de San Domenico Maggiore. Es una zona conocida por ser el hogar del príncipe de San Severo (Raimondo Maria De Sangro), científico, Masón y alquimista. Una visita obligada es a la Capilla de San Severo, que alberga el famoso Cristo Velado. Precisamente San Domenico Maggiore, se encuentra una zona de bares, donde, gracias al encanto de este sitio, usted puede disfrutar de un café mientras prueba a revivir los siglos que han transformado el centro de Nápoles. Salga de la plaza y continúe unos metros, justo en el medio de un pequeño cruce se encuentra la estatua del Nilo.

Spaccanapoli, además de ser una calle llena de monumentos y obras de arte, también es un buen lugar para ir de compras. De hecho, está lleno de todo tipo de tiendas, pizzerías, heladerías y antiguas pastelerías típicas.

2.- Dejando el casco antiguo puede dirigirse hacia el puerto de Nápoles (Beverello), quedará encantado por la visión del Castillo Angioino, La Galería Umbero I, el histórico Teatro San Carlo, el Palacio Real y la plaza Plebiscito dominada por la hermosa iglesia de San Francesco di Paola.

Famoso es también el gran café Gambrinus, conocido y frecuentado por artistas, poetas y escritores del pasado como Leopardi, Oscar Wilde, Ernest Hemingway.

La zona de Plaza Plebiscito es también importante para ir de compras, de hecho ahí se encuentran las Calles Chiaia y Toledo, las verdaderas arterias de Nápoles, llena de tiendas de diseño.

3.- Si usted prefiere un paseo romántico mientras disfruta del dulce sonido del mar, entonces puede ir a Mergellina y, al caminar por el paseo marítimo, verá uno de los castillos más hermosos de Nápoles , el Castillo dell Ovo. Justo al lado del castillo, hay varios restaurantes que ofrecen menús, principalmente a base de pescados y mariscos.

Otro punto de interés turístico es el Museo Arqueológico de Nápoles, el Museo de Capodimonte, situado en el Palacio Real de Capodimonte, el segundo palacio más famoso de Nápoles.

El museo alberga colecciones únicas de cerámica y conocidas pinturas de Caravaggio, Tiziano y muchos otros.

4.- Pasando a la parte alta de Nápoles en Vomero, pregunte por la Certosa di San Martino, además de una fantástica vista panorámica de la ciudad, podrá visitar un museo y un claustro muy particular.

Si gusta del sol, y pasar un día en un lugar tranquilo con vistas al mar, le recomiendo una visita al Parque Virgiliano de Posillipo.

En cambio, si usted gusta del senderismo, le sugiero una visita al parque del Vesubio.

Si le gusta la arqueología y los romanos, a pocos kilómetros de la ciudad de Nápoles, puede visitar Pompeya y Herculano. Ciudades romanas, conocidas en todo el mundo gracias a la erupción del 79 d.C.

http://www.destinosviajerosporelmundo.com/2012/10/que-ver-y-hacer-en-napoles.html

11/10/2007

La peligrosa Nápoles

por Anabel

Me gustaría escribir este alegato en defensa de una ciudad que me encanta y de la que sólo he oído comentarios negativos: Nápoles.

Desde la primera vez que fui, y ya han sido tres, me gustó mucho la arquitectura y el ambiente de la ciudad. Me explico.

Las calles son, en muchos casos, estrechas, con edificios altos a los lados, que dejan pasar poca luz, y llenos de ropa colgada. Con esta descripción parece un lugar poco apetecible, pero todo lo contrario, es muy acogedor y muy humano. En los bajos de estos edificios se encuentran pequeñas tiendas y tenderetes con mucha actividad. El barrio más característico es el de los españoles.

También hay lugar para los monumentos. Para empezar Nápoles tiene 4 castillos, la galería de Umberto I, a semejanza de la milanesa, y varios palacios. Por algo el centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Pero los comentarios negativos a los que aludía antes no se refieren a sus calles y monumentos. Todo lo contrario, han sido originados por el miedo.

