AngersAngers

Inicio Volver Buscador Av. Google Maps Otras WEBS

.

Nombre:

Parma

Otro:

Localización:

Tipo: Urbanismo

Categoría:

Foto:

Voto:

No hay votos

Continente: Europa

País: Italia

Localización: Provincia de Parma, Región de Emilia-Romaña

Año:

Estado: Terminado

Descripción:Parma

El núcleo histórico de Parma se desarrolla alrededor de lo que se puede considerar el centro religioso de la ciudad, compuesto por el Duomo, el Baptisterio y el Palacio Episcopal.

El Duomo, que se asoma a la homónima plaza, es un perfecto ejemplo del románico padano, aunque con sucesivos cambios. Presenta un campanario del siglo XIII y en el interior se encuentran célebres obras entre las cuales la cúpula decorada con frescos de Correggio.

El Baptisterio es un edifico octogonal construido con bloques de mármol rosado que junto al Palacio Episcopal del siglo XI, forman un sugerente rincón medieval.

Frescos del Parmigianino en las capillas y la cúpula de frescos de Correggio son elementos distintivos de la Iglesia de San Juan Evangelista.

Es posible admirar otras obras de Parmigianino en la Iglesia de la Madonna della Steccata y de Carreggio en la Cámara de San Pablo en el Monasterio de las Benedictinas.

En las cercanías de ésta última, se encuentra el Palacio de la Pilotta, un conjunto imponente construido por la familia Farnese, que alberga la Biblioteca, el Teatro Farnese, el Museo Arqueológico Nacional, el Museo Bodoniano y la Galería Nacional y que presenta obras de Correggio, Parmigianino, Beato Angélico, Leonardo da Vinci, Tiepolo, Canova, entre otros.

Poco más allá se encuentra el Teatro Regio, que es un templo de la música de los más ilustres de Italia.

Atravesando Puente G.Verdi bajo el cual corre el torrente Parma, se llega a Palacio Ducal rodeado por una amplia zona verde, inusual ejemplo de parque principesco. El Palacio aún conserva el bloque central originario del siglo XVI y alberga ciclos de frescos de extraordinaria belleza.

http://www.italia.it/es/descubre-italia/emilia-romana/parma.html

Parma, lenta y sabrosa

El parmesano y el ‘prosciutto’ armonizan con la bicicleta en la ciudad italiana

Guillermo Altares 5 ENE 2013

Pocas ciudades del mundo tienen, como Parma, que competir contra su propia fama. Primero está el queso parmesano, del que Boccaccio ya hablaba en su Decamerón en el siglo XIV. En su estupenda historia de Italia a través de la cocina, Delizia!, el investigador británico John Dickie rescata un fragmento de los diarios de Samuel Pepys en el que relata que durante el incendio que destruyó Londres en 1666 había enterrado su parmezan en el jardín para salvarlo del fuego. Luego está el jamón, el prosciutto de Parma. Pese a que, con perdón, no deja de ser un serrano correcto, su fama es casi universal. Y, por último, está Stendhal y La cartuja de Parma, una obra maestra, sobre la que Balzac dijo que era “sublime página a página”. El problema es que, en realidad, a Stendhal no le gustaba Parma y la ciudad que describe es casi totalmente inventada. Quiso situar un relato de aventuras e intrigas políticas en la Italia de su tiempo y el Ducado de Parma era el que menos dolores de cabeza le podía dar. “Los frescos sublimes de Correggio me han detenido en Parma, por otro lado ciudad bastante plana”, escribe en su diario italiano el 19 de diciembre de 1816. De aquella visita, además de los magníficos frescos que todavía pueden contemplarse en la cúpula de la catedral y en la cámara de San Paolo, destaca un encuentro con el impresor Boldoni.

