VitoriaVitoria

Inicio Volver Buscador Av. Google Maps Otras WEBS

.

Nombre:

Edificio Flatiron

Otro:

Localización:
Ver mapa más grande

Récord: 86.87 m.

Tipo: Rascacielos

Categoría:

Foto:

Voto:

No hay votos

Continente: América

País: Estados Unidos

Localización:

Año: 1902

Estado: Terminado

Descripción:Flatiron: La esbelta pieza maestra nombra la Gran Manzana

POR FREDY MASSAD

Actualizado Viernes, 12-09-08 a las 11:20

En el encuentro de la Calle 23, la Quinta Avenida y Broadway, se halla uno de los iconos neoyorquinos: un rascacielos de ochenta y siete metros de altura, el Edificio Fuller, más conocido como Flatiron. Un edificio clasicista en su articulación externa, respetuoso con la escala de las calles adyacentes y que se eleva libre, destacando su propia singularidad. Una singularidad basada en su distintiva planta triangular, que se aprecia especialmente bien desde la adyacente Madison Square, como si fuera una especie de artefacto para planchar o proa de navío, y que es la que dio pie a su bautizo con ese alias que ha perdurado y ha dado nombre al área del distrito de Manhattan donde se alza.

Su autor Daniel Hudson Burnham, un arquitecto e ingeniero, fue también autor de obras como la Estación Ferroviaria Union en Washington y algunos de los más importantes rascacielos construidos entre la década de los ochenta y noventa del siglo XIX y los primeros años del siglo XX en Chicago, estructuras que realizó en asociación con John Wellborn Root y que destacaban por el refinamiento y cualidad escultórica con que los arquitectos habían sido capaces de dotarles, tales como como los edificios Monadnock, Rookery y Reliance.

Aquellos primeros rascacielos fueron una de las expresiones arquitectónicas con las que se consolidaba la civilización industrial. El rascacielos es uno más de los artefactos de progreso nacidos del desarrollo tecnológico moderno. Nacieron en Chicago por la conveniencia de concentrar el funcionamiento de la ciudad en el centro. El acero como material constructivo y la invención del ascensor por Elisha Otis en 1853 permitieron cristalizar esta nueva concepción arquitectónica que permitía el planteamiento de una innovadora solución para la planificación urbana para la metrópolis estadounidense en aquellos tiempos.

Productos de una actitud arquitectónica que procuraba hacer una ciudad que se embelleciera a través de los edificios, que a la vez representaba una armonía que los hacía ser uno de los símbolos utópicos de la era industrial, los rascacielos retenían desde su concepción todos los argumentos clásicos, reflejando el profundo conocimiento de la Historia de sus autores, que compartían la misma búsqueda de la armonía arquitectónica indagando dentro la dimensión orgánica de la naturaleza que inspiró las arquitecturas magníficas de la Antigüedad.

El orgullo de aquellos rascacielos levantados con la energía del espíritu de finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX radicaba en su verticalidad, una verticalidad que se fundaba en la redefinición del esquema de basamento, fuste y capitel de la columna clásica: «Debe ser alto, hasta la última pulgada debe ser alto. La fuerza y el poder de la altura deben existir en él...una unidad sin una sola línea disidente», escribió Louis Sullivan, otro de los artífices de aquellas estructuras que se alzaban al cielo. La Escuela de Chicago, de la que Burnham fue uno de sus protagonistas, fue la que interpretó simbólicamente la altura del rascacielos como expresión metafórica del poderío de su tiempo y como su fundamento esencial de belleza.

Símbolo

A un siglo de su construcción, el Flatiron sigue siendo una pieza urbana maestra, pensada y construida con precisión para ese exacto enclave en que se halla, que continúa deslumbrando, exudando ese carácter de hito tecnológico que representó en su tiempo, símbolo del poder transformador de la revolución industrial, de la afirmación de la moderna identidad norteamericana desprendiéndose del lastre de la herencia del viejo espíritu europeo y fascinando al Viejo Continente con su audacia. Admirando aún su impecabilidad técnica, la intensidad de la emoción que el Flatiron aún hoy -cuando otras torres han superado su tamaño-, tal vez no sea muy distinta del impresionado asombro que podía causar a los transeúntes de 1909, y que radica en ese modo en que sigue expresando el orgulloso poder y fuerza de su esbelta altura.