La primera vez que fui, hace ya unos 4 años, una compañera de trabajo me contó que no fuese a Nápoles, que era muy peligroso. Parece ser que había muchos robos y que a alguien no le pudieron quitar el anillo y le cortaron el dedo para llevárselo. Algún año después todavía volví a oír esta historia.

Por otro lado, hace 2 años, una de mis primas se casó con su novio y pasó su luna de miel en un crucero por el Mediterráneo. Por supuesto, una de las paradas del barco era Nápoles. Igual que años antes, también a ellos les contaron que Nápoles era una ciudad muy peligrosa y que tuviesen mucho cuidado. En este caso, fue la propia agencia que organizaba el crucero la que se encargó de meterles miedo. Ellos se quitaron todos los abalorios y bajaron del barco sin relojes, cámaras o cualquier cosa susceptible de interesar a un ladrón. Estuvieron en tierra 5 minutos y volvieron al barco: no se atrevieron a adentrarse en la ciudad.

El tercer caso parecido que me ha sorprendido ocurrió en nuestro último viaje a Bulgaria. En el camino de vuelta paramos una noche en Nápoles. No fue una elección al azar, puesto que ya habíamos estado allí más veces y nos encanta esa ciudad y esa zona. El caso es que en el ferry que nos llevaba a España conocimos a un matrimonio de Barcelona con dos hijas que habían estado una semana de vacaciones por la costa sorrentina, al lado de Nápoles. Nos contaron que habían estado en Paestum, Amalfi, Positano, Sorrento, Pompeya, el Vesubio, etc., pero que, pasando por Nápoles, no habían entrado en la ciudad porque les habían dicho que era muy peligroso.

Me sorprendió muchísimo este comentario, porque pensé que la imagen de Nápoles había mejorado en todos estos años y que la gente ya no tendía ese miedo atroz a visitarla. Me causó especial impacto sobretodo porque yo acababa de estar paseando por sus calles llenas de gente comprando, paseando, hablando... y porque me había parado en la plaza Plebiscito para ver jugar, principalmente al fútbol, a varios grupos de niños de distintas edades. Recuerdo que pensé que los niños de Madrid, ciudad donde resido, ya no jugaban como esos.

Por supuesto, no se puede ir por ninguna ciudad exhibiendo joyas, cámaras de fotos, relojes, etc. y siempre es conveniente dejar el coche en garajes públicos, pero estas precauciones deberían tomarse en cualquier ciudad grande de Europa. Por ejemplo, en Sevilla tiene fama el robo de coches y todos estaremos de acuerdo en que no es una ciudad peligrosa. Es verdad que en Nápoles se encuentra la “camorra”, es decir, la mafia napolitana, pero nadie va a allí de turismo a meterse en sus negocios. Su existencia influirá principalmente en la gente que vive allí y tiene negocios, no en los turistas.

Bueno, sólo quería dar mi opinión a favor de esta ciudad, una de mis favoritas, sobretodo si consideramos la zona donde se encuentra: realmente preciosa.

http://www.trotacaminos.com/texto/?texto=22

Nápoles (en napolitano Napule, en italiano Napoli) es la ciudad más poblada del sur de Italia, capital de la región de Campania y de la provincia de Nápoles. La ciudad de Nápoles administrativa tiene algo menos de un millón de habitantes, que, unidos a los de su área metropolitana, se elevan a 3,7 millones. Sus habitantes reciben el gentilicio de napolitanos. Está situada a medio camino entre el monte Vesubio y otra área volcánica, los Campos Flégreos.

Tiene una gran riqueza histórica, artística, cultural y gastronómica, lo que llevó a la Unesco a declarar su centro histórico Patrimonio de la Humanidad. Griegos, romanos, normandos y españoles han dejado su huella en la ciudad. De mano de los últimos, la ciudad fue el centro político del reino borbónico de las Dos Sicilias. En el siglo XX, primero durante el fascismo y en la reconstrucción subsiguiente a la Segunda Guerra Mundial se construyó gran parte de la periferia. En las últimas décadas, Nápoles se ha dotado de una zona comercial con rascacielos e infraestructuras como el TAV a Roma o una red de metro en proceso de expansión. Por otra parte, también le acucian grandes problemas como el crimen organizado, muy presente en la vida de sus habitantes y que constituye un freno al desarrollo económico y social; o de otra naturaleza, las fuerzas telúricas: la ciudad ha sufrido grandes terremotos y la actividad volcánica es vigilada constantemente.