Zona verdiana

Más allá del queso, del jamón y de la frustrada visita del gran escritor francés, de la ópera (es la patria de Verdi, que nació en 1813 en Roncole di Busseto, y Toscanini) y de sus célebres violetas, Parma es una apacible ciudad del norte de Italia que merece sin duda una visita por sí misma. Por la gastronomía; por Correggio; por el baptisterio románico, un edificio de una belleza insólita; por albergar el teatro de ópera más antiguo del mundo, el Farnese; pero, sobre todo, porque al pasear por las tranquilas callejuelas del centro histórico, mientras se escucha solamente el rumor de las bicicletas, se tiene por unos instantes la sensación de estar en otro tiempo, más seguro, más tranquilo. “A la hora de viajar, siempre me digo que no sabría ir a buscar demasiado lejos el placer infinito de entrar en mi casa. Pero si se trata de viajar a Parma, la cosa para mí cambia, esa ciudad no significa ir lejos. Digamos que en Parma la felicidad del regreso a casa está incluida en el viaje mismo”, escribió Enrique Vila-Matas, visitante asiduo de la ciudad.

Situada en la región de Emilia Romaña, en la antigua Via Emilia, entre la llanura padana y las estribaciones de los Apeninos, Parma es una rica ciudad de apenas 170.000 habitantes y, con perdón de la vecina Bolonia, la capital gastronómica de Italia: por el queso, el jamón, porque allí nacieron en el siglo XIX las pastas Barilla y es la sede del grupo Parmalat (multinacional de la leche que estuvo a punto de desaparecer por un inconmensurable escándalo financiero); pero sobre todo, porque allí la comida es algo que se toma muy en serio (una prueba, entre tantas, es que el diario local tiene una sección sobre setas durante toda la temporada).

Cualquier visita a Parma debe tener en cuenta que la comida no puede ser un trámite y que, en un lugar donde se rinde culto al cerdo, a los productos lácteos y a la pasta fresca, tampoco suele ser ligera. Si decidimos darnos un festín, lo mejor es el bollito, el cocido padano, que incluye varios tipos de carnes, desde lengua hasta cabeza de cerdo, una guarnición de verduras y, antes, unos tortellini in brodo (con caldo). El Leon d’Oro, el restaurante de Parma que ofrece para algunos el mejor bollito de la región, cierra casi tres meses en verano, lo que da una idea de la contundencia del asunto.

Parma parece mucho más una ciudad centroeuropea que italiana, tiene un aire más cercano a Praga que a Roma, pero la plaza de la catedral y, sobre todo, el baptisterio delatan su nacionalidad. “No me cabe ninguna duda de que la del Duomo parmesano es una de las plazas más bellas del mundo, sobre todo al atardecer, cuando la alcanzan los últimos rayos de sol que se posan fugazmente sobre el mármol rosa veronés del fascinante Battistero”, escribe Vila-Matas en El viento ligero en Parma (Sexto Piso). De planta octogonal, empezado en el románico y terminado en el gótico, lo extraordinario del edificio es que esconde su cúpula, lo que le da un aire increíblemente moderno. Solo después de haber contemplado durante un rato el color cambiante del edificio se puede interrumpir el paseo para comprar, en alguna de las tiendas del centro, un trozo de parmesano. Luego se puede seguir el recorrido y visitar el imponente teatro Farnese, los frescos de Correggio en la cúpula de la catedral o simplemente callejear entre bicicletas. Después de haber conocido la lenta belleza de Parma se entiende mucho mejor por qué Pepys salvó del incendio de Londres su queso: el parmesano como forma de vida.

http://elviajero.elpais.com/elviajero/2013/01/03/actualidad/1357221400_429619.html

Visitar en 2 dias PARMA

Lun, 03/12/2012

La ciudad de Parma esta situada al norte de Italia y es la cabecera de la región de Emilia-Romaña, tiene numerosos monumentos para visitar y un carácter medieval que le dan un peculiar singularidad destacando su Catedral y Baptisterio, pero si en algo es conocida Parma es por su gastronomia reconocida mundialmente destacando el queso parmesano y el jamón de Parma entre otros productos, Parma es una ciudad universitaria que os recomendamos visitar.