El edificio Flatiron, que da nombre a un distrito de Manhattan

http://www.abc.es/20080831/vivir-viajar-gourmet-escapadas/flatiron-esbelta-pieza-maestra-20080831.html

UN VETERANO RASCACIELOS DE NUEVA YORK

Muy probablemente el rascacielos pudiera ser considerado como el edificio más característico del siglo XX: un prisma que se eleva en altura... hasta límites que aún parece que no se han alcanzado. Precisamente, el prisma de base rectangular o cuadrada suele ser la forma más habitual de esas construcciones que tratan de ganar espacio en vertical. Sin embargo, no es esa la forma de uno de los rascacielos más antiguos de Nueva York. Me refiero al denominado Flatiron Building, enclavado en una estratégica parcela, justo en el encuentro de la Quinta Avenida con la calle Broadway.

Fue la forma de esa parcela, aproximadamente un triángulo rectángulo, la que explica la original planta del edificio, al que se le dio inicialmente el nombre de Fuller Building, por la empresa constructora y, al mismo tiempo, propietaria. Pero los neoyorquinos apodaron rápidamente al rascacielos con el nombre de Flatiron (plancha), porque su traza evocaba los aparatos de planchar de la época. Pero, más que la anécdota, lo que nos interesa de este edificio son las novedades que aporta, además de su planta ya de por sí misma original. El responsable de las trazas fue el arquitecto Daniel Hudson Burnham (1846-1912) quien, aunque nacido en el estado de Nueva York, había crecido y estudiado en Chicago, ciudad en la que inició su profesión en el círculo de William Le Baron Jenney, el creador de la denominada escuela de arquitectura de Chicago, de la que Burnham acabaría siendo uno de sus más destacados representantes.

Siguiendo los novedosos planteamientos de esa corriente arquitectónica, a la búsqueda de la verticalidad de los edificios, Burnham diseñó una construcción basada en un esqueleto de acero recubierto de piedra y ladrillo y con elementos decorativos tallados en la piedra de las fachadas. Es precisamente esa estructura la que permitió al arquitecto elevar el edificio hasta los 87 metros de altura, distribuidos en un total de 22 plantas (contando la azotea superior), con la singularidad de que en su lado más estrecho la obra no alcanza más de dos metros de longitud.

Pero igualmente llamativo resulta el "programa decorativo" que Burnham estableció en la construcción, verticalmente dividida en tres niveles que quedan visualmente bien definidos por dos amplias bandas decoradas con relieves, a modo de frisos bajo cornisas que se prolongan en los paramentos de la planta inmediatamente inferior. Toda esta decoración constituye un buen ejemplo de lo que en Estados Unidos denominan "estilo Bellas Artes", que no es otra cosa que una adaptación de los modelos historicistas que en la época de su construcción estaban triunfando en Europa. En este caso, la ornamentación del Flatiron nos remonta al Renacimiento y nos muestra una amplia variedad de temas, trabajados en relieve sobre piedra: motivos vegetales y animales, tondos circulares, roleos y cartelas diversas. Una cierta exhuberancia decorativa que contrasta con la austeridad característica en otros edificios de la misma escuela arquitectónica.

Cuando el edificio se terminó en 1902 los neoyorquinos comentaban con cierta sorna que la propia forma de la construcción contribuiría a crear fuertes corrientes de aire que acabarían por derribarlo. Han pasado más de cien años desde entonces pero, hace unos días pude comprobar de manera directa cómo es bien cierto que en la esquina del Flatiron Building el aire circulaba a unaa velocidad bien distinta de lo que sucedía unos centenares de metros antes. Sin embargo, con corrientes y todo, amén de algunos terremotos, el edificio se ha mantenido prácticamente inalterable hasta convertirse en uno de los hitos más característicos del paisaje urbano de Nueva York: una sólida construcción. Arquitectura moderna.

http://aprendersociales.blogspot.com.es/2009/04/flatiron-building.html

miércoles, 24 de marzo de 2010

Flatiron Building; uno de mis edificios preferidos desde todos sus ángulos.

Este rascacielos centenario de medidas imposibles (en su extremo redondeado, la torre triangular tiene sólo 2 metros de ancho) es una belleza de estilo Beaux Arts.

Fue diseñado por Daniel Burnham; se termino de construir en 1902 y su nombre oficial (Edificio Fuller) le fue otorgado en honor de George A. Fuller, que financio la obra.

Su construcción supuso un reto para el arquitecto; el uso del acero en su estructura permitió que la obra alcanzase los 87 m de altura con una base tan estrecha y en forma de cuña, pensado para aprovechar el espacio escaso y caro de Manhattan

Su fachada de terracota y su exclusivo diseño le convierten en uno de los edificios emblemáticos de NY.