Elementos identitarios

Origen etimológico

Nápoles se construyó a unos kilómetros de una ciudad existente, "Parténope" o "Palépolis" (ciudad vieja). En la mitología griega Parténope era la menor de las tres sirenas que desde las rocas de Capri intentaron con sus cantos seducir a Odiseo, quien se ató al palo mayor consiguiendo así ser de los pocos mortales en disfrutar de los bellos cantos sin morir ahogado después. La sirena, desesperada, se ahogó de pena y su cuerpo llegó a la costa de la ciudad vieja. Los colonos griegos sin embargo, prefirieron un área cercana que bautizaron como Νέα Πόλις o Νεάπολη (pronunciado Néa Pólis), la ciudad nueva. Más tarde el término en napolitano pasó a pronunciarse Napule y en italiano, Napoli.

Símbolos

Artículo principal: Escudo de Nápoles.

El escudo de la ciudad de Nápoles consiste en un escudo samnita dividido por mitad en dos cuarteles, el superior de color oro y el inferior de color rojo. Se encuentra timbrado con una corona mural.1 Sus orígenes se pierden en la leyenda: según una antigua tesis, los dos colores simbolizan al sol y a la luna, cultos muy presentes en la era greco-romana de la ciudad.2

El confalón está cortado de oro y rojo, cargado con el escudo municipal, con la inscripción en oro "Comune di Napoli", y decorado con la medalla de oro al valor militar, por los sacrificios de la población y por las actividades en la Resistencia antifascista durante la revuelta conocida como "Le Quattro giornate di Napoli" ("Los Cuatro días de Nápoles").

La bandera deriva directamente del escudo, así que tiene la misma composición, siendo oro al asta y roja al batiente.

Área metropolitana

El área metropolitana de Nápoles la forman la ciudad homónima y algunas ciudades vecinas. Esta área se denomina Grande Napoli. Su población es de aproximadamente 3,1 millones de habitantes,3 con lo cual constituye la tercera área metropolitana italiana, por detrás de Milán y Roma.

Muchas otras fuentes indican que posee hasta 4.121.3974 de habitantes y una extensión de 2.171 km²; o de 6.400.000 habitantes en 4.300 km².5 Si fuera así, se trataría de la segunda área metropolitana Italia en cuanto a población, después de Milán, superando a Roma.

Historia

Artículo principal: Historia de Nápoles.

La historia de la ciudad empieza con los griegos de Eubea, que a comienzos del siglo VIII a. C. fundaron en la isla de Ischia, la que fue probablemente la primera colonia griega de Occidente: Pitecusa. En ese mismo siglo, los colonos huyendo de importantes fenómenos geológicos abandonaron la isla y fundaron la ciudad de Cumas. Gentes de esta ciudad fundaron un siglo mas tarde (siglo VII a. C.) la ciudad de Parténope en la colina de Pizzofalcone.

El siglo XVI fue uno de los períodos más prósperos de la historia napolitana. Los virreyes españoles, que gobernaron el reino en nombre de Fernando II de Aragón, Carlos I y posteriormente Felipe II, restablecieron el orden entre la nobleza local.