Traslado desde el Aeropuerto:

El Aeropuerto de Giuseppe Verdi se encuentra ha tan solo 3 kilómetros de la ciudad de Parma, lo mas cómodo es coger el Autobús y tarda escasamente 10 minutos en llegar al centro de la ciudad de Parma, encontramos autobuses desde las 6,30 horas hasta las 20 horas. Su precio es muy económico tan solo 1,20 euros y la línea que tenemos que coger es la Nº 6. Aquí os dejo un enlace para tener más información. http://www.parma-airport.it/italiano/come-raggiungerci/bus.htm

Que visitar:

Inicia os la visita a Parma desde la estación de ferrocarriles desde aquí nos dirigiremos al PALACIO DUCAL, es una edificación de siglo XVI obra de Vignola y auspiciado por ottavio Farnese, podemos comentar que en la actualidad es la sede de los Carabinieri en Parma, en su interior contiene frescos de estilo marienistas del siglo XVIII, también destaca su escalera monumental la cual nos lleva a la sala Degli.

Pero posiblemente mas conocido que su Palacio Ducal es el PARQUE DUCAL, los orígenes de su diseño nos lleva al año 1560, pero tuvo una gran reforma y ampliación en el siglo XVIII, el parque en su origen era de estilo renacentista pero tras su transformación en la actualidad es de estilo francés, destacaremos su magnifico bosque de arcadias y su pequeño Palazzetto Eucheiro. En el parque encontramos una zona recreativa para niños al igual que todos los servicios necesarios como para pasar un rato agradable.

Cruzaremos el torrente de Parma y nos dirigiremos a la NATIONAL GALLERY, es esta pinacoteca podemos encontrar una de las mejores colecciones de Italia, la exposición va desde el siglo XIII y el siglo XIX, aquí podremos admirar obras de Leonardo Da Vinci como la pintura Scapigliata, Hans Holbein.

Justo pegado esta el TEATRO FARNESE, se construyo en el año 1618 por orden de Ranuccio I para homenajear a Cosme II de Medicis que solamente tenia planeado descansar en Parma en un viaje que iba a realizar a Milán, pero por lo que sea ese viaje no se realizo, con lo cual se inauguro en una boda en el año 1628, destaca su puerta de entrada y la maquinaria que se utilizaba en el escenario que es su época era revolucionaria, por desgracia en los bombardeos aliados fue casi completamente destruido en el año 1944, pero en 1950 se reconstruyo con los mismos materiales.

Justo al lado esta el impresionante TEATRO REGIO, diseñado por Nicola Bettoli fue un encargo de María Luigi entre los años 1821 y 1829, se construyo en el lugar de un antiguo convento Benedictino, su fachada es de estilo neoclásico y posee diez columnas jónicas. En general el teatro es un santuario dedicado a Verdi, aquí se estreno la opera Zaira escrita es profeso para la inauguración por Vincenzo Bellini.

Nos dirigiremos dirección Plaza Garibaldi para admirar la BASILICA DE SANTA MARIA DE STECCATA, de estilo renacentista, construida en el año 1521, es su interior destaca la tumba del Conde Neipperg esposo de María Luisa de Austria, pero posiblemente la obra mas elaborada son los frescos que se encuentran encima del arco del presbiterio. Aquí también se encuentra las tumbas de los duques de Farnese, justo al lado de la iglesia en su anexo existe el museo Constantinian.

Y llegamos a la hermosa PLAZA GARIBALDI, es posiblemente el lugar con más vida de la ciudad en sus cafeterías y restaurantes bien vale la pena tomarse algo por lo agradable del lugar, destacan en la plaza sus palacetes y sobre todo el reloj solar de la iglesia que hay con Madonna en la fachada. Destacamos el Palazzo del Gobernador.

Ahora nos iremos a visitar el MONASTERIO E IGLESIA DE SAN GIOVANNI EVANGELISTA, se construyo entre los años 1498 y 1510, su fachada es de mármol blanco y de estilo barroco muy elaborado, sin embargo contrasta con la arquitectura renacentista de los conventos y claustros, en su interior encontramos unos frescos impresionantes y en referencia al monasterio decir que a parte de sus frescos hay una biblioteca del siglo XVI con mas de 20.000 libros y códices.