El Flatiron se asoma Madison Square Park, en la confluencia de la quinta avenida y Broadway.

http://nuevayorknewyork.blogspot.com.es/2010/03/flatiron-building.html

http://www.skyscrapercity.com/showthread.php?t=1112035

http://www.skyscrapercity.com/showthread.php?t=1501562

http://www.oliverhaas.net/auslandssemester-usa/new-york-city-flatiron-building-colorkey-das-ikea-bild.html

http://de.academic.ru/dic.nsf/dewiki/201257

Cliente: George A. Fuller

Arquitecto: Daniel H. Burnham & Company, FAIA

Tipo: Rascacielos

Altura: 86.87 metros

Plantas: 21

Uso: Oficinas

Superficie: 11000 m²

Estilo Arquitectónico: Bellas Artes

Nombre Oficial: Fuller Building

Más conocido mundialmente con el sobrenombre de Edificio Flatiron debido a su característica forma triangular similar a las planchas de la época, en un principio se le puso el nombre oficial de Fuller Building, en honor al Promotor que encargó su construcción, George A. Fuller, quien falleció tristemente dos años antes de terminada la obra en el año 1900. El edificio fue inaugurado en el año 1902 y está considerado como uno de los rascacielos más antiguos de la ciudad de Nueva York. La construcción de este edificio motivó que llegase un nuevo estilo arquitectónico a Nueva York, el Skyscraper ( Rascacielos ). El famoso edificio fue diseñado por el prestigioso arquitecto de la Escuela de Chicago Daniel Hudson Burnham, quien pudo erigir el edificio hasta los casi 87 metros de la época gracias a la estructura de acero interna que lo sostiene.

Flatiron Building, Manhattan, New York, USA, by jmhdezhdez

El edificio se encuentra localizado en el 175 de Fifth Avenue (5ª Avenida). Debido a la fama alcanzada tanto mundialmente como en la propia ciudad de Nueva York, a los alrededores del Edificio Flatiron le han dedicado el nombre de "Distrito Flatiron" / The building is located at 175 Fifth Avenue (5th Avenue). Due to the fame achieved both worldwide and in the city of New York, near the Flatiron Building have been dedicated as the "Flatiron District"

El sistema estructural fue heredado de las construcciones anteriores de rascacielos realizadas en la ciudad de Chicago, sobre todo después del triste incendio de 1871 / The structural system was inherited from the previous high-rise buildings made ​​in the city of Chicago, especially after the 1871 fire sad

Gracias a la estructura de acero interna que sostiene al Edificio Flatiron, a partir de ese entonces se pudieron empezar a revestir las fachadas de los nuevos rascacielos con un sistema de muro cortina, de ahí su importancia hasta nuestros días; este sistema estructural innovador iniciado por la Escuela de Chicago en el último tercio del siglo IXX se está implementando hoy en día en el diseño de numerosos rascacielos y edificios altos de vanguardia. La forma triangular del Flatiron Building lo definen la Calle Broadway por el este y la 5ª Avenida por el oeste; la calle 22 por el sur. En la actualidad, a esta zona también se la conoce como Silicon Alley, ya que son numerosas las empresas informáticas, de internet y de comunicaciones las que se han establecido en esta zona que va desde el propio Distrito Flatiron, hasta el barrio de Soho y TriBeCa.

El acusado vértice de las dos fachadas principales que convergen en una curva deja sólo 2 metros de ancho entre ambas. Estas dos fachadas tienen un ángulo entre ellas de sólo 25 grados / The defendant vertex of the two main facades that converge in a curve leaves just 2 feet wide between them. These two walls have an angle between them of only 25 degrees

Los materiales empleados en la fachada de estilo Bellas Artes son la piedra caliza combinada con paneles de terra-cotta de diferentes formas almohadilladas. Existen también en las diferentes fachadas varios motivos ornamentales de influencia Renacentista francesa e italiana. El Flatiron Building, por su estilo, sus formas y como todo un símbolo indiscutible de la Historia de Nueva York y de los Estados Unidos de Norteamérica, fue declarado Monumento Nacional en el año 1989; el famoso edificio también está inscrito en el Registro Nacional de lugares Históricos desde el año 1979. Si algún día viajas a la ciudad de Nueva York, sin lugar a dudas, el Edificio Flatiron por su historia y su importancia, debería ser una de las visitas obligadas.