Pero sin lugar a dudas Nápoles logra sus mejores tiempos durante el Siglo XVIII y XIX como capital del Reino de las Dos Sicilias. Bajo la dinastía Borbón se realizan la gran mayoría de los palacios y museos de la ciudad la cual paso a ser uno de los polos culturales y de desarrollo industrial más importantes de Europa.6 Sin embargo, después de la Unificación de Italia, las sucesivas malas administraciones hicieron que la ciudad entrase en decadencia.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Nápoles se convierte en una gran aglomeración que desborda ampliamente su antiguo perímetro histórico. En la ciudad antigua, típicamente mediterránea, se codean las oficinas de grandes compañías nacionales e internacionales, las sedes administrativas y una población pobre entregada a la artesanía tradicional y a la economía sumergida. El 23 de noviembre de 1980 ocurrió un terremoto que provocó profundas trasformaciones: la ciudad comenzó a extenderse desde entonces hacia el sur, hacia el este, en la comarca de Nola y en el cinturón de pueblos al pie del Vesubio, y hacia el norte, hasta Caserta y a lo largo de la costa. Desde 1994, cuando fue sede de la cumbre del G-8, Nápoles emprendió una política de reestructuración que ha cambiado profundamente el perfil de la ciudad.

Lugares de interés

Nápoles es una ciudad muy visitada, no sólo por derecho propio, sino también como punto de partida hacia otros destinos cercanos como Pompeya, el Palacio Real de Caserta, las islas de Capri e Ischia o la Costa Amalfitana. La capital campana posee también un vastísimo patrimonio artístico y arquitectónico, que desde la década de 1990 ha sido relanzado con actividades como el "Mayo de los Monumentos" y por ser declarada parte del Patrimonio de la Humanidad en 1995.

Palacios históricos y museos

Nápoles es particularmente famosa por sus castillos, palacios y museos.

El Castel dell'Ovo (Castillo del Huevo) es parte del bellísimo panorama del Golfo. Se llama así porque, según la leyenda, Virgilio habría escondido en el interior del castillo un huevo que soportaría la estructura del edificio, y que, de romperse, provocaría el hundimiento de la fortaleza, y que la ciudad sufriera grandes catástrofes.

Está situado en el islote de Megaride, donde en el siglo VII a. C. desembarcaron los cumanos que fundaron Parténope. El castillo era parte de la villa del romano Lucio Licinio Luculo, que fue fortificada por Valentiniano III y que albergó al depuesto Rómulo Augusto, último emperador romano, muerto poco después.

Lujosa villa en tiempos del Imperio, fortificada en el siglo V y arrasada por los propios napolitanos en el siglo X para evitar su captura por los sarracenos. Los aragoneses llevaron a cabo la última reestructuración significativa.

Más tarde el castillo fue reconstruido y restructurado por los normandos (1128) y por los españoles en sendas ocupaciones. Actualmente, se permite la entrada al público. Se puede apreciar la majestuosidad de la fortaleza, la terraza con cañones y la muy característica villa marina al pie del castillo.

El Castel Capuano fue construido por Guillermo I de Sicilia, el primer rey del Reino de Nápoles fundado por los normandos. Su nombre se debe a que está en la ruta que conduce a la ciudad de Capua. Cuando el Sacro Imperio Romano conquistó el reino, la capital se trasladó a Palermo, deteriorándose el edificio a causa del abandono. Pero cuando la dinastía aragonesa conquistó el Sur de Italia y la capital volvió a Nápoles, y se comenzó una gran remodelación del castillo. En los siguientes 500 años, el edificio se utilizó como sede de los tribunales; en la actualidad ofrece un contraste arquitectónico notable, al encontrarse en las inmediaciones de la zona de rascacielos, el Centro Direzionale.