Prácticamente delante se encuentra la CATEDRAL, esta dedicada a la Virgen María, no se saben bien sus orígenes pero ya se sabe que en el terremoto del año 1117 quedo destruida y se reconstruyo en el siglo XII por el Obispo hereje Cadaus conocido como el antipapa Honorio II, el campanario y las capillas laterales son del siglo XIV y XV.

En su interior la Catedral tiene forma de cruz latina y su fachada es de piedra arenisca, los techos y sus paredes están pintadas con frescos de estilos marienista; destaca su escalera de mármol rojo del siglo XVI, que nos conducen a los brazos del crucero. En si en su interior la catedral es espectacular.

A la izquierda se encuentra el BATISTERIO, se inicio su construcción en el año 1196, son los mismos constructores que los de la Catedral, tiene forma octogonal y es de mármol de Verona, como curiosidad podremos ver el paso del románico al gótico, ya que se completo su construcción en el año 1307. Encontramos tanto en su interior como en el exterior todo tipos de esculturas decorativas típicas del medievo.

Justo en la Plaza de la Catedral encontramos el MUSEO DIOCESANO, después de los hallazgos en el año 2000 y 1955 podemos decir que aquí en esta zona siempre ha estado relacionado con el poder eclesiástico, en el museo podemos admirar desde obras de la época romana y precristiana al igual que piezas del siglo XII y XIII de la Catedral, el museo es muy completo y podremos también admirar un baptisterio virtual con pantalla táctil que nos permitirá descubrir algunos secretos del monumentos.

GASTRONOMIA:

Parma es mundialmente conocido por su excelente comida, su tradición es muy antigua basada en el queso y la mantequilla que la hace nutritiva y rica en sabores; sus platos mas conocidos son el “Culatello di Zibello”, es su embutido mas afamado, aunque mas conocido mundialmente es el Jamón de Parma. Otros de los platos conocidos son los Hongos Porcini di Borgotaro y su famoso queso Parmesano o Parmigiano que ya eran famosos en la época del escritor Boccaccio. El vino lambrusco de la región de Emilia Romagna es también muy afamado, todos estos productos tiene denominación de origen.

http://www.visitar2dias.com/Visitar-en-2-dias-PARMA

La bonita ciudad de Parma, razones para visitarla

03/11/2014 Mauxi Leal

Con Parma tengo el sentimiento encontrado de querer contar a otros lo bonita que es la ciudad y por qué visitarla, y al mismo tiempo, quedármelo para mí, para que siga conservándose como la vi: tranquila, pero no aburrida, limpia, bien cuidada, ideal para pasearla con calma sin chocar con decenas de personas que miran todo desde el visor de sus cámaras, o desde las pantallas de sus móviles, al tiempo que esquivas taxis, coches, motos y bicicletas.

Después del agobio de Florencia, Parma fue un bálsamo. Su casco central es casi todo peatonal y el principal medio de transporte es la bicicleta. Verás desde niños que llevan ruedines, hasta elegantes damas, señores con bastón y padres con sus hijos a bordo.

Bueno, confieso que “he pecado”. No pude evitar hablar maravillas de Parma, así que ahora toca continuar relatando todo lo que puedes ver y hacer en este destino, considerado uno de los lugares más bonitos de Italia. Una de las mejores razones para visitarla.

Curiosidades sobre Parma

Parma, capital de la provincia del mismo nombre, está en la zona norte de la región de Emilia Romaña, una de las más ricas de Italia.

Su origen es etrusco, pero a lo largo de la historia han pasado por aquí celtas, romanos – que le concedieron el título de Augusta Parmensis -, lombardos, magiares, franceses y hasta los españoles, que crearon el Ducado de Parma y otorgaron el poder a Pier Luigi Farnese.

Una decisión que la historia confirmó acertada, ya que entre 1521 y 1731, la dinastía Farnese transformó a Parma en una próspera y culta ciudad. Tarea que continuaron los Borbones hasta que en 1801 volvió a caer en manos francesas.

