La HayaLa Haya

Inicio Volver Buscador Av. Google Maps Otras WEBS

.

Nombre:

Catedral de Segovia

Otro: Catedral de Santa María de Segovia

Localización:
Ver mapa más grande

Tipo: Edificios Religiosos

Categoría:

Foto:

Voto:

Ratio 5/5 (2 Votos)

Continente: Europa

País: España

Localización: Segovia

Año: 1525-1577

Estado: Terminado

Descripción:Historia

En la historia de Segovia han existido tres catedrales, la más antigua conocida como la primitiva y enclavada en las orillas del rio Eresma, fue destruida durante la persecución arriana del año 516.

La segunda catedral, conocida como la antigua, fue mandada construir por el rey Alfonso VII (1126-1157) en estilo románico y consagrada en el año 1228, encontrandose situada en las cercanias del actual Alcazar, en el lugar que hoy ocupan los jardines que anteceden al castillo. Esta catedral tenia tres naves, crucero y un claustro gótico que es de lo poco que quedó despues de su destrucción.

La actual Catedral fue mandada construir por el rey Carlos I, ya que la anterior románica construida por Alfonso VII fue destruida en 1520 durante las guerras de las Comunidades, al hacerse fuerte las tropas comuneras en la Catedral, frente a las tropas imperiales situadas en el Alcazar, a escasos metros de distancia.

La Catedral de Segovia es una de las construcciones góticas mas tardías de España, ya que fue construida en estilo gótico cuando el estilo renacentista ya comenzaba a imperar en España.

Se coloca la primera piedra el 8 de junio de 1525. El arquitecto elegido es Juan Gil de Hontañón que realiza el proyecto y los planos, comenzando la construcción por los pies de la iglesia.

Juan Gil de Hontañón que ya había trabajado en la anterior Catedral románica, agrandando el abside mayor (1509) falleció poco despues, por lo que le sucede en las obras su hijo Rodrigo Gil de Hontañón en 1526.

Rodrigo Gil sólo estuvo tres años al frente de las obras, aunque habría de volver más tarde. Se hizo cargo de la dirección de las obras García de Cubillas que ya participaba en los trabajos desde el comienzo de las obras.

Hacia 1550 ya estaban hechas las tres naves y sus cubiertas, desde los pies hasta el crucero, se habia levantado la torre hasta el cuerpo de campanas, se había trasladado el claustro desde la anterior Catedral románica y se hallaba muy avanzada la sala capitular.

En 1559 fallece Garcia Cubillas y recoge el testigo de las obras nuevamente Rodrigo Gil de Hontañón hasta su fallecimiento en 1577.

En 1567 se pone la primera piedra del crucero y se termina la nave central, abriendose así al culto la catedral. Durante este periodo se termina el crucero y se llega al arranque de las bóvedas de la girola.

El morir Rodrigo Gil de Hontañón en 1577, le sucede Juan de Mugaguren que cierra las bóvedas del crucero con una cúpula en estilo escurialense, termina los brazos del transepto y construye en 1615 la puerta neoclásica de San Frutos.

Con posterioridad, ya en el siglo XVII se siguió trabajando en la catedral pero ya en cuestiones menores.

http://www.jdiezarnal.com/catedraldesegovia.html

La catedral de Segovia

Aunque la tradición habla de san Geroteo, discípulo de san Pablo, como primer obispo de Segovia, lo cierto es que los primeros datos fiables son ya de época visigoda, cuando en el año 527 el arzobispo Montano de Toledo nombra obispo en Segovia a partir de su segregación de la sede de Palencia. El templo catedralicio en este primer periodo se piensa que estaría a orillas del Eresma, en lo que hoy se conoce como alameda del Parral.

Durante el dominio de Al-Andalus se cree que el obispado quedaría vacante hasta que a fines del siglo XI, cuando tras la conquista de la ciudad por Alfonso VI de Castilla, que la entrega al conde don Raimundo de Borgoña para que organice la repoblación, Segovia obtiene estatus jurídico, primero conformada como ampliación de la diócesis toledana a cargo de un arcediano y poco después logrando diócesis independiente mediante el nombramiento del obispo don Pedro Agen, confirmado por bula del papa Calixto II en 1123.

La erección de su correspondiente catedral, construida según directrices cluniacenses y bajo la advocación de Santa María, data de esta época, después de que el Concejo donara al Cabildo la ladera de la colina que se extendía desde la iglesia de san Andrés hasta el Alcázar, conformando el llamado barrio de “la Claustra o Canonjía”, aislado del resto de la ciudad mediante tres puertas que se cerraban al anochecer y de las que todavía se conserva una. De esta época data también la construcción de muchos de los templos románicos de la ciudad, como San Martín, San Miguel, San Andrés, San Esteban o San Quirce.