El Castillo Maschio Angioino (Torreón de los Anjou), también conocido como Castel Nuovo, fue construido entre 1279 y 1282 por Carlos I de Anjou, todo un récord, siendo el palacio real de su dinastía. En tiempos de Roberto de Anjou, uno de los más notorios mecenas de su tiempo, se hospedaron en el castillo grandes figuras de las artes y las letras, como Petrarca o Boccaccio, que escribió el Decamerón entre sus muros. De esta primera etapa no quedan restos, debido a la reestructuración inmediata a la llegada de los aragoneses. El castillo posee cinco torres que son los puntos de unión de las gruesas murallas (Torre di Guardia, Torre di Mezzo, Torre di San Giorgio, Torre del Beverello y Torre dell'Oro), y un arco de triunfo de mármol (Arco d'Alfonso d'Aragona), el cual fue construido en el siglo XIII para celebrar la entrada de Alfonso V de Aragón (I de Nápoles) en la ciudad el 26 de febrero de 1443. La sala central del castillo, es la monumental Sala dei Baroni (Sala de los Barones), así llamada debido a que en el año 1487 fueron arrestados en este lugar, los Barones que conspiraron contra Fernando I de Nápoles. Esta sala, en la actualidad, hospeda las reuniones del consejo municipal y el Museo Cívico. Otro episodio histórico destacable acaeció en 1504: tras conquistar la ciudad el Gran Capitán para la Corona de Aragón, ejerció de virrey, hasta ser desposeído del título por Fernando el Católico, con quien a pesar de sus conquistas (o precisamente a causa de ellas), mantuvo cierta enemistad. Prueba de ello es la historia de las Cuentas del Gran Capitán, que presuntamente transcurrió entre los muros de este castillo. Se considera que la reformas que Gonzalo Fernández de Córdoba inició en el ejército al poco de la conquista, constituyen el embrión de los Tercios, de los que cinco tuvieron su base en la ciudad. A propósito de esta circunstancia, circulaba un dicho:

España fue mi natura,

Italia mi ventura,

Flandes mi sepultura.7

Parte del carácter militar del Nápoles de los siglos XVI y XVII se debió a la peligrosidad del Mediterráneo, infestado de piratas y corsarios de la Berbería. Aunque por supuesto, las tropas acantonadas en la ciudad contribuyeron en gran medida acosando embarcaciones árabes.

Interior del Teatro San Carlo, el más antiguo teatro de ópera activo del mundo. Ha sido el modelo de los siguientes teatros de Europa.

El Castel Sant'Elmo domina desde lo alto de la colina del Vomero desde 1275 por obra de Carlos I de Anjou. Fue completamente restaurado entre el 1538 y el 1546 por el ingeniero valenciano Pedro Luis Escrivá,8 siendo Virrey Don Pedro de Toledo. La base que anteriormente era cuadrada, desde entonces tiene forma de estrella. Este castillo fue escenario de la última y desesperada defensa de la República Napolitana contra la ocupación borbónica.

El Palacio Real de Nápoles9 fue iniciado en el año 1603 por el virrey de Nápoles, el Conde de Lemos, en previsión de una posible visita del rey Felipe III de España a la ciudad que no se llegó a hacer nunca. El proyecto inicial fue encargado al arquitecto Domenico Fontana que ya había realizado importantes obras en Roma para el Papa Sixto V.10 Sin embargo el proyecto sufrió numerosos cambios y no fue hasta la mitad del siglo XIX que se da por concluido, aunque desde el mismo momento en que se empezaron a colocar los cimientos, el Palacio Real de Nápoles fue el centro de la vida política y social napolitana. A partir del año 1734, año en que la corte se instaló permanentemente en Nápoles, se llevan a cabo obras de restauración del Palacio, que se encontraba en pésimo estado de conservación. A partir de entonces se encargarían progresivas modernizaciones que adecuaron al Palacio a un estilo más barroco. A lo largo del reinado de Fernando II de Nápoles, monarca de las Dos Sicilias, se tendió a la centralización de los poderes del Estado, propia del Absolutismo. Desde 1919 alberga la Biblioteca Nacional.

El Palacio de Capodimonte fue construido por orden de Carlos VII, rey de Nápoles y Sicilia (que sería posteriormente Carlos III, rey de España). Se comenzó su construcción el 9 de septiembre de 1738 bajo la dirección de Giovanni Antonio Medrano, que también fue responsable del monumental Teatro San Carlos de Nápoles. El rey Carlos construyó Capodimonte expresamente para conservar la fabulosa colección de arte de los Farnesio, que había heredado de su madre, Isabel de Farnesio, última descendiente de la casa ducal soberana de Parma. La construcción hubo de ser paralizada en diferentes ocasiones debido a la falta de dinero, al estar en esas fechas también construyéndose el Palacio Real de Caserta. En 1760, Fernando IV encargó al arquitecto Ferdinando Fuga, la ampliación del palacio y el diseño de los jardines. Tras la ocupación napoleónica durante una década, en la que sólo tuvo función residencial, en 1828, se restauró la fachada occidental y se edificó la Palazzina dei Principi destinada a las habitaciones del príncipe heredero, rodeada de un jardín botánico diseñado a la inglesa.