En 1815 se restableció el Ducado de Parma y María Luisa de Austria asumió el poder hasta su fallecimiento. En 1860 este territorio fue anexionado al reino de Italia.

La edificación más emblemática de la ciudad es, sin duda alguna la Catedral Santa María Assunta, que comenzó a construirse en el año 1059. No obstante, hay otras construcciones muy particulares como el Palazzo della Pilotta, que nunca se terminó y luce tal cual como quedó en 1611, cuando se interrumpieron las obras.

También destaca el Teatro Farnese, que no sólo es el teatro de ópera más antiguo del mundo, sino que puede acoger 4 mil espectadores, lo que la convierte en una de las salas con mayor capacidad de Italia. No tuvimos tiempo suficiente para visitarlo, pero dicen que su decoración es ejemplo de “delicadeza”

Cultura y arquitectura aparte, si hay algo que identifica a Parma es su gastronomía, ya que de aquí son originarios el queso Parmigiano-Reggiano y el jamón o prosciutto di Parma. También se puede catar aquí el vino Lambrusco, cuya variedad de uva se cosecha principalmente en las provincias de Módena, Bolonia, Parma y Reggio Emilia.

Queso Parmigiano y Prosciutto di Parma, dos delicias gastronómicas que no te puedes perder

Como dato turiscurioso sobre el parmesano, al parecer, hay una entidad bancaria, el Credem (Crédito Emiliano), que acepta como aval para préstamos el queso que elaboran los productores locales (más de 500 artesanos.) El período de maduración no puede ser inferior a 12 meses, así que durante ese tiempo las gigantescas ruedas se guardan en unas bóvedas especiales. Si al finalizar el plazo, el productor no puede saldar su deuda para llevarse el queso, el banco lo vende y recupera así la inversión.

Quizá esta idea se podría traer a España y aplicarlo para los jamones ibéricos u otros productos muy cotizados entre los amantes de la buena mesa.

Son muchos los motivos para acercarte a la cuna de personajes tan ilustres como el gran compositor Giuseppe Verdi, el músico Alberto Toscanini, o el director de cine Bernardo Bertolucci. Estas son algunas de esas razones para visitar Parma:

La Piazza Duomo

Quizá como plaza no sea especialmente atractiva, pero aquí se reúne uno de los conjuntos arquitectónicos más impresionantes, en el que destacan especialmente la Catedral y su Campanario, el Baptisterio y el Palacio Episcopal (Palazzo Vescovile.)

La Basilica Cattedrale della Assunzione di Maria Virgine, es de estilo románico y es obligado entrar porque cada centímetro de su interior es una absoluta obra de arte. Destaca, si eso es posible en este lugar, el fresco de la Asunción de la Virgen – del artista Antonio Allegri Da Correggio – y que está considerado como una obra maestra renacentista.

El campanario está en proceso de restauración, tras los daños ocasionados por un rayo.

La entrada a la Catedral es gratuita y el horario para visitas es de 9:00 am a 12:30 pm y de 3:00 a 7:00 pm.

A la derecha de la catedral se erige el Baptisterio (1196), un edificio octogonal de mármol rosa de Verona, decorado por Benedetto Antelami. Cada una de sus tres puertas trata un tema diferente: Puerta de la Virgen (lado norte), Puerta del Juicio Final (oeste) y Puerta de la Vida (lado sur). No pudimos entrar porque justo en ese momento iba a celebrarse un bautizo, y al regresar de nuestro recorrido por la ciudad, ya había cerrado.

Para visitar el Baptisterio sí hay que pagar entrada (Adultos: 6,00 €) Si vas a estar en Parma más de un día, te puede interesar adquirir el Art Itinerary Pass, que tiene un coste de 8,00 € e incluye la entrada al Baptisterio, el Museo Diocesano, la Galería Stuard y el Palacio Ducal.