En el siglo XV, una época de gran esplendor de la ciudad, elegida como asiento de la Corte castellana durante largas temporadas, Enrique IV ya propuso la erección de una nueva catedral en un emplazamiento alejado del Alcázar por considerar que era un peligro que las sedes de los poderes civil y religioso estuvieran tan cercanos, pero el Concejo de la ciudad no estuvo de acuerdo, teniéndose que conformar con embellecerla para adecuarla a los nuevos gustos y logrando, gracias al empeño del obispo don Juan Arias Dávila, la erección de un nuevo claustro gótico cuyas trazas fueron encargadas a Juan Guas, prolífico arquitecto al que después se le encargaron el nuevo palacio episcopal, la cabecera de la iglesia del monasterio jerónimo del Parral, la reedificación del convento de Santa Cruz la Real o intervenciones en la Cartuja de El Paular.

Y allí estuvo hasta que en 1521, tras la Guerra de las Comunidades, cuando los comuneros se atrincheraron en la catedral para luchar contra las tropas imperiales de Carlos V, que se hallaban en el Alcázar, quedó arruinada.

Terminada la contienda, el emperador ordenó la erección de un nuevo templo retomando la idea de Enrique IV de alejar la catedral del Alcázar y eligiendo idéntico emplazamiento que su antepasado, la zona más alta, en el centro de la población, el entorno de plaza de San Miguel y el arruinado convento de Santa Clara, cuya comunidad de monjas había sido trasladada, por orden de Isabel la Católica, a San Antonio el Real, cenobio extramuros de la ciudad.

Las obras para la nueva catedral, puesta bajo la advocación de la Asunción y de san Frutos, siguieron trazas dadas por Juan Gil de Hontañón, nombrado maestro y en ese momento también dirigiendo las obras de la catedral de Salamanca, y comenzaron en 1525 por los pies, pudiéndose distinguir tres etapas fundamentales.

La primera llega hasta 1557, cuando se cubren las naves y capillas hasta el crucero, con Rodrigo Gil de Hontañón sucediendo a su padre a la muerte de éste en 1526, aunque con intervalos de ausencias, el aparejador García de Cubillas a pie de obra y la supervisión del canónigo Juan Rodríguez de Noreña en su condición de fabriquero del Cabildo, con una intervención esencial para el progreso de la misma y sucesivas consultas a los arquitectos más afamados de la época, como Juan de Ávila, Alonso de Covarrubias, Felipe Vigany, Enrique Egas o Francisco de Colonia, que nos dejan ver su progreso y la fidelidad a las trazas originales con la que se actuó.

Entre 1558 y 1606 se realizó la cabecera, con Rodrigo Gil de Hontañón y Rodrigo del Solar, sucesivamente, al frente de la obra. En 1562 Rodrigo también proyectó el sagrario o sacristía, que discurre a partir del último tramo de la nave de la Epístola salvando el fuerte desnivel que existía por este lado del templo, en paralelo a la panda oriental del claustro y separada de ésta por una lonja escalonada que conduce a la portada de San Geroteo, abierta al crucero de la Epístola.

Finalmente, entre 1607 y 1699, a manos de Pedro de Brizuela y Francisco de Viadero, se cerró la cúpula del crucero y se remataron las obras hasta su completa finalización.

http://viajarconelarte.blogspot.com.es/2014/06/la-catedral-de-segovia.html

La capilla de la Concepción de la catedral de Segovia

La espectacular capilla de la Concepción de la catedral de Segovia ocupa el primer tramo entre contrafuertes de la nave del Evangelio empezando por los pies, junto a la Puerta del Perdón, y es una de las más interesantes del templo por mostrar un rico programa iconográfico conformado en dos periodos distintos de su historia.

Restaurada en 2002 por la Fundación del Patrimonio Histórico de Castilla y León en colaboración con el Cabildo catedralicio, hoy puede contemplarse en todo su esplendor.

Tiene planta rectangular cubierta con bóveda de terceletes y su construcción se inició en 1531, una de las primeras erigidas por el propio cabildo, de la mano de los canteros Juan de Maza, Diego Cubillos y Ribero.