http://www.jmhdezhdez.com/2011/06/flatiron-building-new-york-district.html

http://www.reise400.de/new-york/flatiron-building.aspx

http://www.museumplanet.com/tour.php/nyc/msp/1

http://lamontalbana.blogspot.com.es/2012/05/viaje-manhattan.html

http://www.nyc-architecture.com/GRP/GRP024.htm

http://www.nycfoto.com/showPage.php?albumID=628&start=0

http://www.eviajando.com/flatiron-building-icono-arquitectonico-y-popular-de-nueva-york-parte-1/

http://www.eviajando.com/flatiron-building-icono-arquitectonico-y-popular-de-nueva-york-parte-2/

Flatiron Building

Juan Calatrava

En ello tiene mucho que ver su ubicación urbana y el muy especial solar sobre el que se asienta, una excepción dentro de la rigurosa ortogonalidad de la trama de Nueva York, definida desde el plan de 1811 como una malla en la que el cruce de las avenues (N-S) y las streets (E-W) hacía surgir una serie uniforme de manzanas rectangulares. Sólo algunos elementos preexistentes introducían variaciones en este esquema, y uno de ellos era Broadway, una antigua senda india que corre en sentido SE-NW. Su presencia crea, en el punto donde se cruza con la Quinta Avenida a la altura de las calles 22 y 23, una estrecha parcela triangular en la que, en 1902, se culminó, sobre proyecto de Daniel Burnham, el edificio Fuller, enseguida bautizado como Flatiron por su parecido con las planchas domésticas de la época.

El Flatiron representa la introducción en Nueva York de una tipología arquitectónica, el skyscraper, que había sido puesta a punto en el Chicago de los últimos treinta años del siglo xix (sobre todo después del gran incendio de 1871). Avances constructivos como la estructura de esqueleto metálico, el muro cortina, las nuevas cimentaciones (el Chicago caisson) o los ascensores se habían combinado para producir el modelo de edificio que los centros terciarios de las metrópolis americanas exigían y que ahora, en el umbral del nuevo siglo, se exportaba a Nueva York.

Pero el Flatiron representa igualmente otra evolución: la de las tentativas por dar forma a esta nueva tipología. En efecto, casi desde el principio se deja notar un cierto desasosiego ante la indefinición de estos edificios aparentemente informes, sin límites, multiplicables hasta el infinito. Para muchos arquitectos formados en la estética Beaux-Arts, los rascacielos debían ser un vehículo para la reintroducción del Arte y de la Belleza en la metrópolis. Louis Sullivan definió este anhelo en su escrito de 1896 The tall office building artistically considered, mientras que Daniel Burnham y otros alumbraban, a partir del hito que supuso la Exposición Colombina de Chicago de 1893, la idea de la City Beautiful: la combinación de la más moderna tecnología constructiva con las formas del arte del pasado.

Con el Flatiron, Daniel Burnham daba cuerpo a la dualidad esencial de esa ciudad Jekyll-Hyde, una dualidad que enseguida encontraría continuidad en Nueva York en edificios como el Metropolitan Life Insurance Building de Napoleon Le Brun (con su rememoración del campanile de Venecia) o el neogótico del Woolworth Building de Cass Gilbert y que el propio Burnham intentaría elevar a escala urbana con su Plan para Chicago de 1909.

El Flatiron asume deliberadamente, como ya había pedido Sullivan, la evocación tranquilizadora de la forma de una columna, con su basa de dos pisos, su fuste y su remate-capitel (veinte años más tarde, en su proyecto «dórico» de 1922 para la sede del Chicago Tribune, Adolf Loos llevaría hasta sus últimos límites esta idea del rascacielos como columna). Su estructura metálica, en la que se emplearon más de 3.500 toneladas de acero, se conjuga con un cerramiento de piedra caliza revestido a su vez de terracota. Esta piel exterior recibe una decoración con motivos que evocan la prestigiosa arquitectura clasicista (hasta el punto de que se ha hablado de un Burnham Baroque) y que, además, se superponen al muro con una ondulación que aporta movimiento a las fachadas y encamina la mirada hacia el vértice del triángulo.

La distribución interior tuvo que hacer frente a los problemas derivados de una forma triangular que, en el vértice redondeado, ofrecía una anchura de tan sólo dos metros. Burnham dio aquí la medida de toda su experiencia como constructor de edificios de oficinas en Chicago. Aunque no era este aspecto el que tenían en mente Stieglitz, H. G. Wells o el anónimo autor de la portada de Life...