La Piazza Garibaldi

Quizá sea el lugar más animado de la ciudad. Llegamos aquí un día domingo, cerca de la 1 de la tarde, y estaba llena de gente ya que se celebraba una competición de bicicletas para niños. Creo que nunca había visto tantos vehículos de dos ruedas juntos y cada uno con su propio toque personal.

En esta plaza, presidida por una gran estatua del héroe italiano, destacan el Palacio del Ayuntamiento y el Palacio del Gobernador, aunque no pude evitar fijarme también en el reloj de sol que decora la fachada de este último edificio.

En los alrededores de la Plaza, y especialmente a lo largo de las Stradas Cavour y Farini, hay numerosos bares y restaurantes para disfrutar de la afamada gastronomía parmesana.

La oficina de turismo está en una de las esquinas de la Piazza Garibaldi (una i bastante grande permite distinguirla fácilmente) y abre los domingos en la tarde.

El Teatro Regio

Anualmente se celebra un Festival dedicado a uno de los hijos ilustres de Parma: Giuseppe Verdi, de hecho, la edición de 2014 se celebró entre el 10 de octubre y el 4 de noviembre y nos dijeron que se forman largas colas para adquirir las entradas para este evento. Algo similar ocurre cuando se trata de Toscaninni.

La Piazzale Della Pace y el Palazzo Della Pilotta

La Piazzale es otro importante lugar de encuentro de la ciudad y nos llamó la atención la gran cantidad de pequeños grupos que descansaban en su césped, especialmente de inmigrantes.

Aquí se levanta una estatua en honor a Verdi, aunque sin duda alguna, si algo capta la atención es la imponente fachada del Palazzo Della Pilotta (siglo XVI), edificio que alberga la Galería Nacional, el Instituto de Arte de la Universidad de Parma, el Museo Arqueológico, el Teatro Farnesio, la Academia de Bellas Artes y la Biblioteca Palatina.

El turiscurioso nombre con el que fue bautizado, proviene del juego de pelota que practicaban los soldados de origen vasco en uno de sus patios.

El Palacio Ducal y los Jardines Ducales

Precioso lugar, que a comienzos del otoño adquiere un color especial y que, sin duda, es otro atractivo de Parma por el que la ciudad merece ser visitada.

El Palacio Ducal, próximo al centro histórico y a tan solo 5 minutos de la estación del tren o a 10 minutos de la Plaza Garibaldi, fue concebido en el siglo XVI a petición de Ottavio Farnese. Posteriormente, fue restaurado en diversas oportunidades y dejó de ser residencia para transformarse durante los últimos dos siglos en Universidad, sede del Gobierno provisional y Escuela Militar de Infantería. Desde 1953 alberga la Legión de Carabinieri di Parma.

Como era de esperar una tarde de domingo, no estaba abierto al público, pero sí era posible dar un agradable paseo por sus jardines, un recorrido que recomiendo sin duda.

Tips para turistas curiosos

Cómo llegar a Parma

El aeropuerto Giuseppe Verdi está a tan sólo 3 kilómetros de la ciudad y se puede ir al centro en autobús. No obstante, en nuestro caso, como estábamos en Florencia optamos por ir en tren, con parada en Bolonia para cambiar del Flecha al Regional. Ambos billetes nos salieron por 31,10 euros por persona (es posible conseguir precios más reducido en internet, si se reserva con antelación, y los sábados tienen una promoción 2 x 1)

Dónde dormir en Parma

Parma es una ciudad pequeña y su oferta hotelera no es especialmente amplia, ni barata. Aun así, pudimos alojarnos en el Hotel Torino, por 75 euros la noche. La habitación doble era mínima, pero con todo lo necesario para una estancia corta. Incluía desayuno buffet y wifi gratuito. Destaco especialmente la cuidada decoración de sus áreas comunes, llena de detalles, la amabilidad de su personal y su excelente ubicación.

Dónde comer

Llegamos a Parma justo a la hora de la comida y todos los restaurantes estaban llenos, pero tuvimos la suerte de toparnos con un amable camarero de la terraza Dolce Vita (strada Farini), quien no dudó en montarnos una mesa en minutos. Por supuesto, aprovechamos la ocasión para degustar el queso Parmigiano-Reggiano, el Prosciutto di Parma y el vino Lambrusco. Todo nos supo a gloria.