El museo acoge obras de Giovanni Bellini, Sandro Botticelli, Caravaggio, Annibale Carracci, Artemisia Gentileschi, Francisco de Goya, Simone Martini, Masaccio, Tiziano, entre otros.

El Teatro San Carlo, fue construido en menos de un año, e inaugurado el 4 de noviembre de 1737, siendo el más antiguo teatro de ópera activo del mundo. Por sus dimensiones y estructura, ha sido el modelo de los siguientes teatros de Europa. En 1816 fue restaurado después de un incendio.11 Entre los directores y compositores que se han presentado en el teatro, están Gioacchino Rossini y Gaetano Donizetti.

El Museo Arqueológico Nacional de Nápoles comenzó a formarse con piezas de mármol que Carlos de Borbón había heredado de su madre. Tras el descubrimiento de piezas arquitectónicas romanas halladas en Pompeya, el museo fue creciendo. Actualmente, posee una enorme cantidad de mármoles, mosaicos y manufacturas de la época romana y algunas de las momias mejor conservadas del mundo.

Edificios de culto

Mirando la ciudad desde lo alto, lo primero que se puede observar es el enorme número cúpulas y cruces que distinguen las muchas iglesias. Nápoles en el s. XVIII era llamada la ciudad de las 500 cúpulas pero debido a terremotos, incendios y los 181 bombardeos en la Segunda Guerra Mundial, se perdieron unos 60 templos. No obstante, la ciudad sigue contando con mayor número de iglesias que ninguna otra población en el mundo con una cantidad de iglesias superior a las 400.

Un viajero francés (Jean-Jacques Bouchard), que en el 1632 visitó Nápoles, anotó en su diario (hoy conservado en París) las impresiones de ese viaje:

La fachada de la catedral de Nápoles o de San Genaro. De estilo gótico, fue restaurada a finales del s. XIX, pero conserva la entrada del s. XIV.

«Las iglesias de esta ciudad albergan la más grande belleza y la más grande magnificencia... no dudo que las iglesias de Nápoles igualan, y hasta superan a las de Roma en grandeza, belleza de arquitectura, dorados y otros enriquecimientos, pero sobre todo en la suntuosidad de los ornamentos de plata, siendo todos adornados con grandes mantas, terciopelos y sedas doradas. Creo que las iglesias de Nápoles superan también en número a las de Roma».

La Catedral de Nápoles (Duomo di Napoli, en italiano) es todo un compendio histórico de estilos arquitectónicos. Probablemente, en la Antigüedad, en su sitio se erguía un templo de Apolo, consagrándose el primer templo cristiano en tiempos de Constantino, siglo IV. Para llegar a los orígenes del edificio actual debemos remontarnos al 1299, al reinado de los Anjou. Al ser remodelada en los siglos siguientes, posee diversos estilos arquitectónicos: la fachada neogótica del Purismo italiano del siglo XIX, sus puertas son góticas y la sala principal barroca. La catedral alberga el baptisterio más antiguo de Occidente.12

El tesoro de San Gennaro.