Y así se quedaría hasta que a partir de 1622 Juan del Río incorporó la decoración de la bóveda mediante el dorado y policromado de los nervios y la adición de símbolos relacionados con las virtudes marianas descritas en el Cantar de los Cantares y las letanías medievales en los plementos.

http://viajarconelarte.blogspot.com.es/2014/07/la-capilla-de-la-concepcion-de-la.html

Catedral de Segovia

LA REFINADA DAMA DE LAS CATEDRALES

Se ha ganado el título de Dama de las Catedrales por la altura y profundidad de las naves. Presume de una traza bellísima, de un barroco radiante que se manifiesta en todos sus retablos y de una torre que es una de las más altas de toda España. De estilo gótico tardío, el templo comenzó a construirse en 1525 gracias a la desinteresada colaboración de los segovianos y la iniciativa de la familia Gil de Hontañón. Elegante y luminosa, sustituye a la original románica que se alzaba imperturbable ante el Alcázar, pero sucumbió en la guerra de las Comunidades. El interior, que sorprende por la esbeltez de las proporciones y por su extraordinario refinamiento, está sostenido por magníficos pilares.

Panorámica de la Ciudad de Segovia desde la Torre del Homenaje del Alcázar

Juan Gil de Hontañón fue el artífice de esta monumental Catedral cuyas obras se iniciaron en 1525 y duraron casi 200 años. Sin embargo, el responsable de todo el trazado fue el aparejador García de Cubillas. El conjunto fue declarado Bien de Interés Cultural en 1931.

Todo el edificio consta de las ya tres referidas naves y capillas ubicadas entre los contrafuertes. El alzado de la nave mayor presenta dos notables alturas: la inferior, con arcadas y pilares, y la superior con el triforio. El presbiterio, que ostenta planta poligonal, también de dos alturas, luce en una de ellas dobles ventanales y una solemne bóveda nervada.

El autor de las vidrieras fue el toledano Nicolás de Holanda, a las que, posteriormente, acompañaría las creaciones de Chiberri, Gualterio de Ronch y Pierre de Holanda.

Entre las muchas capillas destacan las siete radiales que, siguiendo las maneras góticas, se incorporan en la parte posterior del presbiterio. La gran favorita es la del sagrario, con bóvedas de crucería y con una portada clasicista.

Panorámica nocturna de la ciudad de Segovia Hay que destacar también la diversidad de los retablos y la bella capilla del Santísimo Sacramento.

La obra del escultor Manuel Pereira es su Cristo de Lozoya, llamado así por haber pertenecido a los Marqueses de este título, que lo donan en el año 1895.

Dentro de la capilla de la Piedad, el retablo del Santo Entierro es una obra significativa del realismo de Juan de Juni. El trascoro ostenta unos cuerpos laterales cuyo diseño se debe a Juan de Villanueva y a Ventura Rodríguez, que lo lleva a una perfecta ejecución. El púlpito, en mármol de diversos colores, es una obra del siglo XVII, que procede del convento de San Francisco de Cuéllar.

El claustro llega de la antigua Catedral y tiene un jardincillo interior y delicados ventanales. Dorada estructura y decoración barroca, el órgano monumental data del siglo XVIII mientras que la sillería fue costeada a expensas de aquel gran mecenas y Obispo de la Diócesis, Juan Arias Dávila.

Catedral de Segovia En la capilla del Cristo Yacente reposa en una urna la imagen, a tamaño natural, que representa a Jesús muerto que apoya la cabeza en una almohada. Es una obra inimitable y piadosa de Gregorio Fernández. Antes habría que penetrar en la capilla del Santo Entierro y asombrarnos con un Descendimiento de Cristo, que los pinceles del pintor han llenado de colores. La Custodia procesional está cincelada en plata, tiene dos cuerpos, una cúpula, y relieves repujados. Creación de Rafael González, artífice muy influenciado por el barroco italiano.

La Sala Capitular tiene una impresionante colección de tapices flamencos del siglo XVII donde, inspiradamente, se narra la historia de la reina Zenobia.

De excepcional calidad es la colección de rejas barrocas, forjadas en Elgoibar por la familia de los Elorza, que cierran la Capilla Mayor. Las rejas del coro y de la capilla de San Antón pertenecen al año 1746, y las de San Cosme y San Damián son de la misma época.

No hay que dejar pasar por alto el retablo marmóreo de la Capilla Mayor: en él aparecen las esculturas del eremita San Frutos, patrono de Segovia, de sus hermanos, y la imagen en madera pintada de blanco de San Geroteo, primer Obispo de esta Diócesis. Entre los sepulcros destacan los que guardan los restos del Infante don Pedro de Castilla, en figura yacente, y el de Don Diego de Covarrubias, cuya figura aparece revestida.