Para el aperitivo, a partir de las 6 de la tarde, recomiendo el café / galería de arte Temporary Palazzo. Está ubicado en la Strada al Duomo 7 y no tiene precio disfrutar un spritz (6,00 €) contemplando el Baptisterio desde la pequeña, pero agradable terraza.

http://turiscurioseando.com/2014/11/razones-visitar-parma-bonita-ciudad/

Sobre Parma Italia y su oferta turística:

Asentada entre la cordillera de los Apeninos y la llanura del río Po, en la región italiana de Emilia-Romagna, se localiza la capital provinciana de Parma, centro industrial ubicado en una zona agrícola muy desarrollada.

Presume de una intensa vida cultural promovida por su Universidad, una de las más antiguas del mundo pues su origen se remonta al siglo XI, y por otras instituciones históricas y artísticas. Como no podía ser menos, también es difusor de una gran cultura gastronómica, siendo famosa por el queso parmesano y el jamón de Parma.

En su núcleo histórico se concentra un rico patrimonio religioso compuesto entre otros por el Duomo, el Baptisterio y el Palacio Episcopal. El Duomo, ubicado en la plaza homónima, es representativo del románico padano, si bien ha sufrido sucesivas remodelaciones, presentando un campanario del siglo XIII y en el interior célebres obras entre las cuales destaca la cúpula decorada con frescos de Correggio. El Baptisterio es un edifico octogonal construido con bloques de mármol rosado y junto al Palacio Episcopal originario del siglo XI, forman un sugerente rincón medieval. Dos templos, la Iglesia de San Juan Evangelista y la Iglesia de la Madonna della Steccata, ofrecen al turista valiosos frescos de Parmigianino y de Correggio en su interior.

De índole civil, son destacables el Palacio de la Pilotta, un imponente conjunto construido por los Farnese que alberga la Biblioteca, el Teatro Farnese, el Museo Arqueológico Nacional, el Museo Bodoniano y la Galería Nacional. Poco más allá se encuentra el Teatro Regio, que es un templo de la música de los más ilustres de Italia. Atravesando Puente Giuseppe Verdi bajo el cual corre el Parma, se llega a Palacio Ducal rodeado por una amplia zona verde, inusual ejemplo de parque principesco.

Saliendo de la ciudad, toda la provincia de Parma se encuentra salpicada por numerosos castillos y fortalezas que, desde las faldas de los Apeninos, se distribuyen hasta la llamada “Bassa Parmense” y que transportan al visitante a un mundo mágico de estética medieval. Así, partiendo desde la Fortaleza de Bardi, bajando hacia el valle se encuentra primero el Castillo de Compiano, el Castillo de Felino, y así hasta llegar a la Reggia di Colorno, mansión de los Farnese, de los Borbones y de María Luisa de Austria.

En definitiva, su posición geográfica, su historia y su tradición gastronómica han hecho de la provincia de Parma un símbolo de Italia.

http://www.parmaitalia.es/index.php

Breve historia de Parma

El origen de la ciudad de Parma es etrusco, si bien a partir del siglo IV a.C. la región es ocupada por tribus celtas. Tras la conquista del norte de Italia por los romanos, en el año 183 a.C. Parma se convierte en colonia romana, que por su lealtad hacia Roma recibe el título de ciudad con el nombre de Augusta Parmensis. La progresiva crisis del Imperio Romano va perjudicando a la ciudad, sumida en un grave declive económico y demográfico. En el año 377 el emperador Graciano permite la repoblación de Parma de una tribu de bárbaros, los Taifali.

Con la llegada de los lombardos en el año 593, Parma se convirtió en un centro militar y administrativo. Los francos lograron usurpar el poder a los duques lombardos en el año 879. Tras los estragos causados en el siglo IX por las invasiones de los magiares, siguió un período de paz y crecimiento de la población.