Un ejemplo del estilo barroco en esta iglesia, es la capilla del tesoro, que posee la estatua de San Gennaro y otras 51 estatuas de plata. El tesoro está formado por varias donaciones de ricos devotos, entre los cuales sobresale la mitra de plata con piedras preciosas donada por Matteo Treglia; debido a su grandiosidad (según un equipo de expertos, con sus 21 mil joyas es hasta más rico del Tesoro de la Corona británica y de los zares de Rusia), sus elementos están custodiados no solo en la capilla, sino también en el Museo del Tesoro di San Gennaro y en una cámara de seguridad del Banco de Nápoles.13 En la capilla, se encuentran cápsulas que contienen la sangre del santo. Todos los 19 de septiembre, aniversario de la muerte del santo, la sangre se licúa, este milagro que atrae miles de fieles anualmente, y es uno de los primeros casos de sangre licuada, después de la de San Charbel Makhlouf en el Líbano o la de San Pantaleón (monasterio de la Encarnación, Madrid).

Entre las principales iglesias de la ciudad, también se encuentra el Monastero de Santa Chiara, en el corazón del centro histórico de la ciudad, construido entre 1310 y 1340 por Roberto de Anjou. La original estructura gótica tuvo una reestructuración barroca en el siglo XVII. En 1943 fue prácticamente destruida por los bombardeos Aliados, y posteriormente, completamente restaurada a su original forma gótica. En su interior yace el rey Roberto de Anjou, María Cristina de Saboya y el héroe nacional Salvo D'Acquisto.

La Basílica de San Lorenzo Maggiore.

La Iglesia de San Domenico Maggiore fue construida entre 1283 y 1324 por Carlos II de Anjou, fue restaurada después de grandes desastres, en estilo barroco en el siglo XVII, y en estilo neogótico en el siglo XIX. En esta iglesia, se encuentra una antigua tabla de Santo Tomás de Aquino sobre Teología.

Otra iglesia importante de Nápoles es la Basilica di Santa Maria del Carmine Maggiore (Iglesia del Carmen). Está situada en la zona donde ocurrió la revuelta de Masaniello en 1647; durante la cual se cuenta que ocurrió un milagro: un proyectil entró en la iglesia directo contra la cruz de Cristo, pero Jesús cambió el curso del disparo, dañando solo la corona de espinas. En el interior, se conserva la tumba del príncipe Conradino de Hohenstaufen.

Pero quizás la iglesia más famosa de Nápoles sea la Basílica de San Francisco de Paula ubicada en la de Plaza del Plebiscito, frente al Palacio Real de Nápoles. Se trata de la más importante iglesia italiana del período neoclásico. La iglesia, por su forma circular, recuerda el Panteón de Agripa. La fachada es precedida por un pronao formado por seis columnas y dos pilares de orden jónico.

La capilla de Sansevero o Templo de la Piedad, del siglo XVIII, donde se conserva un famoso Cristo Velado de Giuseppe di San Martino y unas extrañas "máquinas anatómicas" vinculadas a la oscura historia del príncipe Raimondo di Sangro.

Para concluir, se debe citar la Basílica de San Lorenzo Maggiore construida por Carlos I de Sicilia y Nápoles en el siglo XIII. En el interior se encuentran las tumbas de Caterina de Austria, Carlo y Giovanna di Durazzo y Roberto de Artois. En esta iglesia Giovanni Boccaccio encontró su amor, Fiammetta, y Petrarca rezó la noche del 4 de noviembre de 1343, aterrorizado por la predicción de un ermitaño sobre una desastrosa tormenta.

http://es.wikipedia.org/wiki/Nápoles

http://it.wikipedia.org/wiki/Napoli

http://en.wikipedia.org/wiki/Naples

https://en.wikipedia.org/wiki/List_of_tallest_buildings_in_Naples

Pinche para ver las Fuentes seleccionadas

Vídeo:

Web recomendada: http://www.comune.napoli.it/flex/cm/pages/ServeBLOB.php/L/IT/IDPagina/1

Contador: 4237

Inserción: 2013-06-23 18:14:31

 

Contenido relacionado:

comments powered by Disqus

Visitas

RSSrss

Más visitados

Incorporaciones

Comentarios

Photos and Texts are copyrighted by their owners

twittermobile phoneenglish versionVídeos

Estadísticas

Estadísticas Puertos/Aeropuertos
Récords Mundiales

MEGACONSTRUCCIONES.NET