Datos históricos

Fecha BIC:

1931

Estado:

Bien conservada.

Siglo:

Siglo XVI

Horario

Viernes Santo: Entrada libre excepto capilla del Santísimo, Claustro y Museo: Cerrados al turismo.

De Lunes a Sábado: De 9.30 a 18.30 hrs..

Domingos: De 9.30 a 13.15 aprox.

Visita catedral (gratuita) cerrado el museo y el claustro.

DURANTE LA MISA PROHIBIDA ENTRADA AL TURISMO.

De 13.15 a 18.30 visita a la Catedral, al museo y al claustro (de pago).

Tarifas:

Tarifa general: 3 €

Grupos (más 20 pax) 2 €

http://www.turismocastillayleon.com/cm/turcyl/tkContent?pgseed=1152465763526&idContent=485&locale=es_ES&textOnly=false

La Plaza Mayor está enmarcada por los bellos pináculos del ábside de la Catedral, punto de reunión vespertino de las cigüeñas. De estilo gótico tardío, comenzó a construirse en 1525, con la colaboración desinteresada de los segovianos, bajo la dirección de los arquitectos de la familia Gil de Hontañón. Sustituyó a la Catedral Vieja situada en los actuales jardines del Alcázar y destruida durante la Guerra de las Comunidades en 1520.

Junto a ella se extiende el Enlosado, un espacio utilizado actualmente para actividades culturales. La torre, situada en el lado de la Epístola, es uno de los elementos más llamativos por su gran altura, y ha estado habitada hasta mediados del siglo XX por el campanero. Constituye un privilegiado mirador sobre la ciudad, aunque sólo es posible acceder a ella con un permiso especial del Cabildo.

Al sur se abre la Puerta de San Geroteo, primer obispo de Segovia y, al norte, la Puerta de San Frutos, construida en honor del patrono de la ciudad a principios del s. XVII. Otro foco de interés es el ábside, que linda con la Judería Vieja, aderezado por contrafuertes y pináculos de gótico florido, de piedra caliza, rodeando la gran cúpula.

La planta es de tres naves con crucero, con ábside semicircular en la cabecera y girola, rodeada de capillas.

La grandiosidad y armonía de dimensiones define el interior. Observación pausada merecen las vidrieras (s. XVI), el Retablo Mayor dedicado a Ntra. Sra. de la Paz (s. XIV), donada a la ciudad por Enrique IV, la sillería del coro (fines del s. XV) procedente de la Catedral Vieja, los bellos órganos barrocos, la rejería o el trascoro neoclásico que guarda la urna con las reliquias de San Frutos.

Alberga 18 capillas que se encuentran en la girola y en las naves laterales, con importantes pinturas y esculturas. En su interior destacan el Calvario románico situado en la entrada de la Capilla del Sacramento; el tríptico de Ambrosius Benson y el retablo de la Piedad, de Juan de Juni, en la Capilla del Santo Entierro, junto a la Puerta de San Frutos; y el Cristo Yacente de Gregorio Fernández.

Un claustro de Juan Guas procedente de la antigua catedral románica y trasladado piedra a piedra a su actual emplazamiento, precede a las salas del Museo Catedralicio. El Archivo Catedralicio conserva más de 500 incunables, entre ellos el Sinodal de Aguilafuente, primer libro impreso en España.

http://www.turismodesegovia.com/es/que-ver/monumentos/catedral

La Santa Iglesia Catedral de Nuestra Señora de la Asunción y de San Frutos de Segovia, conocida como la Dama de las Catedrales por sus dimensiones y su elegancia, es una catedral construida entre los siglos XVI y XVIII, de estilo gótico con algunos rasgos renacentistas. La catedral de Segovia es una de las catedrales góticas más tardías de España y de Europa, erigida en pleno siglo XVI (1525-1577), cuando en la mayor parte de Europa se difundía la arquitectura renacentista.

http://es.wikipedia.org/wiki/Catedral_de_Santa_María_de_Segovia

Pinche para ver las Fuentes seleccionadas

Vídeo:

Web recomendada:

Contador: 3319

Inserción: 2014-09-02 18:52:05

 

Contenido relacionado:

comments powered by Disqus

Visitas

RSSrss

Más visitados

Incorporaciones

Comentarios

Photos and Texts are copyrighted by their owners

twittermobile phoneenglish versionVídeos

Estadísticas

Estadísticas Puertos/Aeropuertos
Récords Mundiales

MEGACONSTRUCCIONES.NET