En el siglo XII la ciudad se convirtió en una ciudad libre. En 1160 Federico Barbarroja venció a los partidarios de obligar a declarar lealtad al Imperio, pero es derrotado en la batalla de Legnano en 1174, por lo que la ciudad se unió a la Liga Lombarda. En 1183, la Paz de Constanza restauró la autonomía de la ciudad.

Parma estuvo sujeta al dominio de los Visconti de Milán desde 1346 hasta 1447, a excepción de un breve interludio entre 1404 y 1409, cuando el poder pasó a manos de Ottobono Terzi. Finalmente llega una época de dominación francesa.

En 1521 un ejército español derrotó a los franceses y la ciudad fue conquistada. En 1545 el Papa Pablo III creó el ducado de Parma, confiando el poder a su hijo ilegítimo Pier Luigi Farnese. La dinastía Farnese mantendrá el gobierno ducal hasta 1731, haciendo de Parma una próspera y culta capital italiana.

A los Farnese los sucedieron los Borbones. Carlos I, hijo del rey Felipe V de España, se convirtió en el nuevo duque de Parma y Piacenza. Esta dinastía ayudó a hacer de Parma un faro cultural de Europa.

En 1801, Parma pasó a formar parte del Primer Imperio Francés, que en 1808 formó el departamento francés de Taro.

Sólo con la abdicación de Napoleón, que tuvo lugar en 1814, y el posterior Congreso de Viena (1815), fue reestablecido el ducado de Parma, Piacenza y Guastalla, de manera temporal confiado a los Habsburgo. María Luisa de Austria, esposa de Napoleón y la hija del emperador Francisco I, se convirtió de esta manera en la nueva duquesa de la ciudad y, a pesar de los episodios revolucionarios de 1831 y 1847, retendrá el poder hasta su muerte en 1847. En ese mismo año los Borbones volvieron a gobernar el ducado, primero con Carlos II (1847-1849), quien fue sucedido por su hijo, Carlos III (1849-1854) y finalmente Roberto I de Parma, siendo depuesto en 1859, durante la Guerra de la Independencia. Diversos episodios revolucionarios desembocaron en la unificación de Italia, y en 1860 los ducados de Parma, Piacenza y Guastalla fueron anexionados al Reino de Italia.

http://www.parmaitalia.es/historia.php

Parma es una ciudad, capital de la Provincia de Parma, dentro de la región italiana de Emilia-Romaña. Fue asimismo, capital del histórico Ducado de Parma. Cuenta con una notoria arquitectura medieval y bellos bosques que rodean la ciudad.

El monumento de Parma quizá más importante es la Catedral (o Duomo) de estilo románico. En el interior de la Catedral se encuentra el famoso fresco en la cúpula sobre la Asunción de la Virgen pintado por Correggio. Al lado de la catedral, en la plaza de la catedral se sitúa el baptisterio, obra maestra del escultor Benedetto Antelami.

La ciudad alberga, entre otros, el famoso teatro de ópera Teatro Regio y el pequeño Teatro Farnesio, completamente en madera.

Es también conocida por su industria agroalimentaria. Dos grandes empresas alimentarias de esta ciudad son Parmalat y Barilla.

https://es.wikipedia.org/wiki/Parma

https://it.wikipedia.org/wiki/Parma

https://en.wikipedia.org/wiki/Parma

http://www.scorcidiparma.it/2015/01/07/parma-in-12-immagini-spettacolari/

http://www.parmaitaly.com/palazzo-governatore.html

http://parma.repubblica.it/cronaca/2011/05/12/foto/parma_vista_dall_alto-16122603/1/

Vídeo:

Web recomendada: http://www.comune.parma.it

Contador: 1414

Inserción: 2016-06-30 18:27:01

 

Contenido relacionado:

comments powered by Disqus

Visitas

RSSrss

Más visitados

Incorporaciones

Comentarios

Photos and Texts are copyrighted by their owners

twittermobile phoneenglish versionVídeos

Estadísticas

Estadísticas Puertos/Aeropuertos
Récords Mundiales

MEGACONSTRUCCIONES.NET