FLATIRON BUILDING / FULLER BUILDING

PROYECTO ARQUITECTÓNICO DANIEL H. BURNHAM

EMPRESA CONSTRUCTORA THE FULLER CONSTRUCTION

LOCALIZACIÓN 175 FIFTH AVENUE CON BROADWAY, MANHATTAN, NUEVA YORK

DIMENSIONES PLANTAS 21 • ALTURA 87 M

CRONOLOGÍA PROYECTO 1901 • FINALIZACIÓN DE LA CONSTRUCCIÓN 1902

http://www.circulobellasartes.com/ag_ediciones-minerva-LeerMinervaCompleto.php?art=207

El edificio Fuller o edificio Flatiron, como es más conocido, es un rascacielos centenario situado en Manhattan. Era uno de los edificios más altos de Nueva York cuando finalizó su construcción en el año 1902. Recibió su nombre oficial de George A. Fuller, fundador de la empresa constructora que financió la obra y que había fallecido en el 1900.1

El Flatiron se encuentra en una manzana triangular, limitada al sur por la Calle 22, al oeste por la Quinta Avenida y al este por Broadway. Estas dos últimas calles confluyen delante del edificio con la Calle 23, a la altura de Madison Square. El vecindario que lo rodea recibe el nombre de distrito Flatiron en su honor.

El Fuller es un hito histórico nacional de los Estados Unidos desde el 29 de junio de 1989.2

Arquitectura

El edificio de estilo Beaux Arts fue diseñado por el arquitecto de la escuela de Chicago Daniel Burnham. Al igual que una columna clásica griega, su fachada de caliza y terracota está dividida horizontalmente en tres partes. El uso del acero en su construcción permitió que la obra alcanzase los 87 m de altura, lo que habría sido muy difícil empleando las técnicas habituales de la época.

El diseño inicial de Burnham era similar al del edificio que se levantó, pero mucho más elaborado en la parte superior y con las fachadas dotadas de numerosos escalones cerca del pináculo. También se distingue la esfera de un reloj, que de igual modo fue eliminada del diseño final.

En su extremo redondeado, la torre triangular tiene sólo 2 metros de ancho; desde una vista superior, las fachadas que se juntan en ese vértice abarcan tan sólo un ángulo de 25 grados. El edificio Flatiron, con sus 22 pisos y 87 metros, es considerado erróneamente como el rascacielos de Manhattan más antiguo aún en pie, aunque lo cierto es que el edificio Park Row (1899) es anterior y de mayor altura.

El Flatiron de Nueva York no fue el primer edificio con planta en forma de cuña: tanto el edificio Gooderham de Toronto (1892) como el Flatiron de Atlanta (1897) son anteriores, aunque ambos carecen de la altura de su homólogo neoyorquino.

Impacto

Los neoyorquinos prestaron un inmediato interés al edificio, haciendo apuestas sobre cuán lejos llegarían los escombros cuando el viento lo derribara y apodándolo "the flatiron", debido al parecido del edificio con las planchas de la época.

La forma aerodinámica del edificio produjo en el viento un efecto túnel calles arriba de donde estaba situado. A principios de los años veinte, cuando la visión de los tobillos desnudos de una mujer era algo excitante, los mirones se colocaban a lo largo de la acera para poder echar un vistazo. La Policía los tenía que expulsar de la Calle 23 (a esto lo llamaron «23-skidoo»).3 Veinte años después esta expresión se convertiría en una expresión de burla de los aficionados deportivos hacia los equipos rivales.

El edificio Flatiron ha aparecido en multitud de películas ambientadas en Nueva York, como Hitch, El Espantatiburones, Spiderman, o Armageddon. Una de las escenas más memorables que transcurren en la azotea del Flatiron es el beso que Kim Novak da a James Stewart en el largometraje Me Enamoré De Una Bruja (Richard Quine, 1958). Fue parodiado en los videojuegos: Gta III y GTA: LCS dentro de Liberty City

http://es.wikipedia.org/wiki/Edificio_Flatiron

http://en.wikipedia.org/wiki/Flatiron_Building

http://es.wikiarquitectura.com/index.php/Flatiron

Vídeo:

Web recomendada: http://www.nyc-architecture.com/GRP/GRP024.htm

Contador: 7541

Inserción: 2012-06-07 13:53:42

 

Contenido relacionado:

comments powered by Disqus

Visitas

RSSrss

Más visitados

Incorporaciones

Comentarios

Photos and Texts are copyrighted by their owners

twittermobile phoneenglish versionVídeos

Estadísticas

Estadísticas Puertos/Aeropuertos
Récords Mundiales

MEGACONSTRUCCIONES